Archivo

Posts Tagged ‘aprovechar el tiempo’

Aprovechar el tiempo

aprovechar el tiempoSiempre he creído que uno de los mejores recursos con los que nos ha dotado Dios a todos y cada uno (me niego a usar el uno/una, me parece una estupidez) es el tiempo. Además, a todos nos ha dado la misma cantidad: veinticuatro horas cada día. Qué uso hacemos de este tiempo es responsabilidad de cada uno.

Cuando uno dice que no tiene tiempo para hacer algo, lo que realmente está diciendo es que, en su escala de prioridades, ese algo no ocupa un lugar suficientemente importante. Porque tiempo se tiene, veinticuatro horas cada día.

Aprovechar el tiempo no significa estar obsesionado por hacer algo importante en cada momento, ni dedicar el menor tiempo posible en hacer cada cosa para poder hacer más cosas. Eso es activismo, nerviosismo e impaciencia. Aprovechar el tiempo es estar haciendo en cada momento lo que se debe hacer, y hacerlo bien. Ya sea atender un asunto profesional, descansar, o atender con paciencia a un hijo pequeño que requiere algo.

Dos consideraciones. La primera es un consejo que oí hace tiempo. Cada día ten una lista de cosas que hacer y ve tachándolas una a una conforme las vayas completando. Ver cómo avanzamos en lo que tenemos que hacer anima mucho y nos hace ser más eficaces. La segunda es que tengo muy comprobado que las personas obsesionadas con sacar el máximo rendimiento de su tiempo acaban perdiendo mucho tiempo por atolondramiento y por estar continuamente manifestando lo ocupados que están.

Feliz verano y utiliza bien el tiempo. Hasta el jueves que viene.

Aprovechar el tiempo

septiembre 5, 2013 27 comentarios

toma de decisionesTenemos por delante un nuevo curso académico. Es una nueva oportunidad para crecer personal y profesionalmenteEs importante no perder el tiempo. Y digo esto porque me da la impresión que todos podríamos aprovecharlo bastante mejor. Especialmente los directivos. En muchos casos se podrían hacer las cosas en la mitad del tiempo del que se emplea.

Hay reuniones inacabables en las que se discute mucho y se saca poco en limpio. Hay conversaciones telefónicas que se alargan y se alargan innecesriamente. Al final uno puede pasar unas jornadas interminables en la oficina con la impresión de que tiene mucho trabajo y pensando que se lleva entre manos asuntos importantísimos, cuando en realidad podía haber empleado en muchos de esos asuntos la mitad del tiempo, y en otros muchos, si no los hubiera atendido no hubiera pasado nada. Tanta actividad nos hace creernos importantes.

Se pierde también tiempo saltando de un asunto a otro sin haber resuelto ninguno de ellos. Todo esto con la sensación de estar muy ocupados y atendiendo asuntos muy importantes.

Recomendación para mejorar en nuestro trabajo: preguntarnos frecuentemente si estamos haciendo lo que tenemos que hacer. Preguntarnos también si estamos dedicando la debida atención a lo que nos llevamos entre manos. Mejoraremos nuestra actividad profesional e iremos más descansados al no ocuparnos de cosas de las que no debemos ocuparnos.

Todo lo dicho anteriormente es perfectamente compatible con ir sin prisas y dedicando a las personas que nos plantean asuntos todo el tiempo que sea necesario. En definitiva, si hacemos lo que tenemos que hacer, lo haremos mejor y podremos dedicarle toda la atención que sea necesaria. Termino deseándoos a todos que en este curso que empieza crezcamos cada uno tanto a nivel personal como profesional. Está en nuestra mano. Vuelvo a dejaros información de un libro escrito por mi colega Pablo Maella sobre cómo ser más eficaces.

A %d blogueros les gusta esto: