Archivo

Posts Tagged ‘inmigración’

Más de inmigración

demografíaEl nuevo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del gobierno de España, afirmaba la semana pasada que en 30 años España necesitará nueve millones más de trabajadores para mantener activa la economía. Nueve millones de trabajadores significa un aumento de la población de entre 18 y 20 millones de personas más.

Como ya advertía en mi post de hace quince días, el crecimiento vegetativo en España actualmente es negativo: mueren más personas que nacen. Y la tendencia es a que esto vaya a peor. Por lo tanto, este aumento de la población tendrá que ser de inmigrantes de otros países.

Bienvenidos sean estas nuevas personas de otras procedencias, que con el trabajo que aporten van a mantener activa la economía. Estas personas seguramente vendrán de culturas distintas a la nuestra. Verán en nuestro país oportunidades de aumentar su nivel de vida, por lo que vendrán dispuestos a trabajar mucho. Tendrán más hijos que las familias españolas. Va a haber un cambio radical en la configuración de nuestro país en las próximas décadas.

Ante esta nueva realidad caben dos actitudes: la defensiva, que intentará que estos nuevos habitantes nos afecten lo menos posible. Y la actitud que verá en esta nueva configuración una oportunidad. Una oportunidad de aprender de gente distinta de un mismo. Eso siempre enriquece. Unas nuevas familias para las que la posibilidad de mejora en su nivel de vida hará que se esfuercen. Vendrán con esperanza y con ganas de construirse un futuro.

Bienvenidos sean. Qué futuro más apasionante nos espera. Qué grandes oportunidades de aprender. El que piense que nuestros nuevos vecinos van a ser molestos, que tenga una actitud más generosa ante la vida, y que piense que será esta nueva gente quienes con su trabajo nos mantendrán a los que ya seamos ancianos. Las personas generosas son más felices. Los egoístas suelen ser personas amargadas. Ahora bien, los delincuentes a la cárcel, sean de donde sean. Hasta el jueves que viene.

Cosas nuevas

tendenciasEstas navidades he estado leyendo un libro que ya había leído cuando se publicó a principios de los años 90. Se trata de “Hacia el Siglo XXI” de Paul Kennedy. El libro habla de las tendencias que se avecinaban para los inicios del siglo en que ahora nos encontramos. Hablaba de cambios demográficos. De la tensión inmigratoria del norte de África al sur de Europa. Del auge de China, etc. Cuando lo leí entonces me pareció curioso, pues salvo las tendencias demográficas, nada hacía pensar que pudiera producirse lo que el libro apuntaba. También hay que decir que en el libro no se nombraba internet. No existía

He vuelto a leer el libro, decía, porque efectivamente fue premonitorio. Europa envejece y sufre un declive demográfico. Desde el norte de África, al igual que desde Asia y Sudamérica están llegando oleadas de inmigrantes a todo el occidente. China se está erigiendo como una potencia económica y política. Y esto no ha hecho más que empezar.

¿Qué nos deparan las próximas décadas? Hasta ahora en el mundo solo pintaba la cultura occidental. De 1000 millones de personas que vivíamos en el mundo desarrollado, en el occidente, en pocas décadas vamos a ser 5.000 millones. China ya cuenta, y mucho, en el mundo. La inmigración con sus tasas de natalidad va a hacer cambiar el entorno social y cultural de muchos países.

Nos esperan grandes cambios. Lo que pronosticaba Paul Kennedy, y que no se veía por ninguna parte, ya está aquí. Con los cambios vienen las oportunidades de aprendizaje, unos de otros, y vienen oportunidades de enriquecernos con nuevas experiencias. El mundo occidental tiene las de perder, por las bajas tasas de natalidad con el correspondiente envejecimiento de la población. Apasionante el futuro que nos espera y que en cierta medida un poco de vértigo. Aprovechemos y aprendamos de las cosas nuevas que se avecinan. Feliz año nuevo y feliz década de los 20.

Fugacidad

inmigrantesHace poco más de un mes todo el mundo se despertó consternado. La bolsa bajó un 12% ese día. Terroríficos males acechaban la economía. El Reino Unido había decidido salirse de la Unión europea. Había ganado el Brexit. Ahora ya nadie habla de esto. La bolsa se recuperó en pocos días, el asunto se asumió, y todo volvió a la normalidad.

Grandes problemas dejan de serlo en el momento que desaparecen de los titulares de los periódicos. La vida sigue. Vivimos en un mayúsculo presente. Todo lo momentáneo nos afecta muchísimo para olvidarnos poco después cuando otro presente se nos pone por delante.

¿A dónde voy con todo esto? Pues a que problemas, problemas realmente tenemos pocos. Tenemos los que queremos tener y les damos la importancia que queremos darles. Problemas, problemas, los de los que sufren el terrorismo y tienen que huir de sus países con lo puesto, los refugiados. Los inmigrantes que se juegan la vida por la legítima aspiración de una vida mejor.

Cuando pasemos dificultades, pensemos que estas son relativas, y que hay personas que las sufren mucho mayores. Y puestos a preocuparnos, ayudemos al que realmente lo necesita. Hasta el jueves que viene. Yo ya estoy acabando mis vacaciones.

A %d blogueros les gusta esto: