Archivo

Posts Tagged ‘Costes laborales’

Beneficios empresariales

octubre 31, 2018 20 comentarios

MBAEn las clases que imparto en el IESE a veces salen los estados contables de las empresas sobre las que estamos tratando. Dentro de la cuenta de resultados el último número es el beneficio de la compañía. Surge en alguna ocasión el debate de si ese beneficio, es grande o pequeño, suficiente o insuficiente.

Ese debate suscitado me permite sacar el tema de que el beneficio que produce una compañía es mucho más que los ingresos menos los costes. Entre los costes a los que se enfrenta una compañía unas buenas partidas son los salarios y la compra de suministros a otras empresas. Y aunque desde el punto de vista contable esas partidas son costes, la realidad es que esas partidas son también beneficios que la actividad de esa empresa produce.

Los salarios son beneficios para los empleados que pueden así llevar una vida digna, dar educación a sus hijos y muchas cosas más. Las compras realizadas a otras empresas generan actividad económica en esas empresas a las que se compra, pues estas otras empresas pagarán salarios a sus empleados, generarán beneficios que tributarán impuestos en beneficio de todos y así muchas cosas más.

La verdad es que inicialmente en la clase sorprende ese punto de vista, pero es así. La actividad económica y empresarial produce muchos beneficios más allá del resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias. Además, la actividad empresarial da trabajo a las personas y el factor principal del desarrollo de una sociedad es el trabajo que realizamos. Con nuestro trabajo mejoramos la sociedad desde el punto de vista material, pues construimos autopistas, casas, productos útiles para el hombre. Pero también con el trabajo nos desarrollamos como personas, pues nos permite aplicar nuestras capacidades y destrezas en algo útil. Así que bienvenida sea la actividad empresarial y un homenaje a los empresarios que con su iniciativa promueven la mejora de todos.

Creo que este punto de vista de la empresa y la centralidad de la persona dentro de la empresa es algo que nos diferencia al IESE respecto a otras escuelas de negocio. Me parece, y esto es opinión personal, esta es la característica diferencial del IESE. Aunque serán los responsables de esta escuela de negocios los que digan si esto es así o no. Lo que he expresado es opinión personal. El mensaje de esta semana ha surgido de un interesante debate que tuvimos en clase con mis alumnos del MBA.

Salario Mínimo y Productividad

productividadLeo en la prensa que una importante cadena de comida rápida en Estados Unidos ha decidido aumentar el salario mínimo de sus trabajadores a 10 dólares la hora, un euro más del salario mínimo establecido por las autoridades en Estados Unidos. La razón de esta subida de sueldos es que los beneficios de la compañía han descendido un 15%. También ha decidido conceder vacaciones pagadas a los empleados que lleven al menos un año trabajando en la compañía.

Muchas cosas se me ocurren al leer esta noticia. Primero que qué triste que haya sido la reducción de beneficios de la compañía lo que haya alertado a sus directivos de que quizá debieran tratar a sus empleados con un poco más de dignidad en cuanto a remuneración y vacaciones. Prácticamente estaban pagando lo mínimo permitido por la ley.

Segundo, ¿tan difícil es darse cuenta que si se trata mal a los empleados estos pondrán el mínimo esfuerzo en su trabajo, darán un mal servicio y las ventas se resentirán? En el sector de servicios los empleados son clave.

Está sobradamente observado que una de las principales variables para la buena marcha de una compañía es la productividad de los empleados. En algunos sectores hay compañías en las que la productividad de sus empleados es hasta cuatro veces superior a la productividad de otras compañías del mismo sector. Es decir que lo que en una compañía hace un empleado, en otras son necesarios cuatro para hacer lo mismo. Hay mucho margen para pagar mejor a los empelados.

Se hablaba en la noticia de los empleados que llevan más de un año en la compañía. Esto parece indicar que una buena parte de los empelados lleva trabajando menos de un año, y que por lo tanto hay mucha rotación en la empresa. Reclutar nuevos empelados, formarlos, tenerlos haciendo un trabajo deficiente hasta que estén formados, todo esto tiene un gran coste para una compañía, y al final muchos de ellos acaban marchándose antes de un año, cuando ya se ha incurrido en todos estos costes.

Todo esto no tiene ningún sentido. No hay nada como tratar mal a los empelados para garantizar que en una empresa haya problemas. Aprendizaje de esta semana, trata bien a la gente, empleados, colegas, familiares, amigos. Tu mundo cambiará. Hasta el jueves que viene.

Salarios y costes laborales

costes laboralesEn un artículo de la Harvard Business Review de hace algunos años, Jeffrey Pfeffer, profesor de la escuela de negocios de Stanford, que nos visita en el IESE cada año durante quince dias, habla de seis grandes mitos sobre los salarios. No tienen desperdicio y me propongo comentar dos de ellos en el mensaje de esta semana.

El primero es que se suele confundir salarios con costes laborales. Son dos cosas totalmente distintas. Un ejemplo lo aclarará. Con datos de hace unos años la división SAM de Wal-Mart (la división que vende al por mayor: a hospitales, colegios, etc) pagaba a sus empleados 21.000 dólares al año, mientras que su directo competidor Costco les pagaba 35.000. Pero las ventas por empleado de Wal-Mart eran de 340.000 dólares al año, mientras que las de Costco eran de 640.000. Esta mayor productividad de los empleados de Costco hacía que la compañía necesitara menos empleados para vender lo mismo, y por eso tenía menos costes laborales y podía pagarles un salario más alto.

Un modo de comunicar a los empleados que son importantes es pagarles un mayor salario. Los empleados trabajan mejor, porque se sienten valorados, y su productividad aumenta. Además mientras los empleados de Wal-Mart permanecen en la compañía un promedio de dos años y tres meses, los de Costco están 6 años. Tener siempre empleados novatos, y tener que estar continuamente formandoles aumenta todavía más los costes, y hace que disminuya la productividad.

Otro mito que señala Pfeffer es creer que la gente trabaja principalmente por dinero. Efectivamente, la gente trabaja por dinero, pero trabajamos todavía más por dar un sentido a nuestra vida y por poder desarrollar nuestras capacidades. Esto enlaza con el primer mito. Pensar que la gente trabaja más porque se le paga más es un error. La gente trabaja más si se valora su trabajo, y un modo de comunicar que su trabajo vale es darle un buen sueldo. Si se piensa que van a ser más productivos simplemente porque se les paga más, pero no se les valora, la gente no pone el corazón en su trabajo. La razón por la que los empleados trabajan mejor es porque siente que su trabajo es valorado y es importante.

Las compañías que despuntan en sus sectores suelen pagar a sus empleados muy por encima de la media del sector. Las compañías que para reducir gastos despiden gente y recortan salarios no suelen pasar de la mediocridad. Ya he puesto suficientes ejemplos de este tipo de compañías en otros mensajes. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: