Más sobre poder y autoridad

Relacionado

Directivos Maduros y Directivos Inmaduros

Comentaba la semana pasada que todo lo que sucede,...

Todo lo que pasa, pasa por alguna razón

Este es un principio básico que creo que viene...

La Toma de Decisiones

Tomamos decisiones porque queremos conseguir un objetivo. Estamos en...

Gobierno de Organizaciones y Sostenibilidad

La semana pasada participé como ponente en el 18º...

Estrategia y Gestión de Riesgos

Las empresas elaboran planes estratégicos con un horizonte temporal...

Share

Hablaba la semana pasada de la diferencia entre poder y autoridad. El poder, decíamos, es la capacidad de una persona en conseguir que otros hagan lo que él quiere via premios y castigos, mientras que la autoridad es la capacidad de una persona de conseguir que otros hagan algo por la convicción que tienen de que lo que se les está mandando es lo que hay que hacer. Esta convicción procede de la confianza que inspira este jefe en su gente. El poder te lo da el cargo que ocupas, la autoridad te la conceden los demás.

Voy a hablar en el mensaje de hoy de qué puede hacer un directivo para llegar a tener autoridad. Tres son las palancas que puede utilizar. La primera es mostrar a su gente, cuando manda algo, el valor real de eso que está mandando. La utilidad que tiene para el bien de otros. Esta primera condición es incompatible con mandar para conseguir un beneficio propio a costa de los demás.

La segunda palanca que puede mover es no poner inconvenientes para que su gente actúe pensando en el servicio que hace a los demás. Esta segunda condición es incompatible con ofrecer incentivos económicos basados en resultados sin importar como se consiguen estos resultados. Es el caso de un banco que prima al personal de sus oficinas en función del montante de las hipotecas que vende. Este banco está incentivando dar la mayor hipoteca posible sin tener en cuenta si el cliente la podrá pagar en el futuro. Esta práctica ha sido parcialmente causante de la crisis de hace 10 años iniciada en Estados Unidos con las hipotecas sub-prime.

La tercera palanca es la ejemplaridad. Un directivo para generar confianza y autoridad, ha de ser ejemplar en sus actuaciones. Sus actuaciones han de reflejar servicio a los demás. Espero que os sean útiles estas reflexiones. La semana que viene abordaré el tema de cómo se pierde la autoridad. Hasta entonces. Y de momento fichando en la empresa

10 COMENTARIOS

  1. Hola
    A proposito de la segunda palanca, en mi opinion, se pierde mucha potencia de los colaboradores cuando, entendidos los objetivos y conocidas las herramientas disponibles, se exige “uniformidad” en el modo de hacer las cosas. Suele ser frecuente entre centrales y sucursales (no solo en la banca)
    Saludos

  2. Ejemplaridad. Palabra clave. Recuerdo en un edificio de oficinas donde se estropeó el aire acondicionado. El contrato de mantenimiento era nuestro, envié a mi equipo de operarios a repararlo. Todas las máquinas tenían un problema de software que tenia que ser reparado una a una, y llevaba su tiempo. Empezaron por el despacho del General Manager. Éste, al ser informado del problema, los echó de allí muy amablemente y les dijo que empezaran por la zona de recepción, y fueran trabajando dejando el suyo para el final. Decía que el suyo no era el despacho importante, que los importantes eran los demás. Eso es liderazgo.

  3. Muchas gracias Profesor por la clase del otro día en la reunión del PDD Madrid. Un placer oírle además de leerle Un saludo cordial

    >

  4. Profesor Ariño. buen día.

    Excelente su discurso en referencia al autoridad. Efectivamente las tres palancas que expone, son el reflejo del ejecutivo o directivo para llevar bien su empresa en el tema de la administración del capital humano, este que es la base fundamental de todas las empresas.

    No es fácil (depende de la personalidad de cada quien y de otros factores), aplicar las tres palancas pero con una que se lleve a cabo, las otras se dan por si solas.

    Saludos cordiales desde Puerto Vallarta, Jalisco. México.

  5. […] Hablaba la semana pasada de la diferencia entre poder y autoridad. El poder, decíamos, es la capacidad de una persona en conseguir que otros hagan lo que él quiere via premios y castigos, mientras que la autoridad es la capacidad de una persona de conseguir que otros hagan algo por la convicción que tienen de que lo que se les está mandando es lo que hay que hacer.   Seguir leyendo … […]

Responder a Miguel A. AriñoCancelar respuesta

Artículo anterior
Artículo siguiente
A %d blogueros les gusta esto: