Archivo

Archive for 25 agosto 2011

Toma de decisiones en equipo y optimismo

Decisiones en equipoEl mensaje de la semana pasada suscitó bastante debate, no solo en este blog sino también an algún otro foro. Del sereno contraste de pareceres e opiniones siempre se puede aprender y podemos enriquecer nuestros puntos de vista. Ese debate me da pie para hablar de algunas características que deben tener las decisiones tomadas en equipo, para que estas resulten lo más adecuadas posibles. Ya se habló en un mensaje anterior que los equipos deben ser lo más heterogéneos posibles, para que el rango de puntos de vista sean todo lo variados que puedan ser.

Es importante que el responsable del equipo, el que en definitiva tiene la última palabra en la decisión, facilite la libre exposición de opiniones. Para ello debe ganarse la confianza de los miembros del equipo. Eso require tiempo, pero es una de las cualidades más importantes de un directivo. En una decisión en equipo no debe haber ganadores y perdedores, sino que la decisión debe ser fruto de la aportación de cada uno de los miembros. Para ello el responsable debe conseguir que el debate se centre en lo que se discute y no sobre quien tiene razón y quien no la tiene. Los equipos pierden toda su eficacia cuando cada bando pretende imponer su alternativa sin atender a las razones de los demás, como apuntaba el mensaje de la semana pasada.

Y ahora viene lo del optimismo. Hay personas que dan la impresión de estar siempre de mal humor y otras rebosan alegría y proyectan optimismo. En equipo se trabaja mejor en un entorno de optimismo. Esto es más fácil conseguir cuando se debate sobre las ideas y no cuando se pretende imponer unas opiniones sobre otras. Si fruto del enfado y las malas caras salieran mejores decisiones, el consejo sería estar enfadados. Pero no es así. Es vital para el buen funcionamiento de los equipos de dirección la confianza que pueda inspirar su responsable. Confianza que procede de que no se dude de su capacidad ejecutiva y de que no va a utilizar su poder en beneficio propio sino al servicio de que surja la mejor decisión posible.

Gracias a todos los que participáis en el blog con vuestros comentarios y hasta el jueves que viene, en el que empieza un nuevo curso académico.

La JMJ, Jornada Mundial de la Juventud Madrid’11

Benedicto XVI

Una de las causas que facilitaron el hundiminto del Titanic hace casi 100 años fue el compromiso del presidente de la compañía constructora del barco en llegar a Nueva York un dia antes de lo previsto. Antes de su primer viaje, el Titanic había sido criticado en la prensa por ser un barco demasiado pesado y demasiado lento. Para acallar las críticas, el presidente de la compañía decidió sorprender al mundo llegando un día antes.

Para conseguir ese objetivo tuvo que desoir los numerosos mensajes de alerta que le llegaban de los barcos que navegaban por la zona el dia anterior al hundimiento, mensajes que advertían que atravesaban una zona de icebergs. Tampoco escuchó las advertencias que le llegaban de la tripulación informándole que tanto la temperatura del agua como la de la atmósfera era muy baja. Comprometido con su objetivo dió ordenes al capitán del barco de que no disminuyera la velocidad. Este es un error que cometemos muy frecuentemente cuando tomamos decisiones.

Tenemos un compromiso incondicional con un plan de acción y lo defendemos con uñas y dientes desoyendo razones que aconsejan seguir otro curso de acción. Les sucede a los escaladores que pretenden llegar a la cumbre del Everest cuando quizá las condiciones meteorológicas lo desaconsejan. Les ocurrió a los responsables del lanzamiento del malogrado Challenger en 1986 y nos sucede a todos en muchas circunstancias. También les está sucediendo a unos cuantos estos días que el papa nos visita en España.

Algunos están incondicionalmente en contra de la visita del Papa, lo que les incapacita para atender razones que les podría hacer cambiar de opinión. Sin tener en cuenta los beneficios espirituales de esta visita, que serán muchos, los beneficios económicos que está trayendo esta visita, que ya digo, no son los más importantes, superan con creces a los costes. Cuestionar nuestras opiniones y pensar que puede haber razones por las que estamos equivocados puede hacernos evitar más de una equivocaciónBienvenido Benedicto XVI y feliz visita del Papa.


La prima de riesgo

prima de riesgo deuda españolaLa prima de riesgo es ese familiar desconocido hasta hace poco, que se instaló en nuestra casa hace un año y con el que convivimos ahora asiduamente. Esa prima es un buen indicador de la confianza que los mercados financieros tienen en la capacidad que tiene un país de devolver su deuda.

Las últimas semanas esas dudas han aumentado, pero los datos objetivos muestran que la deuda que posée Eapaña es todo menos alarmante y es menor comparativamente que en el resto de los países. Debemos 600 miles de millones de euros, un 64% de nuestro PIB. Por ponerlo en perspectiva, Alemania debe 2,040 miles de millones, (un 80% de su PIB), Italia 1,900 miles de millones (120% del PIB), Estados Unidos 10,500 miles de millones (el 100% del PIB) y Japón 9,800 (229% del PIB).

No me parece justificada la teoría de un ataque a la deuda de algunos países por parte de los especuladores. La razón para que se cuestione la solvencia de España es la duda que hay a nivel internacional sobre la capacidad de nuestro gobierno de conducir la economía en las actuales turbulencias. Esta incapacidad ya la ha demostrado al:

a) No haber querido reconocer la existencia de dificultades económicas hasta más de un año después de iniciada la crisis.

b) Una vez reconocida la evidente crisis haber manifestado continuamente que la crisis estaba en fase de superación, y

c) No haber tomado diligentemente las medidas y decisiones necesarias para hacer frente a la situación y más bien haber puesto parches cortoplacistas que al poco tiempo se han mostrado ineficaces.

Conocer la realidad es algo indispensable para tomar buenas decisiones. Hasta la semana que viene. Yo ya he vuelto de vacaciones.

Elecciones generales el 20N

20nEsta semana el presidente del gobierno español ha anunciado elecciones generales para el 20 de noviembre. No te asustes que no voy a comentar la conveniencia o no de esta decisión. Ya nos han mareado suficientemente los periódicos con este tema. En este mensaje voy a recordar que en noviembre pasado propuse un experimento que repetiremos a la vuelta del verano. Consistía en preguntar via internet a mucha  gente una serie de preguntas. Entre ellas estaba quien iba a quedar el primero en la liga de futbol, quien iba a quedar el segundo y quien iba a quedar el tercero. La contestaron una 1000 personas y el promedio de las opiniones de estas personas fue una predicción exacta de los equipos que ocuparon los seis primeros lugares de la tabla.

Este año pensaba ampliar el experimento para intentar predecir no solo los primeros lugares de la tabla sino también los últimos. Pero como tendremos elecciones en noviembre también preguntaré a todo el que quiera contestar los resultados de las elecciones generales. No será una encuesta de intención de voto, sino la opinión sobre los resultados de las elecciones.

Si comprobamos que, con diez días de antelación, podemos predecir los resultados de las elecciones y con medio año de antelación quien ganará la liga de futbol y quienes bajarán a segunda división, dispondremos de una método muy bueno de obtener información que pueda ser útil para las decisiones empresariales

La idea es que, bajo algunas condiciones, el conocimiento agregado de mucha gente aporta una información que no posee ninguno de los individuos. Entre las condiciones necesaria para que esto suceda están el que los que opinan sean personas independientes, de modo que no haya ningún factor que condicione la opinión de todos. También el asunto sobre el que se opine no debe depender de la suerte. La opinión agregada de mucha gente sobre que saldrá cuando se tira una moneda no aporta ningún valor. El 50% opinarán que saldrá cara y el otro 50% que saldrá cruz, y lo que salga será fruto exclusivamente de la casualidad.

En octubre lanzaré la encuesta y espero que me ayudes a difundirla por la red como ya se difundió la de hace un año.

A %d blogueros les gusta esto: