Archivo

Posts Tagged ‘MBA’

Diversidad

diciembre 19, 2019 8 comentarios

culturasAl final del mensaje de la semana pasada os dejé una foto con mis alumnos el último día del curso que les acabo de dar. Hoy os dejo la foto de la otra clase. Si observáis, por los rasgos de las caras, veréis que hay alumnos de muy distintas procedencias. Más 30 países representados. Esto es muy enriquecedor.

En el IESE tengo la suerte de poder tratar a personas de muy diversos países. Unos son alumnos jóvenes como los de la foto y otros, en programas para directivos, participantes más experimentados. Y digo que es muy enriquecedor, porque se puede aprender de muchas culturas, de modos muy distintos de ver el mundo.

Uno puede sentirse más cómodo entre sus iguales. Sabe cómo piensan y cómo reaccionarán ante distintas situaciones. Pero se puede aprender mucho de las personas que tienen una cultura distinta a la que uno tiene. Así que una reflexión: no tener miedo a la diversidad. Es muy enriquecedora.

Es lo que ahora se dice, con una frase que se ha vuelto un lugar común, que uno tiene que salir de su “zona de confort”. Esto me recuerda a lo que decía Carlos Abadía, buen amigo y antiguo alumno mío del máster de hace 30 años: “con lo que me ha costado entrar, ahora no estoy dispuesto a salirme”.

En el fondo, en el fondo, no somos tan distintos. Lo veo al tratar con todos mis alumnos de las más diversas procedencias. Todos apreciamos que se nos valore y que se nos aprecie. Las relaciones de amistad son algo común a todas las culturas. Hasta el jueves que viene. Os dejo la foto con los otros alumnos a los que también he dado clase este trimestre. Feliz navidad.

IESE

Un Consejo

diciembre 12, 2019 8 comentarios

decidir bienNo voy a hablar del cambio climático, porque ya ha hablado todo el mundo y no hay mucho más que decir. Además, el tema ya cansa un poco. Voy a hablar de unas reflexiones que he hecho a mis alumnos. La semana pasada terminé el curso básico de Toma de Decisiones en el MBA del IESE. Como cada año, lo he vuelto a pasar muy bien.

Una de las cosas que salieron en una clase fue algo que yo he experimentado siempre, y así lo comenté con los alumnos. Yo siempre que he seguido los consejos de las personas sabias, siempre me ha ido bien, y cuando me he apartado de sus consejos me han salido mal las cosas. Consecuencia, sigue las advertencias de los sabios. Al respecto, uno comentó: seguir los consejos de mi madre. Buena consideración me pareció.

En ese momento les pregunté ¿y quién es la persona más sabia del mundo? Los alumnos, siempre dispuestos al cachondeo en clase, cosa que yo permito con moderación, en clase hay que pasarlo bien, si no, no se aprende nada, empezaron a susurrar, aunque cada vez más fuerte “Ariño, Ariño, Ariño…”. Después de las risas, les apunté que, en mi opinión, la persona más sabia es Jesucristo. Así, si cada vez que tenéis que hacer algo os preguntáis ¿cómo actuaría Jesucristo en una situación como esta? Y actuáis de esa manera, estaréis haciendo las cosas bien. Y para saber cómo actuaría Jesucristo, en los evangelios tenemos suficientes ejemplos de sus actuaciones, para podernos imaginar cómo lo haría en una situación determinada.

Consejo de esta semana: sigue las advertencias de los sabios y en general te equivocarás poco. Seguir los consejos de tu madre es una sabia medida. Esto es lo que yo creo, y así lo expuse a los alumnos. Hoy os dejo la imagen de una de las clases, la semana que viene os pondré la imagen de la otra. Os estoy escribiendo desde Hong Kong, donde estoy dando unas clases como cada año. Hasta el jueves que viene.

Mejorar es enemigo de ser perfecto

el mejorEn las clases que doy, y sobre todo con alumnos del MBA, surgen posibles soluciones a los problemas que discutimos. Es muy frecuente que a los alumnos no les acaben de gustar las soluciones propuestas y la razón es porque no son perfectas. Todas tienen algún pero.

Cuando uno pretende conseguir algo perfecto, algo que no tenga ningún pero, que sea óptimo, va directo al fracaso y a la frustración. Al fracaso porque las cosas que merecen la pena son suficientemente complejas para que no admitan soluciones perfectas, y a la frustración porque al no conseguirse lo que se pretende – porque es imposible de conseguir- uno va a estar en permanente estado de insatisfacción.

Siempre explico a mis alumnos que el camino más eficaz de actuación en la vida tiene dos características: la primera es no hacer las cosas extremadamente mal, y la segunda es intentar hacer las cosas cada vez un poquito mejor. Si uno hace las cosas extremadamente mal difícilmente va a conseguir algo. Pero si no hace las cosas muy mal y cada vez las intenta mejorar un poco, se puede llegar a hacer cosas extraordinarias sin frustraciones y con la satisfacción de estar mejorando poco a poco.

Esto lo que dice es que quienes triunfan en la vida no son las grandes lumbreras que tienen momentos puntuales de gran genialidad, sino las personas normales que se esfuerzan y trabajan constantemente día tras día. Los que sólo se contentan con la perfección suelen estar constantemente enfadados con el universo, pues siempre hay algo que impide que aflore su genialidad.

Saludos desde Shanghai donde estoy dando un curso de Toma de Decisiones. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: