Archivo

Posts Tagged ‘fracaso’

Mejorar es enemigo de ser perfecto

el mejorEn las clases que doy, y sobre todo con alumnos del MBA, surgen posibles soluciones a los problemas que discutimos. Es muy frecuente que a los alumnos no les acaben de gustar las soluciones propuestas y la razón es porque no son perfectas. Todas tienen algún pero.

Cuando uno pretende conseguir algo perfecto, algo que no tenga ningún pero, que sea óptimo, va directo al fracaso y a la frustración. Al fracaso porque las cosas que merecen la pena son suficientemente complejas para que no admitan soluciones perfectas, y a la frustración porque al no conseguirse lo que se pretende – porque es imposible de conseguir- uno va a estar en permanente estado de insatisfacción.

Siempre explico a mis alumnos que el camino más eficaz de actuación en la vida tiene dos características: la primera es no hacer las cosas extremadamente mal, y la segunda es intentar hacer las cosas cada vez un poquito mejor. Si uno hace las cosas extremadamente mal difícilmente va a conseguir algo. Pero si no hace las cosas muy mal y cada vez las intenta mejorar un poco, se puede llegar a hacer cosas extraordinarias sin frustraciones y con la satisfacción de estar mejorando poco a poco.

Esto lo que dice es que quienes triunfan en la vida no son las grandes lumbreras que tienen momentos puntuales de gran genialidad, sino las personas normales que se esfuerzan y trabajan constantemente día tras día. Los que sólo se contentan con la perfección suelen estar constantemente enfadados con el universo, pues siempre hay algo que impide que aflore su genialidad.

Saludos desde Shanghai donde estoy dando un curso de Toma de Decisiones. Hasta el jueves que viene.

El arte de vivir amargados

diciembre 5, 2012 78 comentarios

amargadoHay personas que disfrutan con los fracasos de los demás. Esto suele ser por dos motivos. O bien porque no toleran no ser los mejores en lo que hacen, o bien porque se plantean tan pocos retos vitales que sus únicas alegrías son ver cómo los demás fracasan.

Hay un tipo de personas que se plantean retos importantes y no soportan el no ser los mejores en lo que hacen. Como muchas veces no logran sobresalir, remedian su frustración alegrándose de los fracasos de los demás. Me da la impresión, aunque puedo estar equivocado, que esto se da más entre los hombres que entre las mujeres. Otro tipo de personas son los que no tienen empuje para plantearse retos. Son los que en vez de vivir sobreviven. Su único consuelo es ver cómo a los demás les salen las cosas mal.

En ambos casos la raíz de esta actitud es la envidia. Mal vicio que no deja vivir. Yo aconsejo tener una actitud más positiva ante la vida. Consiste en alegrarse ante los logros de los demás y tener un deseo sincero de que tengan mejor suerte cuando algo les sale mal. Pasarse la vida compitiendo es agotador. Esta actitud marca la diferencia entre ser un amargado y ser una persona alegre y optimista. He conocido gente con mucha pasta que están amargados y que lo tendrían muy fácil para estar satisfechos consigo mismos.

El lunes pasado publicamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica. La incertidumbre ha bajado en noviembre de 114 a 94 en una escala 0 – 200. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: