Archivo

Archive for the ‘Modos de decidir’ Category

Un consejo que a mi siempre me ha funcionado

diciembre 23, 2021 8 comentarios

Llega la navidad y no me resisto a mostrar un principio para la buena toma de decisiones. Principio del que hablo en clase a mis alumnos. Es un principio que no he aprendido en los libros sino en la experiencia de ya unos cuantos años de vida. Es este: al decidir sigue los consejos de los sabios.

A mi me ha pasado, cuando he seguido el consejo de los sabios he decidido bien y cuando me he apartado de sus consejos he decidido mal. Por tanto, sigue los consejos de los sabios. El problema está ahora en identificar quién es sabio Y para mí, también por experiencia, el más sabio con el que me he cruzado ha sido Jesucristo. Leyendo el evangelio puedo ver cómo actúa en las diferentes circunstancias. Y en una situación en la que necesito consejo me pregunto en una situación así ¿cómo actuaría Jesucristo? Y adelante.

También les digo a mis alumnos que hagan lo que les de la gana. Que vivan ellos su vida. Que yo ya tengo bastante con vivir la mía y no voy a vivir la de ellos. Pero que al final lo que una persona es, es el agregado de las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. Así que se piensen bien las decisiones que toman y los consejos que siguen.

Directivo, antiguo alumno, quienquiera que seas que me estás leyendo. Identifica los sabios que rodean tu vida y sigue sus consejos. Pero, como no puede ser de otra manera, haz lo que te de la gana que tu vida la tienes que vivir tú. Feliz navidad.

Buena voluntad o profesionalidad

diciembre 2, 2021 6 comentarios

Sucede a veces en las organizaciones que, como el jefe quiere evitar problemas, eleva a puestos directivos a personas con buena voluntad. Personas que van a colaborar y sumar dentro de la organización. Personas que no van a crear problemas. A veces estas personas son buenos profesionales y competentes para el puesto que ocupan, pero otras veces no.

Y es que es frecuente confundir buena voluntad con competencia profesional. No basta con tener buenas intenciones y estar a favor de la organización. Hace falta además tener las competencias necesarias para desempeñar el puesto que un ocupa.

El colmo es ya cuando un jefe relega a uno de sus colaboradores, porque resulta incómodo. Y resulta incómodo porque, como es competente a veces advierte de los problemas que pueden surgir si se lleva a cabo uno de los planes que se están pensando. Esto no gusta y se le ve como un colaborador problemático, cuando simplemente es una persona que solo quiere advertir de los problemas que pueden surgir en el futuro si se lleva a cabo lo que se está planteando. Además se siente obligado a advertirlo porque por el puesto que ocupa, es función suya hacer esas advertencias y destapar esos problemas.

Pues no, esas personas son relegadas a segundos planos y se promueven a las buenas personas. Pero el ser buena persona no es garantía de competencia profesional para el puesto que se les asigna. Jefe, si en tu equipo directivo no hay discusiones y no se airean los posibles problemas, seguramente es que estás rodeado de personas que no tienen las cualidades necesarias para dirigir. Hasta el próximo jueves.

Decidir bien

noviembre 4, 2021 4 comentarios

El tema de esta semana es elemental pero esencial. Tomamos decisiones porque tenemos objetivos que conseguir. Y pensamos que si hemos conseguido el objetivo hemos decidió bien. Craso error. El que se haya conseguido el objetivo ha podido ser por muy diversas causas, entre ellas ha podido ser la suerte.

Las decisiones que tomamos, además de lograr el objetivo que nos proponíamos, frecuentemente tienen otras consecuencias a veces previstas y a veces imprevistas. Son los llamados efectos colaterales. Y una condición necesaria para que la decisión tomada sea buena es que estos efectos colaterales no nos lleven a tener más dificultades para conseguir futuros objetivos.

Me explico, si no dedicas tiempo a tus hijos en los estudios y simplemente les pones videos para que no te den la lata, consigues tu objetivo, que tus hijos no te den la lata. Pero luego cuando quieras que tus hijos sean ingenieros lo vas a tener más difícil, porque no les habrás ayudado a adquirir el hábito de estudiar.

El ejemplo es muy sencillito, pero cámbialo y pon en vez de tu hijo tu mujer, o un colaborador tuyo en la empresaSi vas a tu bola, cuando necesites de alguien difícilmente este alguien te ayudará. Se está decidiendo bien cuando se sigue un proceso adecuado de toma de decisiones. Proceso en el que uno se puede entrenar. Hasta el jueves que viene.

Los de arriba y los de abajo

octubre 14, 2021 11 comentarios

Es frecuente en las organizaciones que uno esté pendiente del jefe. De quedar bien ante él y de que el jefe esté contento con uno. Uno sube en el organigrama de la empresa y tiene aumentos de salario si sus jefes están contentos con él. Esto hace que uno preste menos atención a los que tiene por debajo. Total, la trayectoria de uno en la empresa depende de sus jefes y no de los de abajo.

De ahí que en muchos casos la gente no este contenta con sus jefes. Una encuesta realizada hace algunos años en Estados Unidos arrojaba datos reveladores: el 70% de los empleados en distintas compañías no estaban a gusto en sus puestos de trabajo y el 87% no se sentían comprometidos con sus respectivas compañías.

¿Pueden extrañarnos estos datos? A mi no, si los jefes no piensan en su gente sino en los jefes que ellos tienen ¿Qué van a pensar y sentir los empleados de abajo? Yo creo que la labor de un directivo consiste en distribuir trabajo entre su gente y facilitarles que puedan hacerlo bien. Es una función de servicio a los demás.

Parece obvio lo que digo, pero no lo es a juzgar por cómo se actúa en muchas compañías. Ese es mi concepto de líder. Si los empleados se sienten valorados, se comprometen con la empresa. Y empleados comprometidos significa clientes satisfechos. Siempre que la empresa tenga una buena estrategia. Si no, no hay nada que hacer. Si el jefe no se preocupa de su gente, estos no se comprometen y los costes de la empresa se disparan. Hasta el jueves que viene.

Pan para hoy… hambre para mañana

Ya sé de dos empresas donde ya sé que ha pasado esto. Con el afán de recortar costes por las dificultades causadas por la pandemia despidieron a algunas personas. El trabajo que desempeñaban estas personas fue distribuido entre los que quedaban en la empresa. Lo que pasa, y pasaba en las dos empresas, es que una de las cosas que hacía una de las personas despedidas, requería experiencia y saber hacer, y no había nadie en la empresa con ese expertise. Ese trabajo a realizar era de poca visibilidad, pero fundamental en la empresa. Total, un caos.

Resulta que se aliviaron los costes de la empresa, pero destruyendo activos muy importantes, el conocimiento acumulado durante años por algunos empleados. Es un problema de cortoplacismo. Se ve la ventaja de tener que pagar menos nóminas, pero uno no cae en la cuenta de lo que va a pasar cuando esas personas despedidas no estén realizando el trabajo que hacían.

Los activos más importantes de las empresas no son los activos tangibles. Son los conocimientos, la experiencia, el compromiso de sus empleados. Y son esos activos los que hay que cuidar. Los otros activos, los tangibles, habitualmente se pueden comprar con dinero. Y como decía un buen amigo mío, que era sabio, todo lo que se puede comprar con dinero es barato.

Total, estas empresas a las que me refería al principio tenían pan en su momento, pero ahora están pasando mucha hambre y algo de arrepentimiento. Lástima que haya que aprender a base de errores ¿No sería mejor razonar antes de lanzarse sin pensar en las consecuencias? Hasta el jueves que viene.

Al mal tiempo… ¡Feliz año nuevo!

diciembre 31, 2020 11 comentarios

Nadie se podía imaginar hace un año lo que nos depararía este 2020. Todos hemos pasado muchas dificultades. Dificultades objetivas. Lo que ya no es objetivo es el modo como abordamos las dificultades. Unos han sido capaces de ver el lado positivo de las cosas y otros han profundizado en su desgracia.

Con mucha incertidumbre nos enfrentamos al 2021. Pasaremos por circunstancias que ahora no podemos prever. Habrá momentos buenos y momentos malos. Esto es de las pocas cosas seguras que sabemos. Preparémonos para ver el lado positivo de las cosas. Además, si lo pensamos un poco seguro que nos han sucedido cosas muy buenas este año. Yo podría contar bastantes.

Si por estar contrariados se solucionara algún problema, mi consejo para este próximo año sería que te enfadaras ante las dificultades. Pero esa actitud no soluciona nada. Afrontar las dificultades con optimismo y con un modo positivo no hace que las dificultades se solucionan, pero si que las abordemos mejor. Nos sentiremos mejor nosotros y nuestros allegados. Al mal tiempo buena cara. Feliz 2021 que vendrá lleno de oportunidades

¿Prisas o falta de planificación?

diciembre 3, 2020 2 comentarios

Se ve frecuentemente a los directivos muy estresados con muchos asuntos importantes entre manos, muy atareados y siempre con cosas importantes. La primera reflexión es que, si uno siempre está haciendo cosas importantes, estas dejan de ser importantes y pasan a ser normales.

Por otro lado, si con frecuencia un jefe se ve desbordado puede ser por falta de planificación. Si nos paramos a pensar podemos anticipar futuras cosas que nos pueden pasar y hacer planes para cada cosa, y cuando se presente una situación ya tenemos pensado de antemano como hay que actuar, y evitamos las prisas y los atolondramientos.

En la primera ola de la actual pandemia en marzo y abril de este año, lo que ocurrió pilló por sorpresa a muchos. Se hizo lo que se pudo y ya fue suficiente. Pero la segunda ola iniciada a finales de agosto y principios de septiembre debía haber pillado más preparados a los que gestionan la situación.  No perder el tiempo discutiendo lo que hay que hacer y ponerse a hacer lo que de antemano se ha juzgado como lo mejor.

¿Se tienen pensados los futuros posibles escenarios para después de navidad? ¿Se tiene pensado qué hacer en función de si ocurre una cosa u otra? ¿o se volverá a discusiones medio sanitarias medio de poder político? Saludos y hasta el jueves que viene. Os dejo un video donde explico un índice que estamos elaborando sobre la situación de la pandemia

 

Parece una obviedad, pero no lo es

noviembre 26, 2020 10 comentarios

Tomar decisiones es escoger entre alternativas. Ante una situación podemos tener varias alternativas de actuación. ¿Cómo elegir? Uno puede pensar que cuantas más alternativas tienes mejor, pues tienes más opciones entre las que elegir. Esto es una falacia. Cuantas más alternativas más lío nos hacemos, así que lo primero que hay que hacer es seleccionar unas pocas que sean razonables. Con más de cuatro nos solemos liar.

Cuando tenemos cuatro, o menos, empezamos a descartar las que nos parezcan menos buenas hasta que nos quedamos con dos. Y ahí es cuando interviene la decisión. Cuando tenemos ya dos alternativas identificadas, llamémoslas A y B, hay que fijarse en una de ellas, por ejemplo A. y empezar a ver B que ventajas tiene sobre A y qué inconvenientes tiene (siempre comparado con A). Si son más grandes las ventajas que los inconvenientes escoge B. Si es al revés escoge A.

Parece una tontería esta metodología, pero no lo es, puesto que muchas veces ante tres o cuatro alternativas, vamos viendo las ventajas y los inconvenientes de cada un de ella. Mal. Mal porque las ventajas serán ventajas con respecto a algo y lo mismo los inconvenientes. Serán inconvenientes comparado con algo. Ver ventajas e inconvenientes sin compararlo con algo fijo es hacernos un lio monumental.

Parece elemental el consejo de esta semana, pero cuando ves cómo la gente toma decisiones, te das cuenta que no es elemental. Que la gente se lía mucho comparando desordenadamente no se sabe qué con no se sabe qué.

Un último consejo. Nunca pienses en términos de coste de oportunidad, pues entonces el lío está garantizado. De verdad. Créeme. Fija una alternativa, la A por ejemplo, y mira ventajas e inconvenientes de B comparado con A.

Categorías: Modos de decidir Etiquetas:

Calumnias y buena fama

noviembre 19, 2020 10 comentarios

A veces, en las redes sociales, cuando uno lee una noticia con la que no está de acuerdo, en vez de exponer su opinión, empieza a insultar gratuitamente al autor de la noticia, al protagonista de lo que se cuenta o a un colectivo de personas sobre las que se habla. Hay que tener mucho cuidado con esto. Insultar no ayuda nadie, solo envilece al que insulta y daña al insultado.

Hay que tener mucho cuidado, pues si lo que se dice de alguien es mentira se está calumniando, y esto es una falta muy grave contra las personas. Si lo que se dice es verdad, también hay que tener mucho cuidado, pues se está difamando a esa persona y todos tenemos derecho a la buena fama. No somos perfectos. Todo el mundo mete la pata una vez u otra, y los errores no hay que exponerlos al escrutinio público.

¿Significa esto que hay de pasar por alto los errores de la gente y dejar que los siga cometiendo? No, ni mucho menos, los errores hay que corregirlos, y por tanto hay que decirlos a aquellas personas que pueden ayudar, facilitar u obligar a corregir esos errores. Pero cuidado con dañar la buena fama de la gente.

Si siempre hablas bien de todo el mundo, si evitas airear los errores serás una persona en la que se puede confiar. La gente acudirá a ti a pedir consejo, pues confiarán en ti, y podrás hacer mucho bien. Hasta el jueves que viene.

Coreanizándonos del Norte

noviembre 12, 2020 21 comentarios

La semana pasada un grupo de partidos políticos en España llegó a un totalitario y privador de libertades acuerdo para la financiación de la educación.

Dicen que quien domina el lenguaje domina el debate. El mensaje de esta semana es un claro ejemplo de lo que denunciaba la semana pasada. Estas son las declaraciones de representantes de los partidos que han promovido el acuerdo, y mi correspondiente interpretación:

Político: “Hoy hemos acordado prohibir los conciertos con colegios que separan por sexo. Es un logro muy importante. La privada concertada está sostenida con dinero público. Quien, en pleno Siglo XXI, quiera separar a niños y niñas, que se lo pague de su bolsillo.”

Texto alternativo: “Hoy se ha acordado prohibir los conciertos con colegios que optan por la educación diferenciada. Es un retroceso muy importante. La privada concertada está parcialmente financiada con dinero de TODOS los españoles. Quien, en pleno Siglo XXI, quiera imponer un único modelo educativo, que se vaya a gobernar a un país donde aguanten el autoritarismo y la dictadura.

Político: “Se terminó la segregación por sexos en las escuelas financiadas con fondos públicos. El bloque de Colón crispará e insultará pero no nos devolverán al pasado. Avanzamos.”

Texto alternativo: “Ahogadas las escuelas de las familias que optan por la educación diferenciada. Escuelas parcialmente financiadas por TODOS los españoles. Respetaremos a los que piensan de modo distinto, pero apostaremos siempre por la libertad. Nos están devolviendo al pasado. Retrocedemos.

Dominemos el lenguaje los amantes de la libertad y dominaremos el debate. Por favor, difundir. Yo no quemaré containers, pero iré a cantar «La Estaca» a la sede de los ministerios y de algunos partidos políticos. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: