Archive

Archive for the ‘Consideraciones prácticas’ Category

Ley de Reforma Laboral.

diciembre 30, 2021 2 comments

Me ha pasado con la ley de reforma laboral en España algo similar a lo que me pasó cuando en verano del año pasado, el 2020, anunciaron la obligatoriedad de llevar mascarillas tanto en sitios cerrados como al aire libre.

Ese día de hace año y medio escuchaba las noticias por la radio. Dijeron que un de los momentos en los que podía no llevarse la mascarilla era cuando se estaba comiendo. En ese momento iba yo conduciendo y casi me estampo contra un árbol.

Algo similar me pasó escuchando las noticias sobre la nueva ley de reforma laboral. La ministra responsable de la ley anunciaba que con esa aprobación se terminaba la precariedad laboral. Como si la precariedad laboral la determinara una ley. No conozco los entresijos de la ley y por tanto no la voy a valorar, pero afirmar que con una ley se acaba la precariedad laboral es como afirmar que con una ley se acaba el paro o la inflación, o que con una ley se acaba el presunto cambio climático.

Las leyes pueden facilitar o dificultar la creación de empleo, empleo de calidad o empleo precario. También pueden frenar el supuesto cambio climático. Pero una ley no resuelve todos los problemas. Menuda insensatez. ¿Se imaginan ustedes una ley que dijera que a partir de ahora todos los españoles podrían disfrutar de unas buenas vacaciones porque por ley todos los españoles iban a tener una segunda vivienda? El comentario de esta semana no prejuzga que la ley sea buena o mala. Hablo de la valoración hecha por la ministra.

Feliz 2022, que el año nuevo nos traiga empleo, nos traiga oportunidades para todos y que podamos disfrutar de salud y de nuestra familia. Hasta el año que viene.

Mis clases en el IESE

diciembre 16, 2021 10 comments

Acabo de terminar el curso básico de toma de decisiones que cada año imparto en el IESE. Unos años es en el programa Master, el MBA, y otros en el EMBA, el master de fin de semana para profesionales que simultanean el estudio con el trabajo. El curso que doy combina aspectos técnicos y cuantitativos que hay que tener en cuenta para tomar decisiones y aspectos más cualitativos también necesarios a tener en cuenta. Cosas de las que trato en este blog.

Esto último culmina con la afirmación de que para ser buen directivo es necesario ser buena persona. Con la conclusión de que la vida de una persona, además de depender de las circunstancias externas en las que se desenvuelve, es el acumulado de las decisiones que ha ido tomando a lo largo de su vida.

Dentro de las circunstancias externas que a uno le toca vivir, que condicionan, y mucho, uno acaba siendo buen padre de familia buen profesional, ladrón o drogadicto, dependiendo de las decisiones que ha ido tomando en su vida.

Y de esto hablo en clase con los alumnos. Hablamos de que los aciertos o errores técnicos, en general, no son los más importantes. Lo importante es cómo sus decisiones afectan a lo que cada uno va a llegar a ser. De esto estoy cada vez más convencido. Estos temas salen en clase y he pensado que era oportuno tratarlo en el blog. Espero que los alumnos hayan aprendido. Hasta el jueves que viene.

Buena voluntad o profesionalidad

diciembre 2, 2021 6 comments

Sucede a veces en las organizaciones que, como el jefe quiere evitar problemas, eleva a puestos directivos a personas con buena voluntad. Personas que van a colaborar y sumar dentro de la organización. Personas que no van a crear problemas. A veces estas personas son buenos profesionales y competentes para el puesto que ocupan, pero otras veces no.

Y es que es frecuente confundir buena voluntad con competencia profesional. No basta con tener buenas intenciones y estar a favor de la organización. Hace falta además tener las competencias necesarias para desempeñar el puesto que un ocupa.

El colmo es ya cuando un jefe relega a uno de sus colaboradores, porque resulta incómodo. Y resulta incómodo porque, como es competente a veces advierte de los problemas que pueden surgir si se lleva a cabo uno de los planes que se están pensando. Esto no gusta y se le ve como un colaborador problemático, cuando simplemente es una persona que solo quiere advertir de los problemas que pueden surgir en el futuro si se lleva a cabo lo que se está planteando. Además se siente obligado a advertirlo porque por el puesto que ocupa, es función suya hacer esas advertencias y destapar esos problemas.

Pues no, esas personas son relegadas a segundos planos y se promueven a las buenas personas. Pero el ser buena persona no es garantía de competencia profesional para el puesto que se les asigna. Jefe, si en tu equipo directivo no hay discusiones y no se airean los posibles problemas, seguramente es que estás rodeado de personas que no tienen las cualidades necesarias para dirigir. Hasta el próximo jueves.

Universidad

noviembre 11, 2021 29 comments

Todo el mundo debe tener acceso a la educación. Difícilmente esta idea se puede discutir. Educación básica hasta los 14 años para todo el mundo. Hasta los 16 también para todo el mundo, pero a cada uno según sus intereses, capacidades y aptitudes. Unos para el bachillerato y otros para adquirir una formación profesional u otro tipo de estudios.

Respecto a la educación universitaria, en mi opinión, y acepto la opinión contraria, hay que tener más cuidado. No todo el mundo tiene aptitudes para realizar estudios universitarios, y pretender que todo el mundo los haga y de forma gratuita implica rebajar tremendamente el nivel de estos estudios.

En algunas carreras no se empieza por el primer curso, porque los alumnos no tienen nivel suficiente. Se empieza por el curso cero para enseñarles lo que se supone deberían llegar sabiendo. Los estudios universitarios son algo muy serio y no se debería rebajar el nivel ni frivolizar. La educación universitaria no es una necesidad esencial como el comer o la educación básica.

¿Cuál es mi propuesta? Aumentar las tasas universitarias para que los estudiantes pagaran el coste total de sus estudios. Los estudios universitarios no son una necesidad básica. Algún astuto dirá, Miguel Angel entonces solo podrán acceder a la universidad las familias pudientes. No, junto a esto un generosísimo sistema de becas que no dejara a nadie con capacidad fuera de la universidad. Pero que el que no tenga capacidad para ir a la universidad que se forme para otro tipo de actividades. Y el que acceda a la universidad se encuentre con un nivel alto, apto solo para los que estén capacitados y con un nivel de exigencia también alto. Si no se estudia se acaba la beca.

Mejoraría el nivel de la universidad y cada persona accedería a los estudios para los que está capacitado. Es una propuesta y posiblemente las haya mejores. Ya lo diréis en los comentarios, pero creo que el nivel de los estudios universitarios en España puede mejorar. Hasta el jueves que viene.

Decidir bien

noviembre 4, 2021 4 comments

El tema de esta semana es elemental pero esencial. Tomamos decisiones porque tenemos objetivos que conseguir. Y pensamos que si hemos conseguido el objetivo hemos decidió bien. Craso error. El que se haya conseguido el objetivo ha podido ser por muy diversas causas, entre ellas ha podido ser la suerte.

Las decisiones que tomamos, además de lograr el objetivo que nos proponíamos, frecuentemente tienen otras consecuencias a veces previstas y a veces imprevistas. Son los llamados efectos colaterales. Y una condición necesaria para que la decisión tomada sea buena es que estos efectos colaterales no nos lleven a tener más dificultades para conseguir futuros objetivos.

Me explico, si no dedicas tiempo a tus hijos en los estudios y simplemente les pones videos para que no te den la lata, consigues tu objetivo, que tus hijos no te den la lata. Pero luego cuando quieras que tus hijos sean ingenieros lo vas a tener más difícil, porque no les habrás ayudado a adquirir el hábito de estudiar.

El ejemplo es muy sencillito, pero cámbialo y pon en vez de tu hijo tu mujer, o un colaborador tuyo en la empresaSi vas a tu bola, cuando necesites de alguien difícilmente este alguien te ayudará. Se está decidiendo bien cuando se sigue un proceso adecuado de toma de decisiones. Proceso en el que uno se puede entrenar. Hasta el jueves que viene.

Franco y Marcelino Camacho

octubre 7, 2021 6 comments

En 1985 emitieron un reportaje en la televisión con motivo del décimo aniversario de la muerte de Franco. Entrevistaban a varios personajes, entre ellos a Marcelino Camacho, el célebre secretario general de CCOO. El entrevistador le preguntaba a Camacho. Usted cuando murió Franco en 1975 se encontraba encarcelado en Carabanchel desde 1967 ¿Se alegró al recibir la noticia de su muerte?

La contestación de Camacho fue magistral. Un ejemplo de categoría humana. Dijo algo así “Uno nunca puede alegrarse de la muerte de una persona. Pero muerto Franco, muerto el franquismo, y eso si que fue motivo de alegría” Magistral. Respeto total por las personas. Defensa de las propias ideas.

Este blog no pretende hablar de política, pero cualquiera que haya leído 3 ó 4 mensajes míos se habrá percatado que no comulgo ni con el comunismo ni con el marxismo, pero la figura de Marcelino Camacho siempre me ha producido admiración. En ese mismo reportaje del que hablaba al principio, lo entrevistaban y aparecía en compañía de su mujer, con la que permaneció hasta el final de su vida.

Toda persona merece respeto con independencia de sus ideas. Eso sí, sobre las ideas se puede estar a favor o en contra. Y uno tiene el perfecto derecho de defenderlas. También es cierto que no todas las ideas son válidas. La verdad objetiva existe, y las ideas que son incompatibles con la verdad objetiva son ideas equivocadas. Por ejemplo, que toda persona tiene derecho a la vida es una verdad objetiva. En cambio, hay otros ámbitos que admiten diversas ideas, por ejemplo, que el salario mínimo interprofesional deba ser más alto o más bajo, es algo que admite discusión y sobre lo que nadie de puede atribuirse poseer la verdad, porque no existe verdad sobre esto. Hasta el jueves que viene. Estoy dispuesto a recibir críticas como cada vez que digo que existe una verdad objetiva.

¿Qué está pasando?

septiembre 30, 2021 12 comments

Con año y medio de pandemia, las vacunas actuando y la incidencia bajando, parece que podemos empezar a pensar en otras cosas. La economía ha sufrido mucho, y estamos recuperándonos. Pero ¿las cosas van a ser como antes? Yo creo que algunas cosas van a quedar cambiadas.

Primero, la bajada de actividad durante este tiempo ha hecho que algunas unidades productivas cerraran o dejaran de operar. Ahora cuando casi todo ya está en marcha está faltando capacidad productiva a nivel mundial y algunos sectores están teniendo dificultades de aprovisionamiento. Los más llamativos son el de la automoción y el farmacéutico, por cierto, sectores altamente globalizados. Esta falta de suministros va a llevar a un aumento de los precios, y la inflación ya lo está acusando. Posiblemente siga aumentando los próximos meses.

Por todo esto muchas empresas van a dejar de aprovisionarse en los mercados internacionales y van a buscar proveedores más cercanos. Esto quizá cause un retroceso en el proceso de globalización que ha caracterizado las últimas décadas. Tras la buena experiencia de las reuniones telemáticas y las restricciones impuestas por los países va a hacer que disminuyan los viajes, disminuyendo con ellos la globalización. Viajar te expone a otras realidades y ahora esto va a quedar mermado.

China y Estados Unidos van a acaparar la atención internacional. La burocracia de las 27 Europas nos va a dejar en segundo plano. Las consecuencias de la situación de la constructora China están todavía por ver.

En España tenemos un volcán que va a ocupar nuestra atención, y la desafección entre los políticos y la ciudadanía parece que va a seguir creciendo. Nuestra principal preocupación debe ser generar empleo. En definitiva, no sé lo que va a pasar. Hasta el jueves que viene

Es evidente que esto es así

septiembre 23, 2021 8 comments

Hay personas que creen que lo que ellos piensan lo piensa todo el mundo. Que lo que a ellos les gusta es algo que gusta a todo el mundo. Lo que a ellos les molesta, molesta a todo el mundo. Es evidente que las cosas son así, piensan estas personas. Son personas asfixiantes que no les cabe en la cabeza que las cosas puedan ser de un modo diferente a cómo ellas las conciben.

Estas personas actúan como creen más conveniente en cada momento y piensan que todo el mundo cree que ese modo de actuar es el más conveniente. Mas vale darles la razón y no discutir con estas personas. No están capacitadas para pensar que las cosas se pueden ver de un modo distinto.

¿Cómo no caer en esta actitud? Pues con apertura de mente. Pensando que puede haber opiniones diversas a la mía que también pueden ser válidas. Pensando que las cosas pueden hacerse de muy diversas maneras y todas bien. Pensando que otras personas pueden tener gustos diversos a los míos. En definitiva, con apertura de mente. Viajar suele ayudar.

Como la mayoría de los mensajes de este blog, lo que comento cada semana es porque me ha pasado o lo he sufrido en algún momento. Hasta el jueves que viene y a abrir la mente.

Al empezar el curso

septiembre 2, 2021 4 comments

Empezamos un nuevo curso y disponemos de 12 meses por delante. Todas las personas disponemos de una serie de recursos para vivir nuestra vida: una mayor o menor inteligencia, una mayor o menor habilidad manual, capacitación profesional, etc. Pero hay un recurso del que disponemos todos por igual: todos disponemos de tiempo, del mismo tiempo, de 24 horas cada día, y es este tiempo el que tenemos que hacer fructificar.

Dediquemos un poco de tiempo para pensar que queremos conseguir en los 12 meses que tenemos por delante. Cómo vamos a abordar estos 12 meses de modo que dentro de un año podamos decir que somos mejores profesionales, mejores padres o madres de familia, mejores colegas de nuestros colegas… en definitiva mejores personas.

Hay quien llena los años de vida y hay quien llena a vida de años. Seamos de los primeros. Dediquemos un rato a pensar cómo sacar partido a los 12 meses que tenemos por delante. Pocas ideas, pero con las que nos comprometamos seriamente. Apuntémoslas en un papel y acudamos a ellas con frecuencia para ver si siguen vigentes, si hemos de cambiar alguna o si estamos perdiendo el tiempo.

Todo lo que estoy exponiendo es incompatible con el activismo del que pretende hacer muchas cosas. Esto es lo más parecido a lo del ratón caminando en una rueda que siempre da vueltas. Se esfuerza mucho pero no avanza nada. Las que nos propongamos deben ser cosas que nos hagan mejores personas, en nuestra dimensión como padres o madres o lo que sea, como profesionales o en cualquier dimensión que nos parezca oportuna.

No sé si las reflexiones de esta semana te van a ser útiles o no, pero a mi me sirven y mucho. Hasta el jueves que viene.

Fe y razón

agosto 26, 2021 6 comments

Este verano he dedicado la primera semana de julio a hacer los últimos 114 kilómetros del Camino de Santiago. Todo el que lo haya hecho sabe que, al menos en los últimos años, es imposible perderse. Está perfectamente señalizada la dirección. Basta con seguir las abundantes flechas amarillas.

Todo esto me ha hecho reflexionar sobre la fe. Cada vez que seguía la dirección de la flecha hacía un acto de fe. No había manera de saber ni por evidencia ni por razonamiento, que esa era la dirección correcta. Puro acto de fe. Sin embargo, ese acto de fe no iba contra la razón. Era razonable hacer ese acto de fe. Lo irracional habría sido no seguir las flechas.

Digo todo esto porque oigo a veces decir que el progreso de la ciencia y de la técnica ha superado el tener que creer. El hombre es ya maduro y no necesita de creencias. La fe es algo de épocas pasadas y es algo que la ciencia ya ha superado. No puedo estar más en desacuerdo con esa tesis. La fe es un modo de conocer. Un modo distinto del conocimiento por razonamiento o por evidencia, pero un modo de conocer. Y, como muestro en el ejemplo del Camino de Santiago, no se contradice con la razón sino todo lo contrario. Es más, para no creer algo hay que tener fe en que ese algo no es cierto. No nos podemos librar de la fe como modo de conocer. Además, cualquier científico basa su ciencia en cosas aportadas por científicos en épocas pasadas, tiene por tanto fe.

¿Por qué esta desacreditación de la fe, cuando es lo más razonable y cualquier buen científico lo debería reconocer? Pues porque el hombre en su soberbia no quiere reconocer que hay cosas que no puede conocer por sus propios medios y reniega de la fe. También porque la fe nos compromete en un modo de vivir, una moralidad, que muchos no están dispuestos a aceptar. “Food for thought” como dice los anglosajones. Hasta el jueves que viene y feliz vuelta al trabajo.

A %d blogueros les gusta esto: