Archivo

Archivo del autor

Remuneración de los directivos

directivosDespués de terminar un curso en el MBA Ejecutivo del IESE sobre toma de decisiones directiva, un alumno, Arnau Oliva, me ha enviado un artículo que corrobora algo que hemos tratado durante el curso. Que la remuneración de los directivos tiene poco que ver con el buen rendimiento de la empresa.

Me mostraba Arnau un estudio hecho sobre 800 empresas norteamericanas. Ordenaban las empresas según lo que ganaban sus respectivos CEO (primeros ejecutivos). Pues bien, las acciones de las 160 empresas de los ejecutivos mejor pagados tuvieron una rentabilidad media en los últimos 10 años del 10%, mientras que la rentabilidad media de las 160 empresas cuyos ejecutivos eran los peores pagado fue del 14%.

Conclusión, los sueldos de los directivos tienen poco que ver con lo eficaces que fueron sus compañías en el largo plazo. O, mejor dicho, a mayor sueldo menor eficacia. Esto es muy razonable, pues con remuneraciones desorbitadas el directivo está pensando más en su sueldo que en la compañía, y entonces, así les va a estas.

Otros estudios indican que la remuneración de un directivo está relacionada con el tamaño de la compañía que dirigen. A mayor tamaño, mayor sueldo. Así los directivos están tan obsesionados por crecer. Cuanto más grande es la compañía que dirigen más importantes se creen que son. Pero está demostrado que no hay relación entre el tamaño de una empresa y su buena marcha.

Yo sigo un principio básico. Todas las personas son igual de importantes con independencia del lugar profesional que ocupan. Esta actitud me permite tener muchos amigos. Saludos. Os dejo un video del colegio donde estudié y del que estamos celebrando el 50 aniversario.

Bajar al terreno

decidirPara gobernar bien una institución hay que tener conocimiento de primera mano de lo que está pasando allí. Y este conocimiento solo se tiene si se baja al terreno. Si se conocen las dificultades que tienen las personas que allí trabajan. Dirigir desde un despacho a partir de informes que a uno le llegan y dando instrucciones sin tener en cuenta a las personas a las que van dirigidas estas instrucciones es un modo muy deficiente de llevar una empresa.

Una misma orden puede ser tomada de muy distinta manera por una persona que por otra. Y una misma persona, dependiendo de las circunstancias que se estén atravesando, puede ser muy oportuna o muy inoportuna.

Dirigir sin conocer sobre el terreno la realidad de la empresa implica necesariamente que solo se valoran los resultados. Que no se tienen en cuenta el cómo se han hecho las cosas. Si se han conseguido los objetivos bien y si no se han conseguido pues mal. No, no es así como se debe dirigir. Se han podido conseguir los objetivos por pura suerte. También una cosa ha podido salir mal por mala suerte, habiéndose sido muy diligente.

Si tienes que dirigir mejor baja al terreno entérate de lo que pasa y entérate de porqué pasan las cosas que pasan. Si no, son altas las probabilidades de que estés dirigiendo mal. Os dejo un video sobre un programa del IESE

Presupuestos

gobierno de EspañaSe está discutiendo ahora en el parlamento español la aprobación de los presupuestos para este año. La discusión que está habiendo no tiene nada que ver con la bondad o maldad de las distintas partidas.

Un partido dice que no da su apoyo mientras el gobierno no dé marcha atrás en no sé qué cosa que nada tiene que ver con los presupuestos. Otro partido dice que no los apoya por no sé qué razón que tampoco tiene nada que ver con los presupuestos.

Pero bueno, nadie habla de las distintas partidas, nadie habla de si esos presupuestos es el mejor modo de gastar nuestro dinero o si hay repartos mejores. ¿Qué están haciendo los políticos? ¿De qué discuten? Basta ya. ¿Hay alguien que piensa en el ciudadano?

Qué bajo nivel las discusiones del parlamento. Las de España y las de las distintas comunidades autónomas. El sistema político no funciona. Lo que los políticos discuten no tiene nada que ver con la vida diaria del ciudadano.

No sé cómo se soluciona esto, pero cada vez va peor. ¿Hasta cuándo aguantará el ciudadano? ¿Tan difícil es tener una discusión inteligente sobre cómo gastar el dinero que aportamos todos los contribuyentes? Algo tiene que cambiar. Algo va a cambiar. Tiempo al tiempo. Hasta el jueves que viene.

Más sobre educación

felizEstaba el otro día en una plaza del barrio de Gracia de Barcelona, esperando a un amigo con quien iba a pasar un buen rato. Conversar es uno de mis hobbies preferidos. Como soy un maniático de la puntualidad llegué un rato antes y me senté a observar en un banco de la plaza.

Había correteando de un lado para otro una niña que tendría no más de tres años. Quizá dos. Se le veía alegre, feliz. Parecía un juguete. Me pregunté qué futuro le esperaba a esta chiquilla. ¿Llegaría a ser una ingeniera o una abogada, y una buena madre de familia o por el contrario acabaría siendo una delincuente o drogadicta? En definitiva ¿una buena profesional y una buena persona o una desgraciada?

Su biografía está todavía pendiente de escribir. Tiene muchas oportunidades y muchos riesgos. Y me pregunté ¿cuáles son los factores que hagan que acabe de una manera o de otra? Y llegué inmediatamente a la obvia contestación. Su futuro va a depender en buena parte de la educación que reciba. Y la educación se recibe en primer lugar en la familia y también en el centro escolar al que vaya.

Llegamos una vez más a la conclusión de qué importante es la familia y qué importante es el sistema educativo. Si yo tuviera un cargo público de relevancia (y confieso que me gustaría tenerlo, pero no he tenido ocasión de ocuparlo) estas serían mis prioridades. La familia y la educación. En estos dos asuntos nos jugamos el futuro.

Por supuesto que al final lo que es cada uno depende de las decisiones que uno vaya tomando en la vida. De cómo vaya ejerciendo la libertad. Pero esas decisiones que uno toma están muy influenciadas por la educación que uno ha recibido, en primer lugar en la familia y después también en la escuela. El tema que abordo hoy me parece de vital importancia. Feliz semana santa.

Algunas ideas sobre las pensiones

gobiernoEstos días en España se está hablando mucho de las pensiones. Las pensiones son el dinero que se paga a los jubilados tras retirarse después de una vida de trabajo. El gobierno anuncia que en los próximos años van a subir solo el 0,25% mientras que la opinión mayoritaria dice que deben subirse por lo menos lo que suba la inflación.

Sobre este asunto no soy un especialista, pero como es un tema muy importante me propongo estudiarlo a fondo próximamente. Por un lado, hay un principio claro de toda economía doméstica, y un país es como una economía doméstica pero muy grande. El principio es que a largo plazo no se puede gastar más de lo que se ingresa. Durante uno o varios años una familia puede gastar más de lo que ingresa, pero al final tendrá que saldar sus deudas. Cierto que puede vender patrimonio, pero este no es ilimitado, así que hay que acabar ajustando ingresos y gastos.

Resulta que gracias a los avances de la medicina cada vez somos más longevos y por tanto el tiempo que pasamos jubilados es mayor. Por otro lado, los que ahora tenemos más de 45 años somos generaciones muy numerosas, mientras a partir hace 45 años el número de nacimientos iba en declive año tras años.

Si juntamos todos esto significa que cada vez un número menor de población activa va a tener que financiar las pensiones de un inmenso número de jubilados durante cada vez un mayor número de años. Total, que las cuentas no salen.

Hay varias alternativas. La primera es que las pensiones aumenten muy poco, perdiéndose capacidad adquisitiva. Otra es retrasar la edad de jubilación. Esto provocaría que hubiera un mayor número de personas cotizando y habría menos pensionistas y estos serían pensionistas durante menos tiempo. Facilitar la inmigración sería otra posible solución, entraría gente en edad de trabajar estas personas llegadas generarían ingresos para pagar pensiones. En cualquier caso aumentar la actividad económica haría aumentar la financiación de las pensiones vía impuestos tanto sobre las personas como sobre los beneficios empresariales.

No hay que olvidar que se pueden estudiar soluciones de privatización de las pensiones, no tiene porqué ser el estado el que recaude y reparta. También podrían hacerlo instituciones privadas a riesgo de los cotizantes. Pero ya digo que próximamente pretendo cuantificar los costes y beneficios de las distintas posibles medidas a adoptar. En cualquier caso parece que estas medidas pueden no ser muy populares y la tentación es no abordar el tema, intentar ganar las próximas elecciones y que el pastel se lo encuentren los que vengan detrás.

Ganar las Elecciones con Big Data

eleccionesDicen que Barack Obama ganó las elecciones presidenciales norteamericanas por el inteligente uso que hizo de las redes sociales. Sabía qué estados eran claramente republicanos y cuales claramente demócratas. En esos estados hizo una campaña modesta. Había poco que ganar y poco que perder. Donde hizo una campaña feroz fue en aquellos estados en los que tanto se podían decantar hacia un partido o hacia otro. Y mucho más, concentró su presencia y publicidad en los condados donde la cosa estaba en juego.

Todo eso lo pudo hacer porque las técnicas informáticas actuales junto con la información que hay en la red a nivel individual, se puede predecir con bastante precisión qué votantes son de un partido, cuáles de otro y quienes basculan entre uno y otro. A estos últimos son a los que hay que dirigir los esfuerzos de la campaña electoral.

Cuento toda esta historia porque en España, el primer partido político que base su campaña en el análisis “big Data” se llevará el gato al agua. El análisis a nivel individuo de sus tendencias políticas permitirá al partido centrar su campaña en las provincias en las que esté en juego un diputado. Es más, podrá concentrarse en las ciudades de esa provincia de las que dependa ese último escaño. Si gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas en la mitad de las provincias se hace con ese último escaño, conseguirá 25 escaños más de los que habría conseguido con una campaña electoral tradicional.

Partidos, si queréis influir más os vale empezar a trabajar el big data antes de que sea otro partido el que os lleve la delantera. Hasta el jueves que viene. En el IESE estamos haciendo grandes avances en este campo.

Toma de Decisiones y Magnanimidad

retosHay personas que se plantean retos importantes en la vida y personas que solo aspiran a sobrevivir con el mínimo número posible de contratiempos. Los primeros son los que hacen que las cosas ocurran y los segundos son meros espectadores pasivos de sus propias vidas.

Animo desde este blog a ser magnánimo. A plantearse retos que hagan de nuestra vida una vida enriquecedora. Retos que nos permitan decir que hemos dejado huella. Este planteamiento es incompatible con la pretensión de una vida cómoda. Todo reto requiere esfuerzo.

¿Ámbitos en donde podemos dejar huella? Muy sencillo. Empieza por lo que tienes más cerca, tu familia. Piensa que puedes hacer para que cuando tengas 80 años puedas sentirte orgulloso de las posibilidades que has dado a tu familia. El siguiente ámbito es el del lugar donde trabajas. Es allí donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo fuera de casa. ¿Qué puedes hacer allí que marque una diferencia? Desde que en cada detalle tu trabajo esté guiado por servir a los demás hasta qué proyectos puedas liderar que mejore la vida de otros.

En general cualquier plan que se centre en nosotros mismos tiene poco recorrido, solo lo disfrutaremos nosotros, y a la que se tuerza un poco sentiremos el gran fracaso. Un plan centrado en los demás tengamos éxito o fracaso nos dará la satisfacción de haberlo intentado.

Cualquier cosa que nos propongamos que valga la pena tiene un coste. Si no quieres realizar esfuerzos poco vas a conseguir. Somos lo que hemos decidido ser. Seamos magnánimos. Piensa qué puedes llegar a hacer. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: