Viva la libertad

Quiero advertir desde el principio que el mensaje de esta semana puede resultar molesto a las personas que piensan que poseen el monopolio de cómo organizar la sociedad y que les molesta que haya gente que piense de modo diferente a ellos. En definitiva, que les molesta que los demás tengan la opción de ejercer la libertad.

Ha surgido estos días en la prensa de España el debate de si debe financiarse con fondos públicos las escuelas cuyo modelo docente es la educación diferenciada, las que educan a los chicos y a las chicas en aulas separadas.

Desde el punto de vista de las decisiones, ante una situación, el tener más de una opción entre las que elegir es siempre mejor que disponer de solo una. Que las familias tengan opción de elegir entre educación mixta y educación diferenciada es mejor que el que el que solo puedan optar por una de ellas.

Hay quien dice que de acuerdo con lo anterior, pero que la educación diferenciada no debe financiarse con fondos públicos. Yo pregunto ¿por qué? ¿No son legítimas ambas opciones? Si es legítimo financiar con fondos públicos las educación mixta ¿por qué no se va a ser legítimo financiar con fondos públicos la diferenciada? Si pagan impuestos las familias que envían a sus hijos tanto a un tipo de escuelas como al otro ¿por qué esos impuestos van a financiar solo a un tipo de escuelas?

Hay quien argumenta que la educación diferenciada genera en los alumnos conductas sexistas y es origen de futura violencia de género. Pero eso son solo opiniones, no hay estudios que demuestren ni que eso es así ni lo contrario. A lo mejor es al revés, que eso lo fomenta la educación mixta. O lo que es más probable, que no haya relación entre tipo de educación y conducta hacia el otro género.

Sucede que hay gente que solo conciben la sociedad organizada monolíticamente según su opinión. Pero tienen que darse cuenta que hay opciones distintas a las suyas que también son legítimas, y que no hay inconveniente que convivan unas con otras.

Una posible alternativa es que el dinero público dedicado a la educación no financie a ningún tipo de escuela. Que vaya a las familias y que ellas paguen con ese dinero la escuela que quieran: el llamado cheque escolar. Sobrevivirían las escuelas públicas, privadas, de educación mixta o diferenciada que fueran de calidad. Pero esta es una opción que deja demasiada libertad a la gente, y eso no gusta a los que tienen la sarten por el mango. Plantearía además otro tipo de problemas.

El tono de este mensaje me ha salido un poco más fuerte de lo que es habitual en este blog, pero es que me pone muy nervioso que no se respete la libertad. Espero que os haya ido muy bien en las vacaciones y feliz vuelta a la actividad habitual.

  1. Daniel Altimiras
    agosto 30, 2012 en 7:33 am

    Gracias Miguel Angel por darnos como siempre, puntos en los que basarnos delante de una situación, si más no, compleja pero de aquello más cotidiano.

    Nuestros hijos actualmente, están escolarizándose en una escuela mixta, pero estamos valorando la alternativa en ir a una escuela con educación diferenciada.

    Creo, que mucha de la gente que crítica, como es habitual, está mermada en conocer los detalles de los idearios de dichas escuelas, es más, me atrevería a preguntar ¿cuantos conocen el ideario de la escuela de sus hijos? y la mayoría de padres dirá, ¿el idequé?, o sigue unicamente aquello que ve en los mass-media y/o recibe de circulos sociales cerrados sin tener la inquietud de profundizar, indagar, conocer virtudes, contras, etc de ambas alternativas. Hoy en día se está tornando excesivamente fácil criticar sobre aquello que no va contigo, y como indicabas al inicio de tu publicación, parece ser que estemos enfrentandonos a una sociedad en la que si no haces lo que marcan los “cánones”, no eres “normal”…. otra gran palabra que daría mucho de sí…. ¿que es normal?

    En mi edad escolar, EGB, entre el 76-84, casi todos los colegios eran con educación diferenciada, incluso las escuelas de mis padres todas, y aunque no me guste los tópicos, ¿tan mal hemos salido?…

    La sociedad ha evolucionado, pero los valores de la misma, creo que no, o si más no, no en todos los hogares por igual, se potencia mucho el relativismo en ciertos ambientes, que permiten el “todo vale siempre que sea en mi bien”… no nos equivoquemos, por favor.

    Finalmente, considero que quizás, las algunas de las actuales estructuras familiares (monoparentales, con un solo hijo, sin sobrinos) son las que realmente pueden acabar generando en los alumnos conductas sexistas y es origen de futura violencia de género, o el “aparcar” a los niños frente a un televisor y unas maquinitas para que no molesten… Señor@s, el oficio de padre (incluyo en este término a madres y padres) es de los más duros que hay, sin embargo, aporta lo mejor que no dá la vida terrenal.

    Gracias

    • agosto 30, 2012 en 6:13 pm

      Gracias Daniel. Como dices, hace 30 años casi todas las escuelas eran diferenciadas y no salimos tan mal. Tan válida es la educación mixta como la diferenciada. Que cada uno elija.
      La violencia de género y conductas sexistas más tienen que ver con otras causas como las que tú indicas.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  2. Anónimo
    agosto 30, 2012 en 7:41 am

    Bienvenidos, y viva la libertad. Tengo un amigo con un colegio al lado lado de su casa, pero resulta que es sólo de niños y por tanto no puede llevar a su hija a ese colegio que le viene tan bien, y paga sus impuestos ¿por qué debe ser así? solo porque haya nacido niña, puede ser que eso sea segregación y no diferenciación, y por lo tanto haya que prohibirla.

    • agosto 30, 2012 en 6:20 pm

      Anónimo. algo similar le pasa a mi hermana. Tiene justo al lado de casa un colegio mixto, y resulta que mi hermana quiere educación diferenciada para sus hijos. Pues bien ella y su marido pagan impuestos y no pueden llevar a sus hijos a ese colegio que le iría tan bien. Habría que prohibir la educación mixta. ¿te das cuenta del error en mi razonamiento? Viva la libertad. coexistan los dos tipos de colegios y acudamos al que prefiramos.
      Me pasa a mi también. Justo a dos metros del portal de mi casa hay una parada de autobús. pero resulta que ese autobús no pasa por mi lugar de trabajo. Con lo bien que me iría. Y eso que yo pago impuestos.
      Paul Seis también te contesta más abajo.
      Anónimo, Viva la libertad. El pagar impuestos no nos da derecho a tener todos los servicios al lado de casa. Nos da derecho a tener una serie de servicios.
      Gracias por participar en el blog, y si quieres que tratemos más el asunto contacta conmigo en el email del blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. agosto 30, 2012 en 8:01 am

    En mi opinion, Miguel Angel, el párrafo penúltimo recoge la base de esta polémica. La libertad asusta por que obliga a tener criterio. Es muchísimo menos estresante o comprometedor dejar que una corriente de opinion políticamente aceptada sea la que decida por mi. Es una libertad inmadura. Una libertad basada en respetar a los demas, siempre y cuando opinen como yo.

    Como padre busco una educación de calidad guiada por valores. Allí donde he vivido es lo que he buscado. En España, curiosamente, me la he tenido que pagar. Aunque la hay financiada, pero no la he tenido a mano.

    • agosto 30, 2012 en 6:23 pm

      Si Fernando. Se le tiene pavor a la libertad. Mucha gente prefiere que le decidan las cosas. Así no tiene responsabilidad sobre sus actos. Así no son responsables de las equivocaciones. Así renuncian a ser protagonistas de sus vidas.
      Hablando hace años con un alumno de esto me decía: Miguel Angel, tu concepto de libertad da vertigo.
      Gracias Fernando,
      Miguel Angel

  4. Juan Kindelán G-M
    agosto 30, 2012 en 8:16 am

    Totalmente de acuerdo Miguel Ángel, y además en todo. Para todos aquellos que tengan dudas sobre este tema os recomiendo encarecidamente un libro que se llama <>, de Koos Neuvel. Yo ya tenía más o menos claro lo que quería hacer antes incluso de ser padre, pero la lectura de este libro me ayudó definitivamente a escoger por la educación diferenciada para mis hijos (todavía pequeños).

    Como no puede ser todo de color de rosa no puedo dejar de comentar que, aun suponiendo que será un copy-paste de algún otro lado, no me gusta la viñeta del artículo, me parece demasiado política para el tema tratado. No tengo mucha experiencia en mordazas, pero al menos las que he visto en el cine a lo largo de mi vida, eran todas blancas…
    Un saludo,

    • agosto 30, 2012 en 6:25 pm

      Juan, no pones el título del libro.
      Al punto de la mañana he corregido la imagen. No me había percatado de la interpretación política que podía tener. Tres me lo habeis advertido.
      Gracias,
      Miguel Angel

      • Juan Kindelán G-M
        agosto 30, 2012 en 9:58 pm

        Disculpa Miguel Angel, el libro se llama: Porqué los niños no son niñas.

  5. Anónimo
    agosto 30, 2012 en 8:38 am

    A) Me apunto al comentario sobre la mordaza. Puede ser algo sin intención pero da otra impresión.
    B) Para el que tiene su amigo con el colegio de niños al lado. Diria que la libertad no es que te lo pongan todo a tu gusto porque pagas impuestos si no en que tengas la posibilidad de elegir. Igual que tu amigo tuvo la libertad de elegir vivir donde vive.
    C) Respecto al tema Miguel Ángel me parece una buena reflexión, sobretodo escuchando alguno de los (disculpad) cafres de politicos que tenemos. No me pronuncion porque no conozco ese tipo de colegios a fondo pero si creo que la “formación” multivisión que le da a un niño o niña compartir su educación con otro sexo, socialmente influido de otra forma, es interesante (que no implica que un nino/niña educado en un colegio diferenciado con un buen entorno familar y de relación social no lo pueda suplir)

  6. agosto 30, 2012 en 8:47 am

    Hola a todos. Gracias por advertirme que la imagen inicial del mensaje de hoy podía tener connotaciones políticas, Nada más lejos a mi intención. Soy daltónico y no me había dado cuenta. Ya está cambiado
    Lamento el despiste
    Miguel Angel

  7. Paul Seis
    agosto 30, 2012 en 9:11 am

    #2 Vamos a ver. Si tuvieras delante de casa un Eroski y tu prefieres comprar en Mercadona, qué harías? Pues lo mismo con tu hija, buscas el colegio que más se adecue a lo que quieres que reciba tu hija y allí la envías. No veo qué problema tienes

    • agosto 30, 2012 en 6:27 pm

      Gracias Paul. Hay muchas razones para que una familia lleve a sus hijos a un tipo de colegios o a otros. Debe haber posibilidades para todos los gustos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. agosto 30, 2012 en 9:57 am

    Buenos días profesor,

    El post es, como siempre, certero y claro. La gente tiene que escoger en base a su criterio la opción más conveniente para sus intereses, y eso eso lo que deberían favorecer los gobernantes.

    El cheque escolar, sólo tendría efectos positivos en la sociedad, aumentaría la calidad de los centros, realizaría una distribución más eficiente de recursos y no existiría ninguna discriminación (ni positiva, ni negativa).

    En cuanto a la educación diferenciada, creo que es de progre caducado argumentar que incita a la violencia de género, y decir que es parecido a segregar racialmente es rancio y malintencionado. Pero allá cada cual con sus argumentos y su manera de pensar.

    A muchos se les llena la boca con la palabra Libertad y no se dan cuenta que la libertad comienza dejando a los ciudadanos elegir, por tanto cuantas más opciones tienen, más libres son.

    Un saludo,
    Manuel

    • agosto 30, 2012 en 6:30 pm

      Gracias Manuel, totalmente de acuerdo.
      El cheque escolar traería algún problema durante los primeros años. ¿Qué pasaría con las escuelas que no tuvieran alumnos? ¿Qué pasaría con sus profesores? Hay que pensar en ellos. Habría que instrumentar algo. y menos en estos tiempos, Pero algo se podría idear para resolver este punto. A medio plazo todos los colegios e instiutos públicos y privados, mixtos o de diferenciada competirían en calidad.
      Saludos,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        agosto 30, 2012 en 9:39 pm

        No acabo de entender el problema que plantea en su respuesta, profesor: Las escuelas que no tuvieran alumnos tendrían que adaptarse al tipo de educación e mayor demanda, como sucede en cualquier servicio en el libre mercado. De igual forma sucedería con los profesores: como cualquier otro profesional deberán re-enfocar sus habilidades hacia servicios que el mercado demande (qué ocurrió con los empleados de olivetti cuando se dejó de emplear la máquina de escribir) pero con una ventaja: no necesitarían cualificación en otra profesión, ya que simplemente pasarían a dar clase en aquellos colegios que ofreciesen la educación de mayor demanda.

        • agosto 30, 2012 en 10:08 pm

          Sí anónimo, pero quizá no todo el mundo se sabría/podría adaptar a unas nuevas circunsatancias. Quizá la mayoría sí, pero algunos no. A mi dejar que actuen solo las fuerzas del mercado me da un poco de miedo. Pero es mi opinión, la tuya también me parece válida.
          Gracias,
          Miguel Angel

          • agosto 31, 2012 en 10:25 am

            En cuanto a cómo instalar el mecanismo del cheque escolar, creo que habría que hacerlo progresivamente. Anunciando la medida con 1/2 años de antelación para que los centros puedan preparar su oferta educativa y su propuesta de valor.

            Coincido con que habría que ayudar durante los primeros años a aquellos colegios que quedasen por debajo del umbral de rentabilidad y lo mismo con profesores que necesitasen una adaptación. Eso sí, una ayuda limitada en el tiempo.

            No podemos pasar de un mercado intervenido a un mercado libre de golpe, demasiado impacto para una sociedad no preparada.

            De todas formas, creo que entre los padres el criterio de proximidad contaría mucho, por lo que los centros tendrían un número de alumnos parecido al actual y después, como todo en la vida, si el que quieres esta lleno, hay que ir a otro y así sucesivamente hasta que todo se equilibre.

  9. Aurelio Martínez
    agosto 30, 2012 en 10:22 am

    Totalmente de acuerdo Miguel Ángel, en mi caso mis dos hijos fueron a un colegio mixto en primaria, en la ESO a mi hijo le fue mucho mejor ir a un colegio sólo de chicos, donde pudo rendir más y mejor dadas su personales características, De no existir este tipo de centros no hubiera sido posible.

  10. agosto 30, 2012 en 10:24 am

    Un tema muy interesante visto desde otra perspectiva. Me ha gustado mucho. Aparte del ámbito de la libertad, también está el ámbito pedagógico (y muchos otros) que no se quieren sacar. ¿Por qué será?
    Yo he estudiado en un colegio de solo chicos y no tengo ninguna conducta sexista ni me dedico a maltratar a las mujeres. Y como yo, muchos!!

    • agosto 30, 2012 en 6:35 pm

      Gracias JorgeTejero. Dentro de un año acabas la carrera y … a dar clase. Es una profesión apasionante la de profesor. La llevo ejerciendo 31 años.
      Un abrazo
      Miguel Angel

  11. Domingo Suárez Pozo
    agosto 30, 2012 en 12:17 pm

    Estimado Miguel Ángel, mis reflexiones al respecto se resumen en 4 puntos:

    1.- Los servicios del bienestar deben estar al alcance de todos. En Suecia llevan 20 años implementando el “Cheque Escolar”, con el que poder elegir la escuela de preferencia (pública o privada). Buscan la igualdad de oportunidades con independencia de la situación económica familiar.

    2.- La escuela diferenciada se presenta como una propuesta pedagógica, no aboga por la desaparición de la escuela mixta, sino por legitimar otra opción. Es discriminatorio imponer la educación mixta como única opción.

    3.- El papel del estado en educación no es identificarse con una opción pedagógica en concreto, sino la pluralidad vigilando que favorezcan el bien común las distintas opciones. Si la educación diferenciada atenta contra el bien común que sea prohibida.

    4.- Actualmente, en los EEUU, existen escuelas diferenciadas públicas en los siguientes estados: New York, Pennsylvania, Ohio, Texas y Carolina del Sur.

    Saludos,

    • agosto 30, 2012 en 6:37 pm

      Muy interesantes y concisas tus aportaciones Domingo. Si la escuela diferenciada no tuviera una financiación igual a la mixta acabaría siendo discriminatoria. Solo podrían ir los ricos.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  12. Pedro L. González
    agosto 30, 2012 en 12:38 pm

    La libertad en un Estado democrático moderno y aconfesional es que con el dinero público no se financien las creencias religiosas.
    La laicidad del dinero de todos es una de las grandes esperanzas democráticas modernas defraudadas en esta España postfranquista.
    La sociedad está constituida por hombres y mujeres iguales en todos los entornos y efectos para el Estado. Que haya creencias que no lo consideraba así no incumbe a la cosa pública. Según eso, habría que permitir el velo islámico y otros símbolos de creencias.
    Las sociedades occidentales modernas no se organizan en torno a ningún credo. Hacer lo contrario es restringir la libertad y la verdadera igualdad de oportunidades.
    Todos los de cierta edad hemos sufrido educación segregada y sexista- machista lo que no ha costado superar con mucha humildad y educación.
    Ahora lo que queremos superar es una sociedad en la que pese mas la extracción de cuna y/o creencias que el mérito personal. Eso es libertad!

    • Domingo Suárez Pozo
      agosto 30, 2012 en 1:22 pm

      Personalmente me encanta el modelo sueco (en educación también), pues se da una libertad ciudadana de elección cada vez más amplia y una mayor equidad social. Podemos verlo en:

      1.- Libro “Reinventar el estado de bienestar: la experiencia de Suecia”. Año 2010.
      Autor: M. Rojas, profesor de Historia Económica de la Universidad de Lund (Suecia) y diputado liberal desde el 2002.

      2.- En: http://www.youtube.com/watch?v=kRWTuzXnBTQ&feature=channel&list=UL
      Saludos

    • agosto 30, 2012 en 6:42 pm

      Gracias Pedro L. por tus comentarios,
      Miguel Angel

  13. irene
    agosto 30, 2012 en 1:11 pm

    Gracias, M.Angel. Excelente tema para “la vuelta al cole”. Estoy de acuerdo en que la libertad en la educación es el germen de la libertad y por tanto de la democracia.
    Hay demasiados intereses en que todos seamos igual de borregos y por ello algunos poderes fácticos atacan la educación “diferente” porque muchas veces es mejor.
    Me gusta ser pragmática y por ello enfoco el debate hacia “¿que podemos hacer para defendernos ante la agresión a la libertad en el terreno de la educación?”
    Si alguien conoce alguna iniciativa que esté en marcha ó quiere iniciar algo, por favor, contad conmigo

    • agosto 30, 2012 en 6:44 pm

      Irene ánimo con tu empeño en defender la libertad en el terreno de la educación. Seguro que encuentra a alguien. Y gracias por tu comentario.
      Saludos,
      Miguel Angel

  14. Pedro Rayón
    agosto 30, 2012 en 3:20 pm

    Efectivamente , es una cuestión de libertad. Trabajo en un colegio de educación diferenciada, con un nivel social e inmigrantes muy parecido a la media de nuestra ciudad… Y nuestros resultados en Pisa son comparables a los mejores países.
    Los padres a los que gustaba nuestro modelo han impulsado el colegio de chicas que está creciendo a buen ritmo.
    Lo único que necesitamos es libertad y dejar que los padres puedan decidir sobre la educación de sus hijos.
    Qué gran utopia sería el cheque escolar.

    • agosto 30, 2012 en 6:47 pm

      Pedro, yo tengo una gran confianza en la humanidad. Avanzamos con algunos retrocesos. Los retroceos han sido cuando se ha machacado la libertad. Ejemplos de todo tipo tenemos en el siglo XX.
      Gracias por tu comentario de protagonista del asunto
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  15. Juan Martos
    agosto 30, 2012 en 4:56 pm

    Gran post, sin duda.
    Ante mí se abren muchos interrogantes. ¿Realmente tenemos tanta libertad de elección como se nos hace creer? Si se financia un tipo de educación y otro no, ¿no desaparece el mercado en competencia perfecta y nos lleva a un mercado intervenido e hiperregulado donde lo que le interesa a la casta dirigente es lo que se financia desde las instituciones y lo que no, te lo pagas de tu bolsillo?
    Si nos lo podemos permitir, porque si no, a pasar por el aro…
    Gracias por abrirnos tantos horizontes

    • agosto 30, 2012 en 6:49 pm

      Si una ley que no financie en igualdad de condiciones la escuela mixta y la diferenciada es un atropello por parte del estado. El estado y los gobernantes están al servicio de la ciudadanía. No para imponer su particular modo de ver las cosas. Viva la libertad.
      Gracias Juan,
      Miguel Angel

  16. agosto 30, 2012 en 11:19 pm

    Miguel Angel, totalmente de acuerdo con lo que dices. Quiero el cheque familia. Provengo de educación diferenciada, y no salí tan rarito. Mis 4 hijos varones han ido y van a colegios con educación direnciada y más de lo mismo. Mi mujer, ha ido a colegio mixto y tan rarita tampoco es. Con lo que al final este es un juego de intereses ocultos que como tu dices no respetan ni la libertad ni los derechos. Y ahondar más la libertad esta si te dan el concierto o no por cuestiones linguísticas. Se muy bien como saldría la encuesta a los padres de que idiomas darle a sus hijos, 1ro. Castellano, 2do Inglés/Frances/Aleman, 3ro Autonónicos. Sin embargo tanto en el país vasco, catalán y gallego, no tememos la libertad de elegir. Ya los padres se ocuparán de mantener viva la lengua que quieran. Hoy tenemos estudiantes que egresan sin saber escribir en castellano, pero si en catalán, euskera y gallego. Bueno, por algo estamos como estamos. Nos lo hemos ganado poniéndole recursos e idiologías que ya vemos para que ha servido. Pero suma y sigue. Ahora no toca quejarse, ahora toca trabajar más por menos y racionalizar los gastos e inversiones en todos y cada uno de los órdenes de nuestras vidas y sociales (gobierno, autonomía, provincia, ayuntamiento, familia, persona).

    Un abrazo, y tranquilo que el comentario en el blog te salió muy suave.

    Lalo.

    • drbonis
      agosto 31, 2012 en 11:41 am

      Lalo, me sorprende que digas “Se muy bien como saldría la encuesta a los padres de que idiomas darle a sus hijos” … ¿estás seguro de esa afirmación o es solo una impresión.
      Lo digo porque si en Cataluña los padres están tan en contra de que se enseñe en catalán no entiendo por qué CiU (u otros partidos que apoyen esas políticas) ganan las elecciones….

    • septiembre 1, 2012 en 5:38 pm

      Gracias Lalo y Doctor Bonis por vuestros comentarios. No tengo nada que decir sobre política lingüística porque no tengo opinión formada y no tengo información.
      Saludos,
      Miguel Angel

  17. Diego
    agosto 31, 2012 en 11:39 am

    Asunto muy complejo el que Miguel Angel ha tratado esta semana. Desde mi opinión personal: creo más en la coeducación que en la educación diferenciada. Y se trata más de una cuestión de fe, o intuición, pues como comenta Miguel Angel: “no hay estudios que demuestren ni que eso es así ni lo contrario”.
    En qué baso esta decisión: en mi experiencia personal, y en la que he observado en mis familiares y amigos. Tengo una familia en la que somos 6 hermanos y solo 1 hermana; todos los chicos hicimos la EGB en un colegio exclusivo para chicos, mientras que mi hermana fue a un colegio mixto. ¿Por qué los chicos no fuimos a un colegio mixto? Pues porque mis padres primaron que fuera un colegio religioso concertado y que estuviera cerca de casa. Recuerdo que cuando era pequeño envidiaba a mi hermana pues ella hablaba de amigas y de amigos, y yo solo podía hablar de amigos, no podía hablar de amigas. Más tarde el BUP lo estudié en un instituto mixto, y empecé a tener las primeras amigas. No observé diferencias en los resultados académicos de mi hermana con mis hermanos.
    Entiendo que el problema está en la subvención de la educación diferenciada. Dados los ajustes que hay que hacer se decide retirar la subvención a estos colegios. Y entiendo que se haga pues es complicado subvencionar a colegios que discriminan por sexo. Si el Estado ha de garantizar la igualdad de oportunidades a todos sus miembros, ¿cómo se puede conseguir con el modelo actual esta garantía subvencionando este tipo de educación? ¿se subvenciona a igual número a colegios de chicos que de chicas? Si en Madrid la comunidad china decide hacer un colegio exclusivo para chinos, ¿tendría derecho a recibir dicha subvención?
    Supongamos que un hospital público de gestión privada, decide solo atender a personas de 20-30 años, argumentando que las enfermedades de este grupo de edad no se parecen a las enfermedades de las personas de más de 50 años. ¿Debería recibir subvención pública?
    Termino citando el enlace de “educación diferenciada” en wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_diferenciada) pues me ha parecido muy interesante, sobretodo al leer que “Con la elección de Barack Obama como Presidente del Gobierno de los Estados Unidos, la educación diferenciada ha recibido un nuevo impulso” o que “En los Länder alemanes de Berlín y Renania del Norte, por iniciativa de los socialistas y de los “verdes”, se iniciaron en 1998 clases diferenciadas en algunas asignaturas”.
    Un saludo,

    • septiembre 1, 2012 en 5:44 pm

      Diego, gracias por lo que dices. La cuetión es si los fondos públicos deben financiar la educación o no. Si la deben financiar tan legítimo es un modelo educativo como el otro.
      Respecto a lo que planteas de un hospital que solo admitiera enfermos de 20 a 30 años o lo de la escuela para la comunidad china, respecto a lo de los alumnos chinos habría que estudiar el si produciría guetos o problemas de exclusión social. No tengo información al respecto para dar una opinión.
      Gracias Diego,
      Miguel Angel

  18. agosto 31, 2012 en 12:02 pm

    Miguel Ángel,

    Creo que mezclas en el mismo post temas distintos lo que hace difícil llegar a conclusiones (ya sabes que hay que aislar los componentes de una decisión si estos son independientes). Yo veo distintos temas:

    1- educación mixta o “segregada/diferenciada” ¿es mejor una, otra o da lo mismo?
    2- libertad para elegir el colegio al que llevar a tus hijos
    3- obligación del Estado de financiar cualquier opción
    4- mecanismos para que el Estado financie la educación (cheque escolar igual para todos, becas para los más desfavorecidos, construcción de una red educativa propia de acceso según necesidad….)

    Te daré mi opinión sobre cada uno de los puntos:

    1- no creo que haya demasiadas diferencias, aunque el tema “diferenciado” me parece algo “peligroso” en este sentido: hemos decidido separar por sexos (es un criterio) pero podríamos separar por otros criterios, por ejemplo por coeficiente intelectual, por altura, por etnia o nacionalidad… en Alabama en un pais democrático no hace mucho se separaba a los negros de los blancos en las escuelas y seguro que tenían argumentos para hacerlo. Me parece más aceptable segregar por clases (o a lo mejor para determinadas asignaturas ¿?) que crear colegios solo para chicos o solo para chicas.

    2- estoy a favor de la libertad de llevar a tus hijos al colegio que quieras aunque reconozco que puede afectar a largo plazo a la igualdad de oportunidades (ver texto más abajo)

    3- puesto que los recursos del Estado son limitados no creo que el Estado esté obligado a financiar cualquier opción, es decir, hay ciertas cosas que el individuo debe poder elegir pero financiándoselas él. En mi campo, la sanidad, por ejemplo no creo que el Estado deba financiar nunca cirugía estética o fecundación invitro. Otra cosa es el debate de si los colegios “solo de niños o niñas” deban ser financiados o no. Yo creo que sí.

    4- estoy en contra del cheque escolar porque en realidad no aumenta la libertad de elección a todo el mundo, sino que en mi opinión lo que hace es financiar la libertad de elección de las familias con más dinero, pero no da ninguna libertad extra a las familias sin dinero. Es decir, pongamos un colegio público que cuesta 1000€ al año, y uno privado que cuesta 2000€ y 4 familias, una rica (que tiene 2000€ para gastar en colegios) una de clase media (que tiene 1000€ para gastarse en colegios) y dos pobres (que tienen 100€ para gastar en colegios). El estado tiene 4000€. Con el cheque escolar se dan 1000€ a cada familia, los dos pobres solo podrían ir al colegio público, el cheque escolar solo beneficiaría a la familia rica que pagaría 1000€ del cheque + 1000€ de su dinero y tendría 1000€ extra para gastarse en otra cosa. La familia de clase media podría abandonar el colegio publico y elegir el privado pagando sus 1000€ más los del cheque escolar.

    Visto de esta manera el cheque escolar beneficia:
    – a la familia rica que tiene 1000€ extras.
    – a la familia de clase media que puede llevar al niño al colegio privado (aumenta su “libertad”)
    – al colegio privado

    Además perjudica a las familias pobres pues el niño de clase media deja de ir a ese colegio lo que tiene dos efectos:
    – la escuela pública, que en un modelo sin cheque recibe 4000€ de financiación pasa a recibir solo 2000€.
    – los niños de familias pobres dejan de relacionarse en el colegio con niños de clase media (lo cual tiene sus implicaciones)

    Una interesante lectura al respecto la encontramos en http://www.revistaeducacion.mec.es/re344/re344_03.pdf de donde extraigo estos textos:

    El hecho de que la libre elección parte de supuestos equivocados es algo que se considera ya bastante demostrado. Lo es en el caso de la previsión del comportamiento de las familias en el mercado educativo, cuyos mecanismos, como en todo mercado, no son puros.Se da por sentado que el consumidor sabe elegir,cuando es un hecho que no todos tienen la misma formación,ni la información,las estrategias o las oportunidades para hacerlo, como han demostrado, entre otros,Gewirtz, Ball y Bowe (1995, p. 22) al detectar en su estudio sobre Inglaterra distintos tipos de padres electores (privilegiados, semicualificados y descontentos),cuyo conocimiento de las ventajas de la elección y sus mecanismos guarda relación con su posición socio-cultural. Es más, hay dudas fundadas acerca de si los padres eligen basándose en criterios de eficacia escolar y de si eso les convierte en choosers, electores activos y movibles en el mercado (Duru-Bellat, 2004, p. 45). Pero, además, tampoco se ha demostrado la relación entre calidad y libertad de elección,entre autonomía y eficacia. El examen de la literatura sobre la elección escolar concluye que la suposición de que la elección de centro mejora automáticamente la calidad escolar es muydudosa, y que los beneficios que, en algunas ocasiones, se han producido «ni son tan automáticos como se desean,ni en realidad responden a la misma intención política de promover la liberalización del sistema educativo» (Rambla,2003,p.87).Las familias no eligen centro en función de su eficacia, sino de los principios fundamentales de la sociedad y de que prevalezca en él un particular clima moral o social (OCDE-CERI, 1994, p. 42), y más que la innovación y la eficacia pedagógica –afirma Duru-Bellat (2004, p. 55)–, lo que atrae a los padres son «los valores de convivencia».

    Por otra parte, el análisis de las experiencias anglosajonas realizado en l’Institut de
    Recherche sur l’Économie de l’Éducation (IREDU) ha invalidado la relación neta entre
    autonomía y eficacia: «El discurso “liberal” de los años ochenta, estipulando que, liberados
    de su sujeción burocrática, los actores iban a desplegar una creatividad y una efectividad
    insospechadas está invalidado» (Meuret, Broccolichi y Duru-Bellat, 2001, p. 164).
    También se ha comprobado errónea la suposición de que los centros que no satisfagan
    las expectativas de los consumidores cerrarán sus puertas: siguen abiertos, pero acogen
    a quienes son rechazados por las escuelas más selectivas (Duru-Bellat, 2004, p. 45). De
    este modo, se confirma otro dato, que la desectorialización como exigencia para acabar
    con la «clientela cautiva» está provocando una mayor polarización entre los centros más
    solicitados y los centros rechazados. En Francia, caso paradigmático en lo referente a
    esta situación, se observa que «el resultado global de la ampliación de la elección ha
    consistido en acentuar las diferencias entre collèges4 que se dirigen a distintas poblaciones
    »: por un lado, los que preparan a una élite para ingresar en los Liceos orientados
    al éxito intelectual y,por otro,los de los barrios pobres,que se dedican a enseñar a niños
    con dificultades (OCDE-CERI,1994,p. 158). Sin duda,hay padres que disponen de estrategias
    para hacer una buena elección, y otros que carecen de ellas.

    Lo anterior no es más que un argumentario contra la libertad de elección como
    corrosivo para la igualdad. Está suficientemente documentado que favorece el rendimiento
    de los hijos de las familias acomodadas, bien pertrechadas de los medios –económicos,
    sociales y culturales– necesarios para poder hacer una buena elección y
    hacerse elegir por los centros más prestigiosos, propiciando con ello la extensión de
    un sistema basado en la diferenciación y la exclusión, legítimo, pero que, en opinión
    de Christian Laval (2004, pp. 243-244) actúa como un «mecanismo suplementario de
    reproducción de las clases especialmente temible».

    La segregación social es una de sus consecuencias mejor estudiadas. La auspician
    tanto los comportamientos clientelistas de los propios centros, como los individualistas
    de los padres, aunque ambos están estrechamente relacionadas. Se reconoce que
    en el mercado educativo no sólo elige el consumidor, sino también el proveedor, el
    centro solicitado. Pero la lógica de mercado mira los resultados a corto plazo, y, en
    educación, la dificultad para conseguirlos se mitiga rechazando a los que son incapaces
    de lograrlos en el menor tiempo posible (alumnos con dificultades) y a quienes
    pueden disuadir a electores cuyas cualidades potenciales podrían mejorar su imagen.
    Los centros practican el cream skimming seleccionando a los escolares no sólo por
    sus aptitudes, sino también por su condición social e, incluso, étnica. En Inglaterra,
    donde «el dinero sigue al alumno» y la asignación de fondos depende directamente
    del número de inscritos, «para atraer a las “buenas familias” las escuelas recurren cada
    vez más a medidas represivas expeditivas contra los alumnos perturbadores, e incluso
    flojos, cuya exclusión inmediata se decide por motivos que no son de extrema gravedad
    ». En Francia –de acuedo con la información que proporciona Laval (2004, p.
    241)– «se amontonan las pruebas de comportamientos clientelistas y particularistas
    por parte de centros que rechazan las malas secciones». No es necesario abundar en
    esto. Los padres potencian este efecto segregador, unas veces porque buscando el
    bienestar de sus hijos eligen centros en los que encuentren compañeros de su mismo
    origen social y étnico –un criterio que propicia concentraciones escolares homogéneas
    en algunas zonas–, pero otras la elección de los padres persigue bien el éxito escolar –y
    optan por centros selectivos–, bien la homogeneidad social y étnica –e inscriben a sus
    hijos en centros a los que acuden otros de su misma clase social o de su misma étnia. La
    «fuga de los blancos» de las escuelas frecuentadas por alumnos turcos, marroquíes y de
    origen extranjero, es una tendencia observada con frecuencia incluso en países de larga
    tradición en la elección escolar como Holanda. Pero no sólo en ellos, ya que los autores
    de un estudio sobre las reformas educativas en Nueva Zelanda, que en la década de los
    noventa aplicó la máxima libertad de elección, ponen de manifiesto la desigualdad que
    trajo consigo: «En el nuevo mercado de la educación, las escuelas con alumnos mayoritariamente
    blancos casi no daban abasto, mientras que la matrícula de las demás disminuía,
    pues no podían atraer a los profesores mejor calificados ni a los alumnos más motivados.
    Además,el costo del transporte escolar perjudicó a las minorías» (Fiske y Ladd,2000,
    p. 34).
    La concentración de inmigrantes y de alumnos con necesidades escolares específicas
    en «centros patera» o en «centros gueto» es, o puede ser, una consecuencia indeseada.
    Fiske y Ladd (2000, p. 34) consideran que «lo más probable es que la libre elección de
    los padres acentúe las disparidades en todas partes», porque «en todo medio en que
    impere la competencia unos tendrán éxito y otros fracasarán. Es la ley del mercado».Y
    este es uno de los corrosivos más perjudiciales para la integración y la cohesión social.

    La libertad de elección escolar no puede descartarse de plano.Aunque las investigaciones
    no han mostrado una presión masiva de los usuarios para conseguir una
    mayor capacidad electiva (Meuret, Broccolichi y Duru-Bellat, 2001, pp. 273-274), existe
    un consenso básico sobre esa libertad, reconocido y amparado al máximo nivel
    legal. Esto, junto con su capacidad para generar desigualdades, requiere un pacto procedimental
    y político que respetando la libertad, proteja la igualdad, ya que ésta constituye
    una exigencia básica de la democracia.
    Por eso, a la hora de lograr un pacto sobre la libre elección, debería tomarse como
    punto de partida el coste que supondría para el bienestar social. Las políticas de elección
    no deberían favorecer el beneficio privado a costa del colectivo, sino armonizar
    los derechos de los padres y las obligaciones de la Administración de promover la
    mejor educación para todos.
    Es mejor buscar la eficacia de todas las escuelas y hacerlas
    aceptables a las familias, que incitarlas a elegir, ya que no sólo es menos costoso,
    sino que preserva los fines sociales de la educación.

    • septiembre 1, 2012 en 6:00 pm

      Gracias Akismet… por tu comentario que pone otro contrapunto al mensaje de esta semana.

      Dices: “Creo que mezclas en el mismo post temas distintos lo que hace difícil llegar a conclusiones”

      El post es de una claridad meridiana que no deja lugar a dudas sobre las conclusiones. Sacar conclusiones se hace difícil cuando lo que se pretende es demostrar que un tipo de educación debe ser financiada y la otra no. Lo único que yo he pretendido abordar es lo que tú colocas como punto 2: “libertad para elegir el colegio al que llevar a tus hijos” En ningún momento he defendido la superioridad de un tipo de educación sobre la otra.

      No hay que ir a la Alabama de los años 50 para ver ejemplos de separación. En las últimas olimpiadas de este verano, en las competiciones participaban o solo varones o solo mujeres. No hubo ninguna prueba ni ningún equipo que fuera mixto. Sé que este último razonamiento mío es demagógico, pero al menos lo reconozco.

      Tú hablas de educación “segregada/diferenciada”. Me parece que el término “segregada” es desafortunado, porque indica lo que no es. Los que sabemos de toma de decisiones sabemos que el modo de nombrar ciertas realidades afecta a la percepción que de ellas se tiene, por lo que es muy habitual llamar de una manera negativa a una alternativa que a uno no le gusta.

      Julio, ¡¡¡Viva la libertad!!!
      Por cierto, los comentarios breves hacen más agil su lectura.
      Muchas gracias por enriquecer el blog tratando el tema desde un ángulo distinto.
      Saludos,
      Miguel Angel

      • drbonis
        septiembre 1, 2012 en 11:20 pm

        Miguel Angel,

        Totalmente de acuerdo en que el lenguaje se puede utilizar para generar prejuicios… por eso ponía junto lo de “segregada/diferenciada”. Si se separa a las personas por etnias (blancos y negros) tendemos a hablar de segregacion racial, pero si se separa por sexos se habla de “diferenciación”. La pregunta es qué categorías de separacion se consideran socialmente aceptables. En la India por ejemplo la
        separacion por castas era algo culturalmente aceptado.
        En cuanto al ejemplo “demagógico-olímpico” podríamos separar en las olimpiadas a los negros de los blancos con los mismos argumentos que se usan para separar a hombres y mujeres: porque sus capacidades físicas son diferentes y no compiten en igualdad de condiciones. Por eso en la final de los 100mts verás que la mayoría son negros y en natación que son blancos. A lo mejor los negros merecerían una final de natación propia (y los blancos una de 100mts), igual que la tienen las mujeres o los invidentes. ¿por qué no la tienen?… yo creo que no es por falta de posibles argumentos justificadores sino porque socialmente se considera inaceptable ese tipo de diferenciación.
        Un ejemplo “demagogico” que podría apoyar la escuela separada por sexos es que los baños y vestuarios se suelen separar en baños para hombres y para mujeres y nadie habla de ello como una “segregación sexista”.
        Al final puede ser que haya quien considere socialmente inaceptable la separacion por sexos en la escuela, y se trataría de un problema cultural,pero estoy contigo en una cosa: si se considera inaceptable entonces debería prohibirse, y si no se prohibe (es decir se considera una opcion socialmente aceptable) no entiendo que se le niegue financiación publica por ese motivo.

        • septiembre 3, 2012 en 6:15 pm

          Doctor Bonis, ahora llegamos al núcleo de nuestra discrepancia. La casuística es interminable, pero lo común que tiene la divergencia entre tu punto de vista y el mío es que tú consideras como válido lo socialmente aceptable, y yo pienso que eso no es criterio de validez. Según eso, si hace un siglo la esclavitud estaba socialmente aceptada era buena la esclavitud, Ahora como no está aceptada es mala.
          Esto me parece problemático porque deja la validez de las cosas a merced del relativismo de cada momento.
          Yo creo que no, que los socialmente aceptable no es criterio de validez. Eso es relativismo.
          Vamos afilando la discusión y concretamos los puntos de divergencia. Gracias por hacerme pensar y mejorar mis argumentos.
          No pretendo convencer a nadie sino dar mi visión.
          Gracias Doctor.
          Miguel Angel

          • Anónimo
            septiembre 5, 2012 en 10:14 am

            Miguel Angel,

            No me he explicado bien. No creo que todo lo que sea socialmente aceptado (en un contexto histórico-cultural determinado) sea moralmente aceptable o bueno.

            En ese sentido creo que estamos de acuerdo, lo “bueno” o lo “malo” no es equivalente a “lo socialmente aceptado”.

            ¡El problema es qué es “bueno” y qué es “malo”!. Porque uno siempre está influido por su propia cultura, que le influye al decir si algo es bueno o malo.

            El relativismo cultural de los antropólogos no es tanto aceptar como válido cualquier costumbre o valor cultural, sino ser conscientes de que siempre que analizamos otra cultura lo hacemos condicionados desde nuestra propia cultura.

            Mi reflexión es la siguiente: se puede separar a las personas en categorías utilizando muchos criterios (hombres-mujeres, negros-blancos, heterosexuales-homosexuales). Que esa separación sea aceptada por una cultura es independiente de que la separación sea buena o mala (universalmente hablando).

            Es decir, siguiendo tu ejemplo, en las olimpiadas se separa a mujeres y hombres, y a paralímpicos de olímipicos. La justificación es “para que compitan en igualdad de condiciones”. Sin embargo esa justificación podría aplicarse también para separar negros y blancos (en natación o velocidad). ¿Por qué no se hace?. Porque culturalmente es inaceptable separar a negros de blancos (se habla de “segregación racial” como bien dices, pero no de “segregación sexual”).

            Traslademos esto a las escuelas.

            En las escuelas podemos separar a hombres de mujeres. O a superdotados de “niños con autismo o con necesidades especiales”. La justificación es “sus necesidades son distintas, de modo que separarlos les beneficia”. Sin embargo esa justificación podría aplicarse para separar en las escuelas a negros de blancos (se hacía en Sudáfrica usando ese argumento), o a españoles de inmigrantes magrebíes. ¿Por qué no se hace?. Porque culturalmente es inaceptable separar a negros de blancos o a españoles de niños marroquíes.

            No me cabe duda de que separar a negros de blancos no es bueno (aunque fuese socialmente aceptable). Mi duda (no resuelta) es ¿separar a mujeres de hombres es bueno o simplemente es aceptable en nuestra cultura?. El argumento de “sus necesidades son distintas” no me vale, porque podría aplicarse para separar a negros de blancos en sudáfrica.

            Entonces ¿qué criterio utilizamos para saber si separar a las personas por una característica X es algo bueno o no (independientemente de que sea culturalmente aceptable o no)?

            Yo no tengo la respuesta, pero creo que esa es la pregunta.

            • septiembre 5, 2012 en 11:02 am

              Julio, en la duda yo abogo por a libertad.
              Gracias y saludos,
              Miguel Angel

  19. Emilio Linares
    agosto 31, 2012 en 11:21 pm

    Nuestros hijos estudian en el colegio en el que trabaja Pedro Rayón, pero a nuestra hija la teníamos que llevar a un público mixto. Dado que nos parecía injusto no darle las mismas oportunidades, solicitamos un colegio de niñas con idéntico modelo al de los niños. Gracias a Dios y a la valentía de los responsables del centro hoy es una realidad y el triunfo de la igualdad.
    Ayer comenté que la inmoralidad del planeamiento consiste en solicitar la no financiación, pero si es un modelo sexista y discriminatorio lo normal y legal sería prohibirlo. Esto demuestra que les importan poco o nada los alumnos de esos centros. Es el afán de destruir aquello que no pueden manipular
    Gracias a todos los que defendéis nuestro derecho a elegir.

    • septiembre 1, 2012 en 6:04 pm

      Emilio, es un afan de modelar la sociedad según la ideología que se defiende. Viva la libertad. Caben públicos y privados, mixtos y de diferenciada. Que cada familia tenga la opción de elegir en igualdad de condiciones.
      Gracias
      Miguel Angel

  20. Baltasar Boix (PDD 2002)
    septiembre 2, 2012 en 8:59 am

    Creo que no es un problemas de libertad. No se prohíbe la enseñanza separada/segregada por sexo. Simplemente no se subvenciona con dinero público.
    Entiendo que en este caso no se genere gran repulsa. Hace 40 años, cuando yo estaba en el colegio, eran minoritarios lo colegios mixtos. Que ahora sea al revés es un avance en la igualdad de oportunidades entre sexos.
    Debemos plantearnos si tendríamos dudas en dar una subvención en caso de:
    a) Colegio de orientación islámica sólo mujeres con burka.
    b) Colegio que sólo acepte a los hijos de licenciados universitarios con cociente intelectual por encima de 100.

    Sin acritud, por aquello del sano debate.

    Muchas gracias Miguel Angel por un foro muy interesante en el que generalmente me identifico con tu visión humanista.

    Balti

    • septiembre 3, 2012 en 6:17 pm

      Baltasar, bienvenida tu aportación. Yo creo que si que es un problema de libertad o no. Tan legítima es la educación mixta como diferenciada. Respecto a la expresión “segregada” mira mi comentario a Akismet.
      Saludos,
      Miguel Angel

  21. septiembre 2, 2012 en 5:44 pm

    Pido disculpas por mi pasión por la cultura escandinava:

    En las familias suecas está muy arraigada la convicción del derecho de los padres a decidir a qué escuela van a enviar a sus hijos.

    El cheque escolar se introdujo en 1992, siendo uno de los pilares de su programa universal de elección de escuela.

    Actualmente existe total consenso sobre el cheque escolar (izquierdas – derechas), siguiendo la tradición de justicia social y equidad con independencia del estatus económico.

    Al haberse fomentado la competencia y la innovación, la escuela pública es de alta calidad en metodología, gestión eficiente, resultados académicos, etc. según confirman auditorías internas y externas.

    • septiembre 3, 2012 en 6:20 pm

      Sí Domingo, parece que en otros países cada vez se está más a favor de los dos tipos de educación. El comentario de Diego, más arriba, al final, aporta datos que van en esa línea.
      Si te parece, como el link que nos has puesto en tu comentario da error ,lo retiro para que el blog quede más limpio.
      gracias y saludos,
      Miguel Angel

  22. septiembre 3, 2012 en 2:44 pm

    Inicialmente comparto el argumento de que si se financia una opción, se financian todas, pero tras pensarlo un rato llego a la conclusión de que estoy en desacuerdo (y mis 4 hijos van a colegios de educación diferenciada, religioso y no subvencionado), ya que entonces sería infinito el número de combinaciones posibles de tipos de educación.

    Lo que creo está detrás de todo esto es un criterio mas emocional o de creencias que empírico o incluso intereses económicos, sobre que tipo de educación es mejor, pero si el estado ha optado por un modelo de escuela pública este es el que debería ser sufragado por todos, y si alguien quiere algo diferente pues que se lo pague (como hago yo en mi caso).

    Creo que el trasfondo del debate no es la libertad, el trasfondo es mas un tema económico en el sentido de ¿porque la mayoría debe subsidiar las opciones de la minoría? ¿porque subvencionar a negocios privados?. La educación no debe ser un negocio, y creo que este debate tiene mucha relación con este aspecto.

    • septiembre 3, 2012 en 6:25 pm

      Pedro, tus argumentos lo que dicenes que no se debe financiar la escuela privada, independientemente de que sea mixta o diferenciada. Solo la pública. Es una opinión muy respetable y que generaría también debate. En cualquier caso si esto fuera así para preservar la libertad de elección, debería haber escueral públicas mixtas y de educación diferenciada.
      El cheque escolar resuelve el problema que planteas.
      Respecto de si la mayoría debe financiar a la minoría, creo que no es eso lo que pasa. Si la minoría también pagan impuestos ¿porque con esos impuestos no se van a financiar sus opciones? ¿porque las minoría van a financiar a la mayoría?
      Por otro lado, cuando hablas de minoría no tiene porqué ser esta la educación diferenciada. Si actualmente es minoría seguramente es porque la oferta es pequeña. Si hubiera más colegios con educación diferenciada, posiblemente muchas familias acudirían. De todas maneras independientemente que sea minoría o no, es una opción legítima y por tanto debe ser tratada como todas las demás.
      Muchas gracias y bienvenida tu aportación.
      Miguel Angel

    • Pedro Rayón PDG 2003
      septiembre 4, 2012 en 9:10 am

      Estimado Pedro, coincido contigo en que hay unas implicaciones económicas en lo que se refiere al modelo educativo como en toda actividad humana.
      Pero me parece que son los ciudadanos los que tienen el derecho a elegir la educación de sus hijos y no solo los que tienen un alto nivel económico como da la impresión que propones.
      Y volvemos a la cuestión económica.
      El panorama se aclararía mucho si los ciudadanos tuvieran más capacidad de decisión, si hubiera cheque escolar.
      Saludos
      Pedro

  23. Roger
    septiembre 3, 2012 en 4:40 pm

    Acabo de volver de vacaciones. Este fantástico post me ha hecho reflexionar. Este es sólo un ejemplo de la tremendísimo relativismo que vivimos y estamos sumergidos en nuestros tiempos.
    Por desgracia muchas muchas personas confunden el interés general con el bien común. Me explico, el interés general comprende la suma de intereses individuales, y en el sistema democrático actual se legisla conforme a una suma de intereses, en este caso la gran mayoría no le interesan las escuelas con educación diferenciada y por tanto hay que cargárselas, pues molestan porque son diferentes al patrón estándar impuesto por el Estado, por ello sacan a relucir sentencias de tribunales o leyes, como si la verdad se pudiera votar por mayoría, exagerando, si 1 millón de personas, incluyendo jueces, notarios y demás dicen que la nieve es gris, nos lo creemos? Cuando leo esas sentencias, me entristezco. Me temo que están detrás los mismos que exigen en algunos casos más libertades o más derechos para unos colectivos pero a su vez pisan las libertades de los demás. Ésta es la gran paradoja, se olvida pensar y legislar conforme el bien común, que comprende aquel conjunto de condiciones de la vida social con las que puedan los hombres conseguir con más plenitud y facilidad su propia felicidad y la libertad de sus actos, y ojo, no entro en cuestiones trascendentales. ¿Cargarse la libertad de elección de los padres en la elección de su centro escolar es positivo para el bien común? Clara y rotundamente no. Vamos a este paso nos van a decir a qué taller tenemos que llevar el coche…
    Estamos ante es un claro atropello a la libertad.
    Saludos a todos

    • septiembre 3, 2012 en 6:35 pm

      Gracias Roger. la contestación que doy al drbonis, va en la linea de la no validez del relativismo. Lo socialmente aceptable no es criterio de validez. Eso puede ser fuente de tremendas injusticias.
      Se ve que este tema va a dar mucho que hablar. Yo estoy seguro que la libertad se impondrá. Si no mal vamos como país y como cultura.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  24. septiembre 4, 2012 en 11:35 am

    Estimado profesor,

    Muy interesante el post y el debate, en mi opinión es clave:

    -La distinción entre instruir y educar.

    -El colegio debe instruir y los padres educar, con esta base el Estado debe velar por nuestra instrucción y los padres por la educación de sus hijos.

    -El cheque escolar garantiza la igualdad de oportunidades, ya que no da derecho a una cantidad de dinero sino a realizar su instrucción en el centro que elija, favorece la competencia y la mejora del sistema.

    -Se debe defender la libertad con responsabilidad, sin alternativas no existe libertad de elección.

    Dejo un enlace a un post de DSC sobre la diferencia entre instrucción / educación:

    http://idsc.me/2012/06/12/de-que-sirve-la-educacion-ii-educacion-versus-instruir/

    Un saludo.

    • septiembre 5, 2012 en 8:26 am

      Muchas gracias Pablo por introducir esta distinción entre educar e instruir.
      Saludos,
      Miguel Angel

    • Anónimo
      septiembre 5, 2012 en 11:13 am

      Pablo,

      Respecto al tema del cheque escolar dices “garantiza la igualdad de oportunidades”.

      A mí es lo que me genera más dudas, probablemente porque cuando se habla de “cheque escolar” no se explica nunca exactamente como se implementaría en la práctica.

      Pongamos un ejemplo práctico.

      Imagina un colegio de titularidad privada con excelentes instalaciones deportivas (piscina cubierta, campo de fútbol, etc) en un barrio donde la renta per cápita de sus habitantes es alta (pongamos por caso un colegio en La Moraleja).

      Imagina otro colegio con instalaciones peores situado en un barrio donde vive gente con bajo nivel socioeconómico (pongamos Villaverde Bajo o Colonia Marconi).

      ¿El cheque escolar aseguraría que el hijo de una familia de inmigrantes ecuatorianos que vive en Getafe tendría las mismas oportunidades de acudir al colegio de La Moraleja que el hijo de una familia de empresarios que viva en Serrano?

      Al final, ante esa elección las dos familias van a querer ir al colegio bueno, pero no hay sitio para las dos. Entonces ¿qué criterio se va a usar?. ¿Es una cuestión de libertad de elección de los padres? ¿O también es el colegio el que va a tener libertad de elegir a sus alumnos? (este asunto es también clave)

      ¿Se va a poder suplementar el dinero del cheque escolar con dinero extra?… porque si es así, si el colegio de La Moraleja cobra un extra, entonces el criterio de acceso será el dinero del que disponga la familia. Es decir, el cheque escolar en ese caso no aseguraría la igualdad de oportunidades sino que simplemente estaría financiando parte de la matrícula a los que viven en Serrano.

      Mi impresión es que el cheque escolar (al menos lo que yo creo que sería) no asegura la “igualdad de oportunidades”, como mucho financia a las familias con mayor poder adquisitivo dándoles a ellos más libertad de elección, pero no a las familias con menos poder adquisitivo.

      • Emilio Linares
        septiembre 5, 2012 en 12:46 pm

        El cheque sustituye al concierto. En el caso de la pública, cubriría el coste. En la privada las familias pagan la diferencia.
        Si se dejasen de subvencionar partidos, sindicatos y ONG´s, no habría deuda y mejorarían la sanidad, la educación, las infraestructuras, etc…

        • Anónimo
          septiembre 5, 2012 en 3:35 pm

          Emilio,

          Es decir, que el criterio de acceso a colegios privados seguiría siendo la capacidad económica (pues las familias deben añadir un “extra”).

          En ese caso no creo que el cheque escolar asegure “igualdad de oportunidades” ni ofrezca más libertad (no al menos a los niños que nacen en familias pobres).

          Lo veo más como una co-financiación con dinero público a las familias que quieran (y además puedan) llevar a sus hijos a colegios privados.

          En ese caso personalmente no estoy a favor del cheque escolar (dinero público) porque creo que no cumple con el objetivo de “igualdad de oportunidades” en educación.

          Estaría más a favor de lo que sugiere Ariño en el sentido de que existiesen escuelas públicas con educación “diferenciada”, con igualdad de posibilidades de acceso independientemente de la capacidad económica de los padres de esos niños.

          Otra opción que me parecería interesante es que el Estado pagara becas para que los niños de padres que no pueden pagar las matrículas de los colegios privados con educación diferenciada pudiesen acceder a esos colegios.

          Eso sí daría mayor libertad de elección, permitiendo a familias que antes no podían planteárselo enviar a sus hijos a ese tipo de colegios.

          Julio Bonis

          PD: en cuanto al comentario offtopic de “si se dejara de subvencionar”… bueno, eso sería entrar a analizar el origen de la crisis de deuda y creo que no estás apuntando a la causa principal. Las subvenciones incontroladas hay que eliminarlas y empeoran el impacto de la crisis en las administraciones públicas, pero no creo que simplemente eliminándolas solucionemos ningún problema si no se ataca el problema principal, que es mucho más de fondo y tiene mucho más que ver con la ética de nuestra sociedad: http://miguelarino.com/2010/06/23/bill-gates-jack-welch-y-la-maximizacion-de-beneficios/

      • septiembre 5, 2012 en 2:59 pm

        Gracias Emilio y Anónimo. Me gustaría apuntar que tanto públicos como privados pueden ser mixtos y de educación diferenciada. La educación diferenciada no es patrimonio único de la iniciativa privada, Ni lo público tiene que encerrarse exclusivamente en la escuela mixta.
        Saludos,
        Miguel Angel

  25. septiembre 4, 2012 en 10:09 pm

    Gran post ! Que pena se seamos incapaces de simplificar y nos empeñemos en hacer la vida más complicada cada día que pasa. Se subvenciona la educación, sin entrar en tipos, sin entrar en que asignaturas se imparten, si van blancos, negros o amarillos…. Se hace accesible la educación. El acceso a la educación es un derecho fundamental y debe ser accesible para nuestros hijos, sea cual sea el programa, el numero de aulas, el numero de alumnos por aula, y el contenido de ese aula.
    Un saludo

    • septiembre 5, 2012 en 8:28 am

      Claro Sonia, no vale discriminar. Ambos tipos de educación son legítimas. No se puede discriminar la educación diferenciada haciéndola solo accesible a los que puedan pagarla. Eso es elitismo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  26. septiembre 5, 2012 en 11:29 am

    ¡Felicidades Miguel Angel por el post!!! Creo que los padres no podemos cansarnos nunca de defender a gritos un derecho fundamental que nos quieren cortar por lo sano…¡Nuestra libertad de escoger el colegio que queramos para nuestros hijos! ¡Qué importante es que haya diversidad de colegios para poder escoger! Si solo están los mixtos, menudo derecho ¿no? ¡Gracias a todos!

    • septiembre 5, 2012 en 3:01 pm

      Efectivamente Sandra, es una cuestión de libertad y de no discriminar a los que optan pot una u otra posibilidad.
      Saludos y bienvenida tu vuelta al blog,
      Miguel Angel

  27. septiembre 6, 2012 en 10:00 am

    y a mi que lo que me parece tremendamente preocupante de la educación en nuestra querida España es la calidad…

    • septiembre 6, 2012 en 12:55 pm

      Jemi, el tema que tocas sería ocasión de otro profundo debate.
      Gracias,
      Miguel Angel

  28. Alberto
    septiembre 6, 2012 en 11:49 am

    Creo que nos ha costado mucho tiempo (y aun cuesta) llegar a una autentica igualdad entre hombres y mujeres como para que ahora discutamos si debe haber una enseñanza separada por sexos, separación que no tiene ninguna razón de ser, a no ser que se piense que los niños aprenden de una forma y las niñas de otra, lo cual no tiene fundamento.
    Es posible que los actuales problemas de violencia machista vengan de personas que no han sabido ver al otro sexo como un igual, por lo que cualquier separación que pueda ahondar esa distorsion es un futuro problema.
    Si no hay, o no debe haber, diferencias de entre niños y niñas, el separarlos no lo veo como un uso de libertad de elección, si no como discriminación por sexo, y el argumento “ambos recibirían la misma enseñanza, por lo que no es discriminación” no se sostiene, ya que por esa misma razón no deberían separarse.
    Creo que esta intención de separar obedece a razones políticas anticuadas, pero en ningún caso a ofrecer opciones de libertad. Por esa misma razón deberían financiarse con dinero publico centros con orientación a cada una de las religiones presentes en nuestra sociedad, que son muchas.
    En definitiva, nuestra sociedad, y por lo tanto el dinero publico, no debe favorecer posiciones de no igualdad, aunque la enseñanza privada lo haga, lo cual no debe ser un ejemplo a seguir.

    • septiembre 6, 2012 en 12:54 pm

      Alberto, ¡Viva la libertad! Seamos abiertos y no pretendamos universalizar nuestras opiniones. Demos cabida a las opciones de los demás. ¡Viva la libertd!. ¡No discriminemos a los que no piensan como nosotros!
      gracias por darnos tu opinión,
      Miguel Angel

  29. Pedro Penzol
    septiembre 10, 2012 en 9:49 pm

    100% con el cheque escolar

    • septiembre 10, 2012 en 11:31 pm

      Gracias Pedro. Recuerdos a María (Penzol)
      saludos,
      Miguel Angel

  30. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 9, 2012 en 4:52 pm

    Hola a todos.
    He leído atentamente este blog y se me plantean diferentes dudas “existencialistas”.
    La primera, qué es libertad?, porque si es según la definición extensa de la capacidad que tiene cada uno de obrar según su voluntad a lo largo de su vida, sinceramente no es muy acorde con la realidad de la vida. Sobre todo porque en cuanto vivimos en una sociedad, nos tenemos que adaptar, nos guste o no, a cosas que no pueden ir muy acorde con la definición. De hecho, en muchas elecciones que realizamos a lo largo de la vida, estudiamos las consecuencias que nos puede traer por la reacción de los demás. Por lo tanto, la libertad tal y como se conoce más bien la viven los ermitaños (y no me refiero a los cangrejos precisamente).
    Segundo, todas las opciones de forma de estudio tienen sus pros y sus contras. La educación diferenciada está bien porque se consigue que los niños no se despisten demasiado, sobre todo, por influencias hormonales. Por otro, los hombres y mujeres nunca seremos iguales porque normalmente ni en fuerza ni en intelecto existe esa igualdad. por lo tanto, la adaptación es más fácil niños con niños, y niñas con niñas. Pero también la educación mixta tiene su parte buena y mala.
    Particularmente, el sistema de educación que más me gusta es el finés, en el que la escuela y la familia están totalmente integrados en la educación de los niños, por lo que la tasa de de fracaso escolar es nula, los profesores respetados, se da mucha importancia a los idiomas por lo que se les ponen películas subtituladas con lo que aprenden a leer y a pronunciar muy rápido.
    Ahora, libertad de poder elegir el sistema educativo?, dónde?, porque yo quiero ese sistema que está implantado en Filandia y en otro países nórdicos y resulta que no puedo optar por éllo. Incluso en otras ciudades que han conseguido empezar a implantarlo, los padres son duramente criticados; y a mi me parecen que son unos valientes. Si, porque de hecho, desde la antiguedad la familia tenía un papel muy importante, y ahora se encuentra relegado a un quinto puesto por los mismos padres. Es vergonzoso, que como ha dicho otro comentarista de este blog, se dediquen a conectar a los niños a maquinitas. Libertad= adicción?, no se, no me cuadran las cosas; excepto una, que estamos convirtiendo a las nuevas generaciones en inútiles.
    En definitiva, la libertad es muy limitada.
    En cuanto a la violencia machista que se ha dejado entrever que podría ser influenciada por la educación diferenciada, discrepo bastante. Eso tiene que ver sobre todo con la esencia de cada persona. Que influya otros factores, no digo que no. Pero es que nada más nos tenemos que ir al modo que tenemos de educar a nuestros hijos, que tú les enseñas lo mismo a todos ellos y luego cada uno coge lo que le da la gana o nada. O niños que nacen dentro de familias drogadictas, y resulta que ellos no lo serán. Es una elección individual. Me parece demasiado exagerado decir que si llevas a tu hijo a un colegio de educación diferenciada el niño/a será educado dentro de un régimen machista. No pensáis que éso depende de lo que los niños puedan aprender de las personas?. Es justo insultar a un profesorado de ser machista?. Sinceramente, creo que es surrealista pensar así. Es igual que los niños que se dedican a degollar a gatos; tienen que dejar de ir a ese colegio porque como no les dejan llevar animales o diseccionan a ranas ya les enseñan crueldad animal?. Decididamente, no.

    • octubre 17, 2012 en 6:21 pm

      Largo te a salido el comentario apreciada María Elena, pero muy interesante todo lo que comentas. En lo único en que discrepo es en una sutil afirmación: “normalmente ni en fuerza ni en intelecto existe esa igualdad”. En la fuerza no somos iguales hombres y mujeres, pero en intelecto…yo creo que sí.
      Por lo demás coincido plenamente con lo que dices.
      Saludos y gracias Maria Elena,
      Miguel Angel

  31. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 17, 2012 en 6:42 pm

    Bueno, Miguel, científicamente está demostrado que no usamos ambos las mismas partes cerebrales y que los sentimientos que se generan son diferentes, ingredientes básicos para ese intelecto. No digo que los hombres sean más inteligentes que las mujeres o viceversa, solo digo que diferentes, que no es lo mismo. Incluso entre los del mismo sexo.

  32. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 17, 2012 en 8:13 pm

    Aquí pongo un link en el que según unos estudios científicos especifican las diferencias entre los intelectos de los hombres y las mujeres; pero no que unos sean más inteligentes que los otros, sino que cada uno desarrolla una faceta más que el otro. Bueno, si os interesa, lo miráis; para mi es bastante interesante.

    http://www.biotech.bioetica.org/ap23.htm

    Un saludo.

  33. Luis
    noviembre 2, 2012 en 12:47 pm

    Buenos días:

    Mi percepción es que en la combinación de post+comentarios se han mezclado diferentes temas, como comentaba un forero en un extensísimo comentario del que no llegué a leer la mitad pero en lo leído puedo suscribir la mayor parte. Además, entiendo se está abusando del término “libertad” para justificar ambas posturas.

    Mi opinión es que la educación segregada contribuye a perpetuar estereotipos que son perjudiciales para la sociedad.

    Además, que “segregada” es un término correcto, ya que se podría hacer diferenciada, pero en los mismos centros, y el debate no se ha centrado en esta opción, sino en la separación.

    El ministro Wert podría haber planteado estudiar la introducción de medidas para la diferenciación, pero ha preferido plantear la asignación de recursos limitados a opciones en sólo diferencian a través de separación radical. Creo que no ha sido una aproximación correcta.

    Contribuye a radicalizar el debate por todas las partes que en España estos centros son en gran medida de un credo particular (que coincide con el del colegio al que llevo a mis hijos) y de una prelatura concreta dentro de ese credo (por la que tengo un gran respeto, con algunos amigos y familiares en ella, pero la que no comparto muchas cosas, por ejemplo en este ámbito, en el que todos parecen compartir la misma opinión), y que el partido actual en el gobierno muestra en diversos asuntos gran sensibilidad por sus demandas. Alguno de estos centros está pasando dificultades económicas, como muchos otros, así como empresas, instituciones e individuos en estos tiempos, y como consecuencia el debate se enciende aún más. Alguno de estos centros recientemente ha limitado fuertemente y comunicado por escrito los grandes beneficios económicos que se daban a familias en la órbita de esta prelatura.

    Hay estudios que confirman mis percepciones, y otros que confirman lo contrario, es decir, académicos que nos ofrecen estudios para apoyar cualquier opción los hay por doquier, y muchos de ellos son serios, como sabrá todo el que siga este asunto con algún interés. Me ahorro los links, muchos estudios son públicos.

    Yo estoy por la no separación, y en la medida en que puedan existir ámbitos en los que una educación diferenciada sea positiva, abogo porque los recursos públicos se dediquen asegurar que esa educación diferenciada se ofrece en centros mixtos y se restringe a los ámbitos en los que la evidencia sea fuerte, para no perjudicar el bien supremo, que es que no se perpetuen estereotipos perjudiciales.

    Aunque entra dentro de lo secundario en los comentarios expuestos, con todos mis respetos ,creo que no es comparable el problema que se le causa a algunas familias porque no pueden enviar a sus hijos al colegio más próximo (si este es un criterio adecuado para elegir centro no lo voy a comentar aquí, pero entiendo que en ciudades como Madrid y Barcelona sea un criterio de peso) )con el caso que expone el señor Ariño, “algo similar le pasa a mi hermana. Tiene justo al lado de casa un colegio mixto, y resulta que mi hermana quiere educación diferenciada para sus hijos.”. Su hermana elige no ir a un centro determinado, libremente, el forero exponía un caso en el que no le cabe elegir ese centro. Y no puede porque no se ha trabajado en la diferenciación, sino que se ha ido a la misma a través de la segregación. Pero ya digo que esto, en el debate, es secundario, lo que interesa aquí es primordialmente sus efectos.

    Un saludo, y mi agradecimiento al señor Ariño por exponer aquí su opinión y permitir que todo el mundo exponga la suya, caso para el que no cabe hablar de abuso en el uso del término si lo ponemos de ejemplo de libertad.

    • noviembre 4, 2012 en 11:13 am

      Muchas gracias Luis por dar tu visión.
      De todas formas yo aquí no abogo a favor de un tipo de enseñanza ni de otra, sino a favor de que coexistan todas en igualdad de condiciones. Eso es libertad. El optar por ofrecer solo un tipo de educación en perjuicio de otro, es no dar libertad. Por mucho que uno opine que es mejor una que otra, eso es opinión. y puede haber personas que opinen lo contrario, y como no es concluyente que una sea mejor que otra (como bien dices tú mismo) El permitir solo un tipo de educación es no respetar la libertad.
      Pero efectivamente, este blog está para que manifestemos cada uno su opinión (siempre con respeto y buena educación).
      Por otra parte haces afirmaciones muy discutibles sobre una prelatura. Son tus apreciaciones subjetivas.
      Muchas gracias por tu participación,
      Miguel Angel

  34. Anónimo
    enero 26, 2013 en 12:49 am

    Hola a todos! “Viva la libertad”, pero yo me pregunto, ¿Somos totalmente libres cuando expresamos nuestros deseos de una educación diferenciada, por ejemplo, para no echarnos más enemigos? ¿Por qué hemos de reprimir nuestros deseos? ¿Por qué se benefician otros de una ” inversión pública políticamente correcta”, si soy yo el que trabaja y paga impuestos?

    Creo que nos estamos dejando llevar por “lo policialmente correcto” y no analizamos la eficacia y eficiencia de cada una (educación mixta o educación separando sexos). Según estudios y experiencias familiares sabemos que los centros de educación para cada sexo, chicos o chicas, funcionan muy bien pero es pensamos ” eso está anticuado”.

    Yo digo, seamos honestos y dejemos que hablen los demás, pensemos porque dicen cada uno una cosa, reflexionemos… porque seguro que aprendemos.

    Muchas gracias Miguel Ángel por la libertad de expresión en tu Blog.

    Un saludo,

    Pilar

    • enero 26, 2013 en 8:04 pm

      Gracias Pilar. Este tema es suficientemente importante para defenderlo por todos los medios. Ya ves que yo no me corto.
      Saludos,
      Miguel Angel

  35. Javier
    junio 4, 2013 en 10:54 pm

    Yo solo quiero poner un hecho sobre el tapete: que en las familias se ve siempre que el padre educa a los hombres en cuestiones de hombres y la madre a las mujeres.en cosas de mujeres y que esto se da a diferentes edades. Por eso yo escogería la diferenciada.
    Gracias por aceptar mi opinión,
    Javier

    • junio 5, 2013 en 11:05 am

      Gracias Javier por tu comentario y darnos tu opinión.
      Un saludo,
      Miguel Angel

  36. junio 5, 2013 en 9:25 am

    Buenos días Miguel Ángel,

    Primero de todo felicitarte por tu blog y agradecer que compartas tus opiniones con los demás y aportes luz a las cuestiones que tratas.

    Me ha gustado mucho el tema de hoy y estoy de acuerdo en que el cheque escolar podría ser una buena solución a este tipo de cuestiones. Sin embargo tu comentas que podría plantear también otros problemas. Me gustaría saber cuáles serían los inconvenientes de este mecanismo en España.

    Muchas gracias y un saludo,

    Ana Alegret

    • junio 5, 2013 en 11:09 am

      Gracias Ana, la verdad es que el post no es de hoy sino del verano pasado, pero hoy a salido por la web.
      Hay unas dificultades para implantar el cheque escolar y es ¿qué hacer con los colegios e institutos en los que por cualquier razón hay muy poca demanda? ¿Vas a echar a los profesores? un plan habría que tener. No vale decir que espabilen, pues se crearía un problema de muchos profesores que sin ninguna culpa se encontrarían de la noche a la mañana en el paro.
      Principalmente esta es la dificultad. Quizá alguno de ellos incluso sería funcionario. ¿Qué se haría con esos funcionarios cuyos colegios no tuvieran demanda?
      Gracias Ana. Veo que te has apuntado a una sesión que doy el próximo miércoles en Barcelona,
      Un saludo,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        junio 10, 2013 en 10:33 am

        Muchas gracias por tu respuesta Miguel Ángel.
        Sin duda el problema que expones es un inconveniente del cheque escolar y alguna solución habría que darle, al menos al principio. Pienso que con el tiempo la oferta se iría adaptando a la demanda, de manera que se irían creando nuevos colegios de acuerdo a las preferencias de los padres. Sin embargo es un tema complejo que habría que estudiar bien fijándonos en otros países donde ya se aplica y de qué manera.
        Gracias de nuevo y tal y como dices, nos veremos el miércoles en tu sesión!
        Un saludo,
        Ana Alegret

  1. septiembre 4, 2012 en 12:12 pm
  2. septiembre 13, 2012 en 7:00 am
  3. marzo 14, 2013 en 8:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.349 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: