Contar con los demás

éxitoDe vez en cuando tengo interesantes conversaciones con un buen amigo de las que saco buenas ideas. Hace unos días le pedí que me dijera temas para tratar en este blog, y surgió una interesante conversación.

Este buen amigo orienta a muchos jóvenes profesionales y me comentaba que es habitual que los que inician su carrera profesional buscan el éxito. Triunfar. Y que suelen andar bastante desorientados. Buscan el éxito, pero no saben ni en qué consiste ni donde está.

Para poder orientar profesionalmente una vida uno tiene que preguntarse primero qué es lo que pretende en su vida. A dónde quiere llegar, y solo después dirigir los pasos a ese fin. Intentar triunfar sin saber a dónde se quiere ir es causa de muchos trastornos de todo tipo.

También me comentaba este amigo que a la hora de plantearse la vida profesional y en el intento de triunfar, uno piensa solo en uno mismo. Con frecuencia no se cuenta con los demás. No se cuenta con los demás. Con cómo afectan las decisiones profesionales al futuro de la familia que eventualmente uno pueda formar. Primero triunfar y luego ya se verán los demás aspectos de la vida.

Mi consejo, reflexionado después de la conversación con este amigo, es que primero va el qué quiero hacer con mi vida y que la contestación a esa pregunta guíe las posteriores decisiones. Ánimo y antes de intentar triunfar, entérate en que consiste triunfar. Hasta el jueves que viene.

Cumplir con los compromisos

compromisosDesde que inicié este blog hace ocho años he intentado evitar hablar de política. Es un blog de toma de decisiones y no quiero que haya polémica que ponga a unos en contra de otros. Así que fiel a mi propósito, aunque en España y en Catalunya la situación política está candente, esta semana también voy a evitar el tema y voy a hablar de cumplir los compromisos que uno contrae.

Cumplir con los compromisos es una manifestación de profesionalidad y de seriedad personal. Si uno se compromete a algo y no lo cumple ¿Quién se puede fiar de él? Una persona que cumple sus compromisos manifiesta respeto por los demás. El que no los cumple está diciendo que los demás, aquellas personas con quien se comprometió le importan muy poco.

Muchas veces uno no cumple con lo que dice por despiste. Porque no se da cuenta que se comprometió a tal y tal cosa. Esa actitud es también un sistema de falta de seriedad. De frivolidad.

Puede pasar también que después de comprometerse uno con algo, surjan nuevas circunstancias que hagan muy difícil cumplir con lo que se prometió. Entonces lo que hay que hacer es explicar las razones por las cuales uno no puede cumplir. Si estas razones son suficientemente serias, la gente lo entiende y no suele pasar nada, y si estas razones son pura excusa, también la gente entiende nuestra falta de seriedad y respeto.

Así que consejo si quieres crecer como persona y como profesional, cumple con aquello con lo que te has comprometido. Serás una persona fiable y confiable. Hasta el jueves que viene.

¿Incertidumbre en España?

moción de censuraHe estado una semana fuera de España y me han llegado ecos de la moción de censura que el partido de la oposición va a presentar al actual presidente del gobierno. Para los de fuera de España, esto es una propuesta para votar en el parlamento la retirada del actual presidente y elección de uno nuevo.

Una moción de censura puede progresar o fracasar. No se sabe. Pero lo que me ha sorprendido al regresar a España el lunes son los catastrofistas titulares de los periódicos. Que si esta crisis política va a generar incertidumbre económica y por lo tanto va a haber un frenazo en nuestra economía, que si la bolsa baja, que si sube, y un montón de agoreras noticias.

Llevo años estudiando y cuantificando mensualmente la incertidumbre económica en España. En concreto desde el año 2010 en el IESE me encargo de dirigir el equipo que elabora el Índice IESE de Incertidumbre Económica (I3E). Y lo que hemos observado una y otra vez es que las muchas crisis políticas que ha habido en España en los últimos 5 años no han afectado para nada ni a la incertidumbre económica ni a la actividad económica.

Estuvimos un año con gobierno interino en España, con un ganador de las elecciones que declinó presentarse a presidir el gobierno por no contar con suficientes apoyos. Un líder de la oposición que se presenta a ser investido presidente y fracasa. Una repetición de elecciones que no hace cambiar nada. Unas elecciones catalanas en las que el cabeza de lista del partido ganador es obligado, por los miembros de un partido minoritario, a retirarse. Una declaración unilateral (simbólica o no) de independencia de Catalunya, con miembros del gobierno huidos o encarcelados.

Pues bien, ninguno de estos acontecimientos hizo moverse la incertidumbre económica, ni ha retrasado para nada la recuperación económica de España, que está creciendo por encima de la media de Europa.

Lo que sí hizo temblar la incertidumbre económica, son los rumores en verano del 2015 y después a principios del 2016 de una posible desaceleración de la economía China. El que China devaluara ese verano tres veces en una semana su moneda, etc. En definitiva, son los acontecimientos exteriores a España los que afectan a nuestra incertidumbre económica y a la marcha de nuestra economía, y no los avatares de nuestras batallitas políticas. Hasta la semana que viene, y espero podeder seguir yendo a dar clase a China durante muchos años. Se ve cómo se desarrolla ese país.

Este martes 5 de junio a las 19.00 en el IESE en Barcelona doy con Pablo Maella una sesión sobre los 10 errores más frecuentes en la toma de decisiones. Si quieres asistir te puedes inscribir aquí.

Contener la euforia económica

ciclo economicoLa economía de un país atraviesa momentos de expansión y también momentos de recesión. Afortunadamente los periodos de expansión son más duraderos que las recesiones. Estas producen grandes estragos a nivel de destrucción de empleo, empresas que cierran, sufrimiento y problemas psicológicos en muchas personas. Una de las principales ocupaciones de los que dirigen las empresas debería ser aislarlas de los vaivenes del ciclo económico.

Si cuando la economía va bien mi empresa va bien y cuando la economía va mal mi empresa va mal ¿Cuál es mi aportación como directivo de esa empresa? Eso es muy fácil de conseguir. El reto consiste en que cuando la economía va bien mi empresa vaya bien y cuando la economía va mal mi empresa siga yendo bien. Esto sí que es calidad directiva. Esto es aislar la empresa de los vaivenes de la economía.

¿Y cómo se consigue esto? Pues la receta es sencilla, pero su aplicación es harto complicada. La receta es no sobre dimensionar la actividad de la empresa en los momentos de boom económico. No perseguir todas las oportunidades que se nos presentan. Pues si dimensionamos la empresa para los periodos de vacas gordas, cuando lleguen los de vacas flacas estaremos entrampados con inversiones infrautilizadas y con capacidad sobrante que cuesta mucho mantener inactiva.

Sé que este consejo es muy difícil de seguir cuando las cosas van bien. Pero es muestra de calidad directiva no dejarse llevar por la euforia de los momentos. Hasta el jueves que viene.

Entusiasmar

entusiasmarDedicamos un tercio de nuestro tiempo a trabajar. Es a lo que más tiempo dedicamos. En general la gente quiere hacer un buen trabajo. Dedicar la mayor cantidad de tiempo de tu vida a una cosa y hacerla de mala gana es frustrante. Se quiere hacer las cosas bien, poniendo interés y si es posible disfrutando.

Pero si todo lo anterior es muy razonable luego ¿cómo es posible que haya mucha gente que no disfruta en su trabajo? ¿Cómo es que hay muchos que sufren al tener que ir a trabajar cada día? He reflexionado últimamente sobre esto y creo que una buena parte de la culpa la tienen los jefes. Los jefes inmediatos que uno tiene. Muchos jefes frustran a su gente al no valorar el trabajo y el esfuerzo de estos.

A veces el jefe piensa ¡por algo soy jefe! Y este sencillo pensamiento le hace creer que puede tratar de cualquier manera a su gente y mandar cualquier cosa (por algo es el jefe) sin tener en cuenta a los que lo tienen que ejecutar. Muchas veces en contra de la opinión de estos que son los que saben del tema.

Entusiasmo o frustración. Eso es lo que generan los jefes en su gente. Y la diferencia entre esas dos actitudes es grandísima. Es la diferencia entre ir a gusto a trabajar e ir frustrado. Y no digamos cual es el impacto de cada una de estas actitudes en la calidad del trabajo. Menuda diferencia, un trabajo hecho con entusiasmo o un trabajo hecho con frustración. Hasta el jueves que viene.

“Milenials”

millennials

Se está hablando mucho de los milenials (escríbase como se escriba, yo lo escribo tal como lo pronuncio; lo siento, no soy milenial). La generación nacida en los años 80 y 90 y que por tanto empiezan a incorporarse al mundo del trabajo o se han incorporado no hace mucho tiempo.

Se dice que es una generación informal, que no les gusta que se les controle, que quieren tener un trabajo creativo donde puedan ejercer y cultivar sus capacidades. Que no quieren atarse a un trabajo fijo, quieren viajar, tener nuevas experiencias. Están acostumbrados a la inmediatez de estar todo el día conectado.

Menuda bofetada se van a pegar estos milenials cuando dejen de vivir como Alicia en el país de las maravillas y se topen con la realidad. Un colega me dijo que un milenial deja de serlo el día que tiene que empezar a pagar una hipoteca.

Bajar a la realidad. Es muy cómodo llevar una vida independiente pero que a la hora de lavarte la ropa acudes a mamá. Cuando las facturas las pagan papá y mamá porque todavía pernoctas en su casa. Bajar a la realidad.

Dejar huella, aportar valor para alguien requiere esfuerzo. Nada valioso se consigue sin esfuerzo. Más vale que estos milenials empiecen a espabilar si no quieren toparse con una frustración vital cuando lleguen a la edad madura y se pregunten qué han hecho en la vida.

No todos los nacidos en esa franja responden a este perfil. Tengo montones de alumnos en edad de milenials que tienen un compromiso con sus trabajos, que se están preocupando por formarse para lo que no están regateando esfuerzo. Y como ellos muchos más; afortunadamente. Hasta el jueves que viene.

Controlar o facilitar

empresasSiempre me sorprende que en los rankings que se publican sobre la facilidad que hay en los diferentes países de montar empresas, España siempre aparece muy mal. Aquí hay muchas trabas burocráticas y mucha reglamentación que cumplir. El tiempo medio para montar una empresa es mucho mayor que en la de los países de nuestro entorno.

Alguien me sugirió una vez que en vez de tener que cumplir con numerosos trámites y obtención de permisos, debería haber una legislación y suponer que todo el mundo cumple la legislación y solo si a alguien se le pilla incumpliendo la ley que le cayera todo el peso de la ley de un modo que desincentivara hacer trampas.

Es decir, en vez de tener que demostrar que haces las cosas bien, que te demuestren que las haces mal. Ahora bien, el que las haga mal, el que incumpla la ley, que se acuerde para toda su vida de las consecuencias. Eso agilizaría la creación de empresas y dinamizaría la economía.

A lo anterior hay que añadir, que las leyes que hubiera que cumplir fueran leyes razonables. Que garantizaran el bien hacer y evitaran el fraude. Hay que evitar leyes caprichosas fruto de la ideología del gobernante de turno, que so capa de actuar en nombre de la democracia por estar respaldado por las urnas, intenta autoritariamente imponer sus ideas.

La legislación debe estar para facilitar las cosas y preservar los derechos de todos. Para evitar las injusticias. Una legislación que está para controlar asfixia y facilita el abuso por parte del omnipresente poder político.

De nuevo viva la libertad y hasta el jueves que viene

A %d blogueros les gusta esto: