Archivo

Posts Tagged ‘Bill Gates’

La empresa y la maximización de beneficios

Decía la semana pasada que siempre he mantenido que es una estupidez pensar que la finalidad de una empresa sea maximizar sus beneficios, en cualquiera de las versiones en que esto se pueda entender. Decía también que el tiempo me está dando la razón, Ahora todo el mundo se apunta al carro de que la culpa de la actual situación económica la ha tenido un desmedido afán de lucro. Desde muchos ámbitos, también en las escuelas de negocios se oyen voces que reclaman un nuevo planteamiento de la actividad económica. En el post de la semana pasada expuse de manera muy escueta cuál es en mi opinión la finalidad de una empresa.

La maximización de los beneficios por parte de las empresas es un objetivo contradictorio, pues con el intento de conseguirlo se destruyen las condiciones que posibilitan la maximización de los beneficios.  Si quieres maximizar beneficios, seguramente querrás despedir gente. Si despides gente, solo porque así tienes más beneficios (o al menos eso es lo que crees) seguramente los que se quedan empezarán a desconfiar de ti y… Esto solo por apuntar alguna idea de las muchas que se podrían decir.

Decir que la finalidad de la empresa es maximizar los beneficios es como decir que la finalidad de una persona es respirar. Una cosa es que una persona no pueda vivir sin respirar y otra que esta sea su finalidad. Una cosa es que una empresa no pueda sobrevivir sin generar beneficios y otra decir que los beneficios son la razón de existir de la empresa. Bill Gates: “Donar dinero es más enriquecedor que quedárselo”. Satisfacer una necesidad de un cliente debe ser el norte de una empresa. Cuanto mejor se satisfaga esta necesidad mejor estará cumpliendo una empresa con su finalidad. Y, por estar haciéndolo bien, más dinero ganará.

A mis muchos antiguos alumnos: parece que tenía razón cuando os hablaba de esto. No hay nada como no dejarse llevar por las modas. Feliz mes de julio.

Bill Gates, Jack Welch y la maximización de beneficios

Adelanto esta semana la entrada en el blog porque mañana jueves en Barcelona y en Cataluña es fiesta. Es San Juan con su verbena. Pensaba que en el resto de España también era fiesta, pero me han informado que no. Anyway, prefiero sacar el mensaje hoy miércoles. Hablando de Barcelona, hace un par de semanas visitó la ciudad Bill Gates. El avión en el que llegaba sufrió retrasos (volveré a hablar algún día del sector de las aerolíneas) por lo que algunas de las reuniones previstas fueron canceladas y permaneció en la ciudad solo unas pocas horas. Al día siguiente en La Vanguardia, nuestro histórico periódico, ponía en titulares: Bill Gates: “Donar dinero es más enriquecedor que quedárselo” “llega un punto que tener más dinero no te cambia la vida; donar te la cambia para bien”.

Desde hace muchos años, todo  el mundo propugnaba que la finalidad de la empresa era maximizar los beneficios, o maximizar el valor de la empresa para el accionista. Este era el ídolo al que se adoraba. Yo ponía el grito en el cielo, ante la escéptica mirada de mis alumnos, y afirmaba que una empresa tiene que dedicarse a ofrecer un producto o servicio que satisfaga del mejor modo posible una necesidad de alguien (una necesidad, no una aparente necesidad), y cuanto mejor la satisfaga mejor está cumpliendo la empresa su finalidad. El beneficio vendría como consecuencia de esto. En aquel entonces de alegría económica, mis alumnos me escuchaban incrédulos creyendo estar oyendo las prédicas de un extraterrestre.

 El tiempo me está dando la razón… pero de esto y su conexión con las declaraciones de Bill Gates hablaré la semana que viene, para contener la longitud del post. Baste decir de momento que hasta Jack Welch, el histórico CEO de General Electric y máximo propulsor de la maximización de beneficios ha reconocido que esto es un error. También hace 10 días Michael Porter decía cosas similares en Expomanagement. Hasta la semana que viene queridos blog-lectores. 

A %d blogueros les gusta esto: