¿Sumas o Restas?

diciembre 1, 2016 4 comentarios

simplificarHay personas que a la hora de trabajar complican las cosas. Si no estuvieran, las cosas serían más sencillas. En cambio otras personas, gracias a que están, los asuntos se resuelven más fácilmente. Son personas que suman.

Habitualmente en el trabajo se requiere la colaboración de dos o más personas. Raras son las tareas que la realiza solo una persona sin colaboración de ningún otro. Y es en esta colaboración donde se ve quien facilita el trabajo y quien lo complica.

No me estoy refiriendo ahora a las personas que con mala idea intentan fastidiar y lo hacen complicando las cosas. Me estoy refiriendo principalmente a los que sin ninguna mala intención, y queriendo aportar, estorban. Y sobre todo me estoy refiriendo al buen hacer de muchas personas que con su buen hacer facilitan el trabajo de los demás.

Toca preguntarse a cada uno de nosotros si somos de los que suman o de los que restan. Si facilitamos las cosas o si las complicamos. Y esto independientemente de las buenas intenciones que podamos tener ¿Sumas o restas? Hasta el jueves que viene.

Tener ideas

noviembre 24, 2016 23 comentarios

creatividadDice un afamado profesor de la universidad de Stanford en California, ya jubilado hace años, que casi todas las ideas viejas son buenas y casi todas las ideas nuevas son malas. Parece paradójica esta afirmación, pero si se piensa despacio es muy cierta.

Una idea antigua que ha resistido el paso del tiempo y todavía está presente, necesariamente ha de ser una idea buena. Si no habría caído en el olvido. Por otro lado, siete mil quinientos millones de personas que poblamos la tierra, teniendo nuevas ideas continuamente, pocas deben ser buenas. A ver cuantas pasan el test del tiempo y consiguen estar vigentes dentro de unas décadas.

Las buenas pinturas están en los museos y son antiguas ¿Cuántos cuadros pintados en la última década se pueden catalogar como obras maestras?

¿A dónde voy con todo esto? Pues a advertir del cuidado que hay que tener con las modas que se van imponiendo a lo largo del tiempo. Son eso, modas, que por definición pasan de moda. Y valorar la formación, aprender las cosas que se han probado valiosas porque se siguen siendo válidas. Desde una buena filosofía que orienta la vida a una buena técnica que permite construir edificios. Una vez más volvemos a la importancia del aprendizaje.

Ojo con aceptar las ideas indiscriminadamente. Ante una situación los más sensato es mirar como la han resuelto los que se hayan podido encontrar en esa situación anteriormente. Y a partir de soluciones anteriores adaptarlas a nuestra situación con toda la creatividad que sea necesario. Pero ojo con empezar de cero no vayamos a inventar la rueda.

Gracias a todos los que seguis participando y difundiendo el blog. Quizá un dia convoque una reunión presencial de lectores del blog.

Terremoto

noviembre 17, 2016 20 comentarios

USGran consternación ante la victoria de Trump. Nadie se lo esperaba (bueno alguno lo había predicho con mucha antelación). Javier Solana aparecía la mañana siguiente en la radio desconcertado ante lo que era un hecho absolutamente sorprendente.

En la facultad de ciencias políticas de la universidad de Minnesota se cancelaron las clases ese fatídico día siguiente porque los estudiantes estaban en estado de shock. Harvard envió un email a sus estudiantes ofreciéndoles ayuda psicológica para superar el trance.

Pero señores, ¿se es demócrata o no se es demócrata? Si uno es demócrata tiene que aceptar los resultados de las urnas, sean estos los que sean y por muy terrible que a uno le pueda parecer la opción ganadora. Solo me parecen coherentes los gritos de escándalo ante los resultados de las elecciones norteamericanas cuando estos provengan de alguien que se declara no demócrata.

Es muy fácil aceptar los resultados de las urnas cuando sale lo que a uno le gusta. Pero si uno es coherente, debe aceptarlos también cuando sale la opción contraria. Coherencia señores, coherencia.

Me sorprende que haya causado sorpresa los resultados. ¿No fue desbancando Trump, contra todo pronóstico y en contra de la opinión publicada, uno por uno a los 15 candidatos a la nominación republicana? ¿qué tiene de raro que haya desbancado también contra todo pronóstico y contra los dictados de la opinión pública  a su oponente demócrata?

Yo no estoy a favor ni en contra de un candidato o de otro. No soy demócrata ni republicano. Solo estaré a favor de los políticos que dejen de pensar en cómo prolongar cuatro años más su asiento en el parlamento y se dediquen a ocuparse de los problemas que tenemos ciudadanos de a pie. Hasta el jueves que viene

Calidad y Aprendizaje: Trabajar Bien

noviembre 10, 2016 6 comentarios

aprendizajeGracias a una participante de un programa en el IESE a la que estoy dando clase actualmente, he sabido que hoy es el día mundial de la calidad, y que toda esta semana es la semana europea de la calidad, y que el slogan para este año es “Quality for Results”

La calidad tiene mucho que ver con el aprendizaje. Hace décadas, cuando yo era joven las cosas se rompían, y si se rompían te fastidiabas y poco más podías hacer. Cada vez más los consumidores (poco me gusta esta palabra, mejor sería decir “las personas cuando utilizamos cosas”) somos más exigentes y pedimos que lo que compramos esté bien hecho y no se rompa.

Lo que en su día, la calidad, era un atributo que se valoraba en un producto, ahora se da por descontado. Y esta carrera no ha terminado ni terminará nunca, siempre se pueden hacer las cosas mejor. Siempre hay cabida para el aprendizaje. Pero para que en una empresa se aprenda a hacer las cosas cada vez mejor, la empresa tiene que proponérselo. No se aprende por casualidad. Se aprende cuando uno de los objetivos que se persiguen es aprender. Esto parece una perogrullada, pero no lo es. Cuando el objetivo es sacar el máximo beneficio económico cuanto antes, se está poco dispuesto a asumir los costes que suponen el aprendizaje.

Hay un modo muy sencillo de mejorar la calidad de las cosas. También parecerá una perogrullada pero no lo es. Consiste en trabajar bien. Si todos nos esforzáramos por hacer bien nuestro trabajo, todo sería de mejor calidad. Pero aún hay un efecto mucho más potente que este: el que se esfuerza por trabajar bien, crece como profesional y como persona, y este es un objetivo que todos deberíamos tener, sea cual sea nuestro trabajo.

Hasta el jueves que viene que os escribiré desde Hong Kong

Coger el toro por los cuernos

noviembre 3, 2016 12 comentarios

EspañaParece que por fin en España tenemos presidente de gobierno. Pocos días antes de ser elegido, cuando ya se sabía que por fin se le iba a elegir y que podría gobernar muy precariamente y en minoría hizo unas afirmaciones preocupantes. Anunció que estaba “dispuesto a incidir en los temas que unen y aparcar los que nos separan”. Muy preocupante me parace esta actitud. En los temas en los que no hay discrepancia es muy fácil de ponerse de acuerdo. Lo que se le pide al presidente de gobierno es que trabaje en los que no hay consenso para lograr acuerdos.

¿Qué es lo que pretende hacer el nuevo gobierno? No tocar los asuntos complejos y esperar a tener una suficiente mayoría para entonces imponerlos. Volvemos a lo de siempre, en las siguiente elecciones se votará al partico dontrario que revocará lo legislado por el anterior e impondrá sus opciones, y así sucesivamente. El cuento de nunca acabar.

¿Por qué no se ponen por fin de acuerdo los partidos en los temas de vital importancia para el país? Ahora tienen la ocasión de oro para negociar cuando ninguno tiene fuerza suficiente para imponer y hay que pensar en ceder. Los partidos tienen que reflexionar ahora sobre cuales son los pocos puntos fundamentales que defender, y defenderlos hasta el final y en lo demás ceder.

Llega el momento de los grandes pactos duraderos. Pero me temo que no va a haber calidad política y humana para hacerlo. Que se va a seguir pensando en el cortoplacismo electoral y no en lo que es mejor para el país a largo plazo. Y mientras somos el país con más paro de Europa. El sistema educativo deja mucho que desear, y un montón de cosas que se podría aprovechar para abordar. Hasta el jueves que viene.

Ejemplaridad

octubre 27, 2016 14 comentarios

directivosCuenta la leyenda que un alto directivo de una de las tres empresas automovilísticas más importantes de Estados Unidos, no recuerdo cual, si General Motors, Ford o Chrysler, se presentó en una de las factorías de la empresa conduciendo un lujoso coche alemán. Tampoco recuerdo cual. Resulta que en esa factoría se estaba llevando acabo un ajuste de plantilla y se estaba despidiendo a un montón de operarios. Ya os podéis imaginar la violenta reacción de estos al ver de donde era el coche que conducía el jefe.

En otro mensaje de hace dos o tres años comentaba también cómo el consejero delegado de American Airlines tuvo que dimitir en la década pasada, dos días después de que se supiese que el equipo de los seis principales directivos de la empresa se había otorgado un bonus especial y simultáneamente habían exigido a los auxiliares de vuelo un recorte de salario para poder capear las dificultades que atravesaba la compañía.

Todo esto viene a cuento de un titular que leí hace unos días en no sé qué periódico. Decía Los directivos de las mejores empresas se enorgullecen de tener los salarios más bajos de su sector. Y es que este es un distintivo de buena dirección. Que no haya una gran disparidad de sueldos entre el máximo directivo y los salarios medios de sus empleados.

Cuando lo que cobra un alto directivo es desmesuradamente superior a lo que cobran sus empleados, esto desanima mucho. Se manda una señal muy clara a los empleados. Cuando la gente percibe que no son valorados su interés por la compañía baja radicalmente. Cuando el sueldo es más moderado también está mandando a su gente un mensaje muy elocuente.

No estoy en contra de que los altos directivos tengan un buen sueldo, pero que sea proporcionado. Esto es ejemplaridad.

Cercanía

octubre 20, 2016 14 comentarios

jefesMe comentaba la semana pasada un antiguo alumno que el jefe que tiene en la empresa en la que trabaja desde hace pocos meses le impone mucho. Que no se encuentra a gusto cuando se lo encuentra y que prefiere esquivarlo.

Esto me recordó a una conversación que tuve hace años con una amiga de mi familia. Me hablaba de su jefe, persona a quien yo también conocía. Y me lo describía como una persona poco natural, con una actitud postiza; que con su actitud y postura iba dejando claro por donde pasaba que él era el jefe.

Este tipo de actitudes en las personas que mandan no les hace ningún bien. No inspiran confianza en su gente. La gente les evita. Esta falta de contacto con la gente por la barrera artificial que ponen hace que pierdan contacto con la realidad y que no se acaben enterando de lo que pasa a su alrededor.

Recomiendo a los jefes que sean cercanos; que se muestren naturales, que estén distendidos. Verán como fácilmente la gente empieza a tener confianza en ellos. También le recomiendo a un jefe algo fundamental: que sea predictible, que la gente sepa cómo va a reaccionar en las distintas situaciones en que se pueda encontrar. No hay nada más devastador para la relación con un jefe, que un día este se muestre simpático ante una situación, y otro día ante una situación similar ponga cara de pocos amigos. La gente no sabe a qué atenerse. No sabe cuáles son las reglas del juego. Siempre están cambiando.

Yo tengo una manera de detectar si una persona que se muestra muy importante realmente es muy importante o no. Le pregunto si va todos los días al cuarto de baño. Si me dice que sí, que se le bajen los humos es un vulgar cualquiera. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: