Decepcionante

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Dos profesoras de una de las mejores escuelas de negocios de los Estados Unidos han escrito un libro donde ponen como ejemplo una muy famosa compañía que vende sus productos en el mercado masivo. Esta compañía tuvo durante los años 90 una importante crisis porque se le acusó de utilizar niños en un país del sudeste asiático para confeccionar los productos que la empresa vendía en todo el mundo.

Fruto de esta crisis de imagen la compañía se encontró con el dilema de seguir empleando esos baratos trabajadores como hacían muchos competidores o pagar unos salarios más altos a sus fabricantes, en ese mismo país o en otros países similares. Decidieron esta última opción y empezaron a fabricar siguiendo unos principios morales más razonables.

En el libro escrito por estas dos profesoras indican que la decisión fue muy acertada. La razón que dan es que cuando en el año 2013 se vino abajo en Bangladesh un edificio donde murieron más de mil empleados que trabajaban en condiciones infrahumanas, el mundo se echó encima de muchas multinacionales que encargaban la fabricación a empresas cuyas prácticas eran muy indignas. Sin embargo, esta empresa de la que hablaban salió bien parada.

Lo decepcionante es que estas dos profesoras indicaran que la decisión fue buena porque libró a esta empresa de ser acusada nuevamente de imponer esas condiciones laborales. La decisión inicial fue buena porque esta empresa dejó de utilizar prácticas inhumanas, no por conseguir que no la acusaran de malas prácticas.

Nos movemos en un economicismo apestante. Las escuelas de negocios tenemos una gran responsabilidad en mostrar buenas prácticas directivas. Da la impresión que, si no se hubiera derrumbado ese edificio y si no hubieran salido a la luz pública esos modos de subcontratar la fabricación, el hacer trabajar a la gente en esas indignantes condiciones hubiera estado justificado. Puro economicismo. Feliz semana santa.

14 COMENTARIOS

  1. Ciertamente profesor parece que la ética está en desuso y que todo vale para tener un cuenta de resultados económica pero la cuenta de resultados humana no se valora. Gracias por sus artículos, un saludo

  2. Profesor comparto totalmente tu enfoque, por desgracia, muchos directivos piensan como las profesoras y otros, aunque no lo digan, actúan así. Pero para eso está el IESE y los que creemos que no todo vale y que por encima están los principios y valores. Muchas gracias por compartir.

  3. La ética empresarial y los valores en las empresas no siempre son analizados y por tanto reconocidos, desde un punto de vista humano. Sin querer juzgar los valores de las profesoras, poco dice en su favor, como educadoras o formadoras, las conclusiones que recogen en su estudio. Es evidente que si quienes tiene en sus manos la educación, a cualquier edad, carecen de criterios fundamentados en el inmenso valor ser humano de por si, dificilmente la sociedad podrá impregnarse de eso que tantos pregonan y por lo que dicen luchar: HUMANIDAD e IGUALDAD.

  4. Muchas gracias profesores Ariño, por tener valores, los valores se tienen porque si, porque se deben tener, no por esquivar sanciones, multas, prestigio social, el cual, sería un falso prestigio social, el quedar bien ante la galería.

  5. Así es Profesor las empresas no
    tienen el más mínimo destello de ética; no está en su lista de pendientes. El trabajador es un número en su nómina.

    Excelente articulo. Soy nuevo suscriptor.

    Saludos desde Puerto Vallarta, Jalisco. México.

  6. Muy, pero que muy acertada propuesta y comentario. La decisión en sí fue muy acertada en su inicio y, de rebote, tuvo un muy buen impacto económico porque las circunstancias así lo propiciaron. Podría haber sido… o no. Supongo que alguien quiso justificar una muy acertada decisión con ese resultado, puesto que quizás en su momento lo cuestionaron mucho porque no se veía el retorno…. económico. Es la dictadura de la rentabilidad económica pero no moral o reputacional. De todos modos, veo que las cosas van cambiando y cada vez se es más sensible al famoso «stakeholder», aunque sea por miedo a la reputación negativa que pueda drenar rentabilidad…..
    En fin, lo correcto es lo correcto y si además repercute en rentabilidad económica, pues miel sobre hojuelas (que además es postre de esta época).

    • Gracias Jesús. Posiblemente la empresa actuó correctamente y por las rezones correctas. Pero la justificación que dieron estas dos profesoras en su libro es inaceptable.
      Saludos,
      Miguel Angel

Responder a Luisferpalm Cancelar respuesta

Artículo anteriorPan para hoy, hambre para mañana
Artículo siguienteInmediatez
A %d blogueros les gusta esto: