Inicio > varios > ¿No hay algunas leyes inútiles?

¿No hay algunas leyes inútiles?

Leí el otro día en La Vanguardia una noticia que ponía “Prisión para dos jóvenes por robos dentro del tren”. No sé por qué, además del titular leí también el breve cuerpo de la noticia, que terminaba diciendo “…ambos detenidos cuentan con numerosos antecedentes”.

Si uno delinque una y otra vez de modo continuado ¿No debería estar en la cárcel? Si ha delinquido muchas veces y se le suelta ¿podemos extrañarnos de que vuelva a delinquir? ¿No deberían las leyes defendernos de estos peligros públicos? ¿Para qué están las leyes entonces?

Recordé entonces una noticia de hace un par de veranos sobre los delincuentes más reincidentes en Barcelona. La busqué en la prensa digital y efectivamente hablaba de los diez más activos. Los datos eran sobre el número de detenciones entre el 1 de junio y el 18 de agosto de ese verano. El récord lo ostentaba uno que había sido detenido 14 veces. Con no poco sarcasmo la noticia decía que “… a día de hoy sigue en libertad, hasta la próxima detención.” Las fechorías eran robo con violencia e intimidación. En la lista del “TOP ten”, al menos activo lo habían detenido 8 veces en esos 80 días.

¿No deberían las leyes defendernos de estos individuos? ¿No es previsible su conducta cuando están en libertad? Algún idealista que no pisa con los pies en la tierra podrá decir que los responsables de esas actitudes son la sociedad, o el sistema, o no sé que otro ente abstracto. Pues miren, no. Los responsables son los delincuentes que no respetan al resto de las personas. Seamos menos permisivos. Legíslese con eficacia. Hasta el jueves que viene.

Categorías:varios Etiquetas: , ,
  1. Juan Manuel Cámpora
    abril 22, 2021 a las 6:03 pm

    Muy buenos días mi querido profesor Miguel Ángel. Yo me hago una pregunta, ¿Cuál es el objetivo del sistema penitenciario? Hay dos posibles respuestas: la reinserción social o, por el contrario, el aislamiento de la sociedad. A mí me encantaría que el propósito último fuera el primero. Entonces, si mantengo esto como premisa, me invade la duda de qué falla para que no se cumpla. Podemos tener el impulso de pensar que el delincuente es el culpable, porque, haciendo uso de su libre albedrío, decide de forma voluntaria delinquir. Sin embargo, prefiero un análisis más holístico y sistémico, donde se incluya como factores de riesgo, además de las variables predisposicionales, aspectos como el sistema de crianza, la cultura, contexto, y porque no, la sociedad y las oportunidades. Líbreme Dios nuestro señor de decir que hay una única respuesta, porque las generalizaciones tienen un riesgo enorme de error, cuando la muestra es tan heterogénea. Es de nuevo el eterno dilema dicotómico, nature/nurture. Pero y si no hay dos polos, sino un continuo, donde los factores son menos causales y reducionistas, y más correlacionases y extensos en número. Lo dejo para la reflexión, sin que lo anterior impida pensar que en algunos casos, y de forma muy concreta y anecdótica, la persona, con todas las oportunidades a su disposición, decida que el delinquir es su opción preferida. Abrazo fuerte.

    Me gusta

    • abril 24, 2021 a las 7:53 pm

      JuanMa, creo que la finalidad del sistema penitenciario es doble, educar al que ha delinquido y reinsertarlo en la sociedad, y mientras tanto defender al resto de la sociedad de sus fechorías, ya se ve que no se está consiguiendo ninguna de las dos cosas.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

      Me gusta

  2. Xavier D.
    abril 23, 2021 a las 8:47 am

    Hola prof. Miguel-A y grupo. Lo que voy a explicarles, no me lo han contado, ni lo he visto en YouTube, ni lo he leído en ningún libro de ciencia ficción. Sencillamente son recuerdos que tengo de mi infancia en el pueblo donde resido, aunque debamos retroceder 50 años atrás y con el triple de habitantes. Permítanme para ahorrar espacio utilizar la siguiente abreviatura: NJPN = Nunca Jamás Pasó Nada. Ahí van algunos recuerdos interesantes: PISOS: vivíamos en una casa con seis vecinos, y teníamos todos casi siempre día y noche la llave puesta por fuera en la puerta de entrada… NJPN. ENTRADAS: En casi todas las entradas de calle había: una escoba para barrer la acera, una pala para sacar nieve y a veces algún paraguas para emergencias… NJPN. COCHES: Un coche lo guardábamos en un garaje compartido con otros 20, y siempre todos con puertas abiertas y su llave puesta. El otro permanecía en la calle exactamente igual… NJPN. IGLESIA: En tiempo normal estaba abierta de 8 a 21 hrs sin ninguna vigilancia, y en Semana Santa y Navidad permanecía abierta las 24 hrs sin ninguna vigilancia… NJPN. CINE: Había la costumbre de mandar a los chiquillos antes de las sesiones para reservar butacas, lo cual hacíamos extendiendo alguna prenda por encima de las mismas que significaba “ocupado” (así lo llamábamos) y nos marchábamos… NJPN. COLEGIO: Excepto los Domingos y Festivos estaba abierto siempre todos los días del año como lugar para enseñanza, estudio y deporte… NJPN. Podría contar muchas más situaciones parecidas, pero pienso que estos ejemplos son suficientes para entenderlo. También debo añadir que en aquel entonces no habían cámaras de vigilancia (ni se habían inventado), no habían alarmas (ni se habían inventado), no habían 10 cuerpos de seguridad (ni se habían inventado)… Entonces ¿cómo se lograba esta convivencia tan tranquila y segura de NJPN? ¿No habían deseosos de lo ajeno o con inclinaciones a delinquir? Se lo explicaré porque es muy sencillo. Habían algunas leyes que eran las justas y necesarias. Había la autoridad que vigilaba siempre su cumplimiento. Y había la obligación para todos de cumplirlas siempre todas (sin excepciones, sin aforados, sin…). Si alguien se atrevía ha hacerlo, era inevitablemente castigado (y ya no tenía ganas de querer repetirlo). Así de fácil !!! Hasta la próxima, Xavier D.

    Me gusta

    • abril 24, 2021 a las 7:55 pm

      Muy contundente Xavier. Gracias por compartirlo. También quizá había mayor bondad generalizada.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: