Inicio > Modos de decidir > Ryanair, lo podían hacer mejor

Ryanair, lo podían hacer mejor

mal tratoLos que me leéis con asiduidad sabéis que soy poco amigo de Ryanair y de su modo de actuar. La semana pasada, invitado por la Sociedad Gallega de Reumatología, asistí a su congreso anual impartiendo una conferencia sobre Toma de Decisiones. La combinación más conveniente para viajar hasta Vigo desde Barcelona requería volar con Ryanair.

Los organizadores del congreso tuvieron la delicadeza de comprarme un billete tipo “priority”. Lo cual me daba derecho a entrar de los primeros y llevar en cabina una pequeña maleta. Lo de la maleta no era necesario pues para pasar una noche suelo llevar un equipaje muy ligero. Sin embargo la posibilidad de tener preferencia a la hora de entrar me resultó atractiva.

Mientras esperábamos a que nos llamaran a embarcar se fueron formando dos colas. Una muy larga y la otra muy corta. Inocente de mi pensé que la cola corta era para los que viajábamos con “priority”. Cuál fue mi sorpresa cuando al incorporarme a la cola me enteré que los de “priority” éramos mayoría, éramos los de la cola larga.

Cuando me tocó mostrar mi billete mostré a la mujer que los controlaba mi sorpresa por que habiendo comprado “priority” había tenido que hacer una gran cola. Me dijo que había 100 con “priority”. Le pregunté que cuantos eran el resto y me dijo que 70.

Si todo el mundo hubiera comprado “priority”, ¿Qué prioridad era esta? Deberían limitar la venta de los pasajes “priority” para que estos tuvieran sentido. Pues no.

Aproveché esta breve conversación para preguntarle si los empleados también estaban hasta el gorro de la compañía al igual que los usuarios. Y me respondió que sí, con cara de pena. Esto me pareció mucho más triste que lo que pudiera ocurrirme a mi. En el fondo yo viajaba en esa compañía porque quería. Demás mi trato con esa compañía se reduce a un viaje cada 3 o 4 años. Sin embargo, para los empleados es una pesadilla diaria de la que la mayoría no pueden escapar si no quieren ir al paro. Espero la semana que viene comentar alguna noticia más positiva.

  1. Lucía
    diciembre 6, 2018 en 9:05 am

    Estoy sin palabras.

  2. pabloroux
    diciembre 6, 2018 en 10:12 am

    La supuesta empleada no está en ny de Ryanair, lo está en la de LESMA, conla que Ryanair contrata el handling de pasajeros en los principales aeropuertos

    • diciembre 7, 2018 en 5:14 pm

      Pablo, no entiendo ¿qué es ny de Ryanair? y ¿qué es LESMA?
      saludos,
      Miguel Angel

  3. arturo Garcia Alonso
    diciembre 6, 2018 en 10:35 am

    Uff. Hay suficientes datos para identificar a la persona que revisó los billetes en ese vuelo mientras hacíais cola.
    Teniendo en cuenta las prácticas de Ryanair (hace poco despidió a unos empleados que se hicieron una foto falta descansando en el suelo de un aeropuerto), es posible que esa persona tenga los días contados en Ryanair si este blog llega a sus oidos.

    • diciembre 7, 2018 en 5:16 pm

      Pues es difícil, porque había varias empleadas comprobando billetes.
      Pero efectivamente deberé ser más prudente,
      Gracias
      Miguel Angel

  4. Jose
    diciembre 6, 2018 en 11:04 am

    Mi experiencia en un viaje a Irlanda con ellos casi acaba en trifulca. La azafata bajó el reposacodos sin avisarme y me pillo el brazo, con un dolor tremendo. Lo que no entiendo es como una compañía así puede subsistir. Solo porque el consumidor ama el low cost a costa de todo??

    • diciembre 7, 2018 en 5:17 pm

      José tampoco tuve yo un buen trato con una de las azafatas, a la que tuve que recordarle que había pagado priority y por tanto tenía derecho a meter la pequña maleta en la cabina.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. José Ignacio Merino
    diciembre 6, 2018 en 8:15 pm

    ¿Cuánto hay de ese low cost real y cuánto psicológico? Me explico, ¿cuántas de esas técnicas de maltrato al cliente no son premeditadas para provocar una reacción en la mente del consumidor? “Si me tratan mal y tengo que pagar suplementos por todo, más barato que esto no puede haber nada”, podría llegar a pensar el consumidor pues dudo mucho que determinadas técnicas que actualmente están usando supongan un ahorro real para la compañía.

    • diciembre 7, 2018 en 5:18 pm

      Podría ser José Ignacio, pero yo más bien creo quese debe a malas prácticas directivas que hacen que tanto los empleados como pasajeros estemos enfadados.
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: