Archive

Posts Tagged ‘Ley de Dios’

Yo nunca me equivoco

Leí el otro día, en una de las secciones más leídas de La Vanguardia, una entrevista a un personaje relativamente conocido en España. Preguntado por sus creencias dice “Dios no lo hace bien, me defrauda”.

Una actitud así denota un poco de soberbia. Parece que es uno el que posee la verdad y que sabe qué es lo bueno y qué es lo malo. Yo aconsejo a todo el mundo que adquieran y practiquen la virtud de la humildad, que entre otras cosas implica admitir que uno puede estar equivocado. La persona soberbia, el que lo sabe todo, el que nunca se equivoca provoca rechazo en los demás además de risa cuando se equivoca.

Admitir que uno puede estar equivocado genera cercanía, que uno es como los demás, que no es superior. Además el humilde cuando se equivoca no le cuesta rectificar y no provoca esa risa, sino comprensión por parte de los demás. Creo que la humildad es una virtud especialmente necesaria para los jefes, pues facilita que los demás confíen en él.

Jefe, no tenga miedo a mostrar que puedes equivocarte. Tu gente te verá como un ser humano. Hasta el jueves que viene.

Democracia

junio 19, 2014 47 comments

democraciaNo soy monárquico ni republicano, sino todo lo contrario. Aclarado este importante punto, añadir que cada vez veo más contradicciones en la actitud de muchos demócratas. Cada vez hay más demócratas que aceptan los resultados de las urnas cuando estos coinciden con las preferencias de uno, pero que cuando las urnas dicen algo distinto a sus opciones dejan de aceptar el resultado. No señores, ser demócrata consiste en aceptar el resultado de las urnas, coincida este o no con las preferencias de uno.

La constitución está votada democráticamente, por tanto todo demócrata ha de aceptarla. Es que yo voté en contra. Lo siento, si eres demócrata has de acatar los resultados de las urnas. ¿Significa esto que la constitución es eterna e inmutable? No en absoluto. Si pensamos que hay que cambiarla cambiémosla. Ningún problema en ello. Pero si cada vez que a alguien no le gusta algo pide un referéndum para cambiarlo esto va a ser el cuento de nunca acabar.

Es imposible que todo el mundo esté de acuerdo en todos los puntos de una constitución. Si pretendiéramos eso no habría manera de organizarnos. La crítica más inteligente que he oído sobre la constitución es la del que dijo «una buena parte de la gente que votó la constitución hace 36 años ya no está, en cambio los que estamos ahora no somos los que la votamos». Muy bien, revísese si es necesario. Pero revísese en su globalidad, no selectivamente en los puntos que a mí no me gustan.

El mensaje de esta semana no es un alegato ni a favor ni en contra ni de la democracia ni de la constitución actual, sino una petición de coherencia. En otro orden de cosas, más nos vale que nuestra constitución sea acorde con la ley de Dios. De lo contrario mal nos va a ir.

A %d blogueros les gusta esto: