Icono del sitio Toma de Decisiones. Miguel Angel Ariño

Confianza

Las empresas y las organizaciones toman decisiones para alcanzar sus objetivos. Dependiendo de los recursos que tienen, hay cosas que pueden hacer y otras que no. Estos recursos pueden ser financieros, de personas, conocimientos, etc. Pero para que algo salga adelante hace falta, además de estos recursos, que los que tienen que llevar a cabo esas acciones quieran hacerlo.

Y ahí es donde viene lo complicado. En función de cómo se toman las decisiones en una organización, aumenta o disminuye la buena voluntad de la gente para hacer lo que hay que hacer. Es decir, que cosas que en un momento dado se podían hacer porque se tenían los recursos necesarios para hacerlas y los encargados de ejecutarlas tenían la buena voluntad de hacerlas, puede suceder que más adelante esta misma empresa ya no pueda hacerlo. Y no porque no disponga de los recursos necesarios, sino porque la gente ya no quiere hacerlo.

Es el aprendizaje negativo. Cosas que antes se podían hacer ahora ya no se pueden hacer. La empresa está peor que antes. También puede suceder lo contrario, que había cosas que antes no había buena voluntad para hacerlas y actualmente sí que se pueden hacer. La gente es más colaboradora. Es el aprendizaje positivo.

La pregunta que surge es ¿Cómo conseguir la colaboración de la gente? ¿Cómo conseguir que la gente quiera hacer lo que hay que hacer? Pues este es el gran truco. Muy elemental y muy difícil a la vez. Generar confianza entre tu gente. Y la confianza depende de cuánto valora la dirección de una empresa a la gente.

Esto es algo que requiere una mayor explicación. Trataré de este tema la semana que viene. Pero decir por lo menos que de esto habló mucho el profesor del IESE Juan Antonio Pérez López. De quien aprendí un montón de cosas. Como el tema es tan fundamental para dirigir bien una empresa, dejo aquí el enlace a algunos posts que sobre este tema he hablado en alguna otra ocasión:

Valor económico de la confianza

Soledad

El jefe siempre tiene razón

Directivos con autoridad y directivos autoritarios

Salir de la versión móvil