Inicio > Consideraciones prácticas > En mi soledad…

En mi soledad…

“En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad” escribe el poeta Antonio Machado. Conocer la realidad es fundamental para tomar buenas decisiones. Pero con frecuencia tenemos una percepción subjetiva de la realidad sesgada, y habitualmente a favor nuestro.

Los estudiantes hablan de “he aprobado” o “me han suspendido”. El 80% de los condutores pensamos que somos mejores conductores que la media.  Un profesor de un colegio me comentaba que los padres facilmente reconocen que sus hijos podrían esforzarse más. Que la causa de las malas notas es que no trabajan suficientemente. Pero -me decía- nunca un padre reconoce que su hijo no tiene muchas luces. Cuando por separado se pregunta a parejas de matrimonios qué porcentaje del trabajo de la casa lo llevan ellos la suma siempre es más del 100%. Vemos la realidad como nos gustaría que fuera y no como realmente es.

Esta deficiencia en el conocimiento de la realidad es fuente de muchos errores en la toma de decisiones. Si uno fuera consciente que hace menos trabajo de la casa del que cree, quizá haría más. Si uno conociera las limitaciones de su hijo, podría orientarlo mejor.

Tomaremos mejores decisiones si tenemos una percepción más correcta de la realidad. Este es un consejo tanto para nuestra vida personal como profesional. Cuando surge un problema y tenemos que resolverlo solemos buscar las causas para ponerle remedio. Una buena hipótesis que rara vez hacemos es preguntarnos si la causa del problema somos nosotros mismos. Si sabemos reconocerlo y ponemos remedio mejoraremos como personas e inspiraremos confianza en los que tenemos alrededor.

Esta percepción subjetiva de la realidad sesgada a favor nuestro es un error en el que los políticos son campeones. Recordemos los “brotes verdes”en la economía española de los que hablaba nuestra anterior ministra Elena Slagado. Su sucesor Luis de Guindos afirmaba el mes pasado “El mercado reconocerá la solvencia de España”. Facilmente confundimos nuestros deseos con la realidad.

Una pequeña advertencia: nuestra percepción de la realidad siempre será subjetiva, lo cual no significa que no pueda conocerse. Esta semana no hay video. Castigados. Hasta el jueves que viene.

  1. julio 19, 2012 en 8:28 am

    Certeras reflexiones Miguel Angel.
    Gracias por tu dedicación.

  2. Luis Miravitlles
    julio 19, 2012 en 8:46 am

    Cierto, aunque yo creo que hay diferentes niveles de “subjetividad”. Primero está lo que “presenciamos” o vemos, que es un conjunto de realidades que yo estoy seguro de que guardamos en nuestra memoria (al menos en las cosas importantes). En segundo lugar está la interpretación que hacemos de esa realidad. Yo creo que muchas veces se ajusta bastante a la realidad. Es decir es bastante objetiva. En tercer lugar está nuestra capacidad para asumir la interpretacion que hacemos. Es decir muchas veces interpretamos objetivamente las cosas pero, como no somos capaces de asumir las conclusiones que hemos extraido, las “adaptamos”. Es ahí donde creo que muchas veces empezamos a introducir la subjetividad. Por último, está lo que estamos dispuestos a reconcer de una manera más o menos pública (en el trabajo, ante los tutores de nuestros hijos, etc.). Un ejemplo que he vivido bastante de cerca, y que me parece que ilustra muy bien la cuestión es el siguiente: 1) “He visto en muchas ocasiones y desde hace tiempo, como mi hijo hace cosas que no debería hacer, pero yo se lo he permitido” 2) “Soy en realidad consciente de que mi hijo tiene un problema de ineducación, pero no puedo asumir mi fracaso como padre o madre” 3) “Prefiero creer que mi hijo tiene una enfermedad, el TDAH, y no paro hasta encontrar un psicólogo que me lo diagnóstique” (lamentablemente, acabas encontrando alguno) 4) “Delante de los tutores y de las demás familias, culpo siempre al colegio de los problemas que tiene mi hijo en clase, porque no saben tratar los casos de TDAH”

    Un saludo

    • julio 19, 2012 en 10:09 am

      Mucahs gracias Luis, explicas con un ejemplo el camino del autoengaño. Una cosa es que percibamos la realidad de forma subjetiva y otra que no la podamos conocer, y aprovechar la subjetividad para autoengañarnos.
      Totalmente de acuerdo con lo que dices.
      Saludos,
      Miguel Angel

    • Paco Castaño
      julio 20, 2012 en 11:16 am

      Hola Luis,

      Sin pretender generar polémica, quiero decir que no comparto el ejemplo del niño con TDAH que expones. Aunque veo la buena intención de lo que quieres decir.

      Y digo esto con conocimiento de lo que esta enfermedad significa en la vida de los niños que la padecen y de sus padres, familias y profesores.

      Si este trastorno está “trastornando la vida de tu familia y quieres hablar de ello, estaré más que encantado de hacerlo. Dímelo y nos ponemos en contacto.

      Saludos,
      Paco

  3. julio 19, 2012 en 8:50 am

    Este Machado es un crack ;-) Gracias por compartir, y me gustan los ejemplos. Gran post.

    • julio 19, 2012 en 10:03 am

      Cracias Conor. El jueves que viene citaré más poesías de Machado.
      Saludos
      Miguel Angel

  4. Alejanro
    julio 19, 2012 en 9:34 am

    Buenos días Miguel Ángel,
    Ya me lo decía mi padre “Las cosas son como son, no como quieres que sean!”, tal vez lo decía por el hecho de ser exalumno del MBA del Iese … pero, no señalas cómo podemos conseguir ser más objetivos, eliminar la carga de sesgo con la que vemos las cosas.
    Por otro lado, no deja de ser menos cierto, que en ocasiones, cuándo pedimos consejo, nos piden consejo, se hace sabiendo que esa opinión que pedimos o damos es subjetiva, porque es eso exactamente lo que buscamos.
    A lo largo de todos los casos que se estudian en clase, el análisis de los hechos de forma objetiva es fundamental para analizar el problema real, plantear las alternativas y, ya con carga subjetiva, tomar la decisión que entendemos que es más adecuada.

    • julio 19, 2012 en 10:06 am

      Gracias Alejandro. No señalo como conseguir ser más objetivos. La verdad es que objetivos nunca lo seremos, o cual no significa que no podamos conocer la realidad. Para conocer mejor la realidad y librarnos de los muchos sesgos que tenemos lo primero que hay que reconocer es que tenemos esos sesgos. Luego, si lees los mensajes de este blog algunas ideas dan.
      Muchas gracias Alejandro,
      Miguel Angel

  5. Joaquín Jiménez
    julio 19, 2012 en 10:14 am

    Que un padre no reconozca los problemas o limitaciones de sus hijos no siempre quiere decir que no conozca la realidad. Nos pasa muchas veces con nuestros colaboradores. Somos demasiado permisivos con unos y demasiado exigentes con otros, pero si hacemos un análisis menos subjetivo (y a la vez mas honesto con todos) llegamos a identificar sus fortalezas y debilidades.
    No siempre es un ejercicio cómodo porque afloran algunas de nuestras debilidades en la gestión de personas (hijos incluidos). Así que, como bien dices, el primer paso deberíamos darlo con nosotros mismos… sin olvidar que con ellos debemos hacerlo también.

    • julio 19, 2012 en 2:10 pm

      Totalmente de acuerdo Joaquin. Primero con nosotros mismos. pero también con el resto de las personas. Ni dejarnos llevar por el sentimentalismo ni por la comodidad ni por el egoismo.
      Gracias,
      Miguel Angel

  6. Caba Robletto
    julio 19, 2012 en 10:23 am

    La toma de decisiones, bajo una perspectiva “correcta de la realidad”, me indican que lo más dificil es: Definir el Problema. Por otro lado los mecanismos de Defensa Personal, juegan el papel de protector, de amparo, de defensa ante una distorcionada “realidad”, como bien apunta el Prof. M. Ángel, siendo está subjetiva,

    Muy acertado el ejemplo: “He aprobado,… Me han suspendido (he suspendido) aquí se puede observar el mecanismo de defensa del “yo” donde dice “me han” (“me han” es la defensa, la exculpa).

    Felicidades, gracias por la atención, Ramón.

  7. Anónimo
    julio 19, 2012 en 1:12 pm

    Esperar que un político perciba la realidad de forma “real” para tomar decisiones acertadas creo que es un mito! Sus decisiones van siempre sesgadas por la ideología política que lo sustenta por lo que creo que nunca va a percibir ni decidir de manera objetiva, ni de va a plantear las alternativas de un modo amplio, solo tratara de seguir a su ideología….. Sino le llamaran tránsfuga.

    Esto mismo lo podríamos trasladar al resto de ocasiones en las que tenemos que plantear un problema y tomar una decisión, siempre hay una ideología, educación, religión, status, corriente, cultura,…. Habría tantas cosas que tener en cuenta! Aun asi cada día mas intentamos globalizar nuestros comportamientos, analizado de manera mas amplia nuestros problemas y alternativas, aplicando cierta dosis de equidad, objetividad y seguridad a nuestras decisiones, pero no siempre se acierta.

    Un saludo Miguel A,

    • julio 19, 2012 en 2:15 pm

      No estoy de acuerdo Anónimo con lo que dices. Tanto el político como el directivo tienen que diagnosticar bien la realidad y actuar del mejor modo posible. Por supuesto que siempre la percibirán de modo subjetivo, Somos sujetos. y decidimos de acuerdo a nuestro modo de entender como son las cosas. Falta de personalidad es dejarse llevar por los dictados de otros. Políticos y directivos con falta de personalidad no pueden decidir bien. Totalmente de acuerdo con loquedices al final.
      No te identifico, ¿Quien eres? ¿Te he dado clase?
      saludos,
      Miguel Angel

  8. julio 19, 2012 en 1:16 pm

    Aparte de Machado, también hubo otro notable escritor -Manolo Vázquez Montalbán- (no sabía que era experto en temas de management¡¡) que escribió una novela que tituló “La soledad del Manager”; un libro que cuando devoré -a los 18 años- no imaginé lo profético que sería en mi carrera profesional.
    Bromas a parte, creo que la realidad -o la percepción de la realidad- es algo siempre subjetivo y sesgado. Vemos las cosas como queremos verlas o como nos interesan -luego pasa lo que pasa-, además, en algunas ocasiones, lo que consideramos correcto en un momento dado, lo desconsideramos unas semanas mas tarde. Somos así. Quien mantenga un mismo criterio sobre algo a lo largo de toda su vida o es un sabio de los buenos -no he conocido a ninguno- o es un loco.
    Una “truco” que tengo a la hora de tomar decisiones, de valorar la realidad, de “calibrar” los problemas, de ver como repercutirá en el futuro una decisión difícil que hay que tomar just now es “preguntar” a todos los agentes implicador.
    Preguntar es relativamente fácil, lo que no lo es tanto es estar preparado para escuchar respuestas que no estén en sintonía con nuestra “realidad prefijada”.
    Muchas gracias por hacerme reflexionar.

    • julio 19, 2012 en 2:18 pm

      Manuel, pues hay que ser honrado con unos mismo y aceptar la realidad tal como sea, aunque no nos guste.
      Respecto a lo del principio de tu comentario, el directivo si está solo es porque quiere. Los que dirigen bien tienen a su gente a su lado.
      Muchas gracias Manuel por participación y apoyo al blog.
      Saludos y buen verano,
      Miguel Angel

  9. julio 19, 2012 en 4:15 pm

    Hablar de la realidad es complejo, porque cada persona tiene su realidad. Hacías referencia a los políticos, son una raza muy distinta y lo peor es que no están en extinción. No todos podemos ser políticos, es cómo la pregunta que se formula en varios foros de si todos podemos ser emprendedores.

    Para acercarnos los más cerca a la realidad tenemos que aprender a interiorizar y a preguntarnos el para qué hacemos lo que hacemos o lo que hicimos y saber que es lo que queremos, preocuparnos por lo que piensas los demás sobre nuestras creencias y tener la mente muy abierta.

    Saludos

    • julio 20, 2012 en 9:29 am

      Buenos consejos Josep, con alguna matización. No hay muchas realidades. La realidad es única, pero cada uno la percibe a su manera y por tanto hay que intentar percibirla del modo más realista posible,
      gracias,
      Miguel Angel

  10. julio 19, 2012 en 9:35 pm

    Buenos días!!! Hasta que no seamos capaces de entender que nos hemos ido de madre de forma desmesurada y que la falta de respeto y el interés y la usura se reduzcan… no lograremos salir de esta situación. Todavía hay personas escondidas debajo de la mesa esperando que alguien venga con la varita mágica a cambiar la realidad.
    Es el momento de saber para que servimos y de ponernos en marcha por que si cada uno cambiara su realidad y luchara por algo…. nuestro entorno cambiaria más rapido!!!
    Vamoss

    • julio 20, 2012 en 9:31 am

      Gracias Sonia, nada cambiará con una varita mágica. Lo que cada uno debe hacer es actuar con profesionalidad, con criterios morales y con caridad. Esta actitud vivida colectivamente puede cambiar mucho la realidad a medio plazo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. Iñaki Pérez
    julio 19, 2012 en 11:38 pm

    Para mí, el paso más difícil está en, una vez conocido que la realidad objetiva no se ajusta a nuestra realidad subjetiva, hacer los cambios necesarios en nosotros para reconvertirla y que ambos ámbitos se fusionen. Para ello creo imprescindible grandes dosis de honradez. Gracias por hacernos pensar. Un abrazo.

    • julio 20, 2012 en 9:32 am

      Iñaki, No puedo estar más de acuerdo contigo. Me alegró mucho poder saludarte el otro día después de tantos años sin vernos.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

      • Carola
        julio 20, 2012 en 11:08 pm

        Honradez y humildad!

      • Carola
        julio 20, 2012 en 11:50 pm

        Para conocer la realidad y ser objetivos, ayuda mucho querer conocerla y querer ser objetivos. Creo que para conocer la realidad deberiamos ser buenos observadores, conversar para contrastar opiniones, escuchar, ser empatico, ser humilde, tener coraje y caridad para aceptar las cosas que no nos gusten. Para ser mas objetivos, educar la voluntad y potenciar la razon, sin olvidar el corazon.

  12. julio 20, 2012 en 9:04 am

    Hacia tiempo que no pasaba por aquí, y la verdad, lo echaba de menos. Empezar un post con una cita literaria de Machado es preparar el terreno para algo profundo.

    La subjetividad personal con la que nos auto engañamos, es una de las mayores barreras que ponemos a nuestro conocimiento y desarrollo como personas, pero seamos realistas es muy difícil no caer en la tentación. El que esté libre de pecado que tire la primea piedra…

    No tengo hijos, pero debe ser difícil asumir que en algunas facetas que consideramos importantes nuestro hijo no llegue o le cueste, o peor, nunca llegará. Creo que esta frustración sólo se puede superar con amor (suena repipi), pero otro camino no hay.

    En cuanto a qué hacer para no caer en la tentación del auto engaño, mi receta sería; 1) rodearse bien, 2) realidad y, para mí la más importante, 3) humildad. Humildad que engrandece a las personas de bien como lo es el autor de este blog.

    Un saludo,
    Manuel Rodríguez

    • julio 20, 2012 en 9:35 am

      Muy claro tu comentario Manuel, y muy explícitos tus consejos. Por supuesto que hay que ser indulgente con todo el mundo y entender a los padres, Pero una cosa es entenderles y otra que por sentimentalismo no se les ayude, por dura que sea la medicina que tengan que tomar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  13. pacocastano
    julio 20, 2012 en 4:26 pm

    Muchas gracias por este artículo Miguel Angel.

    En muchas culturas se tiene por costumbre dedicar diariamente un rato a las cosas más espirituales (oración, relajación, reflexión, etc). Deben ser momentos tranquilos en los que realmente podamos ponernos a solas con nosotros mismos y ser completamente sinceros.

    No sé si es por la mañana o por la noche cuando cada uno puede encontrar ese momento para la interiorización, pero creo que es más que necesario y conveniente tenerlo. Sería el momento para esforzarnos en ver las cosas objetivamente sin que nada ni nadie nos distraiga. Ese momento de uno consigo mismo en el que no hay que disimular, ni jugar ningún papel, sino solamente ser sinceros de verdad. Un momento para ver nuestras cosas desde la perspectiva de otra persona (como si nuestras cosas le pasaran a otro) y poder así ser más “objetivo” en la interpretación de la realidad.

    No sé si disponéis de ese tiempo diario o al menos os perece que merece la pena tenerlo. Yo sí lo echo de menos cuando no lo tengo y me ayuda mucho a colocar las cosas en su verdadero sito.

    Buen fin de semana

    Paco

    • julio 20, 2012 en 5:57 pm

      Es un buen consejo el que das Paco, y no se debe olvidar la posibilidad de rezar.
      Saludos y buen fin de semana,
      Miguel Angel

  14. julio 23, 2012 en 6:52 pm

    Respecto a los políticos ojo porque no es tan fácil juzgar lo que uno sabe o cree basándonos en lo que dice, especialmente en los políticos pues siempre hablan para un público concreto (excepto cuando hablan con microfono “cerrado” o en sus círculos más íntimos).

    Por ejemplo como médico, no puedes decir todo lo que sabes o piensas al paciente, porque una simple fiebre en un niño puede ser desde un catarro (lo más propable) hasta un linfoma maligno. No mencionar toda la lista de posibilidades diagnósticas que se te pasan por la cabeza no lo consideraría mentir eneste caso.

    En cuanto a la verdad objetiva como fuente para la toma de decisiones es interesante la postura de los constructivistas en el sentido de que la verdad objetiva es inalcanzable e inútil a la hora de tomar decisiones de asuntos “humanos”.

    Imagino que lo importante es asumir esa subjetividad, no caer en el error de creer que es posible tomar una decisión no operativa completamente objetiva. Del mismo modo que lo importante es conocer y asumir el grado de incertidumbre (pues la busqueda absoluta de la certeza nos lleva a no decidir nunca, lo cual es en si mismo una decisión) debemos conocer y asumir el grado de subjetividad en las decisiones.

    Creo que esos casos es importante estar abierto a escuchar otras subjetividades, otros puntos de vista, lo cual requiere empatía y humildad.

    • julio 24, 2012 en 11:15 am

      Totalmente de acuerdo Akismet. Aclarar que aunque nuestra percepción de la realidad es subjetiva, la realidad objetiva existe, y podemos acceder a la verdad,
      saludos y gracias,
      Miguel Angel

  15. MARIA ELENA GARCIA MARTINEZ- VIADEMONTE
    julio 30, 2012 en 4:44 pm

    Nos falta mucha autocrítica. Además, cuando tenemos grandes complejos de inferioridad intentamos taparlos- autoengañándonos- como que “somos mejores que”, o que “la culpa es de”. La realidad siempre es muy subjetiva, ya que influyen muchos factores externos e internos que nos llegan a nublar la vista. Podemos acercarnos mucho, pero nuestro estado anímico nos puede influenciar demasiado.
    Hace un tiempo leí un libro titulado “Seis sombreros para pensar” de Edward Bono. Os lo recomiendo, porque la verdad es que nos hace- de forma práctica- intentar llegar a un punto objetivo, teniendo en cuenta todos los subjetivos anteriores. Para mi es un gran manual.
    Pacocastano ha comentado una cosa muy muy interesante. Hace referencia a dedicarnos todos los días un tiempo a relajarnos, autoanalizarnos y reflexionar. Esta es una de las grandes cosas que hemos ido perdiendo. Hemos dejado de lado nuestra espiritualidad (llamémoslo asi) y no somos capaces de pararnos. No se qué prisa tenemos, porque si vamos a hacer las cosas mal…, lo mejor es pensar, sin olvidarnos que a lo largo de nuestro caminar existen muchas bifurcaciones en el camino, y que no el camino recto es el más corto.
    Todo se resume a que si no tenemos empatía con nosotros mismos, no podemos pretender tenerlo con los demás. Más que nada, porque son enseñanzas, y hay que practicarlas cada día.

    • julio 30, 2012 en 6:09 pm

      Gracias Elena. Una salvedad que ya he comentado más arriba: la realidad es objetiva. Es nuestra percepción de la realidad la que es subjetiva. A partir de ahí estoy de acuerdo con todas las consideraciones que nos haces para intentar ser más objetivos.
      Vamos demasiado deprisa y no nos paramos a pensar y a contemplar. También de acuerdo. Si miras los títulos de algunos mensajes de este blog verás que también escribo sobre esto.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  16. María Elena García Martínez- Viademonte
    julio 31, 2012 en 10:07 am

    Por supuesto, Miguel Angel, pero por éso digo que es subjetiva, porque la visión es desde nuestro punto de vista. Las cosas son lo que son. Pero cada uno las percibe y las interpreta como quiere, dentro de su realidad o de su mentira.
    Poco a poco quiero ir viendo los demás temas que vas tocando en tu blog. La verdad es que voy aprendiendo muchas cosas y valorando diferentes puntos de vista. Siempre es interesante que se te aporten otras perspectivas sobre un tema. Porque para mi, no existe una única realidad, sino muchas realidades por cada una de las personas que opinan sobre éllo.
    Te doy la enhorabuena. Sobre todo, que todas las personas hablan respetuosamente y tienen una saludable actitud de aceptación de ideas. Da gusto escribir en sitios como éste.
    Gracias a todos.

    • julio 31, 2012 en 1:20 pm

      Muchas gracias Elena por lo que dices del blog. Anima mucho que los lectores lo encontreis útil. Cada jueves un mensaje. Estoy preparando otro para mediados de agosto sobre la verdad y la realidad. Citaré bastante a Antonio Machado.
      Gracias,
      Miguel Angel

  1. agosto 9, 2012 en 7:02 am
  2. agosto 15, 2012 en 10:03 pm
  3. septiembre 12, 2013 en 7:02 am
  4. mayo 8, 2014 en 7:02 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.127 seguidores

%d personas les gusta esto: