Inicio > Modos de decidir > ¿Recortes salariales?

¿Recortes salariales?

En mis clases en el IESE muestro a los alumnos una noticia que vi en La Vanguardia y en Expansión el 22 de abril del 2003. Decía el titular  “American Airlines: las azafatas se replantean su acuerdo para rebajar su sueldo” y en el cuerpo de la noticia “… tras conocer los bonus prometidos a los seis altos ejecutivos del grupo al borde de suspensión de pagos…”. Resulta que ante la posibilidad de quiebra la dirección pide a las azafatas el esfuerzo de rebajar su sueldo, mientras que ellos se cubren las espaldas con un bonus. ¿Qué pasó?, pues la noticia de 4 días después, el 26 de abril, fue: “American Airlines: nuevo presidente y nuevo plan”. El presidente tras tamaña genialidad tuvo que dimitir para que se pudieran reanudar las conversaciones. Sí, pero desde entonces las cosas no iban a ser igual en la compañía.

En esa misma línea, hace unos días me contaron que en una pyme decidieron recortar el sueldo de los empleados en no sé qué porcentaje. El director financiero y de administración fue el encargado de comunicarlo. Este director financiero, pensando en cómo comunicarlo planteó a la dirección que cuánto se lo iban a recortar ellos. Comunicar un recorte de sueldos anunciando lo que la dirección se lo iba a recortar hacía más fácil encajar el palo. A tan atrevida pregunta el resto del equipo directivo contestó que la dirección no se lo recortaban nada. Este financiero quedó boquiabierto y sin argumentos para “venderles” el recorte a los empleados.

Cuando me contaban esta historia, algún otro que estaba en la conversación contó que eso era práctica habitual. Yo no sé si es práctica habitual o no. Pero es una muestra de incompetencia directiva. Con qué entusiásmo van a ir a trabajar al día siguiente todos los empleados de esa empresa. A American Airlines una práctica así le costó el puesto a su presidente.

Yo creo que montar una empresa y hacer que las cosas funcionen es algo difícil, por lo que siento respeto por los empresarios y directivos, pero el tratar a las personas con dignidad y respeto me parece que es algo elemental. Eso no debiera ser tan difícil. Con solo mejorar en este campo muchas empresas pasarían a ser excelentes y se haría más feliz la vida a muchas personas. Liderazgo es ir siempre por delante, para lo bueno y para lo malo.   Aprovecharse de lo bueno y descargar sobre los demás lo malo es muy fácil, pero tiene muy poco recorrido.

Reflexionad sobre esto. Es muy fácil y marca una diferencia. Saludos desde Pekin donde estoy dando clase estos días.

  1. Manel Carbonero
    octubre 11, 2012 en 7:45 am

    Es que hay muchos directivos que viven en una nube y se creen por encima del bien y del mal.

    Políticos todos, salvo alguna excepción para confirmar la regla.

    Sillusún!

    • octubre 11, 2012 en 1:03 pm

      Gracias Manel, es bastante común, pero como dice alguno en algún comentario de más abajo, hay excepciones,
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 11, 2012 en 7:46 am

    Hola de nuevo. He leído el comentario y sinceramente es más de lo mismo. Puedo entender que se hagan recortes en una empresa con el fin de poder inyectar efectivo a la misma con el fin de que se pueda mantener, pero es totalmente injusto que mientras a ti te lo recortan, sigas viendo a la cabeza directiva permitiéndose los mismos lujos. Lo mismo que si tu empresa tiene un apuro económico, vende patrimonio personal tuyo antes de recortárselo a los trabajadores. Eso se llama civismo, ética y empatía.
    Como bien dices, Miguel, si los trabajadores ven que sus directivos también hacen sacrificios importantes, todo se vuelve más solidario, además de que la gente trabaja más a gusto para darle un fuerte empujón a la empresa. Pero claro, como siempre se antepone el vil metal antes que a las personas….

    • octubre 11, 2012 en 1:04 pm

      Efectivamente Elena, si el directivo va por delante, todo el mundo está dispuesto a hacer sacrificios. Pero si no,,,
      Gracias y bienvuelta otra vez al blog,
      Miguel Angel

  3. octubre 11, 2012 en 8:27 am

    buenos días Miguel,
    has tocado un punto fundamental que a mi manera de ver se encasilla en una tendencia de más amplia envergadura como es el incremento de las desigualdades.
    Si hay un aprendizaje que podemos extraer de estos ultimos años es exactamente el hecho que una sociedad donde las desigualdades aumentan a un cierto punto deja de funcionar correctamente. Y creo también que las desigualdades no solo crean managers ineficientes, si no que originan también una evidente falta de motivación en todos los miembros de la organizacón misma.
    Disfruta de tu estancia en China!
    Giorgio

    • octubre 11, 2012 en 1:07 pm

      Sí, Giorgio, estás actitudes además quitan compromiso de la gente hacia la empresa.
      La verdad es que en China disfruto mucho dando clase, pero son sesiones maratonianas de 9 horas diarias con descansos por medio, pero agotadoras,
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  4. Santi
    octubre 11, 2012 en 8:31 am

    Buenos días,
    me temos que el problema es que de los empresarios que conozco, de empresas medianas o grandes, la mayoría han perdido la capacidad de PENSAR. Lo pongo en mayúculas por que me refiero a la concepción más amplia de la palabra. Han permitido que la abrumadora realidad les impida analizar las cosas con implicación no solo con capacidad,

    • octubre 11, 2012 en 1:09 pm

      Eso me decía Santi un antiguo alumn de doctorado, que cuando acabó se fue a trabajar a una empresa. Añoraba los tiempos en que estaba por el IESE porque podía pensar. En su cargo directivo estaba todo el día haciendo cosas, me decía, y echaba en falta el poder pensar. Consejo a los directivos: más delegar y más decicar el tiempo a pensar.
      gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. octubre 11, 2012 en 8:33 am

    No hace falta remontarse a 2003 ni irse al otro lado del charco… Parece ser que es algo que pretende hacer Prisa con sus trabajadores en los nuevos recortes que se están planteando.

    En los últimos días se han abierto varios post al respecto. No sólo sobre recortes salariales sino también sobre actitud y ambiente en el trabajo.

    El mejor recurso que tiene una empresas son sus empleados. Pero a la dirección, muchas veces se les olvida, o quieren olvidarlo… La plantilla acaba reduciéndose a números sin saber que los números están sobre el papel y las personas no. Lo que una persona es capaz de hacer si está motivada, si tiene un buen ambiente, si se siente valorado y reconocido superará con crecer los famosos números.

    Son tiempos difíciles, y son difíciles para todos. Y por esta razón, deberíamos todos arrimar el hombro, no solo los de siempre. Es fácil pedir a los demás un esfuerzo, pero también deberían predicar con el ejemplo.

    • octubre 11, 2012 en 1:11 pm

      Muchas gracias Susana. No puedo comentar lo que dices porque desconozco lo que pasa en Prisa, pero lo que comento en el blog es válido aquí y en todas partes.
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. Pablo Oller
    octubre 11, 2012 en 8:40 am

    Puedo constatar de primera mano lo que dices Miguel. hace poco en mi empresa nos hemos visto obligados a reducirnos el salario. Pero TODOS. Los Empleados entre un 5% y un 15% y los ejecutivos y directivos entre un 15% y un 50%. La verdad es que todo ha sido fácil (dado lo complicado que se podía haber puesto) y ahora encaramos la nueva etapa todos con el mismo objetivo que las cosas funcionen para recuperar lo perdido, con lo que los objetivos de todos están totalmente alineados.

    • octubre 11, 2012 en 1:13 pm

      Es una actitud muy eficaz a corto plazo y a largo plazo. La gente se siente valorada si los directivos son los primeros que asumen los sacrificios. Muchas gracias Pablo.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  7. Anónimo
    octubre 11, 2012 en 8:42 am

    Buenos días, Miguel Ángel,
    En nuestra compañía recortamos los sueldos en marzo de 2009. Analizamos con cuidado las cuentas, la estructura salarial, y decidimos que la viabilidad de nuestra empresa recomendaba una disminución de la masa salarial del 15%, excepto en algunos casos de salarios demasiados bajos como para que esto fuese razonable. Adicionalmente eliminamos durante dos años la retribución variable, que en el caso de los directivos era una parte importante de la retribución. En el mío, en concreto, era un 33% del total. Con ello, mi recorte como Director General de Ingeniería fue de casi un 50% respecto de mi expectativa inicial. Fui el encargado de explicar la situación y el recorte a la plantilla de ingeniería, en reuniones sucesivas. Nadie se negó a aceptarlo, y la información fue transparente. A medida que ha pasado el tiempo hemos extendido la retribución variable a la mayor parte de la plantilla, pero nadie ha recuperado el 15%. Mi variable ha sido como máximo del 5%, ya que hemos preferido reinvertir los beneficios que hemos ido teniendo estos años. La situación no es idílica, pero nos ha permitido mantenernos, y seguir luchando por superar esta terrible crisis.
    Un abrazo,
    Domingo

    • octubre 11, 2012 en 1:14 pm

      Domingo, es ejemplar lo que habeis hecho. Los frutos de hacer las cosas así se recogen a muy corto plazo.
      Enhorabuena.
      Miguel Angel

  8. Virginia Vides
    octubre 11, 2012 en 8:46 am

    Estamos viviendo una crisis o muchas crisis juntas y a veces pienso ¿hay crisis en el liderazgo de las empresas también? Actualmente con tantos recortes, despidos, bajadas salariares, gestiones complicadas,… el liderazgo de los directivos es cada vez más complicado encontrarlo. Es fácil encontrar a muchos directivos estrategas y/o ejecutivos que quieren salvar “los muebes” ya! rápido! pero ¿dónde están quedando los valores de las empresas, el dar ejemplo, la buena comunicación interna, el crear unidad empresarial entre la plantilla, el sentimiento de orgullo de trabajar para una empresa…?
    Y aunque salven el “barco” a corto plazo ¿qué va a ser de estas empresas en el futuro? En los consejos, en los comités ejecutivos, entre los altos mandos, se debería hacer un parón y plantearse todo esto pues de lo contrario, todavía les quedan situaciones muy complicadas por delante y con un futuro bastante oscuro…

    • octubre 11, 2012 en 1:17 pm

      Virginia, pues para esto está este blog, para mejorar las prácticas directivas. Si todos los lectores del blog (que ya sois muchos) actuamos coherentemente, y mucha otra más gente hace lo mismo, podemos cambiar la situación. Yo soy optimista al respecto. La falta de respeto hacia las personas es algo que no tiene futuro.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  9. Daniel Altimiras i Viladrich
    octubre 11, 2012 en 9:04 am

    Ni hao!…

    Coincido con los compañeros de comentarios que cuando se da ejemplo, facilita las negociaciones aunque sea de temas claves, como el salarial; aunque desafortunadamente seguimos teniendo algun colectivo que debería pensar más en el bien global, que no únicamente en el individual.

    En nuestra empresa (30 personas), la dirección planteó unas rebajas salariales entre el 3 y el 8% dependiendo del escalado salarial de cada trabajador, pues para sorpresa nuestra encontramos tres frenos:

    1.- Una persona (operario), indica que no, que se apliquen los mismos recortes salariales por igual, aunque corresponda aplicar un 5% lineal.

    2.- Otra persona (operario), solicita baja voluntaria, pero siguiendo indicaciones de sindicato y abogado, solicita rescisión unilateral del contrato por modificaciones sustanciales de las condiciones contractuales, exigiendo una indemnización de 20 dias con un tope de 9 mensualidades.

    3.- Una persona (directivo), no acepta que se apliquen rebajas salariales a los directivos, ya que tienen una responsabilidad y por ello, deben percibir una retribución mayor.

    Como podéis observar, aunque se piense siempre en el bien global, hay quién solo piensa en particular, aunque estas respuestas permitieron ver a la propiedad como era cadacual en una situación “crítica” y tensa, la negociación que llevamos a cabo permitió aplicar las directrices fijadas gracias al ejemplo dado por la misma “propiedad” y dirección.

    Un abrazo y que tengas buen viaje de regreso!

    • octubre 14, 2012 en 1:30 pm

      Ni hao Daniel. Lo que planteas es complejo y muy interesante desde el punto de vista de la dirección. Mi mensaje esra genérico y no específico para una situación concreta. De todas maneras muchas cosas se podrían hacer en una empresa como la que describes. A falta de conocer más detalles, hay una consideración, los cánceres hay que extirparlos por doloroso que sea. Aunque sé que lo que acabo de decir puede ser muy inapropiado e injusto, porque no conozco las circunstancias ni las decisiones anteriores que han llevado a esa situación. Pero si quieres lo hablamos,
      Saludos,
      Miguel Angel

  10. octubre 11, 2012 en 10:46 am

    Me alegra mucho leer este post y todos los comentarios que abogan por “una marcha común” de las organizaciones. Cuando tanto propiedad, como equipo directivo, como cada uno de los trabajadores, se siente parte de un equipo y busca lo mejor para el conjunto , aún cuando el “sacrificio” personal es importante, las probabilidades de pasar el bache son especialmente elevadas (o al menos muy superiores a lo que son cuando no es así).

    Cuando los fuertes vientos o las tormentas son una realidad, desde el capitán hasta el cocinero del barco sacrifica horas de sueño, renuncia a comodidades personales, y hasta arriesga su vida. Con esa actitud el barco se daña, se rompe alguna vela o hasta algún mástil, pero se consigue llegar a una zona más plácida, o aguantar hasta que pasa lo peor. Entonces es momento, como comenta algún compañero, de que lo “bueno” también se distribuya en la medida de lo posible y de las nuevas condiciones.

    Aunque sea en el extremo ejemplar opuesto, tu post sobre Lenovo y el reparto del Bonus del DG lo veo en la misma dirección. Sería lo que comúnmente decimos “en las duras y en las maduras”.

    En mi caso, en una empresa en la que estuve como Dtor.Financiero unos años, y que no pasaba buenos momentos, una de las cosas que si considero ejemplar era la implicación de todo el equipo directivo y a propiedad, siendo, en este orden, los últimos en cobrar las nóminas en los meses de altas dificultades de liquidez. Un retraso de unos días para todos los trabajadores, sabiendo que los responsables de cada departamento cobraríamos posteriormente, y quizá no la totalidad, aún trabajando muchos días hasta entrada la noche, permitió que el comité de empresa siempre buscase lo mejor para poder continuar produciendo, vendiendo y cobrando.

    Gracias de nuevo Miguel Angel por tus post, que transmiten, ante todo, sentido común, que a veces queda en el cajón de muchos despachos.

    • octubre 14, 2012 en 1:25 pm

      Efectivamente Oscar, es lo que en el IESE llamamos unidad de la organización. Si hay unidad se pueden salvar casi todas las crisis. Si la dirección no consigue lograr esta unidad mal se va. Y lograr esta unidad es responsabilidad de la dirección.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. octubre 11, 2012 en 11:01 am

    El hecho de que ellos no se lo bajen pone en cuestión la necesidad de la medida. Pero a mi me parece inmoral, aparte de desacertado como dice el post, si lo puedes hacer por “decreto”.

    • octubre 14, 2012 en 1:22 pm

      Rafael, no se si es inmoral o no. La verdad es que no lo sé. Pero hay cosas a las que no es necesario acudir a argumentos de moralidad, basta con decir que es una insensatez y una tontería. Si además es inmoral, pues entonces todavía más.
      Gracias Rafael,

  12. Ernest
    octubre 11, 2012 en 3:02 pm

    Por mi parte quisiera aportar mi visión optimista sobre el tema, ya que por suerte no todas las empresas actuan igual. En el caso de la empresa en la que trabajo la última revisión de salarios fue:

    – Directivos: – 20%
    – Mandos intermedios: congelación de salario
    – Resto: un pequeño incremento según acuerdo convenio

    Esto se hizo así porque se consideró que las personas con salarios más modestos necesitan estos aumentos, por perqueños que sean. En cambio los que percibimos retribuciones más elevadas tenemos la responsabilidad de asumir también más “sacrificios” en estos momentos dificiles.

    • octubre 14, 2012 en 1:20 pm

      Pues esto es ejemplar Ernest, y mejor nos iría si fuese una práctica más común en las empresas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  13. octubre 11, 2012 en 3:25 pm

    No creo que exista una medida para definir una correcta bajada o aumento de salarios. Personalmente creo que se debe trabajar y valorar los objetivos. Pero adicionalmente, creo que la diferencia maxima de salario base (sin trampas de bonus anuales), es de 10 veces. Por que 10 y no 12?, por que es un número redondo, suficientemente ajustado para evitar que contrates demasiado barato, o pages demasiado alto. Y que todo el mundo tenga que esforzarse por obtener un buen rendimiento y generar pluses.

    Recordando siempre que el salario minimo de la empresa debe ser suficiente para que la persona subsista correctamente. Y no hablo de vida digna ni nada por el estilo por que por un lado esta trillado y por otro no tiene sentido. 500€/mes es mas que suficiente para un estudiante que esta de becario y viviendo en casa de sus padres y no lo es para otro que esta viviendo por su cuenta por que no tiene mas remedio. Por eso lo mejor es hacer microcontrol y tener sentido comun, e inculcarlo en las personas que tienen que tomar decisiones.

    • octubre 14, 2012 en 1:19 pm

      Iker, de acuerdo con que el salario dabe ser suficiente para que una persona y su familia puedan vivir dignamente. Eso ya lo dijo la Iglesia en la encíclica “Rerum Novarum” de León XIII del año 1891. Si hubiésemos hecho caso!!!!.
      De tu primer párrafo no sé qué comentar, ¿Porque 10 y no 5? ¿o 20? Respecto a si existe “una medida para definir una correcta bajada o aumento de salarios” mira mi mensaje de hace un par de años http://miguelarino.com/2010/05/06/lo-que-no-se-puede-medir%E2%80%A6/
      Saludos y gracias Iker,
      Miguel Angel

  14. Yolanda Blasco
    octubre 11, 2012 en 9:08 pm

    Esto me ha hecho recordar algunas decisiones tomadas por directivos de bancos en los orígenes de estas instituciones financieras, cuando no existía el prestamista de última instancia.
    En 1848, cuando el Banco de Barcelona (el primer banco catalán emisor de moneda y entre los primeros bancos emisores de España) padeció un pánico bancario a raíz de los acontecimientos vividos en Francia en febrero (caída de la monarquía de Orleans), sus directivos respondieron con su capital personal para salir del atolladero. Y sobrevivieron y salieron adelante, aunque todavía, 50 años más tarde, recordaban aquella crisis.
    Sería muy interesante mirar los comportamientos económicos que pueden encontrarse en la historia económica. Las escuelas de negocios podrían encontrar en el pasado los efectos que en el largo plazo tienen las diferentes conductas para la supervivencia de las empresas. Probablemente se entendería muy bien que no hacer las cosas bien tiene consecuencias a largo plazo…
    Saludos cordiales.

    • octubre 14, 2012 en 1:12 pm

      Gracias Yolanda, y como profesor permanente de una escuela de negocios, y profesor visitante de varias más, te puedo asegurar que al menos en mis clases se hace mucho énfasis a las consecuencias a largo plazo de las decisiones. El ejemplo que pones, que yo desconocía, es bien paradigmático. Los años actuales van a dejar rastro por mucho tiempo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  15. octubre 12, 2012 en 10:47 am

    Los recortes salariales tendrían que ser el último recurso, no el primero.
    Cuando las cosas empiezan a ir mal lo que hay que hacer es analizar la situación, revisar los gastos y proponer mejoras y esto aplicado a todas las áreas.
    Mostrar las gestiones que se han hecho (transparencia) para que la empresa (todos los empleados) sea consciente de la situación y pueda aportar nuevas ideas para rectificar los errores cometidos.

    Es evidente que la dirección es la que tiene que dar ejemplo al resto de la plantilla.

    Todo esto pasa por un cambio de objetivos personales que suelen ser más materiales que espirituales y esto es a lo que nos esta llevando la sociedad en general a la destrucción de empresas y del planeta.

    Saludos

    • octubre 14, 2012 en 1:09 pm

      Cuando la dirección trata bien a los empleados, estos lo perciben y no es necesario explicar nada. Se ve muy claramente. Y como dices, cuando los objetivos son solo económicos, mal vamos.
      Gracias Josep,
      Miguel Angel

  16. octubre 12, 2012 en 11:26 am

    Gracias a todos por vuestros comentarios, pero las clases en China me dejan agotado. Os contestaré más adelante cuando pueda.
    Saludos,
    MIguel Angel

  17. Anónimo
    octubre 12, 2012 en 7:41 pm

    Qué decir!, conozco a trabajadores a quienes le rebajaron el sueldo y efectivamente el comité de dirección no solo no se lo bajó, sinó incrementó.

    O sea repartieron la rebaja de los trabajadores en su incremento salarial. Lo peor que el director general casado y diciendo que es de la Obra, “liado” con la directora de operaciones……. a quien subió al comité de dirección y el sueldo claro……

    Cuanto fariseo en puestos directivos….

  18. María Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 12, 2012 en 10:07 pm

    Gracias, Miguel.

    Realmente pienso y sigo manteniendo es que las empresas han perdido humanidad. Mientras no se tenga eso, difícilmente equipararán sacrificios. Lo que sí crea esperanzas es ver que algunas empresas intentan mantener una buena empatía entre todo el activo laboral de la misma.

    • octubre 14, 2012 en 1:04 pm

      Sí Elena, hay muchas empresas que tratan a su gente con todo el respeto. ESto es muy propio de los empresarios que han construido su empresa.
      Gracias,
      Miguel Angel

  19. María Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 14, 2012 en 3:55 pm

    Pero por otro lado, también creo que existe otro gran error. Se omite el hecho de que una empresa es una pequeña sociedad, por lo que se tiene que ver el bien de la colectividad y no del individuo; por lo que se tiene que equilibrar todo.
    Y por otra parte, la mayoría quieren mantener el mismo nivel de vida sin adaptarse a la crisis, por lo que pone obstáculos para el equilibrio del conjunto.
    Sacrificios, todos; abusos para los que ya cobran poco, rotundamente no.

    • octubre 15, 2012 en 3:42 pm

      Efectivamente María Elena, hay que saber adaptarse a una nueva situación de austeridad económica, y parece que nadie quiere hacerlo. Y también es cierto que hay que saber compaginar los objetivos personales con los de la empresa.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  20. diciembre 11, 2012 en 12:19 am

    Jaja no me imagine que una cosa como eso pudiera pasar.

  1. enero 17, 2013 en 8:01 am
  2. abril 4, 2013 en 7:02 am
  3. agosto 29, 2013 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.434 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: