Inicio > Consideraciones prácticas > Mejorar es enemigo de ser perfecto

Mejorar es enemigo de ser perfecto

el mejorEn las clases que doy, y sobre todo con alumnos del MBA, surgen posibles soluciones a los problemas que discutimos. Es muy frecuente que a los alumnos no les acaben de gustar las soluciones propuestas y la razón es porque no son perfectas. Todas tienen algún pero.

Cuando uno pretende conseguir algo perfecto, algo que no tenga ningún pero, que sea óptimo, va directo al fracaso y a la frustración. Al fracaso porque las cosas que merecen la pena son suficientemente complejas para que no admitan soluciones perfectas, y a la frustración porque al no conseguirse lo que se pretende – porque es imposible de conseguir- uno va a estar en permanente estado de insatisfacción.

Siempre explico a mis alumnos que el camino más eficaz de actuación en la vida tiene dos características: la primera es no hacer las cosas extremadamente mal, y la segunda es intentar hacer las cosas cada vez un poquito mejor. Si uno hace las cosas extremadamente mal difícilmente va a conseguir algo. Pero si no hace las cosas muy mal y cada vez las intenta mejorar un poco, se puede llegar a hacer cosas extraordinarias sin frustraciones y con la satisfacción de estar mejorando poco a poco.

Esto lo que dice es que quienes triunfan en la vida no son las grandes lumbreras que tienen momentos puntuales de gran genialidad, sino las personas normales que se esfuerzan y trabajan constantemente día tras día. Los que sólo se contentan con la perfección suelen estar constantemente enfadados con el universo, pues siempre hay algo que impide que aflore su genialidad.

Saludos desde Shanghai donde estoy dando un curso de Toma de Decisiones. Hasta el jueves que viene.

  1. Anónimo
    mayo 16, 2013 en 8:22 am

    Miro a mi alrededor y pienso que tienes mucha razón. Para lograr grandes metas hay que tener tolerancia al fracaso y también a las criticas.

    • mayo 16, 2013 en 1:25 pm

      Gracias Anónimo. Tolerancia al fracaso, a las críticas e intentar trabajar bien.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. Mª Carmen Cruces Moreno
    mayo 16, 2013 en 8:34 am

    Es muy de agradecer para los normales que trabajamos con esfuerzo y empeño en mejorar cada dia, sentirnos reflejados en las palabras que escribe Miguel, dan animo para seguir caminando sin desfallecer con lo dificil que es algunas veces!

    • mayo 16, 2013 en 1:29 pm

      Muchas gracias Mª Carmen. Me alegra que el blog sea útil. Nunca desfallecer.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. mayo 16, 2013 en 8:43 am

    Totalmente de acuerdo. Lo importante es tomar la decisión que permita avanzar en la dirección correcta, aunque no sea perfecta. Avanzar de este modo implica la segunda parte de tu reflexión, disponer de un proceso de mejora contínua… Sin embargo, creo que en muchas organizaciones se trabaja con una simplificación de este concepto que permite cerrar proyectos en tiempo y forma… “arranquemos así, y después, en la segunda fase ya iremos corrigiendo y añadiendo lo que falta…” Lamentablemente esas “segundas fases” no llegan nunca, sea por el motivo que sea, y lo que queda operativo es una solución básica y con deficiencias a solventar.

    • mayo 16, 2013 en 1:33 pm

      Buen complemento a mi mensaje Enric. Muchas gracias y Saludos,
      Miguel Angel

  4. Caba Robletto
    mayo 16, 2013 en 8:50 am

    Cierto su enfoque M.A.; en muchos casos el miedo en la decisión final, condiciona el prestigio y la forma de la persona (Alumno ó Directivo). Evidentemente, acierta nuevamente en establecer las dos características: Solución razonable y la intención de mejora, imprescindible tras el seguimiento del problema.

    Pregunta: ¿Cual es la inquietud más relevante, entre los alumnos de Shanghai y los de Catalunya? ¿Como aceptan las soluciones establecidas en otras latitudes?, Gracias.

    Gracias por la atención, saludos a todos, att.
    Abrazos, Ramón

    • mayo 16, 2013 en 1:38 pm

      Ramón, no es fácil contestar a tu pregunta. hay muchos aspectos y ninguno generalizable, y exponer alguno de ellos sería darle mucha importancia, porque otros aspectos también son relevantes. Pero un anota bastante distintiva es que los orientales son más pacíficos que los occidentales. Siempre con todas las excepciones.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  5. Joan Costa
    mayo 16, 2013 en 10:04 am

    Lo “mejor” es enemigo de lo “bueno”! Gran aforismo!
    Totalmente de acuerdo. Una persona, o un equipo, deben asumir que cualquier decisión siempre (una vez tomada, claro está!) puede ser susceptible de mejora. Lo importante és el aprendizaje incorporado “al proceso”, la capacidad de autocrítica positiva tanto individual como grupal y, si hay puntos de mejora aplicables y estamos a tiempo…. a por ellos!!

    El peligro de buscar “lo mejor” és la paralisis por el anàlisis….Hamlet, Principe de Dinamarca
    Y el tiempo siempre, siempre jugará en contra nuestra, debemos aceptarlo.

    Y como no….las personas, todas, somos distintas y “aceptarnos” y “compenetrarnos” es lo que hace apasionante la funcion directiva….y las buenas decisiones (las buenas, buenas de verdad) son aquellas tomadas por motivacion trascendente.

    saludos

    • mayo 16, 2013 en 1:40 pm

      Joan, veo que conoces muy bien la terminología que utilizamos algunos en el IESE. Aceptarnos cada uno como somos, e intentar mejorar siempre. Ese es el truco.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  6. Gustavo Pérez Piferrer
    mayo 16, 2013 en 10:09 am

    Totalmente de acuerdo con el tema de esta semana y que no podemos quedarnos parados buscando “LA SOLUCIÓN”, tal y como se ha comentado el problema es que muchas veces los procesos de mejora quedan aparcados porque ya hay una solución funcionando, a veces porque hay otros temas más importantes (lo cual es bueno, priorizamos necesidades y evitamos el bloqueo) y otras simplemente por aparcar el problema (lo que me recuerda el tema tratado semanas antes sobre los salarios por objetivos, en el que algunas conclusiones llegaban a que el cobro por objetivos generan malas soluciones)

    Un problema que surge y por el que creo que muchas veces podemos quedarnos parados buscando una mejor solución, es que muchas veces se mide por lo no correcto, lo que no funciona, … en vez de valorar lo que se ha hecho, funciona, soluciona correctamente el problema, … (como diría nuestro querido Miguel A., que fácil es evaluar a toro pasado verdad?) Para valorar una solución hay que tener en cuenta que premisas teníamos, que queríamos cubrir, recursos, …

    Abrazos

    Gustavo

    • mayo 16, 2013 en 1:46 pm

      Sí gustavo, y además hay que compararla con la posible solución alternativa, para ver que es la mejor opción. Lasolución propuesta no hay que compararla con una solución perfecta, porque esta no existe.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  7. mayo 16, 2013 en 12:13 pm

    Gracias por tu post , nos ayudas más de lo que imaginas : )

    • mayo 16, 2013 en 1:22 pm

      Muchas gracias Susana, este comentario me produce mucha alegría.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Alberto Ibarra Garza
    mayo 16, 2013 en 1:53 pm

    Hola Miguel, saludos de un colega desde el IPADE en México. Buena reflexión, todo siempre es mejorable y creo que hay que saber disfrutar de los pequeños éxitos y no pensar de más en lo malo.

    • mayo 16, 2013 en 2:01 pm

      Alberto, creo que nos hemos visto en alguna ocasión por el IESE ¿Es así?. Hay que disfrutar de las cosas positivas y no dejar que nos influyan mucho las negativas, y si está de nuestra parte, estas negativas intentar corregirlas.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        mayo 19, 2013 en 3:38 pm

        Gracias Miguel, tomè su curso de Análisis de Decisiones en Madrid en el verano de 2012. Fui con Javier Duarte. Ahora irè al IFP en Barcelona en dos semanas. Un abrazo

  9. Jordi Pou
    mayo 16, 2013 en 2:36 pm

    Quizás solo añadiría que para mejorar lo no perfecto hay que ser capaz de reconocer los errores y analizarlos.
    En muchas organizaciones se tiende a esconder los errores para que no parezcan una mancha en el curriculum de nadie y esto impide la mejora.
    Tendemos a repetir errores.

    Felicidades por el blog.

    • mayo 17, 2013 en 11:19 am

      Gracias Jordi, en un mensaje de hace casi tres años también hablo de esta idea que nos comentas.
      Un saludos,
      Miguel Angel

  10. Cayetano
    mayo 16, 2013 en 2:53 pm

    Este post me encanta, Miguel Angel. Yo pienso que hay que ir hacia la perfección (es decir, no ser conformista) pero ir hacia ella tratando de mejorar un poquito cada día y en las operaciones (a lo que me dedico) eso es algo critico para competir hoy en dia.
    Creo que hay que trabajar o actuar con dos principios a este respecto: uno, el evitar el inmovilismo por no tener la solución 100% perfecta y, dos, el que las cosas hay que hacerlas pensando en que sean de la mejor calidad posible (buscar la perfección y evitar el conformismo mediocre) mediante la mejora continua y la dedicación necesaria.
    No se si he expresado bien lo que intentaba pero en resumen es que estoy de acuerdo con tu post y me gusta leer que hay mucha gente que ve las cosas también de esta forma.
    Gracias!

    • mayo 17, 2013 en 11:21 am

      Cayetano, lo has expresado muy bien. Aplicas lo que indico en el post a tu trabajo diario.
      Lo que me extraña es que no te acordaras de esto. Seguro que en las clases que te dí salió alguna vez. Aunque es cierto que en algunos cursos me olvido de comentarlo en algún momento.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

      • Cayetano
        mayo 17, 2013 en 11:34 am

        Seguro que lo aprendi en el IESE y muy probablemente en tus clases aunque no fuera consciente de ello… Gracias!

        • mayo 17, 2013 en 11:37 am

          O igual en tu curso no hablé de esto. No me acuerdo. Gracias Cayetano y saludos desde Shanghai, donde ya está anocheciendo,
          Miguel Angel

  11. Sonia
    mayo 16, 2013 en 2:57 pm

    Mucha gracias Miguel Angel, como dice Susana, esto nos ayuda más de lo que piensas. Esta manera de actuar deberíamos aplicarla en todos los aspectos de la vida, no sólo en la dirección. Es muy difícil gestionar una gran tarea si lo queremos controlar todo a la perfección desde el principio del proyecto. Mejor hacerlo por pasos y un paso puede tan simple como aplicar una pequeña mejora al anterior.

    • mayo 17, 2013 en 11:25 am

      Gracias Sonia por los ánimos que me das para seguir escribiendo en el blog. Efectivamente esto es tan importante o más para la vida personal como para la dirección.
      Saludos. Ahora no reconozco quien ers. ¿Te he dado clase?
      Miguel Angel

      • Sonia
        mayo 17, 2013 en 1:24 pm

        Estuve en el PDD 3-2012, en el que sólo impartiste una clase. En el PDD 3- 2013 he estado como monitora de grupo y aproveché para ir a alguna de tus sesiones.
        Un saludo

  12. Amparo
    mayo 16, 2013 en 3:16 pm

    Miguel, me ha gustado mucho lo que has escrito con mucho criterio y sentido común. Hoy en día ves gente joven con mucha preparación, competencias que cuando queriéndolo o no, dices que me falta para estar a su altura puedes llegar a muchas conclusiones que a veces no son motivadoras…pero con tu artículo me centaré en lo que dices “esforzarme y trabajar constantemente cada día”…no soy una lumbrera soy de inteligencia muy normal pero con ganas de hacer las cosas con cariño y mejor.
    Será bueno que sigas dando estos consejos para “gente que no es lumbrera” pero que quiere mejorar día a día y se encuentra en el trabajo con personas super preparadas…dinos qué más hacer?, con ejemplo concretos cómo ser más competente? y una duda es bueno ser versátil en el trabajo? .
    Disculpa con tantas preguntas pero tu artículo me ha hecho pensar y cuestionarme más.
    Saludos,

    • mayo 17, 2013 en 11:30 am

      Amparo, yo desconfío de los superpreparados. Las experiencia de los años es más valiosa que la supuesta “preparación”. Y esa experiencia la dan … los años. Cuando veas a alguien demasiado sobrado piensa que seguramente irá falto de muchas cosas, tendrá un gran complejo de inferioridad y querra disimularlo yendo de sobrao. No te dejes engañar. Todos somos normales. El que va sobrado de alguna cosa seguramente va falto de otras.
      Sobre todo no dejarnos deslumbrar por el brillo superficial de algunos. Suelen necesitar brillar para esconder su vacío.
      Saludos y ánimo,
      Miguel Angel

  13. Javier Rospigliosi
    mayo 16, 2013 en 4:00 pm

    Hace poco leí que las abejas toman siempre la ruta del “agente viajero” que los seres humanos obtenemos luego de aplicar alguno de los algoritmos complejos desarrollados en el siglo pasado reciente. Pero las abejas lo tienen inscrito en su organismo de modo natural. Nosotros “operamos” optando por alguno de ellos o ninguno. Parece peor pero es nuestra libertad. En el nivel “de gobierno” se nota más, porque podemos errar. Y es el que más interesa, por ello al profesor Polo no le gustaba la separación clásica del agere y el facere. La perfección es imposible porque siempre existirá una diferencia entre la esencia y el ser. También para las abejas, pero no se nota porque forman parte del universo. Nosotros no. Tenemos la libertad de equivocarnos … siempre. Eso no quita que la perfección del legendario Hieroteo sea indudable aspiración del liderazgo.
    Saludos

    • mayo 17, 2013 en 11:32 am

      Muchas gracias Javier, muy acertados tus comentarios, El gran don de la persona es nuestra libertad, pero hay quien sabe utilizarla y quien no.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  14. Anónimo
    mayo 17, 2013 en 11:16 am

    agradecida por este blog que nos anima a seguir adelante a todos aquellos, que no siendo lumbreras, avanzamos día a día cometiendo errores y aciertos y aprendiendo de ellos. Creo que es en esta línea en la que deberíamos educar a los futuros empresarios.
    Saludos

    • mayo 17, 2013 en 11:35 am

      Muchas gracias Anónima. Yo procuro educar a los actuales y futuros empresarios en esta línea. Nadie podrá que lo que yo he enseñado en mis clases ha podido contribuir a la crisis actual. Las cosas que voy diciendo en este blog desde hace tres años son las que he estado explicando en mis clases surante muchos años.
      Muy agradecido por tus elogios a este blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  15. mayo 18, 2013 en 8:21 pm

    Gracias Maestro. Siempre las palabras justas y siempre motivando!!

  16. mayo 19, 2013 en 4:31 pm

    Confieso haberme quedado en blanco. recuerdo que hace un instante iba a escribir algo congruente y..me he quedado en blanco. Recuerdo el impacto que leerte me ha causado , recuerdo haberme idenficado y haber descubierto en otras palabras lo que pienso, Recuerdo haberme alegrado emocionalmente de leerlo , encontrar complicidad entre lo cotidiano y lo congruente o real , lo tangile, lo posible y lo deseado.Recuerdo haber pensado ¡¡”que pedazo de post”! …y recuerdo haber descubierto entre tus post y algunas respuestas a los comentarios las enormes sinergias, coincidencias y concatenaciones entre tus postulados y la vida laboral, profesional y las aspiraciones y pretensiones profesionales . ¡¡Ahora sé lo que iba a ecribir !!. Gracias por poder leerte, es un lujo.

  17. mayo 21, 2013 en 4:09 am

    Miguel, un cierre realista y motivador el de tu post. Resalto lo que has evidenciado ncesario:
    – la humildad: “intentar hacer las cosas cada vez un poquito mejor”)
    – la tenacidad: “personas normales que se esfuerzan y trabajan constantemente día tras día”
    – la paciencia para ver madurar los logros “se puede llegar hacer cosas extraordinarias sin frustraciones”
    – la apertura al aprendizaje: “la satisfacción de estar mejorando poco a poco”

  18. J. Tejero
    mayo 21, 2013 en 9:27 am

    Miguel, buen tema el que sacas a colación y que, como se ve por los comentarios de mis compañeros, nos toca a todos en mayor o menor medida.
    Recientemente, un buen amigo alemán me comentó que estaba muy sorprendido por la capacidad de gestionar la frustración de los españoles y la poca capacidad de lo mismo que tienen los alemanes. Según él, se debe a que en Alemania, desde pequeño en el colegio se inculca la necesidad del éxito, la obsesión por ser el primero, ganar, no fracasar, conseguir hacer las cosas de forma excelente, etc. Por ello, y siempre según él, cuando uno no consigue lo que se propone como objetivo y éste, además es muy ambicioso, viene un elevado nivel de frustración al que no están acostumbrados y, por eso… los psicólogos se están forrando ahora mismo en Alemania.
    Según mi amigo, y no se como entenderlo, en España tenemos históricamente una capacidad de sufrimiento y tolerancia a la frustración fuera de lo normal. Cuando más fastidiados estamos (recuérdese la reconquista, la guerra contra los franceses o el frente ruso), más nos crecemos y más sorprendemos porque, desde niños, nos enseñan a luchar, a soportar la frustración y a luchar por lo que queremos.
    La verdad, insisto, viniendo de un alemán no sé como tomármelo, pero quizás es verdad lo que comenta Miguel, que la clave no está en buscar hacerlo todo perfecto, sino en hacerlo cada vez un poco mejor (evitando hacerlo extremadamente mal) y con esfuerzo constante.

    • mayo 21, 2013 en 2:02 pm

      Jesús, muy interesante tu aportación. Yo la verdad de la diferencia entre alemanes y españoles, sé muy poco aparte de los típicos tópicos, pero lo que dices tiene bastante sentido. Ah, y los psicólogos y psiquiatras en España también se están forrando, pero creo que por otros motivos.
      Un abrazo, y saludos.
      Miguel Angel

  19. mayo 21, 2013 en 5:04 pm

    Excelente post Miguel.

    Cuando quieres hacer las cosas muy bien, el perfeccionismo es muy tentador, a la vez que ineficiente y perjudicial. A menudo te paraliza y te lleva a procrastinar por los siglos de los siglos. Por contra, el trabajo bien hecho implica admitir nuestras propias limitaciones y convivir felizmente con ellas. Ser felices sin ser perfectos.

    Disfruta de Shanghai!

    • mayo 22, 2013 en 12:56 pm

      Muchas gracias Jorge. La verdad es que todos los comentarios están siendo muy positivos. Está gustando mucho este post. Cada vez que escribo un nuevo mensaje no tengo ni idea desi va a ser muy comentado y compartido o muy poco.
      Graciasy saludos,
      Miguel Angel

  20. Amparo
    mayo 22, 2013 en 6:17 pm

    Gracias por responderme Miguel Angel, tomo nota de tus consejos me sirven un montón. Ahora estoy a la espera de tu próximo post…aunque este me ha encantado, muy acertado. Saludos desde Perú!!

  21. javier nadal
    marzo 30, 2016 en 8:16 pm

    Mi padre me enseñó que lo bueno es enemigo de lo mejor.
    Me profe de estadística me enseñó que el enemigo el la variabilidad, no la media y que la mejora es infinita, sólo has de tener la resistencia y resiliencia para no dejar de buscarla.
    Desde entonces siempre he procurado seguir estos aprendizajes.
    Gracias Prof. Ariño por recordarnos el camino otra vez.

    • enero 26, 2017 en 11:52 am

      Muchas gracias a vosotros Javier, los que leeis y comentais el blog,
      Saludos,
      Miguel Angel

  22. Anónimo
    enero 25, 2017 en 7:16 pm

    Muchas gracias por tus aportaciones
    Un saludo

  1. marzo 13, 2016 en 5:39 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: