Archivo

Posts Tagged ‘Delincuentes’

¿No hay algunas leyes inútiles?

Leí el otro día en La Vanguardia una noticia que ponía “Prisión para dos jóvenes por robos dentro del tren”. No sé por qué, además del titular leí también el breve cuerpo de la noticia, que terminaba diciendo “…ambos detenidos cuentan con numerosos antecedentes”.

Si uno delinque una y otra vez de modo continuado ¿No debería estar en la cárcel? Si ha delinquido muchas veces y se le suelta ¿podemos extrañarnos de que vuelva a delinquir? ¿No deberían las leyes defendernos de estos peligros públicos? ¿Para qué están las leyes entonces?

Recordé entonces una noticia de hace un par de veranos sobre los delincuentes más reincidentes en Barcelona. La busqué en la prensa digital y efectivamente hablaba de los diez más activos. Los datos eran sobre el número de detenciones entre el 1 de junio y el 18 de agosto de ese verano. El récord lo ostentaba uno que había sido detenido 14 veces. Con no poco sarcasmo la noticia decía que “… a día de hoy sigue en libertad, hasta la próxima detención.” Las fechorías eran robo con violencia e intimidación. En la lista del “TOP ten”, al menos activo lo habían detenido 8 veces en esos 80 días.

¿No deberían las leyes defendernos de estos individuos? ¿No es previsible su conducta cuando están en libertad? Algún idealista que no pisa con los pies en la tierra podrá decir que los responsables de esas actitudes son la sociedad, o el sistema, o no sé que otro ente abstracto. Pues miren, no. Los responsables son los delincuentes que no respetan al resto de las personas. Seamos menos permisivos. Legíslese con eficacia. Hasta el jueves que viene.

Categorías:varios Etiquetas: , ,

Okupas

Indefensión total de unos ancianos

Un  conocido mío, me ha contado que ha sido desalojado de su casa por un ocupa. Este amigo es de fuera de España, aunque vive aquí por razones de trabajo. Resulta que en la empresa en la que trabaja empezó a trabajar un compatriota suyo venido del país de origen. Al ser del mismo país congeniaron, y este amigo mío le ofreció vivir en su casa mientras encontraba un lugar en el que vivir. Bien intencionado pensaba que esto duraría una o dos semanas. Resultado, este compatriota suyo no solo no se quiere ir, sino que ha tomado posesión de la casa, ha cambiado la cerradura y mi amigo ha quedado fuera.

Lo sorprendente de estas situaciones es que la ley hace muy tedioso, difícil y largo que el afectado recupere una vivienda ocupada. Cuando uno entra en una casa a atracarla, si se le pilla, se le detiene por delincuente. Es allanamiento de morada. Pero si el atraco es continuo y prolongado, entonces ya no. Parece que el atraco puntual es delito, pero el repetido y continuo no. ¿Nos hemos vuelto locos?

Hasta que un juez no determine el desalojo del ocupante, el problema se prolonga en el tiempo. ¿No bastaría con presentar el título de propiedad para que inmediatamente se procediera al desalojo y se recuperara la normalidad? Hasta el jueves que viene. Si las leyes no nos defienden esto va a ser la selva.

Categorías:varios Etiquetas: , , , , ,

El pequeño Nicolás

hackersHe de anticipar que desde que supe de este personaje hace un par de meses me ha caído simpático. Me cuadra que haya sacado de quicio a los políticos. No es para menos. Ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades del sistema político.

Un hacker es una persona que se dedica a buscar las grietas de un sistema para poder burlarlo. Y eso es lo que ha hecho nuestro pequeño Nicolás. Un hacker informático es el que busca fallos en los sistemas informáticos e introducirse donde se supone debía ser una zona impenetrable. Su motivación no es beneficiarse de los fallos del sistema sino la satisfacción que produce haber encontrado esos fallos. Uno que burla los sistemas informáticos de un banco para traspasar dinero a su cuenta no es un hacker es un delincuente.

Parace que nuestro Nicolás es una persona que ha tenido la habilidad de encontrar fallos en el mundo de las influencias y ha conseguido que se le abran las puertas de los sitios más inverosímiles.

Tengo un amigo que es un hacker en su empresa. Le importan un pito los incentivos. Pone esfuerzo en su trabajo porque le gusta lo que hace, y trae de cabeza a sus jefes. Se las ingenia para cumplir con los requisitos que le hacen merecedor de los incentivos que estos jefes han establecido, haciendo lo contrario de lo que los jefes esperan que haga. No es que lo haga continuamente. Es un buen profesional. Pero lo hace de vez en cuando para mostrar la incongruencia del sistema de incentivos. ¡Cómo nos reímos cuando me cuenta lo que hace!. ¡Qué despistados andan muchos jefes!

¡El pequeño Nicolás! ¡Cómo ha sacado de quicio a los políticos! Quizá se lo merecen. Os recuerdo que el dia 22 de este mes, el jueves que viene, impartiré una sesión webinar desde el IESE a las 13.00. Para participar en ella inscríbete aquí.

A %d blogueros les gusta esto: