Innovación y creatividad

Es evidente que hay personas más creativas que otras. Alguien puede pensar que las ideas creativas e innovadoras surgen de repente, en el momento más inesperado. No las ideas surgen después de mucho tiempo y trabajo pensando en cómo solucionar algo o cómo abordar alguna situación.

Cuando se tiene que abordar una situación que requiere una idea nueva o una innovación, no se puede esperar que esta idea surja de la nada. Surge si se ha dedicado mucho tiempo a pensar sobre la situación. A veces se tiene suerte y se encuentra una solución y a veces no. Por eso es muy importante que haya diversos equipos independientes buscando una solución. A mayor número de equipos mayores posibilidades de encontrar una solución a una nueva situación.

Por eso es fundamental que se esté dispuesto a que varios de esos equipos de gente fracasen. El objetivo es encontrar una solución a un problema y aprender. Basta con que uno de esos equipos encuentre la solución para que el intento por parte de todos haya sido un éxito. No se sabía inicialmente cuál de esos equipos iba a encontrar la solución. Ni siquiera si alguno la encontraría. Es como ese empresario que decía que la mitad de lo que se gastaba en publicidad era completamente inútil, pero que el problema es que no sabía qué mitad era.

Si en una empresa se castiga a los que intentan encontrar algo y fracasan, nadie intentará algo nuevo. Esta empresa no innovará. Para encontrar nuevas ideas, trabajar mucho las posibles soluciones. Poner distintos equipos independiente a trabajar y permitir los fracasos. Edison inventó la bombilla eléctrica después de muchos intentos fracasados. Cada intento era un experimento que le permitía aprender. Al final lo consiguió. Hasta el jueves que viene.

Intereses personales

Cuando se trata un asunto los que defienden una cosa esgrimen razones a favor y muestran los problemas que tiene el hacer lo contrario, y a los que defienden lo contrario les pasa al revés.

Un fumador que argumenta que en tal lugar se permita fumar, su argumento tiene poco valor, pues como es fumador tiene un interés personal que se pueda fumar. El argumento tendría fuerza si lo defendiera un no fumador, pues estaría libre de intereses personales. Análogamente, el argumento de que no se permita fumar tiene fuerza si lo defiende un fumador. Si lo defiende un no fumador pierde fuerza, pues otra vez no se sabe si está defendiendo un interés personal.

Que determinadas reuniones no se tengan en inglés, sino que se tengan en español tiene fuerza si el que lo argumenta sabe inglés. Si no sabe inglés no se sabe ese idioma, seguramente estará defendiendo un interés personal y no un convencimiento de que es mejor utilizar en esa reunión el español.

Directivo, cuando se discute sobre algo y alguien defiende una postura, lo primero que hay que averiguar si tiene un interés personal en esa postura. Si lo tiene, sus argumentos carecen de fuerza. Es famosa la frase de alguien que dijo “que difícil es que alguien entienda una cosa si su salario depende de que no lo entienda”. Intereses personales. Hasta el jueves que viene.

¿Cascarrabias o entrañables?

Poco antes de las fiestas de navidad, en distintas situaciones, me topé con un par de personas que hacía tiempo que no veía. Eran unos cascarrabias. Protestaban y le echaban la culpa a todo el mundo de no sé qué contratiempo habían tenido. Y en seguida pensé, “yo no quiero ser así. Yo no quiero tener esa actitud”.

No sé si porque estas personas eran así y esa era su actitud ante cualquier contrariedad o es que tuvieron un mal momento. Prefiero pensar lo segundo. En cualquier caso, ser amable cuesta lo mismo que ser un cascarrabias. Pues seamos amables.

Hay quienes que ante los desconocidos o las personas con las que se cruzan poco son amables. No han tenido suficiente trato como para que hubiera roces. Pero estas mismas personas, con sus allegados o compañeros de trabajo que tratan con cierta frecuencia se ponen insoportables. Se conocen suficientemente y se saben los defectos de unos y de otros. Han tenido más ocasiones de molestarse. Pues bien, es precisamente con esas personas que se tratan más con las que hay que ser especialmente amables. Precisamente porque son con las que nos cruzamos más.

Una buena resolución para el año que empieza es ser amables. Especialmente con las personas que más nos cuesta. Con los desconocidos es fácil serlo. Un cascarrabias no tiene amigos. No seas cascarrabias. Feliz fiesta de los Reyes magos y feliz 2022.

Ley de Reforma Laboral.

diciembre 30, 2021 2 comentarios

Me ha pasado con la ley de reforma laboral en España algo similar a lo que me pasó cuando en verano del año pasado, el 2020, anunciaron la obligatoriedad de llevar mascarillas tanto en sitios cerrados como al aire libre.

Ese día de hace año y medio escuchaba las noticias por la radio. Dijeron que un de los momentos en los que podía no llevarse la mascarilla era cuando se estaba comiendo. En ese momento iba yo conduciendo y casi me estampo contra un árbol.

Algo similar me pasó escuchando las noticias sobre la nueva ley de reforma laboral. La ministra responsable de la ley anunciaba que con esa aprobación se terminaba la precariedad laboral. Como si la precariedad laboral la determinara una ley. No conozco los entresijos de la ley y por tanto no la voy a valorar, pero afirmar que con una ley se acaba la precariedad laboral es como afirmar que con una ley se acaba el paro o la inflación, o que con una ley se acaba el presunto cambio climático.

Las leyes pueden facilitar o dificultar la creación de empleo, empleo de calidad o empleo precario. También pueden frenar el supuesto cambio climático. Pero una ley no resuelve todos los problemas. Menuda insensatez. ¿Se imaginan ustedes una ley que dijera que a partir de ahora todos los españoles podrían disfrutar de unas buenas vacaciones porque por ley todos los españoles iban a tener una segunda vivienda? El comentario de esta semana no prejuzga que la ley sea buena o mala. Hablo de la valoración hecha por la ministra.

Feliz 2022, que el año nuevo nos traiga empleo, nos traiga oportunidades para todos y que podamos disfrutar de salud y de nuestra familia. Hasta el año que viene.

Un consejo que a mi siempre me ha funcionado

diciembre 23, 2021 8 comentarios

Llega la navidad y no me resisto a mostrar un principio para la buena toma de decisiones. Principio del que hablo en clase a mis alumnos. Es un principio que no he aprendido en los libros sino en la experiencia de ya unos cuantos años de vida. Es este: al decidir sigue los consejos de los sabios.

A mi me ha pasado, cuando he seguido el consejo de los sabios he decidido bien y cuando me he apartado de sus consejos he decidido mal. Por tanto, sigue los consejos de los sabios. El problema está ahora en identificar quién es sabio Y para mí, también por experiencia, el más sabio con el que me he cruzado ha sido Jesucristo. Leyendo el evangelio puedo ver cómo actúa en las diferentes circunstancias. Y en una situación en la que necesito consejo me pregunto en una situación así ¿cómo actuaría Jesucristo? Y adelante.

También les digo a mis alumnos que hagan lo que les de la gana. Que vivan ellos su vida. Que yo ya tengo bastante con vivir la mía y no voy a vivir la de ellos. Pero que al final lo que una persona es, es el agregado de las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. Así que se piensen bien las decisiones que toman y los consejos que siguen.

Directivo, antiguo alumno, quienquiera que seas que me estás leyendo. Identifica los sabios que rodean tu vida y sigue sus consejos. Pero, como no puede ser de otra manera, haz lo que te de la gana que tu vida la tienes que vivir tú. Feliz navidad.

Mis clases en el IESE

diciembre 16, 2021 10 comentarios

Acabo de terminar el curso básico de toma de decisiones que cada año imparto en el IESE. Unos años es en el programa Master, el MBA, y otros en el EMBA, el master de fin de semana para profesionales que simultanean el estudio con el trabajo. El curso que doy combina aspectos técnicos y cuantitativos que hay que tener en cuenta para tomar decisiones y aspectos más cualitativos también necesarios a tener en cuenta. Cosas de las que trato en este blog.

Esto último culmina con la afirmación de que para ser buen directivo es necesario ser buena persona. Con la conclusión de que la vida de una persona, además de depender de las circunstancias externas en las que se desenvuelve, es el acumulado de las decisiones que ha ido tomando a lo largo de su vida.

Dentro de las circunstancias externas que a uno le toca vivir, que condicionan, y mucho, uno acaba siendo buen padre de familia buen profesional, ladrón o drogadicto, dependiendo de las decisiones que ha ido tomando en su vida.

Y de esto hablo en clase con los alumnos. Hablamos de que los aciertos o errores técnicos, en general, no son los más importantes. Lo importante es cómo sus decisiones afectan a lo que cada uno va a llegar a ser. De esto estoy cada vez más convencido. Estos temas salen en clase y he pensado que era oportuno tratarlo en el blog. Espero que los alumnos hayan aprendido. Hasta el jueves que viene.

Dos cosas a tener en cuenta en las empresas

diciembre 9, 2021 6 comentarios

Hay dos señales de alarma que todo directivo tendría que vigilar para asegurar la buena marcha de una empresa. La primera es ojo cuando las ventas crecen, pero los beneficios crecen a un ritmo más lento que el de las ventas. Seguramente se están produciendo ineficiencias. Ineficiencias a las que no se les presta atención porque la empresa sigue creciendo y parece que las cosa van bien.

La segunda cosa es cuando en una empresa a lo largo del tiempo las personas que cambian de trabajo son los buenos profesionales y los que se quedan son los mediocres. En ese tipo de empresas hay un mal ambiente latente. Ambiente del que la dirección o no se entera o no quiere enterarse. Un mensaje de hace años en este blog sobre mandos intermedios abunda en este tema, y otro mensaje sobre el ambiente en las empresas también.

Es compatible con que una empresa funcione y caiga en las dos situaciones que he descrito. Es posible que suceda, pero también es una lástima. Son empresas que se quedan en la mediocridad cuando podrían ser excelentes. Y son empresas en las que muchos empleados sufren hasta que se marchan (los buenos). Hasta el jueves que viene.

Buena voluntad o profesionalidad

diciembre 2, 2021 6 comentarios

Sucede a veces en las organizaciones que, como el jefe quiere evitar problemas, eleva a puestos directivos a personas con buena voluntad. Personas que van a colaborar y sumar dentro de la organización. Personas que no van a crear problemas. A veces estas personas son buenos profesionales y competentes para el puesto que ocupan, pero otras veces no.

Y es que es frecuente confundir buena voluntad con competencia profesional. No basta con tener buenas intenciones y estar a favor de la organización. Hace falta además tener las competencias necesarias para desempeñar el puesto que un ocupa.

El colmo es ya cuando un jefe relega a uno de sus colaboradores, porque resulta incómodo. Y resulta incómodo porque, como es competente a veces advierte de los problemas que pueden surgir si se lleva a cabo uno de los planes que se están pensando. Esto no gusta y se le ve como un colaborador problemático, cuando simplemente es una persona que solo quiere advertir de los problemas que pueden surgir en el futuro si se lleva a cabo lo que se está planteando. Además se siente obligado a advertirlo porque por el puesto que ocupa, es función suya hacer esas advertencias y destapar esos problemas.

Pues no, esas personas son relegadas a segundos planos y se promueven a las buenas personas. Pero el ser buena persona no es garantía de competencia profesional para el puesto que se les asigna. Jefe, si en tu equipo directivo no hay discusiones y no se airean los posibles problemas, seguramente es que estás rodeado de personas que no tienen las cualidades necesarias para dirigir. Hasta el próximo jueves.

Más sobre información económica

noviembre 25, 2021 2 comentarios

Leo a veces en la prensa o escucho en la radio noticias sobre el euro, que gana posiciones sobre el dólar, que sube su valor, noticias que muestran satisfacción. Como si un euro fuerte fuera una buena noticia. En general un euro fuerte no es una buena noticia. Las empresas que quieren exportar venden productos a sus clientes extranjeros que tienen que pagarlos en euros. Si el euro se aprecia, estos productos salen más caros a estos clientes y por tanto venden menos.

Una empresa va mejor cuantos más clientes, de los buenos, tiene. Clientes de los buenos, que pagan y que generan beneficios. Si una empresa además de vender en su país vende fuera, tendrá más actividad y por lo tanto irá mejor. Las economías que exportan suelen ser mejores que las que venden solo internamente. Pero para eso hace falta que la moneda no sea muy fuerte. Si el euro está fuerte vendrán menos turistas a visitar nuestro país.

Cierto que una moneda menos fuerte dificulta las importaciones. Hay que pagar lo que se importa en moneda del país del que de importa y si nuestra moneda vale menos, salen más caros estos productos. Pero una economía que importa mucho y exporta poco es una economía débil.

Esto no significa que una moneda cuanto menos fuerte mejor. Ni mucho menos. Si un país tiene que pedir prestado a financiadores extranjeros, tendrá que devolverles algún día su préstamo y si la moneda se deprecia estos préstamos estarán saliendo más caros. También la fortaleza o debilidad de una moneda tiene implicaciones en a inflación. Lo mejor es un equilibrio, pero alegrarse porque el euro está fuerte y está subiendo de precio es no saber de qué va la película. Hasta el jueves que viene.

Predicciones económicas

noviembre 18, 2021 6 comentarios

Me sorprende la insensatez de quienes hacen predicciones económicas o, si fuera el caso de los periodistas que las malinterpretan. Pero en este caso me parece que no son los periodistas. Leo en la prensa “Máxima vigilancia al fantasma de la inflación”. El 12 de noviembre se publica la tasa anual de inflación en la Unión Europea en octubre, que resulta ser del 4,1%. En España está en el 5,4%. A continuación, en el cuerpo de la noticia dice que aun así se espera que la inflación este año sea del 2,4%.

¿Cómo puede ser esto? Los precios llevan meses subiendo y no hay expectativas de que se moderen. ¿Cómo van a bajar un 2,7% en estos dos meses que faltan para que termine el año? Es como si en una carrera olímpica de 10 kilómetros, a falta de un kilómetro el ganador llevara al último 40 segundos y el comentarista dijera que el último parece que va a llegar a 40 segundos por delante del que ahora va primero.

No sé lo que va a hacer la inflación en España en el futuro, así que mi previsión es un “no lo sé”. Pero hay que tener en cuenta que la inflación interanual en cada momento es aproximadamente la suma de la inflación mensual de los últimos 12 meses. La inflación interanual en octubre es la suma de la inflación de cada mes desde el noviembre del año anterior. Para calcular la inflación final en 2021 lo que hay que hacer es a la de octubre quitarle las inflaciones de noviembre y diciembre del año anterior, que fueron 0,2 en ambos meses, y sumarles las que vaya a haber en noviembre y diciembre de este año. Como la de los últimos 3 meses ha sido de 0,5; 0,8 y 1,9 respectivamente, se puede augurar que las de los próximo dos meses serán similares, por lo que no es muy descabellado aventurar, que la inflación interanual siga subiendo en España los próximos meses. Puede que resulte que el insensato esté siendo yo. Pero ya digo, mi previsión es que no sé lo que va a pasar, pues ahora está la macroeconomía muy turbulenta. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: