Archivo

Archive for the ‘Consideraciones prácticas’ Category

Entusiasmar

entusiasmarDedicamos un tercio de nuestro tiempo a trabajar. Es a lo que más tiempo dedicamos. En general la gente quiere hacer un buen trabajo. Dedicar la mayor cantidad de tiempo de tu vida a una cosa y hacerla de mala gana es frustrante. Se quiere hacer las cosas bien, poniendo interés y si es posible disfrutando.

Pero si todo lo anterior es muy razonable luego ¿cómo es posible que haya mucha gente que no disfruta en su trabajo? ¿Cómo es que hay muchos que sufren al tener que ir a trabajar cada día? He reflexionado últimamente sobre esto y creo que una buena parte de la culpa la tienen los jefes. Los jefes inmediatos que uno tiene. Muchos jefes frustran a su gente al no valorar el trabajo y el esfuerzo de estos.

A veces el jefe piensa ¡por algo soy jefe! Y este sencillo pensamiento le hace creer que puede tratar de cualquier manera a su gente y mandar cualquier cosa (por algo es el jefe) sin tener en cuenta a los que lo tienen que ejecutar. Muchas veces en contra de la opinión de estos que son los que saben del tema.

Entusiasmo o frustración. Eso es lo que generan los jefes en su gente. Y la diferencia entre esas dos actitudes es grandísima. Es la diferencia entre ir a gusto a trabajar e ir frustrado. Y no digamos cual es el impacto de cada una de estas actitudes en la calidad del trabajo. Menuda diferencia, un trabajo hecho con entusiasmo o un trabajo hecho con frustración. Hasta el jueves que viene.

“Milenials”

millennials

Se está hablando mucho de los milenials (escríbase como se escriba, yo lo escribo tal como lo pronuncio; lo siento, no soy milenial). La generación nacida en los años 80 y 90 y que por tanto empiezan a incorporarse al mundo del trabajo o se han incorporado no hace mucho tiempo.

Se dice que es una generación informal, que no les gusta que se les controle, que quieren tener un trabajo creativo donde puedan ejercer y cultivar sus capacidades. Que no quieren atarse a un trabajo fijo, quieren viajar, tener nuevas experiencias. Están acostumbrados a la inmediatez de estar todo el día conectado.

Menuda bofetada se van a pegar estos milenials cuando dejen de vivir como Alicia en el país de las maravillas y se topen con la realidad. Un colega me dijo que un milenial deja de serlo el día que tiene que empezar a pagar una hipoteca.

Bajar a la realidad. Es muy cómodo llevar una vida independiente pero que a la hora de lavarte la ropa acudes a mamá. Cuando las facturas las pagan papá y mamá porque todavía pernoctas en su casa. Bajar a la realidad.

Dejar huella, aportar valor para alguien requiere esfuerzo. Nada valioso se consigue sin esfuerzo. Más vale que estos milenials empiecen a espabilar si no quieren toparse con una frustración vital cuando lleguen a la edad madura y se pregunten qué han hecho en la vida.

No todos los nacidos en esa franja responden a este perfil. Tengo montones de alumnos en edad de milenials que tienen un compromiso con sus trabajos, que se están preocupando por formarse para lo que no están regateando esfuerzo. Y como ellos muchos más; afortunadamente. Hasta el jueves que viene.

Controlar o facilitar

empresasSiempre me sorprende que en los rankings que se publican sobre la facilidad que hay en los diferentes países de montar empresas, España siempre aparece muy mal. Aquí hay muchas trabas burocráticas y mucha reglamentación que cumplir. El tiempo medio para montar una empresa es mucho mayor que en la de los países de nuestro entorno.

Alguien me sugirió una vez que en vez de tener que cumplir con numerosos trámites y obtención de permisos, debería haber una legislación y suponer que todo el mundo cumple la legislación y solo si a alguien se le pilla incumpliendo la ley que le cayera todo el peso de la ley de un modo que desincentivara hacer trampas.

Es decir, en vez de tener que demostrar que haces las cosas bien, que te demuestren que las haces mal. Ahora bien, el que las haga mal, el que incumpla la ley, que se acuerde para toda su vida de las consecuencias. Eso agilizaría la creación de empresas y dinamizaría la economía.

A lo anterior hay que añadir, que las leyes que hubiera que cumplir fueran leyes razonables. Que garantizaran el bien hacer y evitaran el fraude. Hay que evitar leyes caprichosas fruto de la ideología del gobernante de turno, que so capa de actuar en nombre de la democracia por estar respaldado por las urnas, intenta autoritariamente imponer sus ideas.

La legislación debe estar para facilitar las cosas y preservar los derechos de todos. Para evitar las injusticias. Una legislación que está para controlar asfixia y facilita el abuso por parte del omnipresente poder político.

De nuevo viva la libertad y hasta el jueves que viene

Más sobre educación

felizEstaba el otro día en una plaza del barrio de Gracia de Barcelona, esperando a un amigo con quien iba a pasar un buen rato. Conversar es uno de mis hobbies preferidos. Como soy un maniático de la puntualidad llegué un rato antes y me senté a observar en un banco de la plaza.

Había correteando de un lado para otro una niña que tendría no más de tres años. Quizá dos. Se le veía alegre, feliz. Parecía un juguete. Me pregunté qué futuro le esperaba a esta chiquilla. ¿Llegaría a ser una ingeniera o una abogada, y una buena madre de familia o por el contrario acabaría siendo una delincuente o drogadicta? En definitiva ¿una buena profesional y una buena persona o una desgraciada?

Su biografía está todavía pendiente de escribir. Tiene muchas oportunidades y muchos riesgos. Y me pregunté ¿cuáles son los factores que hagan que acabe de una manera o de otra? Y llegué inmediatamente a la obvia contestación. Su futuro va a depender en buena parte de la educación que reciba. Y la educación se recibe en primer lugar en la familia y también en el centro escolar al que vaya.

Llegamos una vez más a la conclusión de qué importante es la familia y qué importante es el sistema educativo. Si yo tuviera un cargo público de relevancia (y confieso que me gustaría tenerlo, pero no he tenido ocasión de ocuparlo) estas serían mis prioridades. La familia y la educación. En estos dos asuntos nos jugamos el futuro.

Por supuesto que al final lo que es cada uno depende de las decisiones que uno vaya tomando en la vida. De cómo vaya ejerciendo la libertad. Pero esas decisiones que uno toma están muy influenciadas por la educación que uno ha recibido, en primer lugar en la familia y después también en la escuela. El tema que abordo hoy me parece de vital importancia. Feliz semana santa.

Ganar las Elecciones con Big Data

eleccionesDicen que Barack Obama ganó las elecciones presidenciales norteamericanas por el inteligente uso que hizo de las redes sociales. Sabía qué estados eran claramente republicanos y cuales claramente demócratas. En esos estados hizo una campaña modesta. Había poco que ganar y poco que perder. Donde hizo una campaña feroz fue en aquellos estados en los que tanto se podían decantar hacia un partido o hacia otro. Y mucho más, concentró su presencia y publicidad en los condados donde la cosa estaba en juego.

Todo eso lo pudo hacer porque las técnicas informáticas actuales junto con la información que hay en la red a nivel individual, se puede predecir con bastante precisión qué votantes son de un partido, cuáles de otro y quienes basculan entre uno y otro. A estos últimos son a los que hay que dirigir los esfuerzos de la campaña electoral.

Cuento toda esta historia porque en España, el primer partido político que base su campaña en el análisis “big Data” se llevará el gato al agua. El análisis a nivel individuo de sus tendencias políticas permitirá al partido centrar su campaña en las provincias en las que esté en juego un diputado. Es más, podrá concentrarse en las ciudades de esa provincia de las que dependa ese último escaño. Si gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas en la mitad de las provincias se hace con ese último escaño, conseguirá 25 escaños más de los que habría conseguido con una campaña electoral tradicional.

Partidos, si queréis influir más os vale empezar a trabajar el big data antes de que sea otro partido el que os lleve la delantera. Hasta el jueves que viene. En el IESE estamos haciendo grandes avances en este campo.

Toma de Decisiones y Magnanimidad

retosHay personas que se plantean retos importantes en la vida y personas que solo aspiran a sobrevivir con el mínimo número posible de contratiempos. Los primeros son los que hacen que las cosas ocurran y los segundos son meros espectadores pasivos de sus propias vidas.

Animo desde este blog a ser magnánimo. A plantearse retos que hagan de nuestra vida una vida enriquecedora. Retos que nos permitan decir que hemos dejado huella. Este planteamiento es incompatible con la pretensión de una vida cómoda. Todo reto requiere esfuerzo.

¿Ámbitos en donde podemos dejar huella? Muy sencillo. Empieza por lo que tienes más cerca, tu familia. Piensa que puedes hacer para que cuando tengas 80 años puedas sentirte orgulloso de las posibilidades que has dado a tu familia. El siguiente ámbito es el del lugar donde trabajas. Es allí donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo fuera de casa. ¿Qué puedes hacer allí que marque una diferencia? Desde que en cada detalle tu trabajo esté guiado por servir a los demás hasta qué proyectos puedas liderar que mejore la vida de otros.

En general cualquier plan que se centre en nosotros mismos tiene poco recorrido, solo lo disfrutaremos nosotros, y a la que se tuerza un poco sentiremos el gran fracaso. Un plan centrado en los demás tengamos éxito o fracaso nos dará la satisfacción de haberlo intentado.

Cualquier cosa que nos propongamos que valga la pena tiene un coste. Si no quieres realizar esfuerzos poco vas a conseguir. Somos lo que hemos decidido ser. Seamos magnánimos. Piensa qué puedes llegar a hacer. Hasta el jueves que viene.

Empleados nucleares y empleados periféricos

febrero 22, 2018 12 comentarios

docenciaLa semana pasada tuve una sesión de debate con mandos intermedios de colegios de enseñanza media y primaria. Los que me conocéis sabéis que la docencia y la educación es mi pasión, así que me sentí como pez en el agua.

En esa reunión vimos, entre otras cosas, que en toda empresa hay dos tipos de empleados, los que podríamos llamar “nucleares”, de la traducción inglesa “core” y los “periféricos”

Un empleado periférico es uno que vende su tiempo y sus capacidades a la empresa a cambio de dinero, de un salario. Se llaman periféricos porque su actividad la puede realizar cualquier persona que disponga de esas capacidades. Lo que aportan a la empresa lo podrían aportar muchos otros profesionales. 

Un empleado nuclear por el contrario, es uno que se identifica con lo que se hace en la empresa. Valora la utilidad real que tiene lo que allí se hace. Por supuesto que dedica su tiempo y sus capacidades al servicio de la empresa. Por supuesto que cobra un salario. Pero su vinculación con la empresa va mucho más allá. Por un lado aporta a la empresa su entusiasmo y su compromiso para que las cosas funcionen bien, lo cual tiene un gran valor para laempresa. Un valor impagable económicamente. Pero por otro lado está recibiendo de la empresa la posibilidad de crecer como persona y como profesional. La empresa da la oportunidad de dotar al empleado de un sentido a su trabajo, la posibilidad de sentirse útil.

Son los empleados nucleares los que sacan adelante la empresa cuando llegan tiempos de crisis. Con los periféricos no se puede contar en tiempos de dificultades. No están comprometidos con la empresa.

Si siempre he recomendado desde este blog dar las gracias a la gente, la dirección de la empresa debe estar muy atenta a agradecer y reconocer el trabajo de los “nucleares”. Lo pasé muy bien y aprendí mucho trabajando con este gran grupo de profesionales de la docencia.

A %d blogueros les gusta esto: