Inicio > Consideraciones prácticas, Estrategia > ¿Crecer o engordar?

¿Crecer o engordar?

crecer o engordarHe leído en los medios la frase “El crecimiento es un mecanismo de supervivencia; si no hay crecimiento, una compañía se muere” atribuida a Amancio Ortega. Tengo mucho respeto por este fundador y presidente de Zara e Inditex y de él y de sus prácticas he aprendido mucho, pero no estoy de acuerdo con esta afirmación.

Sé de muchas empresas que han acabado en quebrando precisamente por problemas de crecimiento. El mismo Felipe González ante unas elecciones generales en España en los años 90 advirtió “Ojo, no vayamos a morir de éxito”.

Con el crecimiento hay que tener mucho cuidado y hay que saber distinguirlo del engorde. A veces sucede que en tiempos de bonanza, una empresa consigue aumentar sus ventas considerablemente, pero los problemas vienen por las dificultades organizativas y de dirección que supone este nuevo volumen de actividad. También pasa que ante la creciente demanda, se hagan grandes inversiones en personas y en activos físicos. Al cabo del tiempo, viene una desaceleración de la economía y la empresa se encuentra sobredimensionada y con unos desorbitados gastos fijos.

Si por una oportunidad que se presenta en el mercado se intenta crecer más de lo que la empresa puede crecer, a corto plazo se consiguen beneficios extras, pero a medio plazo se deteriora la empresa: se disparan los gastos y se deteriora la calidad del  producto. La empresa pierde ante la competencia y suelen surgir problemas financieros y de liquidez. Generalmente la capacidad directiva y organizativa de la empresa no crece a ese mismo ritmo. Problemas. La empresa había engordado.

No es esto lo que le ha sucedido a Amancio Ortega, que ha sabido adaptar su grupo empresarial a la medida que iba creciendo el volumen de negocio.

Os dejo un video donde dos economistas profesores del IESE hablan de la situación económica actual. Antonio Argandoña opina que posiblemente en 2013 se produzca una recuperación económica. Hasta el jueves que viene.

  1. Anónimo
    septiembre 27, 2012 en 8:43 am

    La gente atribuye los viejos dichos a los nuevos modelos que van apareciendo. Al respecto mi padre también dice de siempre otra en esa línea “las empresas nacen, crecen, se diversifican y mueren”.

    No creo que Amancio Ortega haya dicho eso, es un señor que no concede entrevistas y que por lo visto lo que le gusta es estar por los talleres y ver las tiendas. Mi visión de Amancio Ortega / Inditex es que han sabido resolver un gran problema que tenía la industria textil aplicando la lógica y trabajo duro, nadie lo había sabido hacer antes, pero ahora ha marcado un nuevo camino diría que un paradigma en ese sector, ha cambiado las reglas del juego, sin saber una palabra de “management” ni de ninguna de las teorías que se imparten en las escuelas de negocio.

    • septiembre 27, 2012 en 2:50 pm

      Gracias Anónimo. Evidentemente, Amancio Ortega es un gran empresario.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. septiembre 27, 2012 en 11:23 am

    Está claro que quien se adapte a las necesidades del consumidor y soluciones sus necesidades con una relación calidad – precio adecuada triunfará…. Mientras sigamos soñando con tiempos pasados… no avanzaremos. Un saludo

    • septiembre 27, 2012 en 2:52 pm

      Cierto Sonia, esto entronca con el debate de cual es la finalidad de la empresa: generar beneficios u ofrecer un producto que satisfaga una nacesidad real. Mi tesis es que lo lo primero es una consecuencia de lo segundo, pero no puede ser una finalidad en sí mismo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. septiembre 27, 2012 en 12:45 pm

    Sí, señor, así funciona. El problema es que los propios directivos suelen desconocer la dinámica de crecimiento-engorde y actúan expansionándose sin la prudencia (en el sentido griego de sabiduría, no de cautela) debida.

    • septiembre 27, 2012 en 2:53 pm

      Efectivamente Maite. Cuando las cosas van bien es difícil ponerse a pensar en los posibles futuros problemas, y cuando llegan pillan desprevenidos.
      ¿Eres antigua alumna del IESE?
      Saludos.
      Miguel Angel

      • octubre 2, 2012 en 3:54 pm

        No, Miguel Ángel, no me dejaron cursar el programa por “pequeña”, pues apliqué con 26 años. Pero mantengo vinculación con IESE y su programa de continuidad desde hace quince años.

        Saludos, Maite Inglés

  4. Daniel Altimiras i Viladrich
    septiembre 27, 2012 en 1:34 pm

    Más claro no se puede decir… esta claro que los balances demuestran además donde va ese engorde… en muchas ocasiones no nos interesa crecer si sólo se queda en la cuenta de “clientes”, por ejemplo, ¿no?….
    Gracias Miguel Angel por la aportacion de diferentes puntos de vista…

    • septiembre 27, 2012 en 2:55 pm

      De nada Daniel, yo también aprendo mucho estructurando mis ideas y leyendo vuestros comentarios. El engorde es cuando la empresa aumenta de volumnen y no se desarrollan las capacidades para gestionar ese crecimiento. Y la capacidad de desarrollar esas capacidades es el límete máximo al que debe crecer una empresa.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. septiembre 27, 2012 en 8:21 pm

    Un jueves más ¡gracias Miguel Ángel!

    Cada vez creo menos en la economía del crecimiento… me estoy quitando. Es un lujo escuchar a Antonio Argandoña (hasta ahora sólo lo había leído en su blog), y entiendo que según está configurado el mundo si hay crecimiento, habrá más trabajo y menos paro. Pero creo que simplificando mucho lo del crecimiento es como un globo, que se hincha… y al final tiene que haber una guerra para poder destruir un poco todo y poder volver a crecer.

    En lo que cada vez más creo es en mi huerto. Comemos hortalizas que no salen en ningún balance, que no representan un gran gasto y que hacen que seamos un poquito más autónomos. Nada que ver con el crecimiento. Si en lugar de economías de escala buscásemos sistemas más pequeños autogestionados lo mismo sería todo un poco más sostenible… el problema es que no se pagarían tantos impuestos y serían más difíciles de justificar las grandes instituciones tanto públicas como privadas.

    • septiembre 28, 2012 en 9:51 am

      Evidentemente la economía tiene que crecer, pero las empresas han de ser cautelosas y no perseguir cualquier oportunidad de crecimiento que se les pase por delante. Tienen que crecer a un ritmo que sepan gestionar.
      En línea de lo que dices, yo creo que se va más al autoempleo y a ofrecer servicios a las empresas.
      Hace tiempo que no te veía por el blog Luis, Bienvuelto,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: