Archivo

Posts Tagged ‘seguridad’

Lo sabe todo, absolutamente todo

Vivimos en un mundo de incertidumbre, donde muchas cosas las sabemos, por ejemplo, cómo nos llamamos, donde vivimos, qué edad tenemos etc., pero sobre otras solo podemos tener una opinión más o menos fundada y sobre las que podemos estar abiertos a cambiar de opinión.

Es muestra de inteligencia dudar de esas cosas de las que es muy difícil estar absolutamente seguros. Aun así, hay personas que cuando piensan algo adquieren una seguridad cien por cien de que es cierto. Poco inteligentes son este tipo de personas. En primer lugar, porque esa misma seguridad les impide aprender. Si están totalmente seguros de algo ya no pueden cambiar de opinión.

Tengo un amigo, bastante inteligente, por cierto, que decía “Ya me gustaría estar seguro de algo como algunas personas lo están de todo”. Me parece que fue Unamuno al que se le atribuye la frase “Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que es”.

Muestra de inteligencia, sensatez y prudencia es considerar que uno puede estar equivocado. Esto le posibilita buscar, confirmarse en sus opiniones o cambiarlas en función de lo que vaya encontrando. El que cree que siempre está en lo cierto, se incapacita para salir de sus errores. Yo me divierto mucho cuando me encuentro alguna persona así. Feliz Semana Santa.

Ciberataques

terrorismoYa he hablado en alguna otra ocasión en este blog del peligro de los ciberataques. También en las diversas sesiones con antiguos alumnos que he mantenido el último año sobre las causas más frecuentes por las que fracasan las empresas, terminaba hablando del gran riesgo que suponía el ciberterrorismo. Y efectivamente el pasado viernes hubo el masivo ataque que tenía que llegar.

El negocio que más ha crecido en las compañías aseguradoras en los últimos tiempos ha sido los seguros contra los ciberataques. Pero de lo que las compañías se han asegurado ha sido fundamentalmente contra los riesgos de responsabilidad jurídica en caso de sufrir un robo de datos.

A mí todo esto me parecía sorprendente. Por supuesto que hay que asegurarse contra estos posibles eventos. Pero el mayor riesgo que corren las empresas en la red, no es por las posibles repercusiones jurídicas del robo de datos. El mayor riesgo es perder los datos. Perder los archivos y la información que tienen. Y de eso no hablan ni las compañías ni las aseguradoras.

El viernes pasado tuvimos un episodio muy importante, pero yo creo que el gran ataque cibernético está todavía por llegar. Todavía no hemos visto el cisne negro. Empresas, prepárense.

Bill Clinton y los Mineros Atrapados

octubre 21, 2010 15 comentarios

Dos errores muy comunes pudieron ser la causa de que quedaran atrapados los 33 mineros chilenos durante 67 días. La mina ya había sido clausurada por las autoridades durante un año en el 2007. Se volvió a abrir sin que se instalara la requerida escalera en el conducto de ventilación de la mina. Instalar dicha escalera tiene un coste. Las personas, antes de aceptar costes tomamos decisiones excesivamente arriesgadas para evitarlos. Lo mismo les sucede a los jugadores en el casino. Antes de aceptar que han perdido dinero, vuelven a apostar para intentar recuperar lo perdido. La mayoría de las ocasiones pierden aún más.

Lo mismo le pasó a Bill Clinton. Antes de aceptar que se había extralimitado con la becaria prefirió mentir ante las cámaras. Si hubiera dicho la verdad durante un par de días habría sido titular de todos los periódicos del mundo y nada más. Al mentir, durante un año fue noticia diaria. Al final tuvo que reconocer que mintió y casi le cuesta la presidencia. En la mina de Chile también arriesgaron demasiado al no aceptar el coste de instalar las medidas de seguridad.

El segundo error muy común en la toma de decisiones fué el exceso de confianza. Pensamos que tenemos sobre lsa cosas más control del que realmente tenemos. Pensamos que no pasará nada en la mina y que por tanto no es necesario incurrir en el coste de una escalera de seguridad. Los jugadores del casino piensan que al final vendrán las ganancias. Clinton pensó que se`podría salir con la suya. Pero siempre, al final, la tozuda realidad se impone.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: