Cumplir con los compromisos

Relacionado

¿Quiénes deben participar en una decisión?

Hace un par de semanas, el gobierno de España...

Innovación

Una de las muchas cosas que se dicen cuando...

Mentiras, mentiras grandes y estadísticas

Cuando yo era estudiante universitario, en la asignatura de...

Complejidad

Se dice que el mundo ahora es más complejo...

Confundir los deseos con la realidad

Hay un error muy común en la toma de...

Share

Desde que inicié este blog hace ocho años he intentado evitar hablar de política. Es un blog de toma de decisiones y no quiero que haya polémica que ponga a unos en contra de otros. Así que fiel a mi propósito, aunque en España y en Catalunya la situación política está candente, esta semana también voy a evitar el tema y voy a hablar de cumplir los compromisos que uno contrae.

Cumplir con los compromisos es una manifestación de profesionalidad y de seriedad personal. Si uno se compromete a algo y no lo cumple ¿Quién se puede fiar de él? Una persona que cumple sus compromisos manifiesta respeto por los demás. El que no los cumple está diciendo que los demás, aquellas personas con quien se comprometió le importan muy poco.

Muchas veces uno no cumple con lo que dice por despiste. Porque no se da cuenta que se comprometió a tal y tal cosa. Esa actitud es también un sistema de falta de seriedad. De frivolidad.

Puede pasar también que después de comprometerse uno con algo, surjan nuevas circunstancias que hagan muy difícil cumplir con lo que se prometió. Entonces lo que hay que hacer es explicar las razones por las cuales uno no puede cumplir. Si estas razones son suficientemente serias, la gente lo entiende y no suele pasar nada, y si estas razones son pura excusa, también la gente entiende nuestra falta de seriedad y respeto.

Así que consejo si quieres crecer como persona y como profesional, cumple con aquello con lo que te has comprometido. Serás una persona fiable y confiable. Hasta el jueves que viene.

2 COMENTARIOS

  1. Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones. Algunos excusan el cambio de parecer u opinión en la velocidad con la que mutan las circunstancias, otros en el error inicial al valorar las consecuencias de sus palabras (compromisos). En todo caso parece que la falta de criterio o de introspección, lleva a las personas a olvidar la palabra dada, en definitiva el compromiso que se deriva de ella.

Deja un comentario

Artículo anterior¿Incertidumbre en España?
Artículo siguienteContar con los demás
A %d blogueros les gusta esto: