Archivo

Posts Tagged ‘Propósitos’

Un año para…

azulIniciamos el año y tenemos por delante 365 días. Estos días son un activo que todos tenemos sin importar cuan ricos o pobres somos, cuan listos o tontos o qué otras cualidades podemos tener o carecer. Todos disponemos de 365 días. El rendimiento que saquemos a este activo ya depende de cómo lo usemos. De cómo empleemos estos días de que disponemos

Por tanto, más allá de los propósitos de inicio de año que mucha gente hace, hemos de plantearnos cómo aprovecharlos. Al final del año, estos días se nos habrán gastado sin posibilidad de recuperarlos. Decía el filósofo Leonardo Polo que todo gasto es un gasto de tiempo.

Hay quien se plante a el uso del tiempo como una posibilidad de hacer cosas, de ser eficaz, de conseguir resultados. Todo eso está muy bien, pero está la pregunta esos resultados, esa eficacia ¿para qué? Yo hace tiempo que me he contestado a esa pregunta y quiero compartir con vosotros mis reflexiones. Tengo que aprovechar este tiempo para ser mejor persona. Si dentro de un año soy mejor persona que ahora habré aprovechado el tiempo. Si soy mucho mejor persona, habré aprovechado mucho el tiempo y si no soy mejor, habré perdido miserablemente un tiempo que no puedo recuperar.

¿Y cómo saber si soy o no mejor persona? Esta pregunta es muy profunda, por lo que solo voy a ofrecer algunas ideas. Mejoro como persona si soy mejor profesional, es decir, si trabajo bien, si en el proceso aprendo a hacer mejor las cosas. También soy mejor persona si soy mejor padre de familia, o madre de familia, o hermano o hijo o abuelo. Mejor amigo de las personas que trato, mejor colega de mis compañeros de trabajo. Pero al final todas estas mejoras se reducen a si sirvo mejor a los demás. Si concibo mi vida como un servicio. Si los demás pueden contar conmigo.

El egoísmo, el ir uno a la suya pensando en sus objetivos puede llevar a una vida eficaz, pero ¿de qué me sirve la eficacia si no puedo mejorar la vida de los demás? Los resultados que consigas no te los llevas contigo a la tumba. Ya lo he escrito en alguna otra ocasión, una buena pregunta a hacerse es si yo ayudo a resolver problemas o soy un generador de problemas. Si los demás se alegran cuando yo estoy presente o respiran con tranquilidad cuando yo estoy ausente. Los 364 días que tenemos por delante son una hoja en blanco (o azul para justificar la imagen de este post) que irremisiblemente vamos a rellenar haciéndonos mejores o peores personas.

Una buena decisión para empezar el año

diciembre 29, 2011 41 comentarios

El inicio de un nuevo año solemos aprovecharlo para hacer propósitos. En este último mensaje del año voy a proponeros uno: ser optimistas y mantener una actitud positiva durante este nuevo año. Se dice que la actual crisis económica es una crisis de confianza. Los bancos no prestan porque no confían en que los prestamistas le devuelvan el dinero. Las empresas no invierten porque no confían en el futuro. Por la misma razón la gente se muestra cauta antes de lanzarse a hacer algo. Esta falta de perspectivas futuras nos hace ver con más intensidad los aspectos negativos de las cosas.

Si estando tristes y viendo el lado negativo de las cosas consiguiéramos solucionar los problemas, el consejo sería claro: manifiesta tu tristeza y regodéate en tus desgracias. Pero esto no soluciona nada. Tengamos una actitud más optimista. Hablemos de los aspectos positivos de las cosas. Sonriamos. Veamos la botella medio llena. No olvides que muchas veces lo que la gente necesita es tener una cara alegre a su lado.

Todo lo anterior no tiene nada que ver con con una irresponsable negación de los problemas, lo cual sería una insensatez. Tiene que ver con abordar los problemas con optimismo y alegría. Así se resuelven mejor. Si además esta actitud hace que tengamos una mayor confianza en nuestro futuro, quizá incluso acabemos este 2012 con la crisis. Propósito en dos palabras: optimismo y alegría. Feliz 2012 cuyo primer mensaje os lo enviaré desde Shanghai.

A %d blogueros les gusta esto: