Icono del sitio Toma de Decisiones. Miguel Angel Ariño

Los políticos y el fuera de juego

Para decidir bien tenemos que conocer la realidad. Sin conocerla estaremos haciendo juicios sobre hechos falsos y por tanto decidiremos mal. Pero aquí viene el problema. Los humanos, en muchos aspectos, tenemos una percepción subjetiva de la realidad sistemáticamente sesgada y, casi siempre, a favor nuestro. Vemos las cosas como nos gustaría que fueran y no como realmente son. El 80% de las personas nos creemos que somos mejores conductores que la media. Esto no puede ser así. «He aprobado» y «me han suspendido» son juicios claramente sesgados. Los políticos tienen una epidémica tendencia de caer en este error.

Esta dificultad en distinguir los hechos de los juicios nos lleva a desconocer la realidad. Que las ventas en una empresa han bajado un 20% es un hecho. Que la culpa de este descenso lo tiene el director de ventas ya es un juicio. El problema es cuando damos a los juicios la categoría de hechos. En ese momento ya estamos tergiversando la realidad. Al dar categoría de hechos a nuestras suposiciones nos estamos incapacitando para cuestionarlas. Pero luego viene la testadura realidad y se comporta de modo distinto a como habíamos supuesto. La realidad no nos obedece.

Cuando tomamos decisiones tenemos que hacer juicios, pues hay cosas que desconocemos y las tenemos que suponer. Pero tenemos que saber distinguir cuando una cosa es una suposición y cuando es un hecho. Así podremos cuestionar nuestras suposiciones, y podremos preparar planes alternativos si estas resultan ser equivocadas. No conocer la realidad nos coloca en fuera de juego ante la misma realidad. Hasta el jueves que viene.

Salir de la versión móvil