Archivo

Posts Tagged ‘Mercadona’

Para aprender hay que experimentar

MercadonaLeí la semana pasada un titular que decía Mercadona revoluciona la gestión de la frutería. En síntesis lo que decía era que a últimas horas del día van a bajar el precio de toda la fruta fresca para conseguir venderla en vez de tener que tirarla. Inicialmente van a hacer una prueba piloto en unos cuantos supermercados de Valencia y si funciona lo extenderán al resto de la cadena.

Varios comentarios hay que hacer de esta iniciativa. El primero es que efectivamente, para aprender lo que hay que hacer es experimentar. Y lo que está haciendo Mercadona es un experimento que tiene una de las carácterísticas de los buenos experimentos: su bajo coste. Si el resultado no es el esperado poco van a perder. Cancelan la iniciativa y se acabó.

El segundo comentario es que creo que esta idea no va a funcionar. Hace años las aerolíneas bajaban el precio de los pasajes pocos dias antes del vuelo para conseguir vender los asientos vacíos. Al final se dieron cuenta del gran error que suponía esta práctica. Los pasajeros esperaban al último día para comprar los billetes por lo que además de un menor ingreso por parte de las aerolíneas era mucho más complicado planificar las operaciones de los vuelos. Hasta el final no sabían si un vuelo iba a ir lleno o vacío. Actualmente lo que hacen es lo contrario, conforme se acerca el día de partida los precios de los pasajes aumentan, y si lo quieres comprar a última hora tienes que pagar un pastón.

Creo que lo mismo le va a pasar a Mercadona. Se van a encontrar que la gente va a esperar a última hora a comprar la fruta, por lo que van a ingresar menos y a última hora los supermercados van a ser un caos. Veremos a ver qué pasa.

Por otro lado, quizá hay ahora una mejor alternativa y es llevar la fruta sobrante a los comedores sociales que tanta demanda están teniendo ultimamente. Seguramente ya habrán pensado en ello y habrá algún tipo de dificultad. En cualquier caso tengo curiosidad por conocer el resultado del experimento. Hasta el jueves que viene.

Cuando más es menos

septiembre 13, 2012 21 comentarios

Escribía hace un par de semanas, opinando sobre la educación diferenciada, que ante una situación, el tener más de una opción siempre facilita que se puedan tomar mejores decisiones. Esto es cierto siempre que el número de opciones que se tienen para elegir algo es pequeño. Cuando se nos presentan demasiadas opciones ante una situación nos solemos hacer un lío y nos es difícil evaluarlas bien.

En un famoso experimento en un supermercado se pusieron dos stands en los que se ofrecían mermeladas. En uno de ellos se podía elegir entre 24 gustos diferentes de mermeladas y en el otro solo cuatro. Estos fueron los resultados: el stand que ofrecía los 24 tipos de mermeladas tuvo más visitas que el que ofrecía solo 4. Pero este último consiguó un mayor  volumen de ventas que el de las 24 opciones. Además, preguntados los compradores sobre cuán satisfechos se sentían con la compra que habían hecho, los que habían comprado en el stand de las 4 mermeladas estaban mucho más satisfechos  que los que habían comprado en la de 24.

La razón por este diferente grado de satisfacción es que los que habían elegido entre 4 posibilidades sentían que habían podido evaluar bien lo que compraban, mientras que los que optaron por elegir entre las 24 mermeladas se quedaron con la duda sobre si habían elegido la mejor posible.

Tener suficientes opciones a la hora de elegir algo es mejor que tener pocas, pero llega un punto en que tener demasiadas nos confunde y nos dificulta el hacer una buena elección. Este hecho puede explicar parte del éxito de Mercadona. Mientras las demás cadenas de supermercados intentan ofrecer una amplia variedad del mismo producto Mercadona facilita la compra ofreciendo una menor gama: lo más demandado por sus clientes.

Cambiando de tema, la semana pasada publicamos el Indice IESE de Incertidumbre Económica correspondiente a agosto.  El índice este mes bajó 25 puntos, situándose en 129 en una escala 0 – 200. El verano parece que ha relajado la incertidumbre. Os dejo un video de mi colega Pablo Maella, coautor del libro sobre el Iceberg, que habla sobre las claves de la eficacia personal. Hasta el jueves que viene.

Ryanair

Hay compañías que son de una gran calidad y que tienen éxito duradero. Ya he hablado en mensajes anteriores de Southwest Airlines, Mercadona, Zara, etc. Cuando llega a ser de dominio público este éxito, sus estrategias se ponen de moda y muchas empresas se disponen a imitarlas. Muchas veces esto lleva a un total fracaso.

¿Por qué? Pues porque tratan de imitar la estrategia de estas empresas, y si bien el tener una buena estrategia es una de las patas de su éxito, la estrategia por sí sola es insuficiente. El éxito viene de la combinación de una buena estrategia y una buena implantación de esta estrategia. Y es en la implantación donde suelen fallar los imitadores. Una estrategia es como un cadáver. A ese cadáver hay que darle vida y la vida es la acción diaria de todos los empleados y directivos de la empresa por sacar adelante la empresa.

Los imitadores lo que suelen copiar es un cadáver al que le falta vida. De ahí mi interés de mostrar en algunos mensajes de este verano unas buenas prácticas directivas que hacen que una buena estrategia sea bien implantada, y por eso las últimas semanas expuse los ejemplos de los directivos de Lenovo y de Google.

Cuando en clase doy el caso de Southwest Airlines, al final me vienen algunos alumnos y me dicen que Ryanair tiene la misma estrategia que Southwest y que por eso les va también. Yo, como no conozco bien a Ryanair, solía contestar que no lo sabía, pero que si era solo la estrategia no era suficiente. Las noticias que hemos conocido esta última semana sobre las prácticas directivas de la compañía, me hacen pensar lo que ya sospechaba antes: que no es una empresa de tan alta calidad. Y si no tiempo al tiempo. Veremos cómo es el futuro de esta compañía.

Hasta el jueves que viene.

Imaginación al poder

El sábado pasado leí que Google sigue pagando el sueldo durante 10 años a las familias de los empleados que fallecen. Además los hijos de estos empleados tienen un cheque de mil dólares cada mes hasta que cumplen 19 años, o si estudian en la universidad hasta que cumplen los 23. Imaginación al poder. ¿Cómo se sentirán los empleados de Google? ¿Preferirán trabajar en otras compañías? A mi me parecen prácticas empresariales que facilitan que el empleado se sienta orgulloso de trabajar en la empresa.

Alguien se podrá llevar las manos a la cabeza y decir que eso es un despilfarro. Que al empleado ya se le paga un sueldo y que la empresa no está para hacer regalos. Totalmente de acuerdo en que la empresa no está para hacer regalos. Pero esto no es un despilfarro. Conozco empresas excelentes, de las que ya he hablado en este blog alguna vez cuyos empleados son 4 veces más productivos que la media de su sector. Es decir que hacen el mismo trabajo con la cuarta parte de los empleados. ¿Por qué será? Un empleado que va cada día ilusionado al trabajo es un empleado que trabaja mucho mejor.

Una vez leí, no sé si será cierto, que Mercadona envía a sus empleadas embarazadas a casa 3 meses antes de dar a luz, y que por supuesto después tienen las 16 semanas de baja por maternidad. No sé si será cierto, pero seguro que alguien que trabaja en esa empresa los podrá confirmar o desmentir. En cualquier caso son prácticas que hacen de la empresa un lugar muy humano en el que trabajar. Humanicemos el mundo empresarial (lo cual no significa que no se exija profesionalidad a los empleados). Todo esto está en la línea de lo que hizo el CEO de Lenovo del que hablé hace dos semanas.

Los directivos tenéis muchas posibilidades de crear entornos de trabajo muy estimulantes. Imaginación al poder. Si eres el alto directivo de una gran compañía puedes crear políticas para toda tu compañía, y si eres jefe de un pequeño departamento puedes convertir el trabajo de las pocas personas que diriges en un lugar muy atractivo o en un lugar para salir en cuanto suenen las 5 de la tarde.

Dentro de unos días termino las vacaciones y afronto con mucha ilusión el curso que viene. Más adelante os pediré ideas para una conferencia que tengo que dar. Hasta el jueves que viene.

Mercadona y Wal-Mart

MercadonaWal-Mart es la mayor empresa del mundo, con unas ventas anuales de casi quinientos mil millones de dólares, unos beneficios de más de quince mil. Es una cadena de hipermercados (y negocios similares) que emplea a más de dos millones de personas en sus casi siete mil hipers en todo el mundo.  Muchas veces se ha dicho que Mercadona es el Wal-Mart español, que Mercadona ha seguido la misma estrategia que Wal-Mart, y así de bien le va. No puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación. Mercadona basa su estrategia en dar a los clientes lo que ellos necesitan, y para eso compromete a sus proveedores y a sus empleados en esta finalidad. Es muy selectivo en la selección de los proveedores, pero a estos los profesionaliza y racionaliza sus procesos de modo que los costes sean los mínimos posibles manteniendo la calidad. Tratando a los empleados como personas consigue que estos se empeñen en que los clientes estén convencidos de que comprar en Mercadona compensa. En otros mensajes ya me he extendido en la estrategia de Mercadona, con lo que no voy a hacerlo aquí.

¿Cuál es el éxito de Wal-Mart? Pues consiste en lo que en inglés se denomina “First mover advantage”. Cuando a mitad del siglo pasado se popularizaron las cadenas de supermercados en Estados Unidos, estas se centraron en las grandes ciudades, dejando sin atender a la población rural y a las de ciudades de segundo nivel. Este mercado desatendido es el que supo aprovechar Sam Walton, fundador de Wal-Mart. Puso sus supermercados lejos de las grandes ciudades. Pero en esas zonas era donde vivían y viven la gran mayoría de los norteamericanos, que pudieron dejar de tener que viajar 4 horas en coche (cuatro de ida y cuatro de vuelta) para acudir a los grandes almacenes de la gran ciudad, porque Sam Walton les puso un Wal-Mart mucho más cerca de casa.

Con el tiempo Wal-Mart adquirió conocimiento y volumen, y por tanto masa crítica. Una masa crítica mucho mayor que las de las cadenas de supermercados de las grandes ciudades. Y en esto -que no es poco- ha consistido el éxito de Wal-Mart, que no tiene nada que ver con la estrategia de Mercadona. Wal-Mart atornilla a sus proveedores, a los que no le importa que puedan desaparecer. Siempre habra alguien dispuesto a ser proveedor de Wal-Mart. También atornilla a sus empleados, a los que paga lo mínimo posible y con los que tiene continuos problemas laborales. Si Wal-Mart cuidara estos dos aspectos, su productividad aumentaría espectacularmente, pero no es esa su estrategia.

En fin, que no tiene nada que ver Wal-Mart con Mercadona. Hasta el jueves que viene.

Otro error muy común que no comete Mercadona

diciembre 15, 2011 23 comentarios

errores en la toma de decisionesHace unos meses hablaba de un error muy común que cometemos las personas cuando tomamos decisiones. Esta vez voy a hablar de un error muy frecuente en las empresas: esperar a acometer los cambios necesarios cuando ya es demasiado tarde. Las  empresas necesitan adaptarse, pues el entorno en el que se mueven es cambiante, y porque necesitan estar al día para no quedar anticuadas. Y si es posible, deben liderar los cambios que se producen en los entornos empresariales.

Y aquí es donde viene el error común. Cuando las cosas marchan bien, cuando no hay problemas y la situación economica está a favor, entonces no se ve la necesidad de cambio. ¿para qué? si las cosas nos van bien. Y es cuando las cosas empiezan a torcerse y vienen las dificultades cuando las empresas empiezan a considerar que “algo hay que hacer. No podemos seguir igual”. Pero entonces es ya demasiado tarde. Los cambios se acometen mejor cuando hay bonanza. Cuando las cosas van mal, cuando hay menos recursos y las ventas caen, es el peor momento para los experimentos. Conclusión: en tiempos de alegría económica pergúntese ¿qué cambios serían buenos acometer ahora en la empresa? y no esperar a que la necesidad obligue.

Siempre he considerado que una de las principales actividades de los directivos es defender y aislar a su empresa de las posibles dificultades del entorno. De modo que cuando la situación economica ayude la empresa vaya bien, y cuando la situación económica se ponga dura, la empresa siga yendo bien. Lo normal es que cuando el entorno está a favor las empresas vayan bien y cuando el entorno económico es malo las empresas empiezan a sufrir. ¿En qué están pensando esos empresarios? Así es muy facil dirigir. Muy facil y de muy nefastas consecuencias como estamos viendo ahora. En situación de bonanza, en vez de frotarse las manos por lo bien que está yendo la empresa hay que estar pensando en qué haremos cuando vengan las dificultades … ¡Que siempre acaban llegando!

Mercadona, empresa de la que ya hablé en otros mensajes es ejemplar en esto. Ahora que el sector de la distribución le está afectando la crisis de manera especial, ¡a Mercadona le siguen yéndole las cosas bien! Hasta el jueves que viene. Pronto empezará una serie de mensajes sobre China.

Toma de decisiones y compromiso

septiembre 29, 2011 57 comentarios

Toma de decisiones y compromisoComento esta semana la tercera dimensión que determina la calidad de una organización: la unidad. La unidad de una organización es el grado de identificación de sus miembros con los objetivos de la organización. Identificación que se produce no por lo que en esa empresa cobran ni por lo que en esa empresa pueden aprender, sino por la utilidad del trabajo que uno realiza allí. Pues bastaría encontrar una empresa donde uno cobrara más o pudiera aprender más para que desapareciera esa identificación. La identificación se produce porque el trabajo que uno realiza allí es útil y es valorado, y por tanto merece la pena hacerlo.

La unidad se genera cuando uno percibe que lo que él hace es importante. Si mi trabajo importa poco a mi jefe  pondré en él poco entusiasmo. Solo cuando un directivo valora el trabajo de su gente está en condiciones de que haya unidad en su organización. Todo trabajo es valioso, no importa cuan humilde sea y cuánto reconocimiento social tenga. Si un trabajo no fuera valioso habría que suprimirlo y sustituir esa actividad por otra útil. Cómo se valoran a las personas en una organización es lo que determina el que pueda haber unidad en esa organización. Es imposible que haya unidad en una empresa en la que se engaña a los clientes o que no se respeta a los empleados.

Todo directivo debe reconocer que su gente tiene unos objetivos personales. Si consigue que los objetivos de la empresa estén entre esos objetivos personales, esa empresa tiene mucho ganado. Este directivo sólo puede posibilitarlo, porque la gente se identifica con lo que le da la gana. Pero si sabe poner unos objetivos que merezcan la pena, que entusiasmen, que satisfagan una necesidad real, entonces lo estará poniendo muy fácil para que su gente se identifique con la empresa. Así salen las Mercadona, Southwest Airlines, etc. Si lo que en una empresa se valora son los beneficios por encima de todo, la gente se identificará con la empresa en la medida que su bolsillo participe de esos beneficios. Pero eso no es unidad.

Conclusión: valora el trabajo de tu gente. Verás los extraordinarios resultados. Este suele ser el remedio de muchos males de las empresas. La semana que viene hablaré de un tema que me apasiona (salvo que surja alguna noticia que comentar).

A %d blogueros les gusta esto: