Inicio > Consideraciones prácticas, Incentivos > El pequeño Nicolás

El pequeño Nicolás

hackersHe de anticipar que desde que supe de este personaje hace un par de meses me ha caído simpático. Me cuadra que haya sacado de quicio a los políticos. No es para menos. Ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades del sistema político.

Un hacker es una persona que se dedica a buscar las grietas de un sistema para poder burlarlo. Y eso es lo que ha hecho nuestro pequeño Nicolás. Un hacker informático es el que busca fallos en los sistemas informáticos e introducirse donde se supone debía ser una zona impenetrable. Su motivación no es beneficiarse de los fallos del sistema sino la satisfacción que produce haber encontrado esos fallos. Uno que burla los sistemas informáticos de un banco para traspasar dinero a su cuenta no es un hacker es un delincuente.

Parace que nuestro Nicolás es una persona que ha tenido la habilidad de encontrar fallos en el mundo de las influencias y ha conseguido que se le abran las puertas de los sitios más inverosímiles.

Tengo un amigo que es un hacker en su empresa. Le importan un pito los incentivos. Pone esfuerzo en su trabajo porque le gusta lo que hace, y trae de cabeza a sus jefes. Se las ingenia para cumplir con los requisitos que le hacen merecedor de los incentivos que estos jefes han establecido, haciendo lo contrario de lo que los jefes esperan que haga. No es que lo haga continuamente. Es un buen profesional. Pero lo hace de vez en cuando para mostrar la incongruencia del sistema de incentivos. ¡Cómo nos reímos cuando me cuenta lo que hace!. ¡Qué despistados andan muchos jefes!

¡El pequeño Nicolás! ¡Cómo ha sacado de quicio a los políticos! Quizá se lo merecen. Os recuerdo que el dia 22 de este mes, el jueves que viene, impartiré una sesión webinar desde el IESE a las 13.00. Para participar en ella inscríbete aquí.

  1. enero 15, 2015 en 9:21 am

    Muy buenos días Miguel Ángel,

    Debo reconocer que los movimientos de este chico me han llevado a la reflexión, llegando a la conclusión de que tan solo la soberbia imperante en esos círculos ha podido permitir tamañas majaderías.

    Un abrazo y gracias de nuevo por compartir tus reflexiones. Feliz día

    Jordi

  2. Arturo Garcia
    enero 15, 2015 en 9:59 am

    Muy bueno el comentario de hoy.
    me ha gustado.
    un saludo,
    Arturo

    • enero 15, 2015 en 1:41 pm

      Muchas gracias Arturo, Tu valoración es muy de agradecer, pues no siempre estás de acuerdo con lo que escribo.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  3. Caba Robletto
    enero 15, 2015 en 11:52 am

    En cierta ocasión, conocí a un Vejo Pastor que tenia la facultad de saber si le faltaba una oveja de las 248 que tenia. Como lo hacia si no sabia de leer ni de sumar, les ponía un mote (nombre) a cada uno de dichos animales y luego los agrupo en familias. Una simple mirada, permitía saber quien faltaba, eso es parte de la experiencia un “olfato selecto.

    Resumiendo: Tener conocimientos y estudios es bueno, pero mejor en algunos casos “descubrir” los puntos débiles de personas, organizaciones y cuerpos de seguridad, permitiendo hechos como “El pequeño Nicolás” dejando en evidencia a todas luces la seguridad en todos los niveles y la Profesionalidad de los responsables de velar por el bien hacer.. No os extrañe que pronto (si no lo ha hecho ya) publique un libro, apuntando a un Best-Seller entonces pregunto:

    ¿Que papel influyen la prensa, en la divulgación de Nicolás (Ya comiste ya te vas).

    ¿Que profesionales (Jefes o Directivos) tenemos a Nivel de Seguridad Estatal?

    Gracias por la atención, un abrazo a todos/as, Ramón.

    • enero 15, 2015 en 1:42 pm

      Gracias Ramón por sus consideracioens tan interesantes.
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Borja Led
    enero 15, 2015 en 4:20 pm

    Este chico apunta maneras, y llegará muy lejos. Se ha reído de toda España en nuestra cara. A mí también me cae bien.
    Buen comentario Miguel Ángel. 🙂

  5. Luis
    enero 15, 2015 en 4:25 pm

    Ufff… gran tema el que planteas… además me gusta el enfoque: juego y divertido. El problema que veo tiene que ver con lo del árbol que cae en el bosque y no se oye… es decir ¿realmente Nicolas es un “hacker”? ¿Cuántos Nicolases existen y no son expulsados por el sistema?… De las Nuevas Generaciones del PP sale (y ha salido) mucha gente con las bendiciones suficientes como para “hackear” el sistema.

    Lo que quiero cuestionar es si se puede llamar hacker (o buen cerrajero) al sereno (que tiene todas las llaves) o más tecnológicamente hablando al administrador del sistema (que tiene acceso a todas las claves).

    Todo lo anterior es teorizando… bajando al nivel de la práctica creo que en este caso concreto puede haber factores más terrenales y mundanos que no vienen al caso en la habilidad de Nicolas para “hackear” el sistema…

    En cualquier caso, un jueves más… como todos, gracias por hacerme pensar. Un placer… y con retraso felices fiestas y año, que aunque no haya escrito te he seguido leyendo.

    • enero 20, 2015 en 6:53 pm

      Muy posiblemente tengas razón Luis, Aportas un punto de vista más amplio.
      Gracias por seguir participando,
      Miguel Angel

  6. enero 15, 2015 en 7:51 pm

    En otros países Nicolás sería rápidamente expulsado del sistema por no ser cómplice de sus jefes y encima burlarse de ellos. Además, como es usual en esos mismos países, solo hay un club y todos los “jefes” pertenecen a él. Nunca nadie lo contrataría. “Mejor que se vaya a otro país” dirían porque va contra la ¿unidad? Y de Nicolás nunca más se supo … Suerte que no se trata de ese caso … Saludos y gracias por dejarme divulgar algo que, por suerte, ya pasó en la empresa que trabajaba hace años.

    • enero 20, 2015 en 6:54 pm

      Gracias Javier por tu comentario.
      SAludos desde el hemisferio norte.
      Miguel Angel

  7. Carola
    enero 16, 2015 en 3:58 am

    Buenas noches Miguel Angel: me encantaría escuchar a tu amigo hacker! :). Saludos,

    • enero 20, 2015 en 6:55 pm

      Me divierto mucho con él Carola, aunque a veces lo que me cuenta es más para llorar que para reir.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  8. enero 17, 2015 en 11:57 pm

    Hola Miguel Angel.
    Es normal que el pequeño Nicolás caiga simpático a una parte de la población por lo que ha hecho, pero no creo que su intención fuera buscar las vulnerabilidades del sistema político. El informe forense posterior a su detención apunta a “ideación delirante de tipo megalomaníaco” y los expertos se debaten entre el transtorno bipolar o un transtorno de personalidad.
    Mi abuelo, que no era psiquiatra pero era un hombre muy sabio siempre decía que la gente que hace cosas raras, es rara!… y ciertamente el pequeño Nicolás ha hecho cosas muy raras para un chaval de su edad.
    Yo creo, que el pequeño Nicolás simplemente está enfermo y necesita ayuda médica.
    Lo lamentable es que nadie va a ayudarle. El imaginario español, necesita personajes como este para colocarlos en el retablo junto a Belén Esteban, paquirrin o los chunguitos. Apostais algo a que el pequeño Nicolas acaba en Gran Hermano VIP?. Dicen que Belén Esteban cobra 60.000 euros por cada semana de permanencia en el programa. Un buen representante, un poco de marketing… y el pequeño Nicolás es un valor seguro!!

    En fin… que pais!!!
    Saludos a todos y gracias por el blog.

    Javier del Agua

    • enero 20, 2015 en 6:56 pm

      Creo que tienes toda la razón Javier. Efectivamente puede llegar a ser un valor seguro en el mercado de los shows televisivos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. Sonia
    enero 18, 2015 en 1:42 am

    Interesante el comentario de Luís sobre cuantos Nicolás no detectados hay en el sistema. Yo creo que mucho, pero no solo en los circulos políticos. En ciertos niveles cuando alguien es popular todos tienen que considerarlo popular. Miguel Angel, te aconsejo el libro “Casi el paraíso ” escrito por Luís Spota hace muchos años. Explica el historia de un farsante que logra introducirse en la alta sociedad mexicana engañando a todos. Se trata justamente de la vulnerabilidad de un sistema con poco criterio y fácilmente deslumbrable. Igual que el caso actual

    • enero 20, 2015 en 6:58 pm

      Gracias Sonia, por la recomendación. Como dices debe haber muchos eescondidos en el sistema, lmentablemente desapercibidos.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

    • enero 20, 2015 en 11:07 pm

      Hola Sonia.
      Más recientementem Spielberg dirigió “atrápame si puedes” interpretada por Leo di Capiro y basada en hechos reales muy similares a los que comentas. El pequeño Nicolás no ha sido el primero… y supongo que no será el último.
      Ciertamente debería hacernos pensar en las grietas de nuestras organizaciónes y en como reforzarlas, por lo menos para identificar a estos personajes cuanto antes mejor.

      Saludos
      Javier del Agua

      • Anónimo
        enero 21, 2015 en 1:18 pm

        Javier,
        Muchas veces los ves, o por lo menos lo sospechas, pero como gozan de una gran popularidad es dificil desmarcarse: “El que se mueve no sale en la foto”.
        A veces no es muy diferente de lo que pasaba en el colegio con los pseudolíderes populares 🙂 Actuamos como niños. Esto es lo que ha debido pasar con Nicolás.
        Saludos

        • enero 22, 2015 en 5:48 pm

          Es cierto. Si la grieta es gorda se cuela de todo… y luego no se van ni con agua caliente.

          Saludos

    • enero 23, 2015 en 9:30 am

      Gracias Javier y anónimo, por vuestros comentarios
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: