Inicio > Consideraciones prácticas, Intuición, Modos de decidir > La intuición en la toma de decisiones

La intuición en la toma de decisiones

intuicion y toma de decisionesEl próximo 28 de mayo, en la reunión de antiguos alumnos de los programas Master del IESE voy a hablarles sobre la intuición y la toma de decisiones. En el mensaje de esta semana solo voy a introducir algunas ideas. La intuición es un modo de conocer la realidad y de juzgar si un curso de acción es adecuado o no.  Los juicios intuitivos son rápidos, inconscientes involuntarios y con cierta carga emotiva, en el sentido que el que intuye una cosa está en cierto modo comprometido con lo que intuye. La intuición no sabe dar razones por las que cree lo que intuye. Si supiera darlas ya no sería intuición, sería razonamiento.  En cierto sentido la intuición y el razonamiento son dos modos distintos de juzgar sobre una situación.

Del mismo modo que los razonamientos pueden ser equivocados, la intuición también puede equivocarse. Lo que pasa es que en los razonamientos equivocados se pueden dar las razones de porqué están equivocados, en cambio en los juicios intuitivos no. Por lo que surge la cuestión de cuando fiarse de las intuiciones y cuando no. Bajo qué condiciones las intuiciones son fiables y bajo que condiciones no.

Sin querer extenderme demasiado, hay dos tipos de intuiciones: la intuición como “sospecha” y la intuición como “juicio experimentado”. La intuición como sospecha es el presentimiento de que un curso de acción es el más adecuado en una determinada situación. Este tipo de intuición es muy válida para generar alternativas. Es la intuición propia de los creativos. El problema es que esta sospecha no garantiza que lo que se intuye sea correcto. Hay que analizarlo y ver si tiene sentido o no.

La intuición como juicio experimentado es la intuición de un experto en una materia, que con solo observar lo que está pasando se hace cargo de la situación y sabe cómo hay que actuar. Es el caso del médico experimentado, que con solo ver al paciente y con un par de preguntas ya sabe lo que le pasa. Es el juicio de un experto. La intuición como juicio experimentado tiene muchas posibilidades de ser válida. Todo depende de cuán experto es el que hace el juicio. Procede de un conocimiento acumulado e implícito que se tiene, que permite ahorrarse los razonamientos.

No quiero extenderme más y seguiré hablando de este tema en próximas semanas. Solo advertir que ojo con los que dicen que hacen lo que hacen porque intuyen que es lo correcto. Muchas veces es la excusa que se pone cuando uno no se sabe lo que hay que hacer y hace lo que le da la gana. Eso no es intuición sino incompetencia. Envío este mensaje desde Shanghai, donde estoy dando un curso sobre Toma de Decisiones en el CEIBS, la China Europe International Business School. el martes publicamos el I3E, Indice IESE del Incertidumbre Económica correspondiente al mes de abril, del que hablamos en un mensaje hace unos meses,

  1. mayo 12, 2011 en 8:31 am

    Buenas tardes Miguel Angel (ya que creo que en Shanghai ya es tarde)! El tema de hoy es muy interesante y tengo una pregunta: en caso si la intuición es de tipo “sospecha” entonces sería mejor tomar la decisión a base de razonamiento, no? Muchas gracias! Un saludo, Anna.

    • mayo 13, 2011 en 11:05 am

      Anna, siempre que se pueda hay que segur el razonamiento, sin embargo hay situaciones que son muy complejas, con muchas variables interrelacionadas y el razonamiento no da más de sí. En ese caso seguir la intuición, lo que pasa que si es una simple sospecha, nada garantiza el éxito de tu intuición. Si es un juicio experimentado, te puedes incluso ahorrar los razonamientos, tu juicio lo permite. eres un(a) experta, y tienes más probabilidades de exito.
      Estoy exhausto después de un día entero de dar clases. Aunque allí es media mañana, aquí es el atardecer.
      saludos,

      Miguel Angel

  2. CHRIS
    mayo 12, 2011 en 9:56 am

    Me ha encantado!! Dime si irás a Miami. Me gustaria saber de tus conferencias para promoverla entre loa antiguos alumnos de la Universidad de Navarra

    • mayo 13, 2011 en 11:07 am

      Chris, no sabía lo de Miami, inicialmente no tengo pensado ir, pero si se presenta alguna ocasión ya intentaré dar una sesión a los antiguos de la universidad. El curso que viene daré una sesión de continuidad a nuestros antiguos alumnos, aparte de lo que haré este 28 de mayo,
      gracias
      Miguel Angel

  3. mayo 12, 2011 en 12:23 pm

    Hola Miguel Ángel, ya he leido eu no paras. espero que haya hecho buen tiempo, hace unos días mi hermana regreso de la zona y dijo que todo el día nublado o lluvioso.

    El post de hoy me encanta porque da fuerza a un factor que me encanta, la experiencia, es estupendo el abrir los ojos, poner las orejas y empezar a aprender de alguien con una alta experiencia, creo que es uno de las mejores sensaciones académicas que se pueden percibir, el decir “Este hombre es un genio”.

    Por otro lado has comentado el hecho de los incompetentes cuya intuición es una escusa para su incompetencia, ni hablar de ellos.

    Y finalmente la intuición “creativa”, es muy interesante y que harían los publicistas sin ella, aunque como has dicho hay veces que falla!

    Un abrazo,

    Carlos del Val.

    • mayo 13, 2011 en 11:09 am

      Gracias Phoenix, tú siempre un fan de este blog, Movedmelo por Twitter y facebook, aquí en China no hay acceso a esas páginas, ni a youtube,
      hasta la próxima,
      Miguel Angel

  4. Lissa Ferreira
    mayo 12, 2011 en 9:31 pm

    Muy interesante. Quiçá la Neurociencia podrá aportar algo más allá… Que te parece?
    Felicitaciones por el tema.
    Lissa desde Brasil
    Universidade Federal do Rio Grande do Norte

    • mayo 13, 2011 en 11:12 am

      Lissa, gran alegría tener lectores en Brasil. La neurociencia puede aportar mucho a la toma de decisiones. Lo que pasa es que yo no sé nada de esto. Franz Haukamp, colega mio en mi departamento y secretario general del IESE está estudiando esto y él podrá ampliarte información si te interesa. Son muy interesantes los experimentos que está llevando a cabo con algunos investigadores de la clínica de la universidad de Navarra.
      saludos,
      Miguel Angel

  5. Fernando Núñez
    mayo 13, 2011 en 10:23 am

    Hola Miguel Ángel: que disfrutes de tu experiencia china. Seguro que tus alumnos lo hacen.

    Interesantísimo el tema que planteas. Como explicáis en vuestro libro “no todo puede ser razonamiento”. De acuerdo con Phoenix en cuanto al valor y la contribución de la experiencia. Ahora pienso que los que hemos sido, en ocasiones, demasiado “impulsivos” tomando decisiones un tanto irreflexivas (solo por intuición) y sin la experiencia necesaria que ayudara a ese juicio rápido, hemos cometido errores que quizá hoy no cometeríamos. Como dices, considero importantísma a la intuición, en especial cuando hay que tomar decisiones con poco tiempo para analizar, pero eso si, siempre con el soporte adecuado del conocimiento y la experiencia. Gracias por tu generosidad en estas enseñanzas

    • mayo 13, 2011 en 11:14 am

      Gracias Fernando, es muy interesante contrastar lo que trabajo y estudio con la realidad que vivis los directivos en el día a día y ver que tiene sentido lo que decimos, y que os ayuda este blog.
      Abrazos,
      Miguel Angel

  6. mayo 13, 2011 en 2:15 pm

    Hay un libro muy interesante que habla de los “tricks of mind”, de la intuición y de por que nos engaña en ocasiones (entre otras muchas cosas)
    Se llama KLUGE y lo escribio Gary Markus http://klugethebook.com/
    Os paso el link. Interesante.

    • mayo 14, 2011 en 5:52 am

      Muchas gracias Fernando, mirare el libro del que seguro podre sacar muchas ideas,
      saludos,
      MIguel Angel

  7. lluis
    mayo 14, 2011 en 4:57 am

    Aprovechando esta pausa producida por el insomnio, decirte desde una concepción gnoseológica (me salgo un poco del tema) que hay una “intuición sensible” referida a la captación inmediata de los estímulos físicos del mundo exterior, pero no existe una intuición pensante, pues el pensamiento es acto y no intuición, pues si fuera intuición supondría admitir que el pensamiento es pasivo, y la operación cognoscitiva siempre es activa. La sospecha, supone todo un conjunto de “razonamientos” no intuitivos, sino deliberativos de posibles alternativas ante tal sospecha, y como no se puede llegar a conclusiones determinantes por falta de datos concretos, se toman las decisiones sin tener los juicios deliberados suficientemente claros, y a lo mejor la cosa funciona. El que llamas “juicio experimentado” procede más bien de la acumulación de información existencial, con lo que me parece que sería más apropiado hablar de “vivencias experimentadas”, pues el juicio como acto abstractivo siempre lo estamos estrenando, pues los actos de pensar, del nivel que sean, se renuevan constantemente. Es una reflexión más bien teórica a tu acertado artículo de orden práctico. Cuando llegues de tierras para mí tan lejanas, espero vengas a cenar con la “peña”.

    • mayo 14, 2011 en 5:55 am

      Gracias Lluis por tus aportaciones. Como dices, mi articulo pretende ser mas bien practico aunque tenga menor precision terminologica que lo que tu comentas, sin embargo creo que sirve a los directvos. Cenemos un dia. el martes estoy de vuelta, Abrazoas,
      Miguel Angel

  8. mayo 14, 2011 en 8:10 am

    Hola Miguel Angel: En mi modesta experiencia creo que las decisiones tomadas por intuición o por instinto tienen especial peligro en situaciones novedosas, ambiguas, inciertas, pero donde es necesario que “las cosas salgan”, como es la entrada en un nuevo mercado o el lanzamiento de un nuevo negocio. En esos escenarios, a falta de datos, quienes tienen que decidir tiran de “juicios experimentados” sin pararse a pensar que las vivencias en las que se fundamentan esos juicios pueden tener muy poco que ver con la realidad de la situación sobre la que tienen que decidir. La cosa se agrava cuando son varios quienes tienen que decidir y todos comparten las mismas vivencias pasadas, con lo que sus “juicios experimentados” se refuerzan entre sí, perdiendo de vista que tal vez la decisión que en un momento pudo ser la correcta no tiene porqué seguir siéndolo en un contexto muy distinto.

    • mayo 14, 2011 en 11:17 am

      Nada de modesta opinión Santi, es muy interesante lo que dices. Eso que cuentas es muy frecuente, no son “juicios experimentados” sino hacer lo que a uno le da la gana. La gente se fija en ituaciones que han tenido éxito, y ven las analógías que tiene su propia situación con la que ha tenido exito, y con base en ese juicio se lanzan. Lo que no se suelen pararse a pensar son las diferencias entre su situación y la de éxiro y muchas veces esas diferencias son las que hacen que tu plan vaya a fracasar.
      El tema lo conozco bien y hablaré de ello en algún mensaje algún día.

      Gracias,
      Miguel Angel

  9. Javier Moreno
    mayo 14, 2011 en 8:38 pm

    Hola Miguel Angel:

    Me animo a intervenir una vez más. Me parece un tema muy intersante el de la intuicion, en la frontera entre lo consciente y lo inconsciente. No coincido contigo en el concepto de juicio experimentado, puesto que creo que, en este caso, se produce un razonamiento lógico.

    El ejemplo que citas del “ojo clínico” me sirve perfectamente. El médico experimentado no intuye, sino que es capaz de juzgar con muy pocos elementos por su gran experiencia clinica. El medico novel necesita mucha más informacion para diagnosticar (pruebas, análisis, etc). Ambos razonan de forma lógica a partir de una determinada informacion.

    Para mi intuir tiene mucho de irracional, de instintivo y tambien de como está organizada la inteligencia de cada uno y me viene a la memoria Howard Gardner, reciente Príncipe de Asturias.

    Saludos

    • Fernando Núñez
      mayo 15, 2011 en 5:18 pm

      No estoy del todo de acuerdo Javier.Intuir se define como percibir íntima e instantáneamente una idea o verdad, tal como si se la tuviera a la vista. Es decir, -según lo veo yo- en el ejemplo del médico experimentado puede percibir, en determinados casos, de qué es lo que puede aquejarse su paciente rápidamente, sin análisis ni razonamiento. Después, puede estar acertado o equivocado y su intuición, apoyada en su experiencia y conocimiento, haberle jugado (o no) una mala pasada… En ese caso, yo creo que la intuición puede llevar al médico a tomar la decisión -si lo estima conveniente- de hacer determinadas pruebas y análisis al paciente, para cerciorarse.

    • mayo 17, 2011 en 9:20 am

      Hola Javier y Fernando, creo que son compatibles todas las posiciones. El problema lo ha debido causar el ejemplo del médico. Un médico experto puede llegar a una coclusión después de la insopección de análisis y recogida de otro tipo de información. Ese es el juicio de un experto que no es intuición. Pero también puede darse el caso que expone Fertnando. Un médico puede hacer un juicio de experto rápido y sin analizar la información, solo a base de presentimientos, y en ese caso si que es intuición.
      Gracias a los dos por escribir en el blog
      Miguel Angel

  10. Perico
    mayo 16, 2011 en 8:54 am

    He leído el capítulo que dedicas a la intuición en vuestro libro “Iceberg a la vista” Por cierto, para seguir este blog en cualquier materia es conveniente leer previamente el libro. Cuando lo leí me saltó una pregunta ¿Son las mujeres más intuitivas que los hombres? yo creo que sí, al menos en temas de comportamiento humano, si quiero saber como va actuar alguna persona siempre le pregunto a mi mujer, alguna amiga o alguna compañera de trabajo. Asistí en el IESE a una sesión de continuidad impartida por el profesosor Lopez de Aayala (neurólogo) sobre como actúa el cerebro en elecciones de compra (marketing) y como las zonas que se iluminan en el cerebro (estímulos) son diferentes para las mujeres y los hombres, es decir, ni mejores ni peores sólo diferentes ¿Puede pasar lo mismo con la intuiciones?

    • mayo 17, 2011 en 9:24 am

      Pues la verdad Perico, no domino la materia tanto como para contestar a tu pregunta. Quizá sí, los hombres seamos más analíticos y las mujeres tengan más capacidad de tener en cuenta muchas más variables simultáneamente y hacer un juicio intuitivo. No lo sé. Lo que sí sé es que se está empezando a investigar la toma de decisiones desde l punto de vista de la neurociencia. Pero yo no domino el tema,
      gracias,
      Miguel Angel
      PD por cierto, buena idea la de leer el libro de Iceberg a la vista. No sé quien me ha dicho que está muy bien (je je)

  11. Marti Monras
    mayo 16, 2011 en 11:30 pm

    Apreciado Miguel Angel,

    Me encanta que hables del tema de la intuición !

    Parecido a lo que comentas, me gustó la expresión que oí una vez de “expert intuition”, que es aquella intuición que uno desarrolla sólo después de estudiar y trabajar mucho un tema.
    Supongo que en toda decisión compleja (quiero decir, aquella que no se resuelve siguiente “una receta”) hay cierta dosis de intuición, porque si queremos ser tan puramente racionales, tardaríamos demasiado en decidir.

    Lo que creo que es dificil saber es cuando confiar demasiado o demasiado poco en nuestra intuición !

    En fin, un fuerte abrazo.

    Marti M.

    • mayo 17, 2011 en 9:27 am

      Martí tienes toda la razón. La intuición se desarrolla a base de años de trabajo en el mismo tema. Si queremos ser tan puramente racionales no solo es que tardaríamos mucho en decidir, sino que nuestro cerebro no da tanto de sí. Cuando hay muchas variables interrelacionadas entre sí, no tenemos capacidad de analizarlo todo.
      Sobre cuando confiar en la intuición y cuando no, es lo que estoy estudiando, investigando y aprendiendo ahora.
      un abrazo Marti,
      Miguel Angel

  12. agosto 1, 2011 en 10:52 am

    Me interesa mucho el proceso de la toma de decisiones, en trabajos de tipo más práctico es necesario recurrir a la toma de decisiones inti¡uitiva en base a experiencia anteriores…sin embargo me parece que este impulso primero puede empobrecer la forma de solucionar problemas o situaciones: ¿cómo conseguir que este tipo de personas ,llamémoslas “prácticas” sean capaces de frenar sus impulsos y optar alguna vez por pararse a razonar sus decisiones?…me parece un hábito difícil de inculcar debido a que suelen ver más eficaz esa toma de decisiones ágil, intuitiva y con poso de experiencia.

    • agosto 6, 2011 en 6:11 pm

      Mamen (supongo que te llamas así) la persona intuitiva que después no se para a razonar sus intuiciones, no es un intuitivo sino un incompetente. Las intuiciones hay que razonarlas. A veces se pueden razonar mucho y a veces muy poco o nada, perosiempre hay que intentarlo. De todas formas hay personas con mucha experiencia que se pueden saltar el paso de razonar, porque tienen un conocimiento intuitivo intenso, pero esto es fruto de la “expertise” Si no hay esta “expertise” la intuición es una excusa para hacer lo que a uno le da la gana, y esto no es serio.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  13. agosto 7, 2011 en 6:46 pm

    Efectivamente me llamo Mamen….muchas gracias por la respuesta, me ayuda el enfoque…seguiré leyendo el blog porque me parece de mucho interés.

    • agosto 8, 2011 en 7:34 pm

      Pues bienvenida al blog y a darle publicidad. Muchas gracias Mamen,
      Miguel Angel

  14. mayo 13, 2014 en 10:35 am

    Miguel Angel, el subconsciente tiene una capacidad de análisis mucho mayor que el consciente, y en muchas ocasiones la intuición surge de ese análisis realizado por ese procesador mucho más potente. Luego, al intentar poner explicación cognitiva consciente al “por qué” de ese análisis, nos es imposible. Es como si con un PC de sobremesa intentasemos calcular el por qué el ordenador más potente del mundo pudo ganar la partida de ajedrez al gran maestro. No digo que la intuición siempre nos lleve a una decisión correcta, lo que si que tengo claro es que es una herramienta muy útil para utilizar como guía, y que cuando se juntan las capacidades cognitivas conscientes con las intuitivas, cuando se desarrolla el cuerpo calloso para que los dos hemisferios estén más conectados y se obtenga un análisis más completo (del detalle y del global; de lo concreto y lo abstracto; de palabras y de imágenes; etc…), cuando se obtiene un congruencia entre lo que se piensa, lo que se siente, lo que se dice y lo que se hace, los resultados son …. geniales!!! Para los que entienden el catalán, dejo este link al programa l’ofici de viure de este fin de semana en el que se hablaba de intuición. Un saludo, y gracias por el blog ;-)

    http://www.catradio.cat/audio/811068/Ofici-de-viure-Com-podem-cultivar-la-intuicio

  15. mayo 13, 2014 en 2:49 pm

    Muchas gracias Oscar.
    Saludos,
    Miguel Angel

  1. mayo 19, 2011 en 7:03 am
  2. mayo 26, 2011 en 8:01 am
  3. junio 23, 2011 en 7:32 am
  4. enero 19, 2012 en 9:36 am
  5. enero 19, 2012 en 9:36 am
  6. febrero 2, 2012 en 8:03 am
  7. febrero 9, 2012 en 8:00 am
  8. febrero 23, 2012 en 8:00 am
  9. abril 12, 2012 en 7:01 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.238 seguidores

%d personas les gusta esto: