Archivo

Posts Tagged ‘Directivos prepotentes’

Toma de decisiones en equipo y arrogancia

septiembre 1, 2011 69 comentarios

jefes prepotentesHablaba la semana pasada de algunas cualidades que debían tener los equipos de dirección para su buen funcionamiento. Esta semana voy a hablar de algunas características que, con frecuencia, tienen los responsables de estos equipos. Características que provocan la frustración de su gente.

Muchas veces el último responsable de una organización, al querer tener todos los cabos atados e intentar asegurar que todas las cosas salen según su plan, toma él todas las decisiones, dicta órdenes y espera que sus subordinados las ejecuten tal y como él las ha concebido. No deja margen de actuación. Pone mala cara cuando surge algún imprevisto o cuando las cosas no se pueden llevar a cabo como las había planificado. Esto no hace más que frustrar a su gente, que le rehuyen y acaban perdiendo interés en lo que hacen, ya que no pueden aportar ideas y no se sienten valorados. Se les reduce a meros ejecutores.

Este modo de hacer de los máximos directivos suele venir acompañada de una actitud de arrogancia que les hace pensar que son los únicos que están capacitados para saber lo que hay que hacer en cada momento. Piensan que los demás son tontos.

Las personas en estas organizaciones, si son valiosas, al no encontrar vías en las que desarrollar sus capacidades, acaban marchándose o buscando otro departamento en el que trabajar. El directivo no hace más que quejarse de la falta de empuje de su gente.

Si eres el último responsable de una organización o departamento, piensa que la mayoría de tus subordinados no son tontos. Piensa que que debes facilitar que se desarrollen como directivos. Piensa que son personas con libertad, con capacidad de aprender, con una dimensión afectiva. Si eres un subordinado que sufres a un prepotente, piensa que tu jefe no es más que una anécdota en tu vida. Que tu vida es más rica que lo que pueda influenciarla tu jefe.

La semana que viene empiezo las clases en el IESE. Empiezo mi año número 31 como profesor y mi año número 25 como profesor del IESE.

Contra la prepotencia: cercanía

febrero 24, 2011 37 comentarios

Muchas gracias, lectores, por lo mucho que difundísteis por la red el mensaje de la semana pasada sobre los directivos prepotentes. Por los comentarios que hicísteis ya se ve que quien más quien menos ha padecido alguna vez a alguno de ellos. Dado el interés mostrado por el tema, esta semana voy a hablar de la situación contraria: de las carácterísticas de los directivos con los que da gusto trabajar, que por cierto son muchos.

Son directivos que saben que su trabajo consiste fundamentalmente en facilitar la tarea de sus subordinados. Conciben la posición que ocupan, no como un privilegio sino como un servicio. Infunden confianza. No da miedo acudir a ellos porque reaccionan siempre de un modo predictible. Son directivos “cercanos”Son humildes. Se preocupan del crecimiento de su gente. Son de fiar. Cumplen con la palabra dada. No hacen injusticias. Da gusto trabajar con ellos. Y sobre todo, se les echa en falta cuando ya no están.

Este modo de ser no debe confundirse con el directivo “bondadoso” que, queriendo contentar a todo el mundo, acaba siendo injusto con todos. Saben exigir y corregir cuando lo que necesita el subordinado es que se le exija o que se le corrija. Y no les tiembla el pulso cuando hay que despedir al que hay que despedir.

¿Cómo ser un directivo “cercano”?  Pues poniendo en práctica todo lo expuesto en los párrafos anteriores. En definitiva, tratando a las personas como personas. Importándote cada una de ellas. Valorándolas. Juan Pablo II, además de un gran santo que será beatificado el próximo primero de mayo, en cuanto hombre de gobierno es un ejemplo de gobernante “cercano”. Hasta la semana que viene y muchas gracias por el apoyo que estais dando al blog.

A %d blogueros les gusta esto: