Archivo

Posts Tagged ‘desarrollo profesional’

Desarrollo Profesional

diciembre 15, 2016 15 comentarios

arriesgarConforme pasa el tiempo uno adquiere experiencia profesional y cada vez realiza mejor su trabajo. Uno empieza a disfrutar y a sentirse a gusto con lo que hace. Este sentirse bien puede llevar a no querer arriesgar a hacer cosas nuevas que no le pueden salir tan bien como las que hace actualmente. En la situación actual se está muy bien.

Pero pasa el tiempo, quizá un par de décadas y uno queda obsoleto. Es experto en hacer cosas que tenían valor hace veinte años, pero que ahora están superadas, y se encuentra desplazado en su actividad profesional. Me lo decía hace unas semanas un antiguo alumno mío. Me decía, Miguel Angel, se me está moviendo el suelo. Yo era un profesional muy bien valorado y estaba muy satisfecho con mi desempeño profesional. No me preocupé de explorar nuevas aventuras, pero todo está cambiando y mi “expertise” ahora ya es poco útil, me he quedado rezagado. He perdido prestigio.

Es el dilema entre explotar las habilidades que uno tiene y sacarles el máximo partido, o explorar nuevas actividades que requieren tener que arriesgar, sufrir algunos fracasos y no brillar tanto en el corto plazo.

Mi recomendación es un equilibrio entre ambas actitudes. Sacar partido a lo que uno ya es experto, y estar en continua exploración para adquirir nuevas habilidades aunque en el proceso de aprendizaje uno pueda brillar menos. Ojo que el éxito actual no sea la fuente del fracaso futuro. Y no estoy hablando de plazos de uno o dos años, sino de décadas. Y décadas de dejadez hacen que nuestra obsolescencia ya no tenga arreglo. Ojo que el suelo que pisas se te va a mover algún día.

Os dejo una foto de la clase de uno de los cursos que terminé la semana pasada aquí en el MBA del IESE

IESE MBA

¿Qué tipo de directivo eres, desarrollador o empequeñecedor?

con mis alumnosRecuerdo hace un par de años que una antigua alumna me habló de un directivo que ambos conocíamos, y que había sido su jefe anteriormente. Me decía “todos los que hemos trabajado bajo sus órdenes hemos crecido profesionalmente. Es una persona que desarrolla a su gente“. Qué mejor elogio se puede hacer de un directivo. Esta anécdota me permite hablar de la distinción entre lo que llamo directivos desarrolladores y directivos empequeñecedores.

Los directivos desarrolladores son los que se preocupan del crecimiento profesional y personal de su gente. Les ponen retos, les dan autonomía, les dejan organizarse, y siempre están al lado de su gente para lo que pudieran necesitar. No hace él lo que su subordinado puede hacer. Les deja que se equivoquen si el error no es muy grave y va a servir para que aprendan. Piensa en qué capacidades puede llegar a desarrollar un subordinado, y le asigna trabajos que le permitan adquirirlas. Conciben su trabajo directivo como facilitar que su gente pueda realizar su trabajo. Están accesibles. Su gente disfruta con su trabajo y perciben que están creciendo.

El polo opuesto son los directivos empequeñecedores. Lo controlan todo, desconfían de las capacidades de su gente. Quiere a su gente continuamente disponibles para lo que él pueda necesitar. Los usa. No da la razón de por qué manda lo que manda. Le importa un pito si lo que manda al subordinado es una tarea asequible o es una tarea absolutamente inabordable. En definitiva empequeñecen al subordinado e imposibilitan su desarrollo, y su gente hace todo lo posible por que les asignen otro jefe o por cambiar de trabajo.

¿Qué clase de directivo eres tú? ¿Crece tu gente contigo? ¿Has formado a tu sucesor?. Reflexiona.

Felices vacaciones a los que las vayais a empezar. A finales de agosto participaré en unas jornadas para profesionales de centros educativos donde daré una sesión sobre la toma de decisiones. Las organiza la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra en Pamplona. Me hace mucha ilusión participar porque todo lo que se refiere a la educación me apasiona. Seguiré con la cita semanal del jueves durante este verano.

A %d blogueros les gusta esto: