Archivo

Posts Tagged ‘formación’

Pensamiento crítico (II)

Se habla actualmente que la educación a todos los niveles debe contener menos memorizaciones y más competencias y desarrollo de capacidades. Yo no tengo una opinión al respecto, pero me parece que ejercitar la memoria en la gente joven no debe hacer daño.

Entre las competencias más citadas se encuentra la del pensamiento crítico”, que supongo que consiste en no dar por aceptadas todas las ideas que se te dicen, sino cuestionarlas y criticar si son válidas o no deben ser aceptadas.

Nunca se ha oído hablar tanto de pensamiento crítico, y nunca ha estado más ausente en la sociedad. A base de repetir cosas acaban por considerarse normales y cualquiera que las cuestiona es un raro antisocial, peligro público, etc. Hay que pensar lo que dicen los que deciden qué es lo que hay que pensar. Y no rechistar. Pensamiento único. Sociedad uniformada. Sociedad aborregada.

Se habla mucho de violencia machista. Violencia que yo, evidentemente, condeno. Pero, ay como a alguien se le ocurra hablar de la violencia psicológica que algunas mujeres ejercen sobre sus maridos. Violencia sutil, muy difícil de detectar y que no produce contusiones en el cuerpo. Me arriesgo a ser machacado al sacar este tema, pero a mi edad me puedo permitir el lujo de decir lo que pienso sin que me importen las descalificaciones de los que imponen el pensamiento único.

Ay cómo cuestiones el cambio climático. Ay como afirmes que sexos hay dos, hombre y mujer. Ay de como digas que no todo es relativo y que hay verdades objetivas. Pensamiento único. Sociedad aborregada. Eso sí, nunca se ha hablado tanto de pensamiento crítico, trabajo en equipo, empatía, resiliencia y un largo etcétera. Hasta el jueves que viene. PD. Sobre el cambio climático no tengo ninguna opinión.

Más sobre educación

Hablaba la semana pasada de lo importante que es la actividad docente a nivel primaria, secundaria e infantil. Hoy voy a centrarme brevemente en dar mi opinión sobre los contenidos de esa actividad. Cierto que se me ha encendido la luz de hablar sobre esto al ver un video sobre este tema. Video que podéis encontrar al final del mensaje. Es una conferencia reciente de Alfonso Aguiló.

La educación, la actividad formativa debe, evidentemente contener aspectos técnicos. Los estudiantes deben aprender matemáticas, idiomas, informática, etc. Sin eso poco lejos llegarán. Pero no se puede descuidar la formación en dimensiones que no se estudian en los libros. Formarse en su dimensión de persona. Capacidad, en sus actuaciones, de tener en cuenta a los demás. Apertura mental para respetar opiniones diversas. Capacidad de cambiar de opinión cuando uno de se cuenta que hay opciones mejores sin aferrarse testarudamente a una opinión inicial. Capacidad de darse cuenta de que puede haber opciones mejores a las que inicialmente tenemos. Comprender los puntos de vista de los demás.

Todo este tipo de aspectos más allá de los conocimientos técnicos son muy importantes para saber conducirse bien en la vida. Estos aspectos requieren por parte de los educadores fomentar en los alumnos la capacidad de razonar sobre las consecuencias de sus actitudes y decisiones, así como de adquirir las virtudes para poder desarrollar esas capacidades. Entender que una cosa es buena es una cosa, y ponerla en práctica es otra muy distinta. Son las virtudes las que me permiten poner en práctica eso que entiendo que es bueno.

Recomiendo ver este video que os dejo, que va mucho más allá de lo que digo en este mensaje. Hasta el jueves que viene.

Sobre puestos de trabajo

trabajoHace un par de semanas hablé de cómo a veces sucede que a una persona que realiza bien su trabajo, por este simple motivo se le asciende de puesto. Y oh! en este nuevo puesto no está rindiendo lo que se esperaba. Razón: muy sencillo, esta persona tenía capacidades para su puesto anterior, pero no tiene las capacidades necesarias para su nuevo puesto. Ninguna culpa por su parte. Mala decisión haberla ascendido.

Una de las lectoras del blog, persona inteligente, me sugirió privadamente hablar del caso contrario. El caso de profesionales con capacidades superiores a las que se requieren para el puesto que ocupan. Me decía esta persona, y no le falta razón, que esto puede acabar en dos situaciones: una es que se aburran en ese puesto y acaban no prestando atención a lo que hacen, aunque sepan hacerlo perfectamente. Se dedican a pasar el tiempo con internet, móvil, etc. En estos casos, por la falta de atención, están cometiendo fallos continuamente. Malo.

La otra posibilidad es que entren en un estado de rabia y frustración permanente por haber aceptado ese puesto pensando que se valoraría su capacidad y buen hacer, y progresarían en la empresa, y ven que no están progresando nada.

¿Quién tiene la culpa en estas situaciones? Pues depende de cada caso, pero en general si los procesos de selección se hicieran bien esto no pasaría. Una persona puede verse asfixiada y con necesidad de encontrar trabajo y acepta lo que sea. La empresa debe ser consciente de que está contratando un sobrecualificado, y advertirle claramente que difícilmente habrá posibilidad de promoción. Aunque mucho mejor es que la empresa aquilate mejor y contrate a la persona adecuada para el puesto.

Todo lo anterior es, no solo compatible, sino deseable que la empresa al contratar tenga para todos los puestos un plan de desarrollo, de modo que cada empleado pueda mejorar en su puesto de trabajo. Contratar pensando solo en sacar adelante unas tareas es un modo muy deficiente de dirigir una compañía. Siempre he pensado que una de las decisiones más importantes que se toman en una empresa son las decisiones de contratación. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: