Archivo

Posts Tagged ‘bonos’

Sueldos de los directivos

SalariosLeo en la prensa de hace unos días que, en el último añoel incremento de los salarios de los consejeros delegados de 341 compañías de las 500 que componen el Estándar & Poors 500 (un índice bursátil de referencia en Estados Unidos), ha sido 10 veces mayor de lo que cobran la mayoría de sus empleados. No es que estos consejeros delegados cobren 10 veces más que sus empleados, sino que el incremento de su retribución ha sido 10 veces los que el salario de la mayoría de su gente.

A mi esto me parece muy desproporcionado. A veces se argumenta que el valor que aportan estos altos directivos compensa con creces el salario que cobran. Este argumento nunca me ha convencido. El valor que aporta una empresa es fruto del trabajo coordinado de las personas que allí trabajan. Nunca es fruto del trabajo de uno solo por muy importante que este sea.

Por otro lado, cuando muchísima gente lo tiene muy difícil para llegar a fin de mes, esos salarios de los directivos claman al cielo.

Está sobradamente estudiado que lo que cobra un directivo guarda poca relación con la rentabilidad de su empresa. Más bien está relacionado con el tamaño de la empresa. Si diriges una empresa que vende un millón de euros al año, nadie te presta atención. Sin embargo, si diriges la General Motors, eres una persona importante y por tanto cobras más, con independencia de las grandes pérdidas que pueda tener la empresa.

Esto hace que, a veces,  los directivos intenten hacer sus empresas lo más grande posible a base de fusiones y adquisiciones. Mientras la cosa funciona cobran unos altísimos salarios y bonos. En cuanto la cosa va mal son despedidos con unas indemnizaciones astronómicas, quizá después de haber quebrado la empresa y dejado en la calle a miles de empleados. No estoy en contra de que los directivos ganen mucho dinero, lo que pienso es que estos salarios deben ser más proporcionados.

Los directivos deberían tener solo sueldo fijo

retribucion variableSé que el título y el contenido del mensaje de esta semana contradice las prácticas directivas y lo que se enseña en las escuelas de negocios, pero sí, es lo que pienso: los directivos deberían tener solo un sueldo fijo. Todo lo alto que se quiera, pero solo sueldo fijo.

¿Por qué? Cuando se asigna un sueldo variable, se liga la retribución de los directivos al logro de unos objetivos. Esos objetivos se miden a través de unos indicadores (ventas, beneficios, cotización de la acción, etc.). Y aquí empiezan los problemas, pues esto es equivalente a decir que la buena marcha de la empresa es función solo de unos indicadores.

Pues no, la buena marcha de la empresa es función de un montón de cosas dificilmente reducible a indicadores. Por otro lado los indicadores son eso, indicadores, que muchas veces son un mal reflejo de los objetivos que se pretenden conseguir y además frecuentemente no reflejan la buena o mala marcha de la empresa. Ejemplos hay abundantes de directivos que han recibido unos bonos sustanciales y han dejado la empresa al borde de la quiebra. Si se va a retribución variable la guardia urbana pondrá multas por todas partes y los responsables de sucursales de bancos concederán hipotecas a todo el que la pida.

Además cuando la retribución está ligada al logro de unos indicadores, el directivo se centra más en esos indicadores que en hacer las cosas bien. Como dice Jeffrey Pfeffer, profesor de Stanford, uno de los problemas de los incentivos es que son muy eficaces. Consiguen identificar a la gente con el incentivo. También los objetivos a los que están ligados los incentivos suelen ser objetivos a corto plazo, por lo que dificultan que el directivo piense más allá de lo que pueda pasar este año.

¿Qué se debe hacer pues? Pues a cualquier directivo o empleado se le debe explicar bien sus funciones, y luego evaluar cómo las está desempeñando. Y esa evaluación, que es una de las funciones directivas más importantes, no se puede reducir a unos cuantos indicadores, sino debe abarcar todo su quehacer profesional. Esto es difícil, ya lo sé, pero nadie ha dicho que la profesión de dirigir sea una profesión fácil. Lo fácil es dejar las cosas a una serie de indicadores, y después mal medirlos. Eso lo hace cualquiera.

Otra cosa muy distinta es reparto de beneficios entre la gente de la empresa cuando las cosas van bien. Esta es una práctica muy saludable. Feliz semana santa y hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: