Archivo

Archive for the ‘varios’ Category

Gente feliz y gente amargada

familiaEl otro día durante una caminata en la montaña aprovechando las vacaciones, comiendo un bocadillo y disfrutando de un refresco, recostado en una suficientemente cómoda piedra, y a la sombra de un árbol, contemplando la naturaleza, experimenté una agradabilísima sensación de paz y felicidad. Empecé a reflexionar sobre lo poco que hace falta para ser feliz.

A lo largo de mi ya no corta vida me he topado con muchos tipos de personas de muy distintos niveles profesionales y económicos. De todos he procurado aprender. He visto personas y familias con muy pocos medios económicos, que eran muy felices. También me he topado con personas a las que les sale el dinero por las orejas y están amargados y en un estado de permanente enfado. También he visto pobres atormentados y ricos felices.

Lo que quiero decir es que para ser feliz hace falta muy poco, y lo que hace falta está al alcance de todo el mundo. No hay que ser rico. Basta con ser suficientemente inteligente para saber aprovechar los detalles del día a día. Disfrutar de una conversación con buenos amigos, de un paisaje, de la lectura de un libro, de estar en casa con los tuyos sin ningún objetivo más allá que el de estar.

Si una persona para sentirse bien necesita unas vacaciones sofisticadas, emociones intensas, demostrar lo que se es capaz de hacer, estar hiperconectado, estar a la última moda, etc., entonces esta persona es muy dependiente. Le falta personalidad. Una vida así es agotadora. No es extraño el permanente enfado en que uno se encuentra. Si sabes disfrutar de las continuas pequeñas ocasiones que ofrece la vida, entonces puedes estar viviendo una vida muy intensa. Así de barato y así de sencillo. Bueno, esta es mi opinión y lo que he visto en mucha gente. Feliz final de vacaciones y hasta el principio de curso la semana que viene.

China

MaoHace unos días en LinkedIn publiqué un breve escrito donde explicaba que en los 40 años que van del 1978 al 2017 el producto interior bruto, el PIB, de China, se ha multiplicado por 33,5. El PIB de China ha tenido un crecimiento anual promedio del 9,5% y su economía ha pasado de representar el 1,8% de la economía mundial a ser el 15,3%.

Las visitas y comentarios a ese escrito no se hicieron esperar. Hubo de todo tipo. Desde la admiración por el milagro chino hasta quien me preguntaba si eso se debía interpretar al éxito de un gobierno comunista y de una economía planificada. Os invito a visitar dicho artículo por la riqueza de las opiniones que allí se vertieron.

Solo apuntar lo que dijo Deng Xiaoping, sucesor de Mao, cuando después de visitar Hong Kong en 1992 afirmó “enriquecerse es bueno”. Entonces alguien le dijo eso iba en contra de las tesis comunistas a lo que respondió “lo relevante de un gato no es si es blanco o es negro, sino si caza ratones”.

China es una dictadura política liberal en lo económico. Si el desarrollo humano fuera solo desarrollo económico, la fórmula China será de un éxito total. Si el desarrollo humano debe contemplar otras dimensiones es cuestionable el actual desarrollo de China. Quizá un día hable de las dimensiones del desarrollo humano. Felices vacaciones los que las empecéis próximamente. Yo descansaré unos días en el Pirineo, pero estaré puntal a la cita de los jueves.

Conectores

En las relaciones humanas se dan todo tipo de situaciones. Hay personas que se llevan muy bien con unos, pero no con otros. Hay personas que merecen la confianza de unos, y a otros no les inspiran ninguna confianza. Y de esta variedad de situaciones surge el entramado de relaciones en una organización.

Una buena conocida mía, me viene diciendo desde hace tiempo que su hermano no se lleva bien ni con su suegra ni con otra cuñada (hermana de su mujer). Esta conocida mía tomaba partido. Su postura es que su hermano tenía toda la razón y que los problemas surgían por el carácter y las disposiciones de la cuñada y suegra de su hermano.

Yo creo, aunque no conozco ni de primera ni de segunda mano la situación, que ambas partes deben tener algo de responsabilidad de esa mala relación. Sucede siempre, rara vez hay uno que es el totalmente bueno y otro el ogro total. En un par de ocasiones le he comentado a esta conocida mía la oportunidad que tiene de ser mediadora. Por supuesto comprender a su hermano, pero también intentar comprender a la suegra y a la cuñada. Y facilitar el entendimiento. Con un poco de mano izquierda se puede conseguir. Es lo que yo llamo ser un conector.

Los beneficios son muy grandes. Por un lado, se rebaja la tensión del problema e incluso puede llegar a resolverse, que es el objetivo. Pero, por otro lado, el conector consigue generar relaciones de amistad con ambas partes y eso siempre es bueno para unos y para otros, y ser el causante de la solución de un problema entre personas es algo que produce gran satisfacción.

Evidentemente no todo el mundo tiene las características adecuadas para ser un buen conector. Es más, no es fácil serlo. Pero si puedes facilitar el que se resuelva un conflicto entre dos partes, inténtalo. Pero ojo, ser conector es una cosa muy distinta a ser un manipulador. Un conector sin muy buenas intenciones puede convertirse en manipulador, y eso es destructivo. Ánimo y a ayudar a la gente. Hasta la semana que viene.

Etica

saltarAlguna vez ya he comentado que la portada de atrás de La Vanguardia, el periódico de más solera de Barcelona, es la sección más leída de este periódico. Le llaman “La Contra”. Nos referimos a ella como “La Contra de la Vanguardia”. Allí cada día entrevistan a alguien que se supone tiene algo interesante que decir.

En la entradilla del artículo ponen unas referencias sobre el entrevistado, para que el lector se sitúe de quien es. Muchas veces en esa entradilla el entrevistado expone sus creencias. En una de las entrevistas de hace unos días el entrevistado decía, que sus creencias, su escala de valores era la ética.

¿La ética? ¿Qué ética? ¿Y si mi ética me dice que robar es bueno? ¿Y si mi ética me dice que tener aventuras con la vecina es bueno? ¿De qué ética estamos hablando? ¿Qué es lo que fundamenta la ética?

Yo creo que al hablar de ética hay que profundizar un poco más. No todas las éticas valen. El hombre tiene una naturaleza. La naturaleza del hombre le permite andar, pero no le permite volar. Si uno intenta volar saltando desde un edificio, evidentemente es libre de hacerlo, pero como eso va en contra de su naturaleza, se pegará una buena bofetada de consecuencias seguramente irreparables.

La ética debe estar fundamentada en la naturaleza del hombre. No toda ética vale. Una ética que me deteriore como persona, que me haga mala persona, es una ética que no vale. Por tanto, para hablar de ética hay que hablar de la naturaleza del hombre, qué es lo que se adecúa a mi naturaleza y qué es lo que no se adecúa.

Y ahora viene una pregunta fundamental cuya respuesta determina la vida de una persona. Determina su desarrollo o su deterioro. ¿Cuál es la naturaleza del hombre? ¿Quién le ha dado al hombre esa naturaleza? ¿Nos la hemos dado nosotros mismos? ¿Tanta es nuestra soberbia que nos negamos reconocer nuestra dependencia de Dios?

Y esto no va por la persona que entrevistaron en La Vanguardia, pues en una entrevista de esas características no hay espacio para estas profundidades. Pero esa entrevista me ha dado pie al mensaje de esta semana. Hasta el jueves que viene, que a ver si podemos empezar a salir de casa los que vivimos en España.

Categorías:varios Etiquetas: , , ,

Vulnerabilidad

prepotenciaTres sucesos han ocurrido en los últimos 20 años, los tres sin conexión alguna, que están configurando nuestro futuro para las próximas décadas. El atentado terrorista del 11.IX de Nueva York, la gran recesión iniciada el 2008 y la pandemia actual.

¿Por qué digo que van a configurar nuestro futuro a largo plazo? Por lo siguiente. Los últimos años del siglo pasado, los felices 90’s fueron años de gran desarrollo tecnológico y prosperidad económica. Recordad internet con todas las posibilidades que trajo. Nunca habíamos tenido tanto dominio sobre nuestro entorno. Si instaló una sensación de que podíamos dominar el mundo. De que no había reto que se nos resistiera. Nos consideramos autosuficientes. Podíamos dominarlo todo.

Pero hete aquí que unos terroristas en 2001 nos vinieron a decir que alguna vulnerabilidad teníamos. A partir del 2008 aprendimos que no dominábamos la economía. Quizá por excesos o quizá por otros motivos, tuvimos problemas económicos. Y ahora la pandemia también está controlando nuestras vidas.

Nos hemos dado cuenta que no tenemos las cosas tan controladas como creíamos. Que somos vulnerables. Que no podemos confiar exclusivamente en la potencia del hombre. Terrorismo, economía, salud. Tres factores totalmente independientes que nos recuerdan nuestra pequeñez. No dominamos el mundo. ¿Qué lecciones podemos aprender de todo esto? La primera el ser más humildes. Pero también alguna otra que quizá algún día desarrolle.

Semana Santa

Semana SantaEstamos metidos en la Semana Santa más atípica de nuestra vida. Los cristianos conmemoramos la muerte de Jesucristo este viernes santo y celebramos su resurrección el domingo. Muchos consejos se han dado sobre cómo afrontar los momentos críticos que en el mundo estamos pasando. Muchas cosas se han dicho.

Yo desde mi blog quiero apuntar algo que ya otros han sugerido, pero que no está en los titulares de los periódicos sobre cómo abordar lo que tenemos entre manos. Mi propuesta es rezar. Rezar a Dios para que esta pesadilla pase lo antes posible y de ella aprendamos todo lo que tengamos que aprender. Si tienes fe, adelante, y si no tienes fe pruébalo, pues rezar es gratis.

Alguien me echará en cara que no es suficiente rezar. Estoy de acuerdo, hay que trabajar para que todo esto pase. Cada uno según sus posibilidades, pero en mis mensajes anteriores ya he dado ideas sobre qué hacer. Ahora mi propuesta es rezar.

Feliz Semana Santa y que pase esto pronto. Os dejo un video de una conferencia que di hace un par de años en Canarias. Lo interesante son los tres minutos que van después del minuto 59.

Categorías:varios Etiquetas: , , ,

Pronóstico

previsiones económicasMuchos estudios se están haciendo sobre el impacto de la situación actual en el crecimiento económico. Yo tengo un modelo que desde hace muchos años predice, con cierto éxito, el crecimiento del PIB en España. Ese modelo no se puede utilizar ahora porque la situación actual no tiene absolutamente nada que ver con ninguna situación pasada y por tanto el modelo no sabe a qué atenerse.

Eso me pasa a mí y le pasa a todo el mundo que pretende hacer ahora este tipo de previsiones. Hay mucha incertidumbre, la situación es muy nueva y cualquier pronóstico que se haga no hay que darle mucha credibilidad. Nadie sabe nada.

Dicho lo dicho, me atrevo a hacer mis previsiones sin otorgarles, ya digo, mucha credibilidad. Supongamos que el primer mes de la movida, la actividad se reduce a un 60%, del 15 de marzo a 15 de abril. Supongamos que el siguiente mes, la actividad se reduce ya solo al 80%, y los dos siguientes meses, tenemos una actividad del 90%. Todo esto implica que durante un tercio del año (cuatro meses) la actividad promedio será del 80%. Una reducción del 20% durante un tercio del año, arroja una caída anual aproximada del 7%

Seguramente pasados estos cuatro meses habrá un efecto rebote, y cosas que no se hayan podido hacer en ese tiempo se recuperarán entonces. Pero también es cierto que muchas empresas habrán quebrado, habrá ido mucha gente al paro y eso anulará (más o quizá menos, nadie lo sabe) ese efecto rebote.

Como este año íbamos a crecer un 1,5% aproximadamente, si a este crecimiento le quitamos el 7% antes calculado, nos quedamos con una previsión de caída del PIB para 2020 de aproximadamente un 6%. Pero vamos, ya he dicho, que al final todo puede ser muy distinto a lo pronosticado ya que hay mucha incertidumbre, y las suposiciones hechas para este cálculo son muy discutibles. Podríamos caer perfectamente solo el 2 o 3%, como que fuera el 8 o el 10%. De todas maneras, si hay variaciones a esta previsión creo que serán más hacia una mayor disminución del PIB que a una menor disminución. Pues el posible efecto rebote será posiblemente menor que el frenazo de actividad fruto de lo que está pasando ahora.

Alguien, algún sesudo científico, dirá que mi metodología expuesta es muy burda. Cierto, Pero para qué utilizar modelos econométricos complejos, si para elaborarlos también hay que hacer suposiciones muy discutibles. Las cosas cuantos más sencillas mejor.

Dicho todo lo que he dicho, también he de afirmar que el principal problema no es cuánto va a bajar o dejar de bajar el PIB, sino el sufrimiento de muchas personas y familias que se van a quedar sin trabajo. Eso, junto con la salud son los verdaderos dramas. Ánimo e imaginación para volver a poner esto en marcha, como en la foto del mensaje de hoy.

Ahora ¿qué hay que hacer?

coronavirusHe leído unos artículos de Alfredo Pastor en diversos medios. Pastor es profesor del IESE, experto en economía. De hecho, fue secretario de estado de economía en el gobierno de España allá por los años 90. De lo que le he leído saco dos cosas.

Primera, que si la tasa de mortalidad del actual virus, se concentra en las personas de edad, mientras que en los jóvenes es prácticamente nula, quizá lo que haya que hacer es una confinación en función de la edad. Para los ancianos, muy severa. Para los jóvenes muy ligera. Para la gente madura, un intermedio. Mucha gente se infectaría, pero sería como una gripe pasajera. Al menos el país no se paralizaría.

Segunda consideración, esta es económica. La defiende Alfredo Pastor, la defiendo yo, y se la he oído a otras personas. Ahora lo que le falta a la economía, a las empresas, es liquidez. Hay que conseguir que las compañías tengan acceso a fondos. De lo contrario, muchas se verán abocadas a cerrar y se generará una recesión que hará pequeña a la que tuvimos hace 10 años. Liquidez, liquidez. Después ya veremos lo que pasa, pero de momento mantener vivo el tejido empresarial. El 99% de las empresas españolas son pymes. Estas pymes tienen que contar con dinero para hacer frente a sus pagos. Ahora la mayoría de ellas no están teniendo ingresos.

Y mantener el optimismo. Si estando malcarados se resolviera algún problema, mi consejo sería que estés malcarado. Pero como no resuelve ninguno, mejor es tener gente optimista a nuestro alrededor. Y también rezar. Aunque quizá de esto hable la semana que viene. Ya veré. Ánimo a todos. Os dejo un video de una conferencia que dí hace unos días.

Expectativas

coronavirus

Dicen los expertos que la expectativa del futuro disfrute de algo produce más satisfacción que el mismo disfrute de eso. Si planificamos unas vacaciones en París, produce más satisfacción el pensar que vamos a pasar la semana santa en París que el mismo hecho de estar en París esos días. Y eso para lo bueno y para lo malo. Los temores de poder sufrir algo desagradable es peor que el sufrimiento que nos produce una vez lo estamos pasando.

Y eso precisamente puede estar sucediendo ahora. Hay preocupación colectiva, pero los datos nos dicen que el año pasado la gripe en España mató a 6300 personas. Actualmente, en España mueren cada día, por diversas causas, 1170 personas. La muerte de una persona por el coronavirus o por cualquier otra razón es algo muy serio. Pero hay que ver las cosas con perspectiva. La perspectiva que dan los datos.

Cuando se produce un incendio en un edificio, si se procede a la evacuación ordenadamente, las consecuencias son mucho más livianas que si hay estampida. Quizá estemos ahora percibiendo más riesgos de los que realmente hay. Por supuesto que esto no significa que no haya que tomar las medidas que se están tomando, pero creo que hay que mandar un mensaje de calma no sea que colapsemos los hospitales con cosas que no requieren ir al médico y queden sin atender enfermos que si lo precisan. Ojo no vaciemos los supermercados innecesariamente.

Sin infravalorar la gravedad de la situación, creo que la situación ahora requiere mandar un mensaje de calma y no azuzar los temores más de lo necesario. Es esperanzador ver como en muchas empresas, ante las dificultades actuales, los empleados están haciendo todo lo posible, muy sacrificadamente en algunos casos, por mantener la actividad a flote. Es la hora de arremangarse y hacer cada uno lo que pueda, aunque las condiciones de trabajo no sean las óptimas.

La conferencia que voy a dar esta tarde en el IESE a las 19.00 (hora de Barcelona) para antiguos alumnos y lectores del blog sobre “Toma de Decisiones en entornos VUCA” no va a ser presencial. Se va a transmitir por la red a través de linkedin, para ello hay que conectarse aquí. Hasta el jueves que viene.

Incertidumbre económica y pandemias

epidemia coronavirusDesde hace diez años, en el IESE publicamos lo que llamamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica, índice del que me responsabilizo yo. Empezamos a hacerlo al ver que en medio de la crisis económica que tuvimos, sería útil un instrumento que midiera la tal incertidumbre.

Durante los años que duró la crisis este índice se mantuvo muy alto y paulatinamente fue descendiendo conforme la situación económica se fue controlando. Pues bien, con las noticias de la epidemia vírica este índice se está disparando. No a niveles alarmante como hace una década, pero a niveles significativamente superiores al de estos últimos años.

Para ponerlo en contexto, este índice fluctúa entre un máximo de 200 puntos y un mínimo de 0. El valor 100 es el valor promedio de la incertidumbre registrada entre 2000 y 2009. Para calcular este índice de incertidumbre se miden las fluctuaciones diarias del IBEX35, del tipo de cambio dólar/euro, del precio del petróleo y del precio de la deuda española a largo plazo. Se mete todo esto en una coctelera, y cada mes sacamos el valor del Índice. Pues bien, en febrero esta índice ha subido de 68 puntos hasta los 101. Una significativa subida de 33 puntos.

Este índice es la combinación de cuatro subíndices: el subíndice que recoge la incertidumbre de la bolsa española ha subido 61 puntos. De los 83 a los 144, el subíndice de las divisas ha subido 29 puntos hasta los 74, pues en el mes de enero estaba muy bajo. Y el subíndice que refleja la incertidumbre del petróleo ha subido 25 puntos hasta los 115. La incertidumbre sobre la deuda española ha bajado 10 puntos hasta los 68.

Como se aprecia en los titulares de los periódicos la incertidumbre económica está subiendo considerablemente. El índice lo que nos permite es cuantificar esa incertidumbre. Comprobar que no es tan alta como en los momentos más álgidos de la crisis, y nos permitirá observar si se mantiene, se reduce o se intensifica en los próximos meses. De momento no debe cundir el pánico. Ha habido momentos mucho peores. Hasta el jueves que viene

A %d blogueros les gusta esto: