Archivo

Posts Tagged ‘perfiles de directivos’

¿Qué tipo de directivo eres, desarrollador o empequeñecedor?

con mis alumnosRecuerdo hace un par de años que una antigua alumna me habló de un directivo que ambos conocíamos, y que había sido su jefe anteriormente. Me decía “todos los que hemos trabajado bajo sus órdenes hemos crecido profesionalmente. Es una persona que desarrolla a su gente“. Qué mejor elogio se puede hacer de un directivo. Esta anécdota me permite hablar de la distinción entre lo que llamo directivos desarrolladores y directivos empequeñecedores.

Los directivos desarrolladores son los que se preocupan del crecimiento profesional y personal de su gente. Les ponen retos, les dan autonomía, les dejan organizarse, y siempre están al lado de su gente para lo que pudieran necesitar. No hace él lo que su subordinado puede hacer. Les deja que se equivoquen si el error no es muy grave y va a servir para que aprendan. Piensa en qué capacidades puede llegar a desarrollar un subordinado, y le asigna trabajos que le permitan adquirirlas. Conciben su trabajo directivo como facilitar que su gente pueda realizar su trabajo. Están accesibles. Su gente disfruta con su trabajo y perciben que están creciendo.

El polo opuesto son los directivos empequeñecedores. Lo controlan todo, desconfían de las capacidades de su gente. Quiere a su gente continuamente disponibles para lo que él pueda necesitar. Los usa. No da la razón de por qué manda lo que manda. Le importa un pito si lo que manda al subordinado es una tarea asequible o es una tarea absolutamente inabordable. En definitiva empequeñecen al subordinado e imposibilitan su desarrollo, y su gente hace todo lo posible por que les asignen otro jefe o por cambiar de trabajo.

¿Qué clase de directivo eres tú? ¿Crece tu gente contigo? ¿Has formado a tu sucesor?. Reflexiona.

Felices vacaciones a los que las vayais a empezar. A finales de agosto participaré en unas jornadas para profesionales de centros educativos donde daré una sesión sobre la toma de decisiones. Las organiza la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra en Pamplona. Me hace mucha ilusión participar porque todo lo que se refiere a la educación me apasiona. Seguiré con la cita semanal del jueves durante este verano.

Directivos adolescentes y directivos maduros

directivos incompetentesStatus es una empresa de consultoría dedicada a la búsqueda y selección de directivos. Conozco bien esa consultora y los que allí trabajan. Cada mes envían a sus contactos -entre los que me encuentro- unas reflexiones sobre el mercado laboral. La última que me ha llegado me ha parecido especialmente interesante y me dispongo a compartir con vosotros algunas de sus ideas. Distinguen los directivos adolescentes de los directivos maduros.

Aunque no son válidas las generalizaciones, como ideas generales en los directivos adolescentes predomina el demostrar a los demás su valía personal buscando autoafirmación y notoriedad. Al directivo maduro lo que le preocupa más es dar sentido a su propia vida y a su trabajo.

El directivo adolescente está más centrado en hacer negocio, su principal fin son los beneficios. Preocupado por el corto plazo. No consolida su equipo de colaboradores. Son desconfiados y controlan en exceso. Se consideran imprescindibles. Ocultan información. Abusan de la letra pequeña y de recovecos legales. Premian de manera arbitraria. Consciente o inconscientemente manipulan a las personas. Se esfuerzan por hundir a la competencia.

El directivo maduro está centrado en crear empresa más que en hacer negocios. Ven los beneficios como un medio. Tiene visión a largo plazo. Valoran y potencian a su equipo de colaboradores. Saben delegar y exigen en consecuencia. Procuran no ser imprescindibles. Son trasparentes y abiertos. Cumplen los compromisos. Fijan objetivos claros. Dirigen valorando y respetando las opiniones de los demás. Buscan la excelencia de sus empresas.

Solo me queda por añadir que hay jóvenes directivos que son muy maduros y directivos con años que nunca pasan de la adolescencia.  El paso del tiempo no convierte al directivo adolescente en maduro. Hay quien nunca aprende y hay jóvenes directivos que, aunque les falta experiencia, muestran una excelente calidad directiva.

Gracias a Status y hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: