Archivo

Posts Tagged ‘demografía’

Cosas nuevas

tendenciasEstas navidades he estado leyendo un libro que ya había leído cuando se publicó a principios de los años 90. Se trata de “Hacia el Siglo XXI” de Paul Kennedy. El libro habla de las tendencias que se avecinaban para los inicios del siglo en que ahora nos encontramos. Hablaba de cambios demográficos. De la tensión inmigratoria del norte de África al sur de Europa. Del auge de China, etc. Cuando lo leí entonces me pareció curioso, pues salvo las tendencias demográficas, nada hacía pensar que pudiera producirse lo que el libro apuntaba. También hay que decir que en el libro no se nombraba internet. No existía

He vuelto a leer el libro, decía, porque efectivamente fue premonitorio. Europa envejece y sufre un declive demográfico. Desde el norte de África, al igual que desde Asia y Sudamérica están llegando oleadas de inmigrantes a todo el occidente. China se está erigiendo como una potencia económica y política. Y esto no ha hecho más que empezar.

¿Qué nos deparan las próximas décadas? Hasta ahora en el mundo solo pintaba la cultura occidental. De 1000 millones de personas que vivíamos en el mundo desarrollado, en el occidente, en pocas décadas vamos a ser 5.000 millones. China ya cuenta, y mucho, en el mundo. La inmigración con sus tasas de natalidad va a hacer cambiar el entorno social y cultural de muchos países.

Nos esperan grandes cambios. Lo que pronosticaba Paul Kennedy, y que no se veía por ninguna parte, ya está aquí. Con los cambios vienen las oportunidades de aprendizaje, unos de otros, y vienen oportunidades de enriquecernos con nuevas experiencias. El mundo occidental tiene las de perder, por las bajas tasas de natalidad con el correspondiente envejecimiento de la población. Apasionante el futuro que nos espera y que en cierta medida un poco de vértigo. Aprovechemos y aprendamos de las cosas nuevas que se avecinan. Feliz año nuevo y feliz década de los 20.

El gran engaño

natalidadDesde los años setenta, hace cuatro o cinco décadas, hay una campaña antinatalista en todo el mundo. Que si somos muchos, que si la tierra no puede soportar a tanta gente, que si no sé qué. China prohibió a las familias tener más de un hijo. En España desde mediados de los setenta la natalidad se ha ido reduciendo a niveles mínimos.

Resultado, las generaciones de los que tenemos más de 50 años son numerosísimas, el baby boom, mientras que las de menores de 40 son exiguas. Implicación, que en las décadas venideras la muy limitada población activa no va a tener manera de pagar las pensiones ni la sanidad del creciente número de ancianos. China empezó hace unos años quitando la política de un hijo y esta semana he leído que va a gravar con un impuesto especial a las familias que tengan menos de dos hijos.

Gran estafa esta política antinatalista. En España ya llegamos demasiado tarde. No van a ser suficientes las políticas que incentiven la natalidad. Políticas que por otro lado no están en la agenda de nadie con posibilidades de proponerlas. La única solución es que nos vengan muchos inmigrantes.

Ante mi propuesta de que entren muchos inmigrantes alguien se llevará las manos a la cabeza: “¿Así que vamos a tener que pagar la educación y la sanidad de los que vengan de fuera? De ninguna manera”. Pues no, son precisamente estos trabajadores que vengan de fuera los que con su trabajo van a pagar la sanidad de los que aquí estamos. Como no vengan, dentro de unos años cada tres trabajadores tendrán que mantener a 2 ancianos. Insostenible. Bienvenidos los inmigrantes.

Por supuesto que no estoy pretendiendo que crucen en patera miles de personas cada día. Eso es inhumano. Tampoco apruebo los asaltos a vallas ni actos ilegales. Estoy diciendo que solo si vienen a nuestro país gente de otros lugares podremos salir adelante. Vaticino y deseo que España pase en cinco años de los 46,5 millones de habitantes que somos ahora a los 50 millones. Si no tendremos un problema. Gran engaño las políticas antinatalistas de los últimos 50 años.

inmigración

Algunas ideas sobre las pensiones

gobiernoEstos días en España se está hablando mucho de las pensiones. Las pensiones son el dinero que se paga a los jubilados tras retirarse después de una vida de trabajo. El gobierno anuncia que en los próximos años van a subir solo el 0,25% mientras que la opinión mayoritaria dice que deben subirse por lo menos lo que suba la inflación.

Sobre este asunto no soy un especialista, pero como es un tema muy importante me propongo estudiarlo a fondo próximamente. Por un lado, hay un principio claro de toda economía doméstica, y un país es como una economía doméstica pero muy grande. El principio es que a largo plazo no se puede gastar más de lo que se ingresa. Durante uno o varios años una familia puede gastar más de lo que ingresa, pero al final tendrá que saldar sus deudas. Cierto que puede vender patrimonio, pero este no es ilimitado, así que hay que acabar ajustando ingresos y gastos.

Resulta que gracias a los avances de la medicina cada vez somos más longevos y por tanto el tiempo que pasamos jubilados es mayor. Por otro lado, los que ahora tenemos más de 45 años somos generaciones muy numerosas, mientras a partir hace 45 años el número de nacimientos iba en declive año tras años.

Si juntamos todos esto significa que cada vez un número menor de población activa va a tener que financiar las pensiones de un inmenso número de jubilados durante cada vez un mayor número de años. Total, que las cuentas no salen.

Hay varias alternativas. La primera es que las pensiones aumenten muy poco, perdiéndose capacidad adquisitiva. Otra es retrasar la edad de jubilación. Esto provocaría que hubiera un mayor número de personas cotizando y habría menos pensionistas y estos serían pensionistas durante menos tiempo. Facilitar la inmigración sería otra posible solución, entraría gente en edad de trabajar estas personas llegadas generarían ingresos para pagar pensiones. En cualquier caso aumentar la actividad económica haría aumentar la financiación de las pensiones vía impuestos tanto sobre las personas como sobre los beneficios empresariales.

No hay que olvidar que se pueden estudiar soluciones de privatización de las pensiones, no tiene porqué ser el estado el que recaude y reparta. También podrían hacerlo instituciones privadas a riesgo de los cotizantes. Pero ya digo que próximamente pretendo cuantificar los costes y beneficios de las distintas posibles medidas a adoptar. En cualquier caso parece que estas medidas pueden no ser muy populares y la tentación es no abordar el tema, intentar ganar las próximas elecciones y que el pastel se lo encuentren los que vengan detrás.

Cuidado con el cortoplacismo

demografia“Sangría demográfica” es el titular de un artículo de prensa de hace unos días. Al parecer la población española está envejeciendo. La edad media de los españoles ha pasado de 39,3 años en 1998 a 42,4 en el 2015. En las últimas décadas ha habido muchos menos nacimientos que en décadas anteriores, por lo que hay menos jóvenes que antes y más gente madura.

Todo esto es fruto de que a principios de los 70 los sabios del club de Roma alertaron de que al ritmo de crecimiento de la población no habría suficientes recursos en la tierra para alimentar a una creciente población. Y no se les ocurrió otra cosa que aconsejar y fomentar políticas que mermaban el principal recurso con que cuenta la tierra: el mismo hombre.

Conclusión de las cortoplacistas políticas: cuatro décadas después no hay generaciones suficientes de jóvenes para mantener y reemplazar una creciente población de maduros. Y lo peor está todavía por venir. Menuda irresponsabilidad las políticas recomendadas.

Además resulta que es falso, que los recursos no se acaban, pues hay unos seres inteligentes en la tierra que son capaces de hacer un uso cada vez más eficiente de esos recursos y regenerar buena parte de ellos. Seres que ¡oh paradoja! esas mismas políticas tratan de eliminar. Menuda contradicción y menuda falta de sentido

En España en la última década ha aumentado la población gracias a la inmigración. Pero las dificultades económicas de los últimos años ha hecho que una parte de estos inmigrantes se hayan vuelto a sus  países de origen, por lo que la población española comienza a disminuir. Y lo peor está por llegar.

Gobernantes, responsabilidad ante las medidas que se adoptan y las recomendaciones que se proponen. Cuidado con el cortoplacismo.

A %d blogueros les gusta esto: