La mitad de las decisiones que se toman son equivocadas

DecisionesPaul Nutt, profesor de dirección de empresas en la Ohio State University, es un experto en el estudio de la toma de decisiones, que hace años llevó dirigió un estudio para intentar determinar las principales razones por las que fallan las decisiones. Aunque el estudio lo llevó a cabo para las decisiones en el ámbito empresarial, las conclusiones a las que llegó me parece que son extrapolables a todo tipo de decisiones. O por lo menos nos pueden ayudar a reflexionar.

El trabajo de Nutt, que duró casi 5 años, consistió en estudiar más de 350 decisiones importantes tomadas en empresas de Estados Unidos y Canadá, y rastrear durante dos años cada una de ellas para ver si se había conseguido el logro que se proponían. Su más mediática conclusión es que la mitad de las decisiones que se toman fallan. No consiguen el objetivo que se proponen.

Tres son las principales causas, según Nutt, por las que fallan las decisiones que se toman. La primera es cuando los directivos imponen soluciones a los problemas que surgen o a los retos que se plantean. Ante una situación, y esto puede suceder tanto en la empresa como fuera de ella, el jefe, el responsable de la situación, decide lo que hay que hacer, muchas veces sin contar con la opinión de personas que están más cerca del problema y que pueden aportar información útil para resolver el problema que se tiene entre manos.

La segunda causa por la que fallan las decisiones es porque se limita mucho el número de alternativas que se consideran. En cuanto se nos ocurre una idea que puede resolver nuestro problema, la llevamos a la práctica sin explorar posibles mejores alternativas

La tercera causa es porque a la hora de poner en práctica  la solución que hemos decidido imponemos el modo de hacerlo. Una vez más no buscamos el concurso de las personas que tienen que aplicar la solución. Somos muy listos nosotros y ya imponemos como hay que hacer todo.

Mira a ver si estas tres ideas te sirven para reflexionar y tomar mejores decisiones. Feliz semana santa y hasta el jueves que viene.

Toma de Decisiones y Motivación

frustraciónLeo un titular en la prensa “no temas montar una ‘start up’ en un sector que no conoces”. Se dan muchos consejos que  animan a la gente a alcanzar metas como si éstas dependieran solo de uno mismo. Consejos que suelen indicar que el éxito depende solo de nuestra voluntad y no de otros factores.

Esto me parece nefasto y desanimante. Solo conocemos las historias de éxito y no las de fracaso. Esas no se cuentan. Por cada éxito ¡cuántos  proyectos han acabado en fracaso! La persona que dijo la frase con la que inicio este mensaje habrá tenido seguramente un éxito en un sector para ella desconocido. ¿Significa que cualquiera que intente iniciar una empresa en un sector desconocido va a tener también éxito? ¿Por qué no nos cuenta las causas del éxito en lugar de animarnos a lanzarnos irreflexivamente? ¿No será que el éxito habrá sido debido a la suerte como sucede la mayoría de las veces?

Me parecen irresponsables los consejos de tipo autoayuda en los que se nos dice que podemos alcanzar lo que queramos con tal que tengamos suficiente motivación para alcanzarlo. Que todo lo que es necesario es voluntad y determinación. No. Esto no hace más que frustrar a la gente que con motivación y determinación y también con falta de capacidades no logra sus objetivos.

Para alcanzar los objetivos que nos proponemos es necesario algo más que motivación. Hace falta una cosa que muchas veces se suele olvidar: capacidad. Por muy motivado que esté yo en pilotar un avión, que a nadie se le ocurra subirse a un avión pilotado por mí. No es suficiente con tener ganas y determinación para conseguir los objetivos.

¿Qué hace falta pues para conseguir nuestros objetivos? Plantear los objetivos realistas. Trabajar con constancia y esfuerzo. Ponernos metas razonables, y no confiar ciegamente en una auto-motivación carente de realismo. Trabajo constante.

Muchas felicidades a los Josés, Josefas, Pepes y Pepas.

La gente se comporta según la tratas

pigmalionEs algo que me contaron hace muchos años y me pareció curioso y poco realista, pero con el paso de los años he ido comprobando que es así. Si un jefe trata a un colaborador como si fuera tonto, este colaborador acabará actuando como un tonto. Si lo trata como una persona muy capaz, esta persona acabará dando lo mejor de sí misma.

No estoy diciendo que cuando un jefe trata a un colaborador como tonto, su colaborador se convierta en tonto. No. Puede que sea muy inteligente y capaz, lo que pasa que acabará actuando como un tonto, ya que su jefe solo será capaz de percibir actitudes estúpidas por parte de este colaborador. Podrán ser actitudes muy válidas, pero el filtro con el que las mira el jefe las muestra como estúpidas, y por eso el colaborador acaba actuando como un tonto.

Lo mismo si ves con buenos ojos a una persona, este dará lo máximo de sí. Más de lo que él mismo se creía capaz de dar. Acabamos actuando según se espera que actuemos.

Además el cómo mira un jefe a uno de sus colaboradores depende en gran medida del primer juicio que este jefe se haya hecho de esta persona, independientemente de que este juicio sea realista o totalmente distorsionado. Por tanto aconsejo ver siempre a las personas como joyas. Las tratarás como tales y estas acabarán actuando como tales. No empequeñezcas a tu gente. Engrandécelas. Hasta el jueves que viene.

Colaboración o confrontación

corrupciónGobiernan en España desde hace más de 30 años alternativamente dos partidos mayoritarios. Y más que gobernar parece que se dedican a disputar. Cualquier propuesta de cualquiera de los dos partidos es criticada por el contrario sin importar cuán razonable pueda ser. Basta con que uno de los dos defienda algo para que el otro defienda lo contrario. Y esta actitud con el paso del tiempo va a más.

¿No sería más razonable ser constructivos? ¿Que el partido que gobierne, sea el que sea, busque el apoyo del partido de la oposición para llevar a cabo planes en beneficio de la población? ¿Tan difícil es dialogar y ponerse de acuerdo? ¿No estamos en un país civilizado? ¡Menudo ejemplo están dando los políticos! Unas veces gobernarían unos, otras veces otros, dependiendo de quien ganara las elecciones, pero en vez de estar continuamente tirándose los trastos a la cabeza estarían gobernando pensando en la gente.

Habría mucha más paz, menos crispación. Si además se concibiera la política como un servicio habría menos intentos de enriquecimiento personal y el país estaría mejor gobernado. ¿No podrían ponerse de acuerdo los grandes partidos?

Da la impresión que actualmente la acción política está orientada a derribar al contrario y mantenerse en el puesto. Políticos reflexionen sobre su función. No os de miedo a decir que una propuesta del partido contrario es razonable. ¡Gobernad! Hasta el jueves que viene.

Más sobre estrés

febrero 26, 2015 33 comentarios

estresMe explicó un amigo hace tiempo la razón por la que se desprendió de la segunda casa que tenía en un lugar en el Pirineo catalán, en la Cerdanya, donde frecuentemente pasaba fines de semana. Ya tiene a los hijos mayores y comentaba un día con su mujer:”Tenemos que ir a la Cerdanya a revisar….” Me decía que en ese momento los dos se percataron que tenían que vender la casa. Se dijeron los dos “¿Tenemos que ir…?”. Se dieron cuenta que esa casa empezaba a esclavizarles y fueron tajantes: la vendieron.

Muchas veces nos esclavizamos con obligaciones innecesarias que nos auto-imponemos por no se sabe qué razones. A nivel familiar esto a veces hace que a los niños se les asfixie con un exhaustivo programa de actividades extraescolares: música, ballet, baloncesto. Quizá más ratos de convivencia familiar sean más formativos.

Me parece que una de las razones del estrés en que se encuentra mucha gente es el querer abarcar muchas cosas que nos auto-imponemos como obligaciones que realmente no son necesarias. Ni siquiera convenientes. Quizá para no sentirnos inferiores cuando nos comparamos con los demás nos obligamos a hacer cosas que nos parecen imprescindibles y de las que realmente se puede prescindir.

Cuántas insatisfacciones subjetivas y sin base real genera el compararse con los demás. No te compares y vivirás más feliz. No es necesario tener una segunda casa, vacaciones exóticas, clases de piano y de ballet… Conversaciones con buenos amigos producen satisfacciones, son low cost y no estresan. Consejo: no te compares con los demás. Serás mucho más feliz. Hasta el jueves que viene.

Directivos desarrolladores y directivos empequeñecedores

febrero 19, 2015 18 comentarios

lideresAunque ya hablé de este tema hace más de un año, voy  tocarlo ahora desde otra perspectiva. Hay directivos que la gente que trabaja con ellos salen muy desarrollados. Dan autonomía. No cortan las alas. Animan y facilitan las cosas cuando alguno de sus colaboradores se presenta con un plan que le entusiasma. La gente crece con este tipo de directivos. Además con ellos se trabaja muy a gusto.

En cambio otros cortan las alas. Dan órdenes precisas a su gente y ponen mala cara cuando algo no se hace exactamente como se había dictado que se hiciese. Ahogan todo tipo de iniciativa. Sofocan a su gente. La empequeñecen. Parece que no contentos con vivir su vida, se empeñan en vivir también la vida de los demás. Suelen creerse en posesión de la infalibilidad de lo que hay que hacer y no admiten que alguien pueda sugerir un plan mejor. Agobian. No son muy inteligentes. Si lo fueran no actuarían así.

Ante un jefe empequeñecedor intenta cambiar si puedes. Los que hemos tenido algún jefe desarrollador hemos experimentado la satisfacción del crecimiento personal. Piensa tú qué tipo de directivo eres. O qué tipo de padre o madre de familia eres, porque esto sirve también para la familia. Hasta el jueves que viene.

Maternidad y trabajo

febrero 12, 2015 29 comentarios

mujeres trabajandoMe cuenta un antiguo alumno lo que ya me han comentado varios y varias. A su mujer, en la empresa donde trabaja, habían pensado promocionarla. Al enterarse que se iba a casar le preguntaron ¿Y mantendrás la disponibilidad actual o piensas tener hijos? Resultado: no promocionada. No se sabe porqué, pero al parecer valía para el puesto.

Una empresa que no es capaz de integrar en sus puestos directivos una mujer que quiera ser madre será una empresa coja. Perderá un importante potencial directivo. Pondrá en una tesitura muy seria a personas que quieran tener hijos a la vez que desarrollar una carrera profesional.

La empresa que sea capaz de diseñar los puestos de trabajo compatibles con la realidad de sus empleados y empleadas seguramente también estará más capacitada de abordar los retos que se le presenten. Al diseñar los puestos de trabajo hay que tener en cuenta la realidad de las personas que los van a desempeñar. Hasta el jueves que viene.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.765 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: