Archivo

Posts Tagged ‘Shanghai’

Responsabilidad

ChinaEstos días atrás he estado dando clases en Shanghai. Algún día que he tenido libre he aprovechado para patearme la ciudad. He podido ver cómo conviven las grandes avenidas con sus modernos edificios y el evidente desarrollo económico con situaciones de verdadera miseria.

He visto personas que tienen su lugar de trabajo en medio de una acera, o debajo de una de las autopistas volantes que cruzan la ciudad, rodeado de trastos y lonas recogidas de no se sabe donde y que probablemente sean su medio de sustento y el de su familia. Estás situaciones también se empiezan a ver últimamente en España.

chinaObservando todo esto he estado considerando la gran responsabilidad que tiene el hombre de empresa. La gran responsabilidad de utilizar sus capacidades de emprendimiento y de dirección para llevar a cabo proyectos empresariales que permitan generar empleo y así elevar el nivel de vida de tantas familias.

Hablo de responsabilidad porque la actividad empresarial puede muy bien orientarse para obtener un beneficio propio no importando lo que les pase a los demás (ejemplos abundantes tenemos en la prensa) o para generar desarrollo social y personal. Le leí a Juan Pablo II que la propiedad privada tiene una hipoteca social, y las capacidades directivas que uno pueda tener son propiedad suya, pero ha de ponerlas al servicio de los demás y en beneficio de todos.

Incluyo entre los que llamo a la responsabilidad a los que trabajamos en escuelas de negocios. La formación que impartimos no es neutra y podemos estar enseñando a la gente solo a ganar dinero o podemos estar ayudándoles a desarrollar capacidades para ponerlas al servicio de todos. La elección que he hecho yo y la que ha hecho el IESE está muy clara. En el fondo está en juego la felicidad personal a cada uno. Al final de la vida uno debe sentirse orgulloso de cómo la ha vivido.

Aprovecho para mostraros el libro que recientemente ha publicado Pablo Maella: “La casa de la eficacia” en la misma editorial que el del Iceberg. Proximamente hablaré de este libro. Hasta el jueves que viene.

Mejorar es enemigo de ser perfecto

el mejorEn las clases que doy, y sobre todo con alumnos del MBA, surgen posibles soluciones a los problemas que discutimos. Es muy frecuente que a los alumnos no les acaben de gustar las soluciones propuestas y la razón es porque no son perfectas. Todas tienen algún pero.

Cuando uno pretende conseguir algo perfecto, algo que no tenga ningún pero, que sea óptimo, va directo al fracaso y a la frustración. Al fracaso porque las cosas que merecen la pena son suficientemente complejas para que no admitan soluciones perfectas, y a la frustración porque al no conseguirse lo que se pretende – porque es imposible de conseguir- uno va a estar en permanente estado de insatisfacción.

Siempre explico a mis alumnos que el camino más eficaz de actuación en la vida tiene dos características: la primera es no hacer las cosas extremadamente mal, y la segunda es intentar hacer las cosas cada vez un poquito mejor. Si uno hace las cosas extremadamente mal difícilmente va a conseguir algo. Pero si no hace las cosas muy mal y cada vez las intenta mejorar un poco, se puede llegar a hacer cosas extraordinarias sin frustraciones y con la satisfacción de estar mejorando poco a poco.

Esto lo que dice es que quienes triunfan en la vida no son las grandes lumbreras que tienen momentos puntuales de gran genialidad, sino las personas normales que se esfuerzan y trabajan constantemente día tras día. Los que sólo se contentan con la perfección suelen estar constantemente enfadados con el universo, pues siempre hay algo que impide que aflore su genialidad.

Saludos desde Shanghai donde estoy dando un curso de Toma de Decisiones. Hasta el jueves que viene.

Los precios de los pisos (II)

pisosDescribía hace un par de semanas la evolución de los precios de los pisos en España. Hasta el año 2007 los precios crecían a un ritmo desbocado. A partir de entonces los precios se están desplomando. ¿Qué ha pasado? A mi juicio el mercado inmobiliario perdió el norte. Me explicaré. Un piso se construye para satisfacer una necesidad: para que viva una familia. Hasta aquí todo normal. Pero cuando los pisos se empiezan a construir no para satisfacer esa necesidad, sino para comprarlos y después venderlos a un precio superior y cuanto más alto mejor, se está desnaturalizando la funcion de los pisos. Ya no sirven para satisfacer una necesidad de vivienda sino para sacar de ellos el mayor beneficio posible.

La finalidad de la empresa es ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad y nunca el maximizar beneficios. Y cuando la maximización de los beneficios se pone como finalidad de la empresa todo acaba malLo decía en mensajes de hace un año y lo he estado explicando desde hace más de 20 años en mis clases en el IESE.

Los  precios eran desorbitados, pero los inversores-especuladores seguían comprando pisos para venderlos en poco tiempo a un precio muy superior. Las constructoras se lanzaban a hacer promociones de viviendas. Los bancos muy gustosos -su negocio es (era) prestar dinero-  financiaban a las constructoras y concedían hipotecas desorbitadas a los particulares. A los matrimonios jóvenes les resultaba casi imposible acceder a una vivienda.

Hasta que al final los precios empezaron a bajar, los inversores dejaron de comprar. Las constructoras endeudadas hasta las cejas. Los bancos sin recuperar sus préstamos. Los particulares ahogados sin poder devolver las hipotecas y … así llegamos a donde hemos llegados. Un desastre.

Por lo menos ahora los pisos empiezan a tener unos precios asequibles y los jóvenes pueden empezar a pensar en comprar. Pero los que compraron hace 5 años para vivir, pagaron entre un 30% y un 50% más de lo que tenían que haber pagado.  Si no se hubiera metido tanto especulador en este mercado, si los bancos y las constructoras hubieran hecho bien su trabajo los pisos nunca hubieran tenido el precio que llegaron a tener.

Miguel Angel, ¿Seguirán bajando los pisos? Sin lugar a dudas sí. Mientras haya en España casi un millón de pisos vacíos y mientras haya pisos que comparten dos familias, los precios seguirán bajando. Y por mucho tiempo porque el mercado inmobiliario se ajusta muy lentamente. La bolsa sube y baja continuamente, porque la decisión de comprar o vender una acción se toma en segundos, pero la decisión de comprar un piso tarda muchos meses en tomarse, por lo que sus precios evolucionan muy lentamente. Por tanto los precios seguirán bajando durante bastante tiempo. Ya avisaré cuando los precios empiecen a estabilizarse.

Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de unas jornadas bastante originales que se organizan en el IESE el 12 y 13 de julio.

China (I)

shanghaiDesde el año 2005 voy periodicamente a China a dar clases de Toma de Decisiones. Este contacto con directivos chinos ha hecho que me interesara por lo que está pasando en ese país. Nadie duda de la enorme transformación social y económica que allí se está viviendo. Este hecho ofrece a las empresas del resto del mundo oportunidades. Muchas empresas se están preguntando si no sería el momento de abordar el mercado Chino.

Unos datos nos ayudarán a enmarcar la situación. En el año 2000 la economía China representaba el 3,7% de la economía mundial (el doble de lo que era en 1980) por debajo de Estados Unidos, Japón y Alemania. En solo 10 años, en 2010 la economía China ocupa ya el segundo puesto del ranking, solo por detrás de Estados Unidos, representando ya el 9,3% de la economía mundial. En estos 10 últimos años la economía estadounidense ha pasado de ser el 31% de la economía mundial a solamente el 23%. En ese mismo periodo Japón ha pasado del 14% al 9% y Alemania del 6% al 5%. España, con pequeñas fluctuaciones se mantiene siendo un 2% de la economía mundial.

También las importaciones y las exportaciones chinas se han multiplicado por 4 en la última década cuando en el resto del mundo apenas han aumentado un 50%. La tasa de ahorro y de inversiones en China es en torno al 50% de su PIB mientras que en Estados Unidos es del 22% aproximadamente, aunque estas cifras precisan una aclaración que ya haré en algún mensaje futuro. Una prueba del desarrollo de este país son las dos imágenes de este mensaje. Ambas muestran Shanghai, en 2009 y en 1990.

Shanghai¿Es la hora de que tu empresa se decida a participar en la economía China? Pues esto depende de muchos factores. Qué duda cabe que ese país va a tener un protagonismo económico en las próximas décadas, pero hay que ser cauto a la hora de lanzarse allí. Que haya 1350 millones de consumidores no significa que sea fácil venderles a ellos. En próximos mensajes hablare de oportunidades y riesgos de incorporar a China en la estrategia de una empresa. Hay muchas oportunidades, pero hay que estar avisado de los peligros. Seguiré con este tema. Saludos desde Shanghai y hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: