Austeridad

Después de la profunda crisis económica cuyo momento más crudo estuvo en torno al año 2009, conforme avanzaba el 2010 se vislumbraba una ligera recuperación. Aunque muy tímidamente se volvió a crecer, siempre dentro de una incertidumbre y desconfianza financiera. Pero el verano del 2011 volvió a marcar un punto de inflexión. Se corregía la tendencia otra vez ala baja. Y llevamos ya otra vez tres trimestres de crecimiento negativo en España. La economía europea tampoco acaba de arrancar y por tanto no sirve de motor de la nuestra.

El gobierno hace lo que puede y recorta gastos por todas partes con mayor o menor acierto. Todo el mundo se queja y sale a la calle a protestar porque a quien más y a quien menos a todos nos afectan los recortes.

Independientemente de las causas que nos han llevado a donde estamos y de las que ya se ha hablado suficientemente hay una realidad a la que hay que acostumbrarse: a vivir con más austeridad. Quizá en la década anterior al 2008 mucha gente se acostumbró a vivir con un elevado nivel de gastos. Habrá que protestar lo que haya que protestar. Habrá que pedir responsabilidades a los que tengan que responder, pero la realidad es que vienen años austeros, y más vale aceptarlo.

Ahora hay que hacer de la necesidad virtud. No queda otro remedio. Pero creo que hay que ser austeros tanto en épocas de crisis como de bonanza. Las personas austeras son más libres. Dependen más de sí mismas y menos de cosas externas. Que no se me malinterprete. No estoy diciendo que esta crisis económica sea buena. Hay que poner todos los medios para salir de ella cuanto antes. Mi maxima solidadridad con todos los que han perdido su empleo y con ese 50% de jóvenes que nunca lo han tenido o están subempleados. Pero que la salida de la crisis sea para llevar una vida digna y no para derrochar.

Al principio de mes publicamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica correspondiente al mes de septiembre. Esta en un nivel de 133 en una escala 0 – 200. Ha subido 4 puntos desde agosto. Gracias a todos por el apoyo que dais a este blog. Seguid difundiéndolo. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video para emprendedores:

  1. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    octubre 18, 2012 en 7:52 am

    El problema de esta sociedad es que somos extremadamente consumistas y caprichosos. No es cuestión de plantearse el “apretarse el cinturón”, a mi modo de ver es más bien cambiar el chip y no centrarnos tanto en lo material. Esto es como todo, hoy hay mucho y mañana nada. Si tenemos una TV de 25″ necesitamos cambiarla por una de 60″ antes que guardarnos el dinero por si vienen vacas flacas o por si nos surge un imprevisto X?. Nuestra vida, en general, la tenemos mal planteada porque no sabemos valorar lo que realmente tiene importancia y nos centramos en lo meramente material. Otro ejemplo, y que no me parece aplicable realmente a la austeridad, ninguno de vosotros heredasteis ropa de algún familiar o amigo?, por qué parece que es tan indigno heredarla?, hay que aparentar que uno tiene una posición social y/o económica mayor de la que es?, es una actitud realmente estúpida, prepotente y caprichosa. Y ésto lo aplico a todo.
    Comparto que haya que hacer recortes con el fin de que salgamos de este bache, lo que no comparto es que se les aplique a unos y a otros no. POr ejemplo, políticos que no se bajan ni el sueldo, ni las dietas; o la Iglesia católica, que ahora es cuando tiene que volcarse en los más necesitados y solo se quejan de que se les va a empezar a cobrar impuestos por sus bienes inmuebles y su patrimonio se verá mermado por éllo. Admiro a las personas, que independientemente de su religión y creencias, apoya a su semejante y le da todo lo que puede, ¡Viva la solidaridad!.
    El caso es que realmente el gran problema de estas sociedades en las que vivimos es que no nos sabemos administrar, y como efecto secundario de esa mal acción desperdiciamos. Se le quiere llamar “recortes” en vez de “administración”?, da igual, llamadlo X, al fin y al cabo el hecho y el resultado es el mismo.

    • octubre 19, 2012 en 7:34 am

      Gracias Elena, comparto totalmente buena parte de lo que dices, salvo lo referente a la Iglesia Católica. La Iglesia y cáritas están durante esta crisis haciendo mucho por los más necesitados. Y si pensamos la labor asistencial que ha hecho siempre… y efectivamente hay mucha gente sin creencias religiosas que se están volcando con acciones de solidaridad, afortunadamente.
      Del resto de lo que hablas comparto totalmente tus ideas.
      Saludos
      Miguel Angel

  2. Anónimo
    octubre 18, 2012 en 9:02 am

    Gracias MA! Realmente la austeridad es importante vivirla siempre. Pienso que no es cuestión de si hay crisis o no. Tenemos que vivir de manera ordenada nos vayan bien o no las cosas. Qué importante es el ejemplo que damos a nuestros hijos en este tema! Seguro que si hiciéramos una lista en casa de las cosas que tenemos y no necesitamos nos quedaríamos sorprendidos! Graciasss!!!

    • octubre 19, 2012 en 7:36 am

      Quiero hacer énfasis en lo que dices del ejemplo a los hijos. Me parece fundamental educar en la austeridad. Si no van a tener muchos problemas en la vida.
      Gracias Anónimo,
      Miguel Angel

  3. Anónimo
    octubre 18, 2012 en 9:07 am

    Comparto con usted que en esta época todos hemos de poner de nuestra parte y aceptar que estamos en unos años duros. Pero imagino que si perteneciera a la parte de la población que menos tiene y que ahora más lo está sufriendo no puedo afirmar rotundamente mi autocontrol en el sentido de ser objetiv
    Una pregunta: canviará la idea de endeudamiento?

    • Anónimo
      octubre 18, 2012 en 4:50 pm

      Por favor, revise su ortografía antes de enviar respuestas. El verbo de su pregunta final rechina

      • Anónimo
        octubre 18, 2012 en 6:13 pm

        Toda la razón. La verdad que debido a manejar el catalán habitualmente, en ciertos momentos si escribo desde el teléfono cometo faltas. No obstante espero que no haya distorsionado el contenido. También me gustaría apuntar que agradecería sugerencias en un tono un poco más amable de aquí en adelante

  4. Anónimo
    octubre 18, 2012 en 9:10 am

    Siguiendo el hilo ( no he podido terminar el comentario ). ¿ Se sabe si hay alguna medida prevista oficial para controlar el endeudamiento tanto oficial como privado para evitar y ayudar a prevenir las ” malas” épocas?

    • octubre 19, 2012 en 7:39 am

      Anónimo, supongo que cambiará la idea de endeudamiento. No sé si se va a aplicar alguna medida, pero yo creo más en el autocontrol.
      Respecto a lo primero que dices creo que la austeridad es una actitud necesaria para todo el mundo si se quiere llevar una vida digna. Si quieres que tu vida no dependa de tí sino de cosas externas a ti, entonces ¡Viva la opulencia!
      Gracias Anónimo,
      Miguel Angel

  5. Roger
    octubre 18, 2012 en 9:23 am

    Cubriendo las necesidades básicas, la economía de la excedencia no tiene sentido –vemos dónde estamos. La sociedad de consumo ha creado necesidades en el hombre que pueden llegar a esclavizarle u obligarle en cierto modo a consumir, un ejemplo simple, cambiarse el móvil cada dos por tres, puedes encontrar mil excusas, que si puntos, ofertas… pero tampoco hace falta ir a la última moda! De niño, mi abuelita con su sabiduría popular me decía, cuando yo pedía juguetes… que no es más feliz quién más tiene sino quién menos necesita.

    • octubre 19, 2012 en 7:40 am

      Buen complemento al mensaje de esta semana Roger. Muchas gracias,
      Miguel Angel

  6. Teresa Artiles
    octubre 18, 2012 en 9:32 am

    Muchas gracias por compartir tus consideraciones, Miguel Ángel.
    La pregunta que me hago…¿no habrá que invitar al consumo a aquellos que tienen la suerte de tener trabajo y una posición estable? Hablo de un consumo responsable, no de despilfarro.

    • octubre 19, 2012 en 7:43 am

      Pues, sí, tienes toda la razón, pero que sea un consumo responsable, y creo que una mayor solidaridad será mejor.
      Planteas Teresa una pregunta profunda cuya contestación requiere una reflexión más calmada. Compatibilizar el necesario crecimiento económico para que se cree empleo con la austeridad.
      Muchas gracias Teresa por plantear este tema tan interesante
      Miguel Angel

  7. Jordi Calbet
    octubre 18, 2012 en 9:59 am

    Miguel Angel, comparto totalmente cn tus consideraciones. Cuando hace ya un puñado de años dejé el hábito e fumar, el argumento que me repetía a mí mismo para conseguirlo era “estás consumiendo salud y dinero sin esperar ningún retorno”. Estoy seguro de aue todos los que hayáis pasado exitosamente por esta experiencia coincideréis conmigo en que vuestra libertad ha aumentado de forma considerable. Creo que vale la pena preguntarnos de vez en cuando qué otros hábitos absurdos, que otras formas de “fumar” podemos abandonar. Ademñás de aumentar nuestra libertad estaremos construyendo un mundo más sostenible, y para ello no es ni mucho menos necesario convertirnos en ascetas, ni de lejos!

    • octubre 19, 2012 en 7:44 am

      Gracias Jordi, hay que hacer resaltar la gran conexión que hay entre la austeridad y la libertad, y en general, la conexi´pn que hay entre las virtudes y el ser libre. Las virtudes son lo que nos permite ser libres.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. met
    octubre 18, 2012 en 11:20 am

    El problema no es lo que ingresamos sino los gastos a que nos comprometemos. Lo más dificil no es recortar en tiempos de crisis pues “no queda otro remedio”. Lo complicado es gestionar con criterio la afluencia de recursos en épocas de euforia y optimismo. Esto vale tanto para las familias como para el Estado y es tarea pendiente de los paises desarrollados.
    Ahora bien, lo que nos toca las narices a las familias españolas es que en plena crisis, y asumiendo la necesidad de recortes, la configuracion y dimensión del Estado, el aparato politico, etc. siga siendo el mismo que en la época en que nos creíamos ricos. Además, estamos hartos de ver para que sirve un Estado sobredimensionado.
    ¿En cuanto reduce la plantilla una empresa privada, cuyos ingresos caen un 50%?
    Es lo que le toca hacer al Gobierno español, también. Si no lo hace, que no me hable a mi de subir primero el IRPF y luego el IVA, que son medidas desincentivadoras de la actividad economica. Y, que no vuelva a contar con mi voto.

    • octubre 19, 2012 en 10:10 am

      Efectivamente Met, dirigir bien implica entre otras cosas en épocas de bonanza prepararse para cunado vengan las dificultades. Pero en épocas de bonanza suele pensarse que siempre van a ir bien las cosas.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  9. Ricard Gómez
    octubre 18, 2012 en 12:59 pm

    “Las personas austeras son más libres”
    Me encanta esta afirmación.
    Durante muchos años he defendido tanto en el plano profesional como en el personal que hay que ajustar el gasto a las necesidades. El problema de fondo es lo que a día de hoy identificamos como “necesidades”.
    Todo nuestro entorno personal y profesional está empeñado en crearnos “necesidades” que a todas luces no lo son.
    ¿Somos capaces de discernir lo que realmente necesitamos de lo que deseamos?

    • octubre 19, 2012 en 10:10 am

      Efectivamente Ricard, nos hemos creado necesidades ficticias y así es difícil ajustar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  10. Pepe
    octubre 18, 2012 en 2:17 pm

    Leo lo que dice Maria Elena, no le quito ni una coma. Lo malo de ello, es que los dirigentes, unos son políticos, y oros lobies de influencia, donde prima es el negocio, y el negocio económico, no la riqueza interior personal. rendimiento, capital, riqueza, ostentación. ¿Cuantas vees se ha dicho que paa reunirte con otros debes ir con buen traje y mejor coche, sin escatimar en alagos, o en presencia? La reducción de estos factores, indica que estás en un nivel inferior, y por tanto poco fiable pues andas en búsqueda de lo anterior. La administración sana y lo sensato se ha dejado enguillir por el y “yo mas”,. Sin embagrgo, los impuestos los suben y los impuestos son para financiarnos a todos, que nadie proteste, y los recibos los incrementan. Unas veces por el canon, y otras veces por sobrecostes en la gestión administrativa, que nadie, y sobre todo las autoridades, ponen coto.

    • octubre 19, 2012 en 10:13 am

      Gracias Pepe, en frecuentes mensajes de este blog hablo de que la finalidad de la empresa es satisfacer una necesidad real y no maximizar los beneficios. Creo que en esto es la causa, o por lo menos ha sido, de gran parte de los problemas actuales,
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. octubre 18, 2012 en 4:20 pm

    Miguel Ángel hay miedo y egoísmo. Todos vemos que no podemos mantener las 17 autonomías, los mismos políticos sólo piensan en ellos mismos y lo demuestran aceptando remuneraciones vitalicias, me parece que son los únicos que las tienen y yo me pregunto ¿por qué? son distintos al resto de los humanos, son conscientes que con este dinero que no se merecen, podrían vivir varias familias españolas!!!!. Coches oficiales, chóferes oficiales, escoltas, etc y a los españoles nos siguen recortando para mantener su estatus. La verdad que me da pena que me gobierne este tipo de gentuza, ah lo más bueno es que los españoles los seguimos votando, somos sádicos, nos gusta pasarlo mal.

    Saldremos de esta crisis.

    Saludos

    • octubre 19, 2012 en 10:14 am

      Alguen tendrá que abordar en algún momento los temas que propones Josep.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  12. octubre 18, 2012 en 10:41 pm

    En general se había olvidado que la Austeridad es un valor.
    Un valor que no tiene nada que ver, por cierto con la mezquindad o el vivir con lo justo y para uno mismo, casi egoístamente.
    Muy al contrario: . La realidad de las comunidades que viven en austeridad aceptada libremente es que son comunidades, paradójicamente muy muy generosas… Y empáticas, y felices.
    ¡Animo a todos, es una de las mejores cosas que nos ha traído esta crisis! Un abrazo, Miguel Ángel. Te agradezco este post. Y se merece mi tweet.

    • octubre 19, 2012 en 10:16 am

      Un honor merecer tu tweet Chus. La austeridad es perfectamente compatible con la generosidad.
      Gracias, saludos y recuerdos a Javier,
      Miguel Angel

  13. Wantes
    octubre 19, 2012 en 11:00 am

    Es curioso como muchos prestigiosos economistas, algunos premios Nobel, acusan a los gobiernos por excederse en aplicar medidas austeras. Austeridad se ha convertido en una palabra maldita… la austeridad es mala porque estrangula el crecimiento, porque recorta derechos, etc. Lo curiosos es que no se ve la austeridad por ninguna parte. Siguen gastando más de lo que ingresan. Eso no es austeridad, es gastar menos. Ser austero es otra cosa, y los políticos ni han empezado a entenderlo.

    • octubre 21, 2012 en 7:23 pm

      Gracias Wantes. Además de austeridad en la administración pública y en los gastos del estado, también tenemos que pensar en la austeridad personal. Este era mi intención en el mensaje. Pero por supuesto se puede extender al ámbito de los gobiernos como propones.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  14. Domingo Suárez Pozo
    octubre 22, 2012 en 6:10 pm

    Estimado Miguel Ángel:

    Una nota tonta de la austeridad que me encanta: ”Austeridad en el USO, pues supone ORDEN”.

    Ejemplos: a) Mis hijos tienen la “PLAYSTATION 3” pero pactamos su uso los fines de semana; el resto de los días para el estudio,…. b) En la oficina gastar los bolígrafos cuidando su uso,…

    Saludos

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.326 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: