Inicio > Consideraciones prácticas, Equipos de dirección, Modos de decidir > Directivos adolescentes y directivos maduros

Directivos adolescentes y directivos maduros

directivos incompetentesStatus es una empresa de consultoría dedicada a la búsqueda y selección de directivos. Conozco bien esa consultora y los que allí trabajan. Cada mes envían a sus contactos -entre los que me encuentro- unas reflexiones sobre el mercado laboral. La última que me ha llegado me ha parecido especialmente interesante y me dispongo a compartir con vosotros algunas de sus ideas. Distinguen los directivos adolescentes de los directivos maduros.

Aunque no son válidas las generalizaciones, como ideas generales en los directivos adolescentes predomina el demostrar a los demás su valía personal buscando autoafirmación y notoriedad. Al directivo maduro lo que le preocupa más es dar sentido a su propia vida y a su trabajo.

El directivo adolescente está más centrado en hacer negocio, su principal fin son los beneficios. Preocupado por el corto plazo. No consolida su equipo de colaboradores. Son desconfiados y controlan en exceso. Se consideran imprescindibles. Ocultan información. Abusan de la letra pequeña y de recovecos legales. Premian de manera arbitraria. Consciente o inconscientemente manipulan a las personas. Se esfuerzan por hundir a la competencia.

El directivo maduro está centrado en crear empresa más que en hacer negocios. Ven los beneficios como un medio. Tiene visión a largo plazo. Valoran y potencian a su equipo de colaboradores. Saben delegar y exigen en consecuencia. Procuran no ser imprescindibles. Son trasparentes y abiertos. Cumplen los compromisos. Fijan objetivos claros. Dirigen valorando y respetando las opiniones de los demás. Buscan la excelencia de sus empresas.

Solo me queda por añadir que hay jóvenes directivos que son muy maduros y directivos con años que nunca pasan de la adolescencia.  El paso del tiempo no convierte al directivo adolescente en maduro. Hay quien nunca aprende y hay jóvenes directivos que, aunque les falta experiencia, muestran una excelente calidad directiva.

Gracias a Status y hasta el jueves que viene.

  1. José Luis Fdez. Blanco
    mayo 3, 2012 en 7:57 am

    Hola Miguel Ángel:

    En línea con tus comentarios finales, lo que nos encontramos son buenos directivos y malos directivos, aunque en este último caso sería más propio hablar de no-directivos.

    Un saludo;

    José Luis

    • mayo 3, 2012 en 3:56 pm

      Efectivamente José Luís,, y las características son las que ha detectado Status.
      Gracias,
      Miguel Angel

  2. Esteve Ramoneda
    mayo 3, 2012 en 8:14 am

    Excelente descripción la que has hecho basado en las reflexiones de Status.
    Me atrevería a añadir que esa descripción, con los matices y/o adaptaciones necesarias es válido para cualquier aspecto de la vida (actividades sociales, interrelaciones personales, relaciones familiares, …)
    Felicidades

    • mayo 3, 2012 en 3:57 pm

      Válido para directivos y para cualquier persona. Todos podemos mejorar y madurar. Son unos buenos consejos. Gracias Esteve,
      Miguel Angel

  3. mayo 3, 2012 en 8:35 am

    buenos dias Miguel,
    es un excelente articulo y ayuda a mantener cierta claridad de visión en una época donde todos parecen preocuparse de como llegar al siguiente més.
    Sería interesante conocer estadisticamente cuantas empresas (en un entorno como por ejemplo el español) realmente incentivan sus directivos en adoptar practicas que puedan clasificarse como tipicas de los “directivos adultos”.
    En mi manera de ver, y sobretodo en el mundo de las PYMES, se trata de un enfoque muy poco frecuente.
    Un saludo,

    • mayo 3, 2012 en 3:58 pm

      Pues para esto esta este blog Giorgio, para hecer reflexionar a directivos y empresarios, Un abrazo,
      Miguel Angel

  4. Anónimo
    mayo 3, 2012 en 8:38 am

    El post de esta semana me parece muy suculento, es más como dice Esteve, es como muchos aspectos de la vida. La situación económica actual no es ni más ni menos que el fruto de dirigir la economía de forma adolescente; en lugar que de forma madura, ¡que le vamos a hacer!.En 2007 no endeudarse hasta la médula era de estúpidos, hoy lo es no ser austero, y curiosamente uno y otro mensaje lo dan los mismos; quizás haya otro tipo de directivo el voluble o político.

    • mayo 3, 2012 en 3:59 pm

      Sí Anónimo, sobre el directivo político ya hable hace un par de meses o más, y el voluble es el que no tiene personalidad.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. Roger
    mayo 3, 2012 en 9:07 am

    Como cada jueves esta píldora de sabiduría… mirad en mi corta vida profesional, de momento 8 años y espero que muchos más, he visto y he vivido los dos casos. Por suerte la crisis ha acabado limitado a los directivos adolescentes. Cuando el mar está en calma cualquiera parece buen marinero…. pero cuando hay tormenta, se nota el bueno! Me atrevería a añadir que los directivos maduros practican un liderazgo que transciende en la organización y además ayudan a descubrir y hacer crecer a nuevos líderes que llevarán la empresa en el futuro. Por el contrario el adolescente hará lo indecible para aplastar al que despunte, los motivos son obvios. Saludos a los bloglectores!

    • mayo 3, 2012 en 4:01 pm

      8 años no es corta vida Roger. Efectivamente en épocas de crisis hay menos lugar para fantasmadas como las hubo hec 7 u 8 años. Yo creo que la prueba última del verdadero lider es la de si sabe preparar a su sucesor, o el explendor de la empresa se acaba con él.
      gracias,
      Miguel Angel

      • JGmezM
        mayo 3, 2012 en 5:06 pm

        Añadiría que la crisis ha destapado a muchos directiv@s adolescentes que aparentan/aparentaban ser madur@s,…
        En muchos casos están quedando al descubierto muchas carencias, que antes se encubrían con el entorno de bonanza existente.
        Es ahora con un entorno adverso como el que vivimos, cuando se ve lo que vale cada un@, el calado moral que tiene y la capacidad de motivar.

        Abrazos para todos,
        Joaquín Gómez

        • mayo 4, 2012 en 7:21 am

          Totalmente de acuerdo Joaquin. Todo se acaba sabiendo cuando vienen las dificultades
          Saludos,
          Miguel Angel

  6. mayo 3, 2012 en 9:56 am

    Magnífico post¡¡¡¡¡¡¡¡Mientras lo iba leyendo esperaba no encontrar lo de “que la madurez y el estilo de dirección nada tiene que ver con la edad”, para poder apostillarlo yo personalmente, pero, una ves más me te has anticipado a lo que mi experiencia me ha enseñado y nada puedo debatir¡¡¡¡¡¡ Es curisoso como hay gente que no aprende nunca y sin embargo, hay otros que parece que nazcan con la lección aprendida.
    Un abrazo.

    • mayo 3, 2012 en 4:04 pm

      Gracias Manuel, yo cuando era menos maduro pensaba que la gente y en particular los directivos maduraban con el tiempo. El tiempo y el observar a muchos directivos me ha hecho inclinarme por lo contrario. El que tiene unos valores de prepotencia los mantiene en el tiempo y el humilde pude serlo desde joven. De todas maneras no quiero perder mi idealismo y pensar que se puede aprender y mejorar.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  7. juan alegre
    mayo 3, 2012 en 11:07 am

    Gran artículo Miguel Angel! Pero desgraciadamente nos encontramos a muchos adolescentes en las empresas en puestos de mucha responsabilidad…

    • mayo 3, 2012 en 11:10 am

      Lo habitual en empresas de headhunting y en consejos de administración es “asegurar el tiro” y por eso buscan a directivos maduros, es decir de edades superiores a los 45 años. Pero creo que esto va a cambiar drásticamente en los próximos años, cuando gente de internet sea ya “madura” a los 30 años.

    • mayo 3, 2012 en 4:06 pm

      Sí Juan, hay mucho adolescente entrado en años en puestos de responsabilidad. Respecto de lo que comenta Manuel, me dan un poco de miedo los ejecutivos jóvenes que han tenido éxito inicial en la época de internet. Pueden creérselo. No hay que olvidar que todo éxito es prematuro.
      Un abrazo a cada uno,
      Miguel Angel

      • mayo 3, 2012 en 5:14 pm

        El e´xito no creo que sea algo prematuro, sino mas bien circunstancial. Me refiero a -lo he visto- que algún ejecutivo tiene éxito en un momento determinado de su vida (se le alinean todos los planetas de manera flavorable),,,,,,,pero cuando se demuestra su temple es cuando las condiciones empiezan a ser desfavorables, la presion aumenta, pierde beneficios laborales, etc……y además, tiene sobre sus hombros la responsabilidad del futuro de la empresa y de sus trabajadores. Es ahí cuando se diferencia la mediocridad de los verdaderos líderes.

  8. mayo 3, 2012 en 10:38 pm

    Gracias por la reflexión. Yo creo que ambos existen. Y en la etapa intermedia, hay híbridos: gente que gracias a la autocrítica, al autoconocimiento, al coaching… crece, se supera y saca lo mejor de sus colaboradores.

    • mayo 4, 2012 en 7:23 am

      Bienvenida Montse a la discusión. Si uno tiene la suficiente sabiduría para dejarse ayudar se acaba convirtiendo en un directivo como hay que ser.
      Gracias,
      Miguel Angel

  9. Joaquín Jiménez
    mayo 4, 2012 en 3:43 pm

    El estilo de las empresas tambien condiciona el de sus directivos. No es facil ir madurando cuando llega el sindrome del “next quarter” o se tiene tres meses seguidos de malos resultados y llegan los nervios. Es ahí cuando se demuestra la madurez de la empresa y sus directivos.

    • mayo 5, 2012 en 5:11 pm

      Si Joaquin, pero también es cierto que es el estilo de los directivos los que conforman el estilo de las empresas. Una empresa es lo que es su hombre de vértice. Si uno está preocupado por el “next quarter” no puede extrañar que tenga la empresa que tiene. Uno tiene que preocuparse de las cosas verdaderamente importantes.
      Gracias,
      Miguel Angel

  10. Cristina Álvarez
    mayo 5, 2012 en 11:50 am

    Muy interesante post, Miguel Angel. En efecto, ‘grosso modo’, me parece válida la clasificación a la que te refieres de “Directivos maduros/Directivos adolescentes”. Y creo yo que para poder “clasificarlos” como unos u otros habrá que atender a cómo son, o sea, a cómo actúan. Coincido con Montse Delgado, y asimismo me parece que puede ocurrir que si un directivo “maduro” – bien sea debido a motivos endógenos, exógenos o, tal vez, a ambos concurrentes- se encuentra inmerso en determinadas situaciones adversas puede llegar a comportarse como un “adolescente” (por el contrario, también algún “adolescente” puede crecerse ante las dificultades). En cualquier caso, creo que el mayor riesgo consiste en caer en una indeseable espiral negativa, sin duda alguna perjudicial para todos; por otro lado, obviamente, el afán de superación -también el talento- merece siempre ser reconocido.

    Asimismo, – y con independencia del tiempo, el momento o la época a la que nos refiramos -, ojalá todos y cada uno de nosotros, tal y como hace unos días oí decir en el funeral de un buen amigo, “seamos capaces -no siempre es fácil- de dar a los demás la mejor versión de nosotros mismos”, (en su caso, así fue).

    Finalmente, y en estrecha relación con el tema del post, creo yo que en el proceso de selección de un directivo cada empresa atenderá, como es lógico, a sus respectivos criterios. De tal manera, que un mismo perfil directivo será idóneo -o no- en la medida en que dicha elección conduzca a ensamblar un buen equipo. Por cierto, y en relación a la aún comentadísima crisis, ojalá en estos tiempos, – y aunque, evidentemente, la decisión de emprender únicamente compete a quienes libremente la tomen- aparezcan empresas con excelentes equipos directivos contribuyendo al despegue ya de la economía en España.

    Un cordial saludo,

    Cristina

    • mayo 5, 2012 en 5:14 pm

      Gracias Cristina por tu comentario. Solo me queda añadir a lo que dices que la clasificación adolescente-maduro son los dos extremos de un continuo. Nadie tiene solo las características del adolescente y también es difícil tener solo las características de un maduro. Cada uno está más cerca o menos de un extremo u otro. Y efectivamente las circunstancias pueden ser un condicionante de cómo actuamos.
      Gracias de nuevo,
      Miguel Angel

  11. JESUS TEJERO RECIO
    mayo 7, 2012 en 1:21 pm

    Miguel Ángel,

    Muchas gracias por esta más que interesante reflexión. La verdad, me es grato identificarme con un directivo maduro por la definición que se da, pero también me veo muy reflejado, en la definición de directivo adolescente, en lo que fui hasta hace no excesivamente mucho tiempo. (y eso que con 42 años aún me considero bastante joven y con bastante recorrido profesional aún).

    La verdad, no se si es un proceso de aprendizaje necesario (en mi caso he llegado a desarrollar la base del directivo maduro con la experiencia y el aprendizaje) o sería posible llegar a ser directivo maduro directamente mediante formación. Lo digo porque en mis primeras fases de directivo, realmente me doy cuenta que no ayudé mucho a mi equipo (gran error!!!) y procuré asegurar el corto plazo (otro gran error!!!) frente al largo plazo. Pero hasta que no he podido ver mi error, con sus consecuencias, no he logrado madurar.

    Lo dicho, excelente reflexión por su sencillez y fiel reflejo de la realidad.

    Un abrazo,

    Jesús Tejero

    • mayo 7, 2012 en 6:12 pm

      Jesús, yo creo que la formación puede ayudar algo, pero en mi opinión el ser directivo maduro o adolescente depende fundamentalmente de cuáles son los valores a los que uno da importancia. Pienso que depende más de como es uno, aunque por supuesto la formación puede influir. Y sobre todo lo que más influye son los batacazos que los adolescentes se dan en la vida. Batacazos que les hacen reflexionar. El maduro los ve venir y los evita, porque es una persona madura.
      Muchas gracias, Me alegró poder saludarte esta mañana,
      Miguel Angel

  12. mayo 9, 2012 en 10:36 pm

    No tenía ni idea de esta clasificación. Pero me parece de lo más curiosa. Y su lógica es aplastante.

    • mayo 11, 2012 en 9:26 am

      Julián tampoco es una clasificación muy científica, procede de la experiencia y trato con muchos directivos por parte de la consultora,
      gracias,
      Miguel Angel

  13. Anónimo
    mayo 10, 2012 en 5:58 pm

    Es importante que la empresa que cuente contigo pueda ver tus cualidades y habilidades y pueda explotarlos de tal forma de apoyarte y darte las herramientas necesarias para el crecimiento y poder lograr los objetivos trazados

  14. Anónimo
    mayo 14, 2012 en 12:36 pm

    Pues totalmente de acuerdo…. al final, la gestión llevada “de cara” esta y estará siempre por delante de la que se lleva “de cara a la galeria”. Demasiados años se ha estado valorando en exceso los pelotazos y las gestiones yuppies que daban mucho rendimiento en el momento pero quemaban el mercado, las empresas y a los colaboradores. Espero que esta puñetera crisis vuelva a hacer reflexionar a todo el mundo un poco, y que entendamos que al final el objetivo se cumple igual o mejor de una manera profesional y con visión de futuro que a corto plazo.

    • mayo 17, 2012 en 12:48 pm

      Sí, algunos directivos deberían darse cuenta de que hay un diferencia entre conducir un coche y pilotar un avión. Las consecuencias de las frivolidades son mucho mayores. Hay quien se cree que por su posición son infalibles, y esa ignorancia sobre sí mismos lleva a lo que lleva.
      Gracias,
      Miguel Angel

  15. Anónimo
    mayo 14, 2012 en 11:04 pm

    Si. Yo conozco bien el tema por haber sufrido a colegas realmente inmaduros e irresponsables. Las personas sin valores nunca podrán ser buenos directivos, son déspotas y sus equipos se queman

    • mayo 17, 2012 en 12:46 pm

      Sí anónimo, abundan estos inmaduros, pero también es cierto que hay jefes con los que da gusto trabajar,
      Gracias,
      Miguel Angel

  1. agosto 30, 2012 en 7:01 am
  2. septiembre 20, 2012 en 7:02 am
  3. octubre 11, 2012 en 7:01 am
  4. enero 10, 2013 en 8:01 am
  5. febrero 14, 2013 en 8:01 am
  6. febrero 21, 2013 en 8:01 am
  7. abril 4, 2013 en 7:03 am
  8. junio 20, 2013 en 7:00 am
  9. agosto 22, 2013 en 7:01 am
  10. septiembre 5, 2013 en 7:01 am
  11. octubre 17, 2013 en 7:54 am
  12. diciembre 5, 2013 en 8:02 am
  13. diciembre 12, 2013 en 7:02 am
  14. septiembre 11, 2014 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.349 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: