Archivo

Posts Tagged ‘Realidad’

¿De verdad puedes estar tan seguro?

riesgo

A todo el mundo la incertidumbre nos genera malestar. Preferimos vivir en un mundo de certezas  donde tenemos controlado todo lo que puede pasar. Pero el mundo no es así. La incertidumbre nos rodea constantemente. Para defendernos de ella solemos ignorarla y pensar que las cosas son como querríamos que fueran. Y este es nuestro error porque después la realidad siempre nos sorprende y nos pilla mal preparados.

Como ejemplo sirvan unas declaraciones del entonces presidente el gobierno español: “Se empezará a crear empleo neto en la segunda parte de 2011”.  Esto era un deseo más que una previsión razonada. Hay gente que juega a la lotería creyendo que le va a tocar. Confundimos los deseos con la realidad. Decía el poeta Antonio Machado “En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad”. Nos negamos a aceptar que las ventas en nuestra compañía están yendo mal y preferimos pensar que rapidamente se enderezarán antes de aceptar la realidad.

Este es un modo habitual de autoengañarnos. Hace que percibamos la realidad de modo falso, lo que nos hace tomar malas decisiones. Para evitar caer en esta trampa lo que tenemos que hacer es estar abiertos a diversas posibilidades futuras; cuestionar nuestras suposiciones. Cuando estemos seguros de algo pensar si este algo podría ser distinto.

 

Elena Salgado, Nuestra Ministra de Economía

En una entrevista del mes pasado en el diario Expansión, a nuestra ministra de economía (nuestra, de España) Elena Salgado, ésta afirmaba “No creíamos que la crisis fuera tan larga y profunda”. Esta afirmación muestra un típico error de los directivos y en general de las personas. Viola dos principios elementales de la toma de decisiones (ver nuestro libro “Iceberg a la vista“). Uno es “No te autoengañes, es muy fácil hacerlo”, y el segundo es “Reconoce la incertidumbre y gestiónala”.

Primer principio: no te autoengañes. A nadie le gustan las situaciones desagradables, por lo que preferimos no considerarlas y no tenerlas en cuenta.  Una crisis larga y profunda, es una situación incómoda y desagradable. Y más para un ministro de economía, por lo que lo más cómodo es suponer que las cosas no van a ser así. Autoengañarse.

Segundo principio: reconoce la incertidumbre. La incertidumbre nos pone nerviosos. Estamos más cómodos cuando tenemos las cosas bajo control. Preferimos vivir con una falsa sensación de seguridad. El problema es ese, que es falsa, y luego viene la tozuda realidad y se impone. Es mejor reconocer diferentes posibles escenarios y hacer planes contingentes para cada cosa que pueda pasar. Así cuando las cosas pasan no nos pillan desprevenidos. Es más cómodo pensar que una crisis va a ser corta y suave. Pero un buen directivo también contemplar que puede ser larga y profunda, hay que reconocer distintos posibles futuros,

Conocer la realidad es algo fundamental para decidir bien, y la realidad futura es en muchos casos incierta. Piensa si esto lo estás teniendo en cuenta en tu acción directiva. Mejorarán tus decisiones.

A %d blogueros les gusta esto: