Archivo

Posts Tagged ‘CEIBS’

China (I)

shanghaiDesde el año 2005 voy periodicamente a China a dar clases de Toma de Decisiones. Este contacto con directivos chinos ha hecho que me interesara por lo que está pasando en ese país. Nadie duda de la enorme transformación social y económica que allí se está viviendo. Este hecho ofrece a las empresas del resto del mundo oportunidades. Muchas empresas se están preguntando si no sería el momento de abordar el mercado Chino.

Unos datos nos ayudarán a enmarcar la situación. En el año 2000 la economía China representaba el 3,7% de la economía mundial (el doble de lo que era en 1980) por debajo de Estados Unidos, Japón y Alemania. En solo 10 años, en 2010 la economía China ocupa ya el segundo puesto del ranking, solo por detrás de Estados Unidos, representando ya el 9,3% de la economía mundial. En estos 10 últimos años la economía estadounidense ha pasado de ser el 31% de la economía mundial a solamente el 23%. En ese mismo periodo Japón ha pasado del 14% al 9% y Alemania del 6% al 5%. España, con pequeñas fluctuaciones se mantiene siendo un 2% de la economía mundial.

También las importaciones y las exportaciones chinas se han multiplicado por 4 en la última década cuando en el resto del mundo apenas han aumentado un 50%. La tasa de ahorro y de inversiones en China es en torno al 50% de su PIB mientras que en Estados Unidos es del 22% aproximadamente, aunque estas cifras precisan una aclaración que ya haré en algún mensaje futuro. Una prueba del desarrollo de este país son las dos imágenes de este mensaje. Ambas muestran Shanghai, en 2009 y en 1990.

Shanghai¿Es la hora de que tu empresa se decida a participar en la economía China? Pues esto depende de muchos factores. Qué duda cabe que ese país va a tener un protagonismo económico en las próximas décadas, pero hay que ser cauto a la hora de lanzarse allí. Que haya 1350 millones de consumidores no significa que sea fácil venderles a ellos. En próximos mensajes hablare de oportunidades y riesgos de incorporar a China en la estrategia de una empresa. Hay muchas oportunidades, pero hay que estar avisado de los peligros. Seguiré con este tema. Saludos desde Shanghai y hasta el jueves que viene.

La intuición en la toma de decisiones

intuicion y toma de decisionesEl próximo 28 de mayo, en la reunión de antiguos alumnos de los programas Master del IESE voy a hablarles sobre la intuición y la toma de decisiones. En el mensaje de esta semana solo voy a introducir algunas ideas. La intuición es un modo de conocer la realidad y de juzgar si un curso de acción es adecuado o no.  Los juicios intuitivos son rápidos, inconscientes involuntarios y con cierta carga emotiva, en el sentido que el que intuye una cosa está en cierto modo comprometido con lo que intuye. La intuición no sabe dar razones por las que cree lo que intuye. Si supiera darlas ya no sería intuición, sería razonamiento.  En cierto sentido la intuición y el razonamiento son dos modos distintos de juzgar sobre una situación.

Del mismo modo que los razonamientos pueden ser equivocados, la intuición también puede equivocarse. Lo que pasa es que en los razonamientos equivocados se pueden dar las razones de porqué están equivocados, en cambio en los juicios intuitivos no. Por lo que surge la cuestión de cuando fiarse de las intuiciones y cuando no. Bajo qué condiciones las intuiciones son fiables y bajo que condiciones no.

Sin querer extenderme demasiado, hay dos tipos de intuiciones: la intuición como “sospecha” y la intuición como “juicio experimentado”. La intuición como sospecha es el presentimiento de que un curso de acción es el más adecuado en una determinada situación. Este tipo de intuición es muy válida para generar alternativas. Es la intuición propia de los creativos. El problema es que esta sospecha no garantiza que lo que se intuye sea correcto. Hay que analizarlo y ver si tiene sentido o no.

La intuición como juicio experimentado es la intuición de un experto en una materia, que con solo observar lo que está pasando se hace cargo de la situación y sabe cómo hay que actuar. Es el caso del médico experimentado, que con solo ver al paciente y con un par de preguntas ya sabe lo que le pasa. Es el juicio de un experto. La intuición como juicio experimentado tiene muchas posibilidades de ser válida. Todo depende de cuán experto es el que hace el juicio. Procede de un conocimiento acumulado e implícito que se tiene, que permite ahorrarse los razonamientos.

No quiero extenderme más y seguiré hablando de este tema en próximas semanas. Solo advertir que ojo con los que dicen que hacen lo que hacen porque intuyen que es lo correcto. Muchas veces es la excusa que se pone cuando uno no se sabe lo que hay que hacer y hace lo que le da la gana. Eso no es intuición sino incompetencia. Envío este mensaje desde Shanghai, donde estoy dando un curso sobre Toma de Decisiones en el CEIBS, la China Europe International Business School. el martes publicamos el I3E, Indice IESE del Incertidumbre Económica correspondiente al mes de abril, del que hablamos en un mensaje hace unos meses,

A %d blogueros les gusta esto: