Archivo

Posts Tagged ‘Democracia’

No somos idiotas

parlamentoUn país necesita ser gobernado por profesionales competentes. Intento no prestar mucha atención a lo que dicen los líderes políticos, y más ahora que son tiempos de elecciones en España y sienten la necesidad de estar continuamente haciendo declaraciones para ocupar el máximo protagonismo posible. Pero cuando leo u oigo algo de lo que dicen, me da la impresión de que se creen que los ciudadanos somos idiotas.

Dicen que han hecho todo lo posible por llegar a acuerdos y posibilitar la gobernabilidad del país, pero que han sido las otras partes las que no han accedido a ningún acuerdo. Y se olvidan de que ellos mismos se han negado a pactar cuando otras formaciones políticas les han hecho propuestas.

Y lo dicen con toda la solemnidad y cara de seriedad que son capaces de poner. ¿Pero se creen ustedes que los ciudadanos somos idiotas?. Vaya tomadura de pelo. Si en cuatro meses de negociaciones no han sabido, podido o querido ponerse de acuerdo, ¿qué razón hay para que después de las elecciones de dentro de 10 se vayan a poner?. Y si ahora sí que consiguen acuerdos, ¿por qué no lo hicieron hace cuatro meses?. Cuando uno no es capaz de hacer su trabajo, debe dejar paso a otro.

Hablando sobre esto con un amigo me daba la explicación: no se han puesto de acuerdo por la soberbia propia de la naturaleza humana.

En España hay líderes empresariales que han sabido dirigir de modo cabal empresas y organizaciones. Tenemos muy buenos directivos y empresarios. A ustedes me dirijo ahora: láncense a liderar el gobierno del país. El país necesita ser gobernado por profesionales competentes.

Hasta la semana que viene que quizá hable de criterios para decidir a quien votar. Saludos a todos.

Actividad Política

diciembre 17, 2015 7 comentarios

democraciaLa actividad política en España está estos días muy ajetreada. Parece que todo consiste en demostrar lo incompetentes que son los políticos de los demás particos en lugar de pensar en cómo resolver los problemas de los ciudadanos. Consecuencia de todos esto una total desafección de todo el mundo hacia los políticos, los partidos y la actividad política. Menudo desengaño.

Hace un par de semanas propuse el experimento de intentar predecir los resultados de las elecciones que habrá en España este próximo domingo.

Los resultados que muestro son la media del porcentaje de votos que habéis dado a cada partido. Son los siguientes:

Partido Popular 29.4% con una horquilla entre 28.5% y 30.2%

Ciudadanos 21.8% con una horquilla entre 21.2% y 22.4%

Partido Socialista 21.5% con una horquilla entre 21.0% y 22.1%

Podemos 15.3% con una horquilla entre 14.6% y 16.0%

Izquierda Unida 5.1% con una horquilla entre 4.6% y 5.5%

Hubo 671 personas que participasteis en la encuesta. Eliminé 9 contestaciones por incoherentes (un iluminado dio el 100% de los votos a todos los partidos; alguno que otro dio un 100% de los votos a un partido y el 0% a los demás) es decir un porcentaje de votos nulos similar al de las votaciones reales.

No hay manera de traducir estos porcentajes a escaños, por diversas dificultades técnicas que sería aburrido explicar. En la medida que estos porcentajes se asemejen a los resultados reales, quedará más o menos validada la metodología empleada, aunque es bien sabido que un ejemplo no prueba nada, sino que simplemente dice que no es descabellada la metodología empleada.

Sea cual sea el resultado del próximo domingo, recordar que la actividad política debe ser un servicio y no un privilegio ni una oportunidad para mandar. Qué difícil es que cale esto y cómo cambiaría todo si se considerara así. Hasta el jueves que viene, y de momento, feliz navidad.

Democracia

democraciaNo soy monárquico ni republicano, sino todo lo contrario. Aclarado este importante punto, añadir que cada vez veo más contradicciones en la actitud de muchos demócratas. Cada vez hay más demócratas que aceptan los resultados de las urnas cuando estos coinciden con las preferencias de uno, pero que cuando las urnas dicen algo distinto a sus opciones dejan de aceptar el resultado. No señores, ser demócrata consiste en aceptar el resultado de las urnas, coincida este o no con las preferencias de uno.

La constitución está votada democráticamente, por tanto todo demócrata ha de aceptarla. Es que yo voté en contra. Lo siento, si eres demócrata has de acatar los resultados de las urnas. ¿Significa esto que la constitución es eterna e inmutable? No en absoluto. Si pensamos que hay que cambiarla cambiémosla. Ningún problema en ello. Pero si cada vez que a alguien no le gusta algo pide un referéndum para cambiarlo esto va a ser el cuento de nunca acabar.

Es imposible que todo el mundo esté de acuerdo en todos los puntos de una constitución. Si pretendiéramos eso no habría manera de organizarnos. La crítica más inteligente que he oído sobre la constitución es la del que dijo “una buena parte de la gente que votó la constitución hace 36 años ya no está, en cambio los que estamos ahora no somos los que la votamos”. Muy bien, revísese si es necesario. Pero revísese en su globalidad, no selectivamente en los puntos que a mí no me gustan.

El mensaje de esta semana no es un alegato ni a favor ni en contra ni de la democracia ni de la constitución actual, sino una petición de coherencia. En otro orden de cosas, más nos vale que nuestra constitución sea acorde con la ley de Dios. De lo contrario mal nos va a ir.

¿Realmente podemos?

democraciaHace unos 15 años me invitaron los del Partido Popular de mi pueblo -L’Hospitalet de Llobregat, segunda ciudad de Catalunya y decimosexta de España en número de habitantes- a una reunión para generar ideas sobre propuestas del partido para la ciudad, de cara a las entonces próximas elecciones municipales.

Hay que decir que desde 1979 fecha en que fueron las primeras elecciones en los ayuntamientos después de Franco, en L’Hospitalet el Partido Socialista ha tenido siempre mayoría absoluta. En aquella reunión ya se sabía que la iba a volver a tener.

Empezaron a fluir las ideas y salieron muchas propuestas. En un momento dado alguien dijo “pero esto ¿se podrá llevar a cabo?” mi contestación fue inmediata “eso es irrelevante, dije, como el PP no gobernará podéis prometer la luna”. Todos estuvieron de acuerdo y siguieron las propuestas que prometían a los ciudadanos el oro y la plata.

Cuando no se va a gobernar se pueden hacer todas las promesas por inverosímiles que sean. Si además ha habido una crisis económica que ha afectado seriamente a una buena parte de la ciudadanía, estos se agarrarán a cualquier clavo ardiendo que asegure poseer la pócima mágica resuelvelotodo. Podemos prometer todo lo que queramos siempre que no tengamos que hacer efectivas nuestras promesas. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Las modas huecas pasan. Veremos en un par de años si hemos podido algo.

A %d blogueros les gusta esto: