Archivo

Archive for 24 febrero 2011

Contra la prepotencia: cercanía

febrero 24, 2011 36 comentarios

Muchas gracias, lectores, por lo mucho que difundísteis por la red el mensaje de la semana pasada sobre los directivos prepotentes. Por los comentarios que hicísteis ya se ve que quien más quien menos ha padecido alguna vez a alguno de ellos. Dado el interés mostrado por el tema, esta semana voy a hablar de la situación contraria: de las carácterísticas de los directivos con los que da gusto trabajar, que por cierto son muchos.

Son directivos que saben que su trabajo consiste fundamentalmente en facilitar la tarea de sus subordinados. Conciben la posición que ocupan, no como un privilegio sino como un servicio. Infunden confianza. No da miedo acudir a ellos porque reaccionan siempre de un modo predictible. Son directivos “cercanos”Son humildes. Se preocupan del crecimiento de su gente. Son de fiar. Cumplen con la palabra dada. No hacen injusticias. Da gusto trabajar con ellos. Y sobre todo, se les echa en falta cuando ya no están.

Este modo de ser no debe confundirse con el directivo “bondadoso” que, queriendo contentar a todo el mundo, acaba siendo injusto con todos. Saben exigir y corregir cuando lo que necesita el subordinado es que se le exija o que se le corrija. Y no les tiembla el pulso cuando hay que despedir al que hay que despedir.

¿Cómo ser un directivo “cercano”?  Pues poniendo en práctica todo lo expuesto en los párrafos anteriores. En definitiva, tratando a las personas como personas. Importándote cada una de ellas. Valorándolas. Juan Pablo II, además de un gran santo que será beatificado el próximo primero de mayo, en cuanto hombre de gobierno es un ejemplo de gobernante “cercano”. Hasta la semana que viene y muchas gracias por el apoyo que estais dando al blog.

Directivos altamente incompetentes

Hoy voy a hablar de uno de los siete hábitos de los directivos altamente incompetentes: la prepotencia. Es propia de algunos directivos que ocupan altos puestos de responsabilidad en sus organizaciones. Piensan que ocupar el puesto que ocupan les otorga el don de la infalibilidad. Esta prepotencia les incapacita para tener en cuenta el punto de vista de los demás. No les hace falta. Ellos lo saben todo. Los demás no tienen nada que aportar.  En ningún momento dudan de que lo que están haciendo es lo correcto.

Esta incapacidad de contemplar otros puntos de vista les hace altamente incompetentes. Su gente pierde el interés en compartir nada con ellos. Es inútil intentar hacerlo. Sé de uno de ellos que incluso tenía la desfachatez de hablar de la soledad del hombre de vértice. Toda su gente le rehuía.

Los principales perjudicados de esa actitud son ellos mismos. Los demás lo sufren solo en la medida que tienen que tratar algún asunto con ellos, y… no hay mal que 100 años dure. Tarde o temprano, por una razón u otra se cambia de jefe. Pero ellos se tienen que soportar a sí mismos continuamente. Su mal les dura toda al vida. Aunque cambien de empresa su prepotencia se va con ellos.

¿Qué hacer cuando se tiene que tratar con una persona así? Pues el único consejo que se me ocurre es hacer el firme proósito de no ser así. Evitar caer en el mismo defecto.

Gracias a todos por la difusión que hicisteis del mensaje de la semana pasada: las conclusiones del debate sobre qué decisiones se debían tomar ante la situación actual.

Plan estratégico España’20

febrero 10, 2011 58 comentarios

A sugerencia de alguno de los lectores propuse a mitad de enero un debate sobre las decisiones que deberían tomarse en España y las medidas que deberían adoptarse para salir de la situación en la que estamos actualmente. Hubo muchas propuestas tanto en comentarios públicos a ese mensaje del blog como en la dirección electrónica que indicamos. Después de leerlas, clasificarlas y resumirlas me propongo en este mensaje exponer brevemente las conclusiones de ese debate.

Yendo de lo más general a lo más particular, se ve la necesidad de establecer un plan estratégico para España a 10 años vista independiente de intereses de partidos políticos. Ver donde queremos estar dentro de 10 años y desarrollar los planes necesarios para llegar allí. He identificado en vuestras propuestas seis líneas de actuación, cada una de ellas con diversos planes más concretos:

  • Mejorar el sector público y el sistema político: se trata de reducir el sector público y exigir integridad y profesionalidad en la gestión publica (12 planes de actuación).
  • Facilitar la innovación y la creación de empresas (8 planes de actuación)
  • Medidas que favorezcan el empleo (4 planes de actuación)
  • Introducir mejoras en la educación (7 planes de actuación)
  • Exigirnos más y dejar de quejarnos: cambiar de actitud y de mentalidad y autoexigencia personal y colectiva (12 planes de actuación).
  • Miscelanea (4 planes de actuación)

Un documento más completo donde se detallan esquemáticamente los 47 planes concretos de actuación podeis descargarlo como texto o como presentación powerpoint.

Aunque el debate no lo damos por cerrado y los planes se pueden seguir proponiendo y discutiendo,  las 47 aportaciones en estas seis líneas de actuación suponen una riquísima plantilla para orientar las decisiones que se deben tomar. El trabajo ha sido vuestro blog-participantes. Yo me he limitado a clasificar y resumir, y mientras lo hacía he quedado admirado de la calidad de la propuesta en su conjunto. Ponerlos en práctica es otro asunto, pero por lo menos ofrecemos una buena guia de actuación.

Sería una pena que todo este trabajo se limitara a un mensaje en el blog y a un documento escrito. ¿Qué podemos hacer para dar salida a todo lo que habeis aportado?  Hasta el jueves que viene y gracias a todos.

Yo también me equivoco

Hoy va de errores que cometemos, como en el mensaje de hace dos semanas. Los desembolsos económicos de muchos proyectos de inversión son muy superiores a los que se estimaron que serían cuando se analizaba la inversión (piensese en la construccion del Eurotunel); muchas fusiones de empresas no generan las sinergias que se suponían iban a generar; muchos planes estratégicos no tienen en cuenta las reacciones de los competidores y luego pasa lo que pasa. Estos tres tipos de situaciones no son más que algunos ejemplos en los que los directivos cometen los mismos errores una y otra vez. ¿como es que sucede esto?.

Las empresas conocen muy bien algunos sesgos (desviaciones sistemáticas del comportamiento racional) de consumidores e inversores. Por eso saben lo bien que funciona el compre ahora y pague después, o que una tarjeta de credito sin costes durante el primer año puede facilmente crear un cliente y mantenerlo durante años.

La pregunta es ¿cómo es que las empresas son conscientes de estos sesgos de los consumidores y los saben emplear en beneficio propio y sin embargo frecuentemente  cometen los mismos errores una y otra vez cuando toman decisiones? La respuesta es sencilla. Los errores en las conducta de los clientes y consumidores son errores que cometen otros y esto es fácil de detectar. En cambio los errores en el proceso de toma de decisiones son errores que cometemos nosotros, y siempre es mucho más difícil de reconocer. Solemos ver la mota en el ojo ajeno, pero no la viga en el nuestro.

Ante una situación, la pregunta de ¿en donde me puedo estar equivocando?, es una pregunta muy saludable que puede hacer que evitemos algunas meteduras de pata.

Hasta la semana que viene. Estoy elaborando el infome con un resumen de todas las propuestas que hicísteis en el debate de hace unas semanas. Pronto os las publico.

A %d blogueros les gusta esto: