¿Cómo va la economía española?

Relacionado

¿Quiénes deben participar en una decisión?

Hace un par de semanas, el gobierno de España...

Innovación

Una de las muchas cosas que se dicen cuando...

Mentiras, mentiras grandes y estadísticas

Cuando yo era estudiante universitario, en la asignatura de...

Complejidad

Se dice que el mundo ahora es más complejo...

Confundir los deseos con la realidad

Hay un error muy común en la toma de...

Share

Pues muestra signos que generan preocupación. Me explicaré. A principios de año el consenso de las previsiones de crecimiento para la economía española que hacían los principales institutos era que se crecería en 2018 entre el 2% y el 2,4%. Mis previsiones eran que creceríamos en torno al 3%. Avanzó el año y esos organismos fueron corrigiendo sus previsiones hacia un crecimiento de entre el 2,7% y el 3%.

Analizando la situación económica este verano, observé una desaceleración en la economía y corregí mis previsiones al 2,6%. Conforme avance el año veremos si esto es puramente coyuntural o nos abocamos a una importante desaceleración (todavía no me atrevo a llamarla ni crisis ni recesión).

Al volver de las vacaciones, los titulares económicos nos anuncian que el empleo en agosto ha sido desastroso. El peor en muchos años. El turismo no ha ido todo lo bien que esperábamos. Muchos turistas que dejaron de ir a Egipto, Turquía y otros destinos similares, han vuelto a esos lugares, restando visitas a España. La relación Cataluña-España no ayuda nada. Para colmo, un titular de los primeros días de septiembre ponía en boca de la nueva ministra de economía que el crecimiento en España era robusto. Sospechoso cuando tienes que aclararlo.

En fin, que hay que estar alerta, aunque el Índice IESE de Incertidumbre Económica está bajo mínimos, lo que significa que no se percibe incertidumbre. De momento yo aviso de lo que se vislumbra.

También es cierto que la economía la mueven las expectativas. Es lo de las profecías autocumplidas. Si se empieza a hablar mucho de las dudas sobre la salud de una economía, la gente se pone alerta y frena la actividad (ya sea inversión, ya sea consumo) y esto hace que al final esa economía acaba sufriendo. Más vale seguir diciendo que la cosa va viento en popa, pero por si acaso, ojo.

El martes 18 de este mes doy una conferencia en el IESE sobre “La Toma de Decisiones: Suerte o Planificación”. El que quiera asistir que se apunte pinchando aquí. Hasta el jueves que viene.

2 COMENTARIOS

  1. Claro!, la economía se mueve por expectativas y, en España, siempre han pretendido manipularlas (brotes verdes de Zapatero, dixit). Hay síntomas claros de ralentización en Europa, y en España, mas. En España, las variaciones trimestrales de PIB, consumo de hogares, exportaciones y afiliación a la seg.social…. dan vértigo. Otra cosa es lo que nos dicen. Pero, claro!, aún y estas premisas, las decisiones son exclusivamente nuestras… y los resultados tambien

    • Gracias Anónimo por tu participación, pero ¿Quien eres?
      Las cosas no son tan sencillas, porque las causas que nos dices están presentes tanto en las desaceleraciones económicas como en las expansiones, así que la desaceleración de la que hablo tiene unas causas más específicas.
      Saludos,
      Miguel Angel

Deja un comentario

Artículo anteriorVolver a sentar la cabeza
Artículo siguienteAprender de los sabios
A %d blogueros les gusta esto: