Archivo

Posts Tagged ‘Euro’

Ya sabía yo que esto iba a pasar

toma de decisiones“Ya sabía yo que esto iba a pasar”. Cuántas veces hemos oido y hemos dicho esta frase. Lo que pasa es que la decimos cuando la cosa en cuestión ha pasado ya. Una vez las cosas han sucedido todos somos muy listos y sabíamos que eso iba a pasar. El mérito es decirlo antes de que la cosa haya sucedido.

Leí en Expansión hace una semana un artículo de un sabio que, hablando del tratado de Maastrich que acabaría conduciendonos a la adopción del euro, decía “el primer error fue creer que la mera existencia del euro haría de la eurozona un verdadero mercado común”. Visto lo que está pasando ahora se pueden encontrar todo tipo de justificaciones. Pero nadie supo o quiso ver las dificultades cuando en los años noventa todos estábamos ilusionados con la moneda única.

También la semana pasada el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi afirmaba que el primer plan de rescate propuesto a Chipre “no fue inteligente”. Pues si no fue inteligente ¿por qué se propuso? Una vez que sabemos cómo se han desenvuelto las cosas es muy fácil juzgarlas. Las cosas hay que juzgarlas antes de proponerlas. Después de un sorteo yo ya sé qué número habría que haber comprado. Pero esto ya no vale.

Esto nos conduce a un error muy frecuente en los directivos. Consiste en juzgar las actuaciones de su gente después de saber los resultados. Eso es tan fácil como injusto. Las actuaciones hay que juzgarlas a priori. A toro pasado todos sabemos lo que habría que haber hecho.

Uno de los criterios que utilizo para calibrar si un directivo es competente o no es ver si este directivo a la hora de juzgar las decisiones de sus subordinados utiliza información que no estaba disponible cuando se tomó la decisión. Me da la impresión que este modo de actuar es muy frecuente.

Hasta el jueves que viene. Gracias por leer, participar y difundir este blog. Os dejo un video sobre el IESE.

¿Ayuda financiera o intervención y rescate?

euroAunque anuncié la semana pasada que seguiría hablando de la evolución de los precios de los pisos, dejo ese tema para la próxima semana y dedico el mensaje de este jueves a hacer tres consideraciones sobre la intervención  del Banco Central Europeo en las finanzas españolas.

La primera cuestión es sobre si lo que pasó este fin de semana es una ayuda financiera como nos los vendió nuestro presidente de gobierno, o es una intervención en toda regla. La contestación es que depende de quien tome el control sobre el presupuesto y el gasto en España. Si es el gobierno el que decide donde se recorta y donde se gasta entonces es una ayuda financiera. Si son las autoridades europeas las que dicen en qué recortamos y en qué empleamos el dinero que nos prestan entonces es una intervención.

La segunda consideración es qué hace poco más de un año publiqué un par de mensajes en el que afirmaba que España no necesitaba ser rescatada. Si no estaba en lo cierto, entonces ¿porqué no se nos rescató entonces y se ha dejado que las cosas fueran a peor? Si estaba en lo cierto por aquél entonces ¿Que cosas se han hecho mal para que hace año y medio no necesitaramos el rescate (o la ayuda financiera) y ahora sí? ¿Es que tiene que llegar la sangre al rio para que se tomen decisiones que no gustan a nadie? ¿No es mejor tomarlas cuando el barco todavía está a flote que esperar a que se esté hundiendo?

La tercera consideración es la más importante. Si esta intervención sirve para que vuelva a fluir el crédito a las empresas, se empiece a generar empleo  y vuelva a ponerse en marcha nuestra economía después de cinco años de parálisis y despidos, entonces bienvenida sea la intervención. Si solo sirve para sanear la banca pero ésta sigue sin dar créditos ni financiar los proyectos empresariales seguiremos en el hoyo unos cuantos años. El tiempo nos lo dirá, pero de momento no parece que esté habiendo alegría económica después del anuncio de la ayuda/intervención.

Hasta el jueves que viene, que si no hay ningún sobresalto retomaré el tema inmobiliario. La semana pasada dí un curso sobre Toma de Decisiones en Shanghai similar al que tuvimos en Madrid hace dos semanas. Os dejo un video sobre el curso.

Índice IESE de Incertidumbre Económica

Se cumple esta semana el primer año desde el inicio de este blog con más de 40.000 visitas, así que muchas gracias queridos blog-lectores por el interés con el que lo estais siguiendo y difundiendo. El mensaje de esta semana va a ser un poco distinto a los habituales. Voy a hablaros del I3E, el Índice IESE de Incertidumbre Económica, que presentamos ayer a los medios en Madrid y que publicaremos cada mes.

Desde hace tiempo nos dabamos cuenta de que había peridodos en que la bolsa subía o bajaba un 0,3% y que no era noticia y otras veces subía o bajaba entre el 3 y el 8% y la incertidumbre económica ocupaba las portadas de los periódicos. Pensamos que el tamaño de estas fluctuaciones podía darnos una medida de la incertidumbre de la situación económica, así que este verano nos pusimos a medir el tamaño de las fluctuaciones diarias de cuatro variables económico-financieras:

  • el Ibex 35
  • la tasa de cambio de  $/€
  • el precio del petróleo Brent y
  • el precio del bono español con madurez a 10 años.

Después de unas transformaciones técnicas llegamos a un Índice cuyo valor medio es 100 y que fluctúa entre 0 y 200. Cuanto mayor es el valor del Índice mayor es la incertidumbre. El valor 100 es el valor promedio de la incertidumbre en la década 2000-2009, valores mayores de 100 indican una incertidumbre superior al promedio de la década pasada y valores menores de 100 indican lo contrario. En el gráfico mostramos la evolución del índice a lo largo de la pasada década.

Vemos que entre el 2000 y el 2003 el Índice se sitúa entre 100 y 150 son épocas de mucha incertidumbre: los escándalos de Enron y compañías similares, el derrumbe de las punto.com. El Índice aumenta abruptamente en setiembre del 2001 y en marzo del 2003. Corresponde a los ataques del 11-S y  la guerra de Irak. A partir de entonces se inicia un progresivo descenso de la incertidumbre y el Índice se sitúa entre 50 y 100 desde 2004 hasta 2007. Era una época de confianza económica, de vacas gordas, en la que también parecía que Al Qaeda estaba dominada.

De repente en 2007-08 surge  la crisis de las hipotecas subprime, la bancarrota de Lehman Brothers y similares y la incertidumbre sube hasta casi 200 en setiembre del 2008. Vuelve a moderarse a mediados del 2009 y en mayo de 2010 la crisis de la deuda griega trae dudas sobre la viabilidad del euro y la solvencia de algunos países y el Índice vuelve asubir a 170. El pasado noviembre vuelve a subir por los problemas de Irlanda y Portugal. En fin, que este Índice refleja con fidelidad la incertidumbre económica.

Este Índice global I3E es la composición de 4 índices parciales, cuyos valores mostramos en la tabla adjunta. Podemos ver que actualmente la incertidumbre procede fundamentalmente de la deuda (el bono español a 10 años). Y, sorprendentemente, la incertidumbre que genera el petróleo (brent) está en mínimos históricos. El Ibex y el dolar están a niveles de incertidumbre normales. Tennemos la esperanza de que este Índice, que publicaremos cada mes, se convierta en un referente de la incertidumbre económica y admito sugerencias para su divulgación. Hasta el jueves que viene.

España no necesita ser rescatada

diciembre 2, 2010 34 comentarios

Cuando hay rumores de que una empresa va mal, la empresa acaba yendo mal, no importa cuan falsos puedan llegar a ser esos rumores. En bolsa si se empieza a decir que una empresa va mal empiezan las operaciones de venta de las acciones de esa empresa y la empresa se acaba hundiendo. Si se empieza a decir que un cliente tiene dificultades, las empresas ante el temor de no cobrar dejan de vender a este cliente, los bancos dejan de presaterle y el cliente empieza atener dificultades. Si se rumorea que el oro va a subir la gente empieza a comprar oro y el oro acaba subiendo. Son lo que se llama profecías autocumplidas. Basta con vaticinarlas para que se cumplan.

Este es el único peligro que tienen las finanzas españolas. Si se siembra la duda sobre nuestra salud financiera, los inversores internacionales se desprenderán de la deuda española. La única razón por la que podríamos llegar a tener problemas es porque la duda fuera agrandándose como una bola de nieve. Si se empieza a decir que España va a necesitar un rescate por parte del resto de los países acaberemos necesitándolo. No por la mala salud de nuestras finanzas, sino por ser una profecía que se autocumple.

Como prometí la semana pasada, mensaje breve. Con él quiero contribuir -ya sé que a pequeña escala- a evitar una nefasta profecía. seamos optimistas.

A %d blogueros les gusta esto: