Franco y Marcelino Camacho

Relacionado

¿Quiénes deben participar en una decisión?

Hace un par de semanas, el gobierno de España...

Innovación

Una de las muchas cosas que se dicen cuando...

Mentiras, mentiras grandes y estadísticas

Cuando yo era estudiante universitario, en la asignatura de...

Complejidad

Se dice que el mundo ahora es más complejo...

Confundir los deseos con la realidad

Hay un error muy común en la toma de...

Share

En 1985 emitieron un reportaje en la televisión con motivo del décimo aniversario de la muerte de Franco. Entrevistaban a varios personajes, entre ellos a Marcelino Camacho, el célebre secretario general de CCOO. El entrevistador le preguntaba a Camacho. Usted cuando murió Franco en 1975 se encontraba encarcelado en Carabanchel desde 1967 ¿Se alegró al recibir la noticia de su muerte?

La contestación de Camacho fue magistral. Un ejemplo de categoría humana. Dijo algo así “Uno nunca puede alegrarse de la muerte de una persona. Pero muerto Franco, muerto el franquismo, y eso si que fue motivo de alegría” Magistral. Respeto total por las personas. Defensa de las propias ideas.

Este blog no pretende hablar de política, pero cualquiera que haya leído 3 ó 4 mensajes míos se habrá percatado que no comulgo ni con el comunismo ni con el marxismo, pero la figura de Marcelino Camacho siempre me ha producido admiración. En ese mismo reportaje del que hablaba al principio, lo entrevistaban y aparecía en compañía de su mujer, con la que permaneció hasta el final de su vida.

Toda persona merece respeto con independencia de sus ideas. Eso sí, sobre las ideas se puede estar a favor o en contra. Y uno tiene el perfecto derecho de defenderlas. También es cierto que no todas las ideas son válidas. La verdad objetiva existe, y las ideas que son incompatibles con la verdad objetiva son ideas equivocadas. Por ejemplo, que toda persona tiene derecho a la vida es una verdad objetiva. En cambio, hay otros ámbitos que admiten diversas ideas, por ejemplo, que el salario mínimo interprofesional deba ser más alto o más bajo, es algo que admite discusión y sobre lo que nadie de puede atribuirse poseer la verdad, porque no existe verdad sobre esto. Hasta el jueves que viene. Estoy dispuesto a recibir críticas como cada vez que digo que existe una verdad objetiva.

6 COMENTARIOS

  1. Saludos prof. Miguel-A y grupo, La filosofía enseña que las personas podemos realizar tres tipos de juicios: 1) La duda: es cuando no hay suficientes pruebas para asegurar un hecho, pues sólo tenemos sospechas, suposiciones, posibilidades… , 2) La opinión: existe alguna prueba, pero cada uno puede interpretarlo a su modo. Aquí entran las tan referidas «mi verdad», «tu verdad»,… y que son sólo opiniones pero no una verdad, y 3) La certeza: es una verdad incuestionable y comprobable en todo momento y lugar. Aunque ahora, también hay algunos que se empeñan en quererlas cambiar. Para terminar con algo de humor, le escuché decir a un profesor hace unos días está observación: En esta vida, cuando nacemos todos tenemos dos verdades seguras: 1- Que un día moriremos, y 2- Que tendremos que pagar impuestos !!! Saludos, Xavier D.

Deja un comentario

Artículo anterior¿Qué está pasando?
Artículo siguienteLos de arriba y los de abajo
A %d blogueros les gusta esto: