Archivo

Posts Tagged ‘Relativismo’

¿Existen verdades objetivas o todo es relativo?

Trataba el otro día con un grupo de conocidos sobre si existen verdades objetivas o todo era relativo, que cada uno tiene su verdad. La opinión mayoritaria era que cada uno tiene su verdad. Toda la discusión surgía a raíz de unos versos de Machado que dicen “Tú verdad, no. La verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela”

Mi tesis es que sí que existen verdades objetivas válidas para todo el mundo. Si no existiera la verdad, ni siquiera se podría afirmar que “todo es relativo” contradiciendo a los que defienden esta tesis.

La verdad existe, y se puede estar en la verdad o en el error. Que 2 + 2 = 4 es una verdad. Los que afirman que 2 + 2 = 4 están en la verdad y los que afirman que 2 + 2 es cualquier otro número están en el error.

Lo que pasa es que es muy cómodo que no haya verdades absolutas, porque así creo yo mi verdad y puedo hacer lo que me da la gana. Si no hay verdad, no hay ni bien ni mal, y todo lo que hago yo está bien, porque así lo pienso yo. Pues no, la verdad existe y yo puedo estar en la verdad o en el error. Una persona formada es una persona que está en la verdad. Se trata de que todos vayamos hacia la verdad.

Si no hay verdades absolutas ¿quién me puede argumentar que robar o matar sea malo? Los que piensen que es malo pues que no roben ni maten, pero a mi que no me impongan “su” verdad. No señores, hay verdades, cada verdad clasifica a los que están en la verdad y a los que están en el error. De ahí la importancia de la educación de la gente joven.

Dispuesto a ser machacado, por el mensaje de esta semana, pero si todo lo que hay son descalificaciones a la globalidad sin argumentaciones, será indicio de que tengo razón. En cualquier caso, el que me diga que no tengo razón estará siendo incoherente, pues afirmar que no tengo razón ya es aceptar que existe una verdad, la de que yo no tengo razón. Hasta el jueves que viene.

Cogito ergo sum

DescartesComentaba hace unas semanas que conocer la realidad es imprescindible para tomar buenas decisiones. Siempre se había pensado que la realidad es la que es y que nosotros la podemos conocer mejor o peor y así estar en la verdad o estar equivocados. Pero el “cogito ergo sum” de Descartes derivó en que las cosas son lo que cada uno piensa que son. Y este fue el origen del monumental caos actual.

Si las cosas son lo que cada uno piensa que son, entonces si alguien piensa que robar es bueno ¿Qué autoridad en la tierra puede discutírselo? Si alguien piensa que es legítimo matar a un ciudadano para defender la independencia de un territorio ¿Qué autoridad en la tierra puede discutírselo?

No, por muy contracultural que parezca y por muy cómodo que uno se sienta creando su verdad, la verdad no la creamos nosotros. La verdad está en las cosas. Desmantelar el relativismo moral al que estas ideas conducen es uno de los objetivos de Benedicto XVI. Yo pienso como el republicano Antonio Machado: existe la verdad objetiva. Machado lo manifestó en muchas de sus poesías:

“Tu verdad no, la verdad; y ven conmigo a buscarla; la tuya guárdatela”

“El que espera desespera, dice la voz popular; Que verdad tan verdadera; Verdad es lo que es; y sigue siendo verdad; aunque se piense alrevés”

“El ojo que tú ves, no es ojo porque tú lo veas; es ojo porque te ve”

“En mi soledad; he visto cosas muy claras; que no son verdad”

Conocer la realidad es imprescidible para tomar buenas decisiones. Sugerencia de esta semana: buscar la verdad. Cuestionar nuestras “verdades”. Nos va en ello cómo orientar nuestra vida y en definitiva nuestra felicidad.

Toma de decisiones y escalas de valores

En un comentario a mi entrada de la semana pasada, Fernando Núñez me sugería que hiciera alguna reflexión sobre las decisiones que tomamos y su relación con la escala de valores que cada uno tiene. El tema es de sumo interés y muy profundo. Los valores son los principios de actuación por los que cada uno se rige. Cada uno decide según su escala de valores. Pero tenemos que cerciorarnos  que tenemos una escala de valores correcta. Los valores son las cosas que valen y nuestra escala de valores son las cosas que nosotros valoramos, y si lo que nosotros valoramos no son cosas que valen, nuestra escala de valores estará equivocada y por tanto nuestras decisiones y actuaciones serán incorrectas. Es por tanto importante que nos preocupemos de valorar las cosas que realmente valen.

Los valores son objetivos y mis valores son subjetivos. Sí, sí, has leído bien por muy contracultural que suene: existen valores objetivos. La honradez, el respeto a los compromisos adquiridos, la justicia, etc. son valores. Si en nuestras decisiones no tenemos en cuenta que hay que ser honrados, respetar los compromisos adquiridos, etc. nuestras actuaciones serán incorrectas. Nos saldrán las cosas mal. Es por tanto muy importante que nos cercioremos que valoramos lo que realmente vale para no construir nuestra vida sobre principios erroneos. Recuerda que en el mensaje de la semana pasada decíamos que cada uno somos la historia de nuestras decisones.

La idea que acabo de exponer está avalada por Benedicto XVI, que tiene como uno de los objetivos de su pontificado el combatir el relativismo, el todo vale. No, no todo vale. Engañar no vale. En verdad valores solo hay uno: la persona humana. La persona es el único valor intrínseco. Los demás valores son valores en la medida en que sirven a la persona.

El poeta Antonio Machado también defiende esta idea, aunque continuaré hablando de esto la semana que viene, pues todavía hay muchas cosas que decir. Solo añadir un par de ideas muy útiles para los tiempos que corren: la primera es que la lealtad a los compromisos que uno ha adquirido con su conyuge es un valor. Quebrantar este valor tiene dramáticas consecuencias tanto a nivel personal como social. La segunda es mostrar la importancia de educar en valores a los jóvenes. Que aprendan a valorar lo que realmente vale. Les va en ello su felicidad personal y el mundo que construimos.

Sobre este tema he pensado mucho, y los comentarios, como siempre, serán bienvenidos. Cuando hablo de esto en mis clases a los alumnos se les ponen los ojos como platos. Adios,

A %d blogueros les gusta esto: